CANTOS DE MIGUEL MANZANO

Miguel Manzano Alonso nace en Villamor de Cadozos, Zamora, un 13 de febrero de 1934. A partir de 1946 cursó los 12 años de estudios eclesiásticos en los seminarios diocesanos de Salamanca y Zamora. Estudió Solfeo, Piano, Órgano y Armonium con el maestro Arabaolaza. Cursó los estudios musicales oficiales en el Conservatorio Profesional de Valladolid (Solfeo, Canto Coral y Guitarra) y los finalizó en el Real Conservatorio Superior de Madrid (Musicología). En la Escuela Superior de Música Sagrada de Madrid cursó estudios de Ritmo y Modalidad Gregoriana, Armonía y Polifonía Religiosa con los Profesores T. Manzárraga, L. Urteaga, A. Sánchez Fraile y Samuel Rubio. En 1957 ganó por oposición el cargo de organista de la catedral de Zamora, que desempeñó hasta su renuncia en 1968, a la vez que el oficio de maestro de coro en el Seminario Mayor de Zamora.

Durante los cursos 1964-65 y 1965-66 hizo la licenciatura universitaria en Liturgia en el Instituto Católico de París, asistiendo además a cursos especializados sobre Lenguaje y Ritmo musical con J. Gelineau. L. Deiss y D. Julien. A partir de entonces comienza un nuevo estilo en sus composiciones, con la musicalización de textos sobre la base del carácter y colorido de la música modal. En 1972 crea y dirige el grupo Voces de la Tierra, cuyos arreglos corales e instrumentales prepara íntegramente. En más de 150 conciertos ejerce durante 14 años una intensa labor de cultura musical dirigida a públicos muy diversos.

ACLAMA AL SEÑOR

ALABA ALMA MÍA

ALELUYA.EL SEÑOR ES NUESTRO REY

ALMA MÍA

A TI LEVANTAO MIS OJOS

CON VOSOTROS ESTÁ

DESDE LO HONDO

EL ASUCILIO ME VIENE

ESTE ES EL DIA

¿HASTA CUANDO SEÑOR?

HIJOS DE DIOS

LEVANTO MIS OJOS

QUE ALEGRÍA (Salmo 121)

QUE EL SEÑOR NOS CONSTRUYA LA CASA

SI EL SEÑOR NO CONSTRUYE LA CASA

TU REINO ES VIDA

1 QUE ALEGRÍA (Salmo 121)

RE                                    LA7                          Sim

Qué alegría cuando me dijeron:

LA7

“Vamos a la Casa del Señor”.

RE              RE7                                 SOL

Ya están pisando nuestros pies

RE                    LA7 LA RE

tus umbrales, Jerusalén.


RE                                    Sim

Jerusalén está fundada

Mim                                LA

como Ciudad bien compacta.

RE    RE7                      SOL

Allá  suben las tribus,

RE           LA7    RE

las tribus del Señor.

Según la costumbre de Israel,

a celebrar el nombre del Señor;

en ella están los tribunales de justicia,

en el palacio de David.


Desead la paz a Jerusalén.

Vivan seguros los que te aman,

haya paz dentro de tus muros,

en tus palacios seguridad.


Por mis hermanos y compañeros,

voy a decir: “La paz contigo”.

Por la Casa del Señor, nuestro Dios,

te deseo todo bien.

Salmo 12
2.SÚPLICA DEL JUSTO QUE CONFÍA EN EL SEÑOR.
¿Hasta cuando, Señor, seguirás olvidándome?
¿Hasta cuando me esconderás tu rostro?
¿Hasta cuando he de estar preocupado,
con el corazón apenado todo el día?
¿Hasta cuando va a triunfar mi enemigo?
Atiende y respóndeme, Señor, Dios mío;
da luz a mis ojos
para que no me duerma en la muerte,
para que no diga mi enemigo: “le he podido”,
ni se alegre mi adversario de mi fracaso.
Porque yo confío en tu misericordia:
alegra mi corazón con tu auxilio,
y cantaré al Señor por el bien que me ha hecho.


Salmo 28
3.MANIFESTACIÓN DE DIOS EN LA TEMPESTAD.

Hijos de Dios, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
postraos ante el Señor en el atrio sagrado.
La voz del Señor sobre las aguas,
el Dios de la gloria ha tronado,
el Señor sobre las aguas torrenciales.
La voz del Señor es potente,
la voz del Señor es magnífica,
la voz del Señor descuaja los cedros,
el Señor descuaja los cedros del Líbano.
Hace brincar al Líbano como un novillo,
al Sarión como a una cría de búfalo.
La voz del Señor lanza llamas de fuego,
la voz del Señor sacude el desierto,
el Señor sacude el desierto de Cadés.
La voz del Señor retuerce los robles,
el Señor descorteza las selvas.
En su templo un grito unánime: “¡gloria!”
El Señor se sienta por encima del aguacero,
el Señor se sienta como rey eterno.
El Señor da fuerza a su pueblo,
El Señor bendice a su pueblo con la paz.

 

4.TU REINO ES VIDA

TU REINO ES VIDA, TU REINO ES VERDAD,

TU REINO ES JUSTICIA, TU REINO ES PAZ,

TU REINO ES GRACIA, TU REINO ES AMOR,

VENGA A NOSOTROS  TU REINO, SEÑOR. (bis)


1. Dios mío, da tu juicio al rey,

tu justicia al hijo de reyes,

para que rija tu pueblo con justicia

a tus humildes con rectitud. (bis).


2. Que los montes traigan la paz,

que los collados traigan la justicia;

que él defienda a los hijos del pobre;

que él defienda a los humildes del pueblo,

y quebrante al explotador.


3. Librará al pobre que suplica,

al afligido que no tiene protector;

se apiadará del humilde e indigente,

y salvará la vida de los pobres;

salvará de la violencia sus vidas,

pues su sangre es preciosa ante sus ojos.


4. Que su nombre sea eterno,

que su fama dure tanto como el sol,

que sea bendición para los pueblos,

que las naciones lo proclamen dichoso:

“Bendito eternamente su nombre,

que su gloria llene la tierra”.



 

ALELYA. EL SEÑOR ES NUESTRO REY

5.Aleluya, el Señor es nuestro Rey (salmo 97) 
 
Aleluya, aleluya. 
El Señor es nuestro Rey. 
Aleluya, aleluya. 
El Señor es nuestro Rey.
 
Cantad al Señor un cántico nuevo, 
porque ha hecho maravillas: 
su diestra le ha dado la victoria, 
su brazo santo.
 
El Señor da a conocer su victoria, 
revela a las naciones su justicia: 
se acordó de su misericordia y su fidelidad 
en favor de la casa de Israel.
 
Los confines de la tierra han contemplado 
la victoria de nuestro Dios. 
Aclamad al Señor, tierra entera; 
gritad, vitoread, tocad.
 
Tocad la cítara para el Señor, 
suenen los instrumentos: 
con clarines y al son de trompetas 
aclamad al Rey y Señor.
 
Retumbe el mar y cuanto contiene, 
la tierra y cuantos la habitan; 
aplaudan los ríos, aclamen los montes al Señor 
que llega para regir la tierra.
 
Regirá el orbe con justicia 
y los pueblos con rectitud.


6.SALMO 100

A re     sol  DO7      FA   re sol DO7 FA
1.Aclama al Señor tierra entera aleluya.
RE7 sol     RE7        sol  DO la re SOL7 DO
Servid al Señor con alegría aleluya.
FA           SIb        FA     re sol DO7 FA
Entrad en su presencia con vítores aleluya.
2.Sabed que el Señor es Dios aleluya.
Que El nos hizo y somos suyos aleluya.
Su pueblo y ovejas de su rebaño aleluya.
3.Entrad por sus puertas con acción de gracias aleluya.
Por sus atrios con himnos aleluya.
Dándole gracias y bendiciendo su nombre aleluya.
4.El Señor es bueno aleluya.
Su misericordia es eterna aleluya.
Su fidelidad por todas las edades aleluya


7.SALMO 114

ALMA MIA, RECOBRA TU CALMA

1Amo al Señor, porque escucha
mi voz suplicante,
2porque inclina su oído hacia mí,
el día que lo invoco.

3Me envolvían redes de muerte,
me alcanzaron los lazos del abismo,
caí en tristeza y angustia.
4Invoqué el nombre del Señor:
«Señor, salva mi vida».

5El Señor es benigno y justo,
nuestro Dios es compasivo;
6el Señor guarda a los sencillos:
estando yo sin fuerzas me salvó.

7Alma mía, recobra tu calma,
que el Señor fue bueno contigo:
8arrancó mi alma de la muerte,
mis ojos de las lágrimas,
mis pies de la caída.

9Caminaré en presencia del Señor
en el país de la vida.

 


8.Este Es El Día SALMO 118

Este es el día en que actuó el Señor

sea nuestra alegría y nuestro gozo

dad gracias al Señor porque es bueno

porque es eterna su misericordia

Aleluya,  aleluya.

Que lo diga la casa de Israel:

es eterna su misericordia

que lo diga la casa de Aarón:

es eterna su misericordia

que lo digan los fieles del Señor:

es eterna su misericordia.

Escuchad hay cantos de victoria

en las tiendas de los justos:

“La diestra del Señor es poderosa,

es excelsa la diestra del Señor”(bis).

Abridme las puertas del triunfo

y entraré para dar gracias al Señor.

Esta es la puerta del Señor

los vencedores entrarán por ella.

Yo no he de morir yo viviré

para contar las hazañas del Señor.

La piedra que el cantero desechó

es ahora la piedra angular.

Es el Señor quien lo ha hecho

esto ha sido un milagro patente.

Te doy gracias porque me escuchaste porque fuiste mi salvación



9.LEVANTO MIS OJOS A LOS MONTES. Sal 121 (120)

    Sol                    Si-
A.  LEVANTO MIS OJOS A LOS MONTES:
        Do          Re7        Sol   
    ¿DE DÓNDE ME VENDRÁ EL AUXILIO?
         Do                   Sol
    EL AUXILIO ME VIENE DEL SEÑOR,
        Re      Do         Sol     
    QUE HIZO EL CIELO Y LA TIERRA.
         Do       Re7         Sol  
    EL AUXILIO ME VIENE DEL SEÑOR,
        Do                 Sol
    QUE HIZO EL CIELO Y LA TIERRA.
 
     Sol                         Si- 
S.  No permitiré que resbale tu pie,
    Do     Re7     Sol
    tu guardián no duerme;
       Do          Sol 
    no duerme ni reposa
           Re   Do     Sol
    el guardián de Israel.
 
     Sol
A.  [LEVANTO ...]
 
    Sol                     Si- 
S.  El Señor te guarda a su sombra,
    Do   Re7       Sol
    Él está a tu derecha;
       Do                    Sol 
    de día el sol no te hará daño,
          Re Do   Sol
    ni la luna de noche.
 
     Sol
A.  [LEVANTO ...]
 
     Sol                        Si- 
S.  El Señor te guarda de todo mal.
    Do Re7       Sol
    Él guarda tu alma;
      Do                    Sol 
    vigila tus entradas y salidas,
     Re   Do    Sol
    ahora y por siempre.
     Sol
A.  LEVANTO ...

LEVANTO MIS OJOS A LOS MONTES

10.A TI LEVANTO MIS OJOS SAL.127


A ti levanto mis ojos,

a ti que habitas en el cielo.

A ti levanto mis ojos,

porque espero tu misericordia.


1.- Como están los ojos de los esclavos

fijos en las manos de sus señores,

así están nuestros ojos en el Señor

esperando su misericordia.


2.- Cómo están los ojos de la esclava

fijos en las manos de sus señora,

así están nuestros ojos en el Señor,

esperando su misericordia.


3.- Misericordia, Señor, misericordia,

que estamos saciados de burla,

misericordia, Señor, misericordia,

que estamos saciados de desprecio.



11.SI EL SEÑOR NO CONSTRUYE LA CASA. Sal 127 (126)

    Mi                Do#-     La 
A.  SI EL SEÑOR NO CONTRUYE LA CASA,      |
       Si                         Mi      | (Bis A)
    EN VANO SE CANSAN LOS CONSTRUCTORES.  | 
 
 
    Do#-                        Sol#
S.  Si el Señor no guarda la ciudad,
                             Do#-
    en vano vigilan los centinelas.
            La                  Sol#
    Si el Señor no guarda la ciudad.
    Mi
A.  SI EL SEÑOR ...
 
 
       Do#-                   Sol#
S.  En vano madrugáis al levantaros.
                                           Do#-
    El descanso retrasáis por conseguir el pan.
    La                               Sol#
    Dios lo da a sus amigos mientras duermen.  (Bis A)
    Mi
A.  SI EL SEÑOR ...
 
 
    Do#-                  Sol#
S.  Don del Señor son los hijos.
                                                                  Do#-
    Son como flechas en manos de un guerrero los hijos de la juventud.
     La                                     Sol#
    ¡Dichoso el hombre que tiene llena su aljaba!
    La                                          Sol#
    No temerá cuando lleguen a su puerta los enemigos.
    Mi
A.  SI EL SEÑOR ...


12.SALMO 129

 

 

1Desde lo hondo a ti grito, Señor;
2Señor, escucha mi voz;
estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica.

3Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
4Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto.

5Mi alma espera en el Señor,
espera en su palabra;
6mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.

7Aguarde Israel al Señor,
como el centinela la aurora;
porque del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa;
8y él redimirá a Israel
de todos sus delitos.

 

13.SALMO 145


ALABA ,ALMA MÍA AL SEÑOR

Felicidad de los que esperan en Dios

 


[1¡Aleluya!]
Alaba, alma mía, al Señor:
2alabaré al Señor mientras viva,
tañeré para mi Dios mientras exista.

3No confiéis en los príncipes,
seres de polvo que no pueden salvar;
4exhalan el espíritu y vuelven al polvo,
ese día perecen sus planes.

5Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob,
el que espera en el Señor, su Dios,
6que hizo el cielo y la tierra,
el mar y cuanto hay en él;

que mantiene su fidelidad perpetuamente,
7que hace justicia a los oprimidos,
que da pan a los hambrientos.

El Señor liberta a los cautivos,
8el Señor abre los ojos al ciego,
el Señor endereza a los que ya se doblan,
el Señor ama a los justos.

9El Señor guarda a los peregrinos,
sustenta al huérfano y a la viuda
y trastorna el camino de los malvados.

10El Señor reina eternamente,
tu Dios, Sión, de edad en edad.
[¡Aleluya!]


14.Con vosotros está 
 
Con vosotros está 
y no le conocéis. 
Con vosotros está, 
su nombre es el Señor. (bis)
 
Su nombre es el Señor y pasa hambre, 
clama por la boca del hambriento, 
y muchos que lo ven pasan de largo 
a caso por llegar temprano al templo. 
Su nombre es el Señor y sed soporta, 
está en quien de justicia va sediento, 
y muchos que lo ven pasan de largo 
a veces ocupados en sus rezos. 
 
Su nombre es el Señor y está desnudo, 
la ausencia del amor hiela sus huesos, 
y muchos que lo ven pasan de largo, 
seguros al calor de su dinero. 
Su nombre es el Señor y enfermo vive, 
y su agonía es la del enfermo, 
y muchos que lo saben no hacen caso: 
"tal vez no frecuentaban mucho el templo".
 
Su nombre es el Señor y está en la cárcel, 
está en la soledad de cada preso, 
y nadie lo visita y hasta dicen:
"Tal vez no era uno de los nuestros". 
Su nombre es el Señor, el que sed tiene, 
quién pide por la boca del hambriento, 
está preso, está enfermo, está desnudo, 

FRANCISCO PALAZÓN

Francisco Palazón

Nace en Madrid en 1935. Realiza sus estudios musicales de órgano con D. José Mª Mancha, armonía con D. Enrique Massó, contrapunto y fuga con D. Francisco Calés (obteniendo Premio fin de carrera), folklore con el Prof. García Matos y composición con D. Geranio Gombáu y D. Francisco Calés, obteniendo el Título Profesional y el de Profesor de Composición en el año 1971 en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Asimismo estudia canto Gregoriano con el Padre Manzárraga y polifonía clásica con Samuel Rubio en la Escuela Superior de Música Sacra de Madrid donde se diploma en Canto Gregoriano. Fue profesor y director de la “Schola Cantorum” en el Seminario Conciliar de Madrid.

De 1971 a 1977 reside en Alemania y en la Musikhochschule de Munich donde amplía los estudios de composición con los profesores Korn (discípulo de Strawinsky), Günter Bialas y principalmente con el Prof. Harald Genzmer (discípulo de Hindemith), y también dirección de orquesta con el Prof. Winkler. También inició los estudios de Musicología en la Universidad de Munich. Durante su estancia en Alemania, fue organista en la Parroquia de St. Alto, (Unterhaching), donde estrenó numerosas obras para coro y órgano, así como una Tetralogía para órgano moderno interpretada por Kart Maureen en la Herz-Jesu-Kirche de Munich. Paralelamente realiza estudios de Musicología con el profesor Göllner en la Universidad de dicha ciudad.

A su regreso a España en el año 1977 es nombrado director del Departamento de Música Sagrada.

Fundó una Escuela de Música Sagrada en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequética, de la que fue director y creó la Coral diocesana.

 

 

ACLAMAD JUSTOS AL SEÑOR

ALABAD SIERVOS DE DIOS

ALÉGRATE Y GOZA

ALREDEDOR DE TU MESA

AVE AMARÍA

BENDICE ALMA MIA AL SEÑOR

BENDITA TU ENTRE LAS MUJERES

BENDITO SEAS SEÑOR

CAMINARÉ

CANTARÉ ETERNAMENTE

CANTEMOS AL SEÑOR UN CANTO NUEVO

CRIATURAS DEL SEÑOR

EL ALZAR DE MIS MANOS

EL SEÑOR DE LOS EJERCITOS

EL SEÑOR ES MI LUZ

EL SEÑOR ES MI PASTOR

ES BUENO DAR GRACIAS AL SEÑOR

GUSTAD Y VED QUÉ BUENO

JUNTO A LOS CANALES DE BABILONIA

LLENA ESTÁ LA TIERRA

MADRE DE LOS CREYENTES

OH DIOS TU MERECES UN HIMNO

PUEBLOS TODOS

REINA DEL CIELO

REUNIDOS EN EL NOMBRE DEL SEÑOR

SEÑOR,DIOS NUESTRO

SEÑOR TÚ HAS SIDO NUESTRO REFUGIO

SI ME FALTA EL AMOR

TE OFRECEMOS SEÑOR


1- SEÑOR, DIOS NUESTRO (Ps 8)

Señor, Dios nuestro,

¡qué admirable es tu nombre

en toda la tierra! (bis)


1.      Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,

la luna y las estrellas que has creado,

¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él,

el ser humano, para darle poder? (bis)


2.      Lo hiciste poco inferior a los ángeles,

lo coronaste de gloria y dignidad;

le diste el mando sobre las obras de tus manos.

Todo lo sometiste bajo sus pies.


3.      Rebaños de ovejas y toros

y hasta las bestias del campo,

las aves del cielo, los peces del mar,

todo lo sometiste bajo sus pies.

2- EL SEÑOR ES MI PASTOR (Ps 22)

 

El Señor es mi pastor,

nada me habrá de faltar.

 

1.      El Señor es mi Pastor,

¿qué me puede faltar?

En las verdes praderas,

El me lleva a reposar.

Condúceme a las aguas del solaz

y mi alma reconforta.

 

2.      El me guía por sendas de justicia,

por amor de su nombre.

En oscura quebrada yo no temo,

porque estás junto a mí.

Tu cayado, la vara de tu diestra:

son ellos mi confianza.

 

3.      Para mí, tú dispones una mesa

frente a mis adversarios.

Has ungido con óleo mi cabeza,

y mi cáliz rebosa.

De bienes y de gracias gozaré,

en tu casa mientras viva.

 

4.      Demos gloria al Padre Poderoso;

a Jesús, el Señor;

al Espíritu que habita en nuestras almas,

nuestro Consolador:

Al Dios que es, que era y que vendrá,

por los siglos de los siglos.

 

 

3.- GUSTAD Y VED (Ps 33)

 

Gustad y ved

qué bueno es el Señor,

dichoso el que se acoge a él. (bis)

 

1.      Bendigo al Señor en todo momento,

su alabanza está siempre en mi boca.

Mi alma se gloría en el Señor,

que los humildes lo escuchen y se alegren.

 

2.      Proclamad conmigo la grandeza del Señor,

ensalcemos juntos su nombre.

Yo consulté al Señor y me respondió,

me libró de todas mis ansias.

 

3.      Contempladlo y quedaréis radiantes,

vuestro rostro no se avergonzará.

Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha

y salva de sus angustias.

 

4.      Todos sus santos, temed al Señor,

porque nada les falta a los que le temen.

Los ricos empobrecen y pasan hambre,

los que buscan al Señor no carecen de nada.

 

5.      Guarda tu lengua del mal

y tus labios de la falsedad;

apártate del mal y obra el bien,

busca la paz y corre tras ella.

 




FRANCISCO PALAZÓN

4- EL SEÑOR ES MI LUZ (Ps 26)

El Señor es mi luz y mi salvación,

el Señor es la defensa de mi vida;

si el Señor es mi luz, ¿a quién temeré?

¿Quién me hará temblar?


1.      Una cosa pido al Señor:

habitar por siempre en su casa;

gozar de la ternura del Señor,

todos los días de mi vida.


2.      No me escondas tu rostro, Señor,

buscaré todo el día tu rostro;

si mi padre y mi madre me abandonan,

el Señor me acogerá.

3.      Oh, Señor, enséñame el camino,

guíame por la senda verdadera.

Gozaré de la dicha del Señor

en la tierra de la vida.


5- PUEBLOS TODOS (Ps 46)


¡Aleluya, aleluya, aleluya! (bis)


1.      Pueblos todos, batid palmas,

aclamad a Dios con gritos de júbilo,

porque el Señor es sublime y terrible,

Emperador de toda la tierra.


2.      El nos somete los pueblos,

y nos sojuzga las naciones;

él nos escogió por heredad suya,

gloria de Jacob, su amado.


3.      Dios asciende entre aclamaciones,

el Señor al son de trompetas.

Tocad para Dios, tocad,

tocad para nuestro Rey, tocad.


4.      Porque Dios es el Rey del mundo,

tocad con maestría.

Dios reina sobre las naciones,

Dios se sienta en su trono sagrado.


6.- CANTARE ETERNAMENTE (Ps 88)


Cantaré eternamente

las misericordias del Señor;

anunciaré su fidelidad

por todas las edades.


1.      Tuyo es el cielo, tuya la tierra;

tú cimentaste el orbe y cuanto contiene.

Tú has creado el norte y el sur;

el Tabor y el Hermón aclaman tu nombre.


2.      Dichoso el pueblo que sabe aclamarte,

caminará, oh Señor, a la luz de tu rostro;

tu nombre es su gozo cada día,

tu justicia es su orgullo.


3.      Porque tú eres su honor y su fuerza

y con tu favor realzas nuestro poder;

porque el Señor es nuestro escudo

y el Santo de Israel nuestro rey.


7- CAMINARE (Ps 114)


Caminaré en presencia del Señor. (bis)


1.      Amo al Señor, porque escucha mi voz suplicante,

porque inclina su oído hacia mí

el día que lo invoco.


2.      Me envolvían redes de muerte,

caí en tristeza y en angustia.

Invoqué el nombre del Señor:

“Señor, salva mi vida”.


3.      El Señor es benigno y justo,

nuestro Dios es compasivo;

el Señor guarda a los sencillos,

estando yo sin fuerzas me salvó.


4.      Alma mía, recobra tu calma,

que el Señor fue bueno contigo;

arrancó mi alma de la muerte,

mis ojos de las lágrimas, mis pies de la caída.


8.ACLAMAD JUSTOS AL SEÑOR

Salmo 32

1Aclamad, justos, al Señor,
que merece la alabanza de los buenos.
2Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas;
3cantadle un cántico nuevo,
acompañando los vítores con bordones:

4que la palabra del Señor es sincera,
y todas sus acciones son leales;
5él ama la justicia y el derecho,
y su misericordia llena la tierra.

6La palabra del Señor hizo el cielo;
el aliento de su boca, sus ejércitos;
7encierra en un odre las aguas marinas,
mete en un depósito el océano.

8Tema al Señor la tierra entera,
tiemblen ante él los habitantes del orbe:
9porque él lo dijo, y existió,
él lo mandó, y surgió.

10El Señor deshace los planes de las naciones,
frustra los proyectos de los pueblos;
11pero el plan del Señor subsiste por siempre,
los proyectos de su corazón, de edad en edad.

12Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor,
el pueblo que él se escogió como heredad

 

9.ES BUENO DAR GRACIAS AL SEÑOR

 Salmo 91
2Es bueno dar gracias al Señor
y tañer para tu nombre, oh Altísimo,
3proclamar por la mañana tu misericordia
y de noche tu fidelidad,
4con arpas de diez cuerdas y laúdes,
sobre arpegios de cítaras.

5Tus acciones, Señor, son mi alegría,
y mi júbilo, las obras de tus manos.
6¡Qué magníficas son tus obras, Señor,
qué profundos tus designios!
7El ignorante no los entiende
ni el necio se da cuenta.

8Aunque germinen como hierba los malvados
y florezcan los malhechores,
serán destruidos para siempre.
9Tú, en cambio, Señor,
eres excelso por los siglos.

10Porque tus enemigos, Señor, perecerán,
los malhechores serán dispersados;
11pero a mí me das la fuerza de un búfalo
y me unges con aceite nuevo.
12Mis ojos despreciarán a mis enemigos,
mis oídos escucharán su derrota.

13El justo crecerá como una palmera,
se alzará como un cedro del Líbano:
14plantado en la casa del Señor,
crecerá en los atrios de nuestro Dios;

15en la vejez seguirá dando fruto
y estará lozano y frondoso,
16para proclamar que el Señor es justo,
que en mi Roca no existe la maldad.

 

10.JUNTO A LOS CANALES DE BABILONIA

Salmo 136

1 Jjunto a los canales de Babilonia
nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión;
2en los sauces de sus orillas
colgábamos nuestras cítaras.
3Allí los que nos deportaron
nos invitaban a cantar;
nuestros opresores, a divertirlos:
«Cantadnos un cantar de Sión».

4¡Cómo cantar un cántico del Señor
en tierra extranjera!
5Si me olvido de ti, Jerusalén,
que se me paralice la mano derecha;

6que se me pegue la lengua al paladar