SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA

SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA

1ªLct.:Hch.2,42-47:Los creyentes vivían todos unidos y lo tenían todo en común

Sal.117: Dad gracias al Señor porque es bueno

2ªLct.:1ªPe 1,3-9:Por la resurrección de Jesucristo para una esperanza nueva.

Evangelio. Jn.20,19-31:A los ocho días llegó Jesús.

Los relatos evangélicos nos refieren que los discípulos de Jesús tenían las puertas cerradas por miedo a los judíos.

A Jesús lo abandonaron, huyeron, lo traicionaron y negaron, se dispersaron. Ahora se reúnen al menos para compartir la pena y la tristeza por el maestro tan querido.

Algunas mujeres alertan  que han visto al  Señor. Pedro y Juan corren al sepulcro y se sorprenden al verlo vacío.”Juan vio y creyó”.Los dos discípulos de Emaús lo reconocen al partir el pan y “en el ardor de las Escrituras”.Juan lo vuelve a reconocer al lado del lago:¡Es el Señor¡ Y ahora cuando están reunidos aparece Jesús resucitado. Los apóstoles balbucean para narrarnos este acontecimiento excepcional: HEMOS VISTO AL SEÑOR….

No dejan de ser tan racionalista y carnales como nosotros a dos mil años de distancia de estos testimonios. Por eso Tomás, uno de ellos ,que todavía no había gozado de aquella revelación de Jesús resucitado, no da crédito a lo que le dicen sus compañeros: “Si no veo, no creo…”

La exclamación de Tomás:”Señor mío y Dios mío” es una confesión de fe, una respuesta a la gracia de Jesús resucitado que excede su capacidad natural de querer abarcarlo todo, controlarlo y conocerlo todo.

La presencia poderosa de Jesús resucitado es tan desmesurada que sólo con unos “ojos nuevos” y una respuesta desde la fe y desde la gracia podemos acoger esta entrañable y esencial verdad: ¡JESÚS VIVE¡,¡HA RESUCITADO¡. Está lleno de gloria, sentado a la derecha del Padre. Los apóstoles “que vieron al Señor” en una experiencia singular dieron también un paso en la fe. Nosotros hemos de dar un paso en la fe ante tal fecundo testimonio. Por eso Jesús exclama. “Dichosos los que crean sin haber visto”.

Todos los signos, las apariciones de Jesús resucitado movieron a los apóstoles   a confesarlo vivo y glorioso :“para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios y para que creyendo tengáis vida en su Nombre”.

Lo que Jesús resucitado  desencadena en los creyentes  nos lo ha referido S.Lucas en el fragmento de los Hechos de los apóstoles. Salieron de su escondrijo  y acudían a la enseñanza, a la oración, vivían la fraternidad y “alababan a Dios con alegría”.

Por el poder del Espíritu Santo la iglesia que permanece, permanentemente nos ofrece estos testimonios de fe que ha  cambiado la vida de tantos creyentes.

A nosotros mismos nos ocurre lo que dice S.Pedro en su carta:”no habéís visto a Jesucristo y lo amáis, no lo veis y creéis en El y os alegráis con gozo inefable y transfigurado””Alegraos aunque de momento tengáis que sufrir un poco en pruebas diversas” y “seáis acrisolados como el oro”.

Acrecienta en nosotros la gracia para que comprendamos mejor la inestimable riqueza del bautismo que nos ha purificado, del Espíritu que nos ha hecho renacer y de la sangre que nos ha redimido”

VIGILIA PASCUAL

VIGILIA PASCUAL

1ªLct:Gn.1,1-31;2,1-1:Vio Dios lo que había hecho y era muy bueno

Sal.10·:Envía tu Espíritu ,Señor y repuebla la faz de la tierra.

2ªLct.:Ex.14,15-15,1:Los israelitas entraron en medio del mar a pie enjuto

Sal.Ex.15,1-2.3-4-5-6.17-18:Cantemos al Señor, sublime es su victoria.

3ªLct.:Isa.5,1-11:Venid a mi y viviréis ;sellaré con vosotros alianza perpetua.

Sal.Is.12,2-3.4bcd.5-6:Sacaaréis agua con gozo de las fuentes de la salvación.

4ªLct.:Ez.36,16-28:Derramaré sobre  vosotros un agua pura y os daré un corazón nuevo.

Sal.41,3-5bcd;42,3.4:Como busca la cierva corrientes de agua así te busco, Dios mío.

Rm.6,3-11:Cristo una vez resucitado ya no muere más.

Sal.117:Este es el día en que actuó el Señor.

Evan.:Mt.28,1-10:Ha resucitado y a delante de vosotros a Galilea.

Durante tres años de su vida publica, Jesús predicando el Reino de Dios y curando a los enfermos mostró la grandeza de su persona, su propia identidad y suscitó la animosidad y la oposición de algunos judíos contra Él

El relato de la Pasión de Jesús según San Juan que ayer escuchamos marca un punto de inflexión en el acontecer de la vida del Señor. A la respuesta: buscamos a Jesús de Nazaret y a su añadidura : Yo soy, cayeron rostro a tierra. Luego,Jesús se entrega y es apresado.

Tomaron la iniciativa los hombres, las tinieblas y Jesús a merced de sus decisiones interiorizó la figura del Siervo inocente que soportó todos nuestro crímenes hasta la muerte ignominiosa en la cruz y “encomendó a Dios su espíritu”.

En el fondo de los relatos evangélicos una tenue y piadosa luz : un Cirineo obligado,  las mujeres de Jerusalén,  la madre y el discípulo Juan .Son poco contra el implacable martirio y la potencia del mal.”A Jesús, que ungido por el Espíritu Santo pasó haciendo el bien y curando toda dolencia, lo crucificaron colgándolo de un madero en tiempo de Poncio Pilato”.

Ahora, al alborear el primer día de la semana ,en la madrugada del sábado, al piadoso ejercicio de embalsamar un cadáver como último homenaje, aquellas intrépidas mujeres son sorprendidas por la iniciativa de Dios que tomó a su cargo la defensa del justo inocente.

No temáis.  Buscáis a Jesús crucificado. No está aquí .Ha resucitado. Todos los esquemas humanos quedan hechos añicos y como gracia y don de Dios despiertan hombres y mujeres abatidos, a la novedad de su Hijo Jesús glorificado, exaltado, resucitado.

Y Jesús resucitado se deja ver entre la alegría y el asombro y todos comienzan a recordar lo que ya les había dicho: “al tercer día el Hijo del Hombre resucitará”

En este sacramento de Jesucristo  que es la Iglesia aquí a través de tantos signos visibles pero de manera culminante en el Sacramento de la Eucaristía, en la fracción del pan, se hace presente Jesús resucitado con sus llagas gloriosas que nos recuerdan su cruz salvífica y a cada uno de nosotros se nos regala el asombro y la alegría de verlo resucitado y glorioso.

Un camino nuevo hemos de recorrer con Jesús resucitado que nos regala su Espíritu.”Pues si nuestra existencia está unida a Él en una muerte como la suya, lo estará también en una resurrección como la suya. Si hemos muerto con Cristo creemos que también viviremos con Él”

Las llagas gloriosas de Jesús son primicia de las heridas humanas de nuestro morir cotidiano. Aunque no hemos llegado a la meta nuestra vida está con Cristo escondida en Dios hasta que se nos manifieste  y lo veamos  cara a cara.

Feliz pascua de resurrección en nombre de esa familia agustiniana de Bilbao

VIERNES SANTO

VIERNES SANTO

1ªLct.:Is.52,13-53,12:él fue traspasado por nuestras rebeliones

Sal.30,2.6.12-13.15-16.17 y 25:Padre,a tus manos encomiendo mi espíritu

2ªLct.:Hb.4,14-16;5,7-9:El, a pesar de ser Hijo, aprendió sufriendo a obedecer.

Pasión de Ntr.Sr.Jesucristo según S.Juan.18,1-19,42.

Ya que Cristo padeció en la carne, armaos vosotros de ese mismo pensamiento: quien padece en la carne ha roto con el pecado.

Lo más profundo de la Pasión de Cristo es la pasión del alma. S.Pablo profundiza en la pasión de Cristo animándonos a bautizarnos en su muerte.

Diversos son los componentes de la pasión de Cristo. En primer lugar la soledad. Progresivamente Jesús se va sintiendo solo: de la multitud, de los discípulos.”Todos huyeron”. Y  siente el abandono del Padre.

Impresionante la soledad en Getsemaní. Se lee en el evangelio que Jesús comenzó a sentir tristeza y angustia. La palabra en griego es más dura: A- demonein(a:sin—demonein: pueblo).Se siente callado, solo, en un punto del universo sin apoyo, en el vacío.

Soledad suprema en el calvario:”Dios mío, Dios mío por qué me has abandonado?”No fue un grito de desesperación. De hecho el centurión al ver aquello dijo: Verdaderamente este es Hijo de Dios. No fue desesperación sino soledad inmensa.

Jesús en la cruz-dicen algunos espirituales- deviene ateo(a:sin, Dios)En modo activo ateo es quien rechaza o niega a Dios. En sentido pasivo es quien se siente rechazado por Dios. Es en este sentido en el que  Jesús se siente rechazado por Dios. Cuando los místicos nos acercan a su experiencia de “noches oscuras” nos ofrecen alguna pálida comprensión del momento de Jesús.

Otro acento de la Pasión de Cristo es la humillación, el desprecio. Aquel que en la vida ha sido humillado está preparado para entender esa dimensión: púrpura, corona de espinas…

El ”cáliz de la ira de Dios” contra el pecado de impiedad. Jesús se ha hecho pecado. Jesús que vivía en una relación de atracción infinita con el Padre se siente impedido por la cuña del pecado. Nuestro pecado estaba allí.

¿Cuál ha de ser nuestra respuesta? La Pasión de Cristo es una parte importantísima del evangelio. Se constata que la leemos solamente dos veces al año en la liturgia de la Palabra .Se necesitamos leerla y meditarla más

En las corales del evangelio según San Mateo de J.S.Bach conmueven las respuestas ¿Soy yo?¿Soy yo? A la aserción del maestro: Uno de vosotros me va a entregar.

Jesús murió y resucitó por nosotros, “pro me””por mí” y por ti. Hemos de entrar en ese “por mi” y hemos de bautizarnos en su mueRte y resurrección

Que “los que hemos llevado grabada, por exigencia de la naturaleza humana, la imagen de Adán, el hombre terreno, llevemos gravada en adelante por la acción santificadora de su gracia la imagen de Jesucristo el hombre celestial”.

JUEVES SANTO

JUEVES SANTO

1ªLct.:Ex.12,1-8.1-14:Prescripciones sobre la cena pascual

Sal.115,12-13.15-16bc.17-18:El cáliz que bendecimos es la comunión de la sangre de Cristo.

2ªLct.:1ªCo.11,23-26:Cada vez que coméis el pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor.

Evangelio: Jn.13,1-15:Los amó hasta el extremo.

La celebración de la Pascua judía tal como es descrita en el libro del Éxodo, para los israelitas no es sólo el relato de un acontecimiento pasado, sino el  memorial, el recuerdo, la actualización de aquella intervención de Dios-Pascua: paso del Señor-a favor de su pueblo, liberándolos de la esclavitud de Egipto.”Este día será para vosotros memorable. En él celebraréis la fiesta del Señor, ley perpetua para las generaciones”

Pues Jesús adentrándose en la corriente familiar judía y celebrando con sus discípulos la pascua judía camia el contendido de las bendiciones tradicionales sobre el pan y el vino refiriéndolos a su propio cuerpo y sangre. Tal como nos lo recuerda S.Pablo  en la segunda lectura y lo confesamos en eL salmo responsorial:”El cáliz que bendecimos es la comunión de la sangre de Cristo”.

“Haced esto en memoria mía. Cada vez que coméis este pan y bebéis del cáliz proclamáis la muerte del Señor hasta que vuelva”.

Luego Jesús, durante la cena realizó un gesto que trastornó al propio Pedro: lavó los pies a sus discípulos. Se resistió a que el maestro realizase esta tarea y Jesús le corrigió: Si no te lavo los pies no tienes anda que ver conmigo”

La Encarnación del Hijo de Dios, el memorial de su pasión y muerte en la Eucaristía y el ejercicio del amor como siervo lavando los pies a sus discípulos invierte el sentido de toda religión en que el hombre busca a Dios. Ahora Dios es el que por puro amor, viene al hombre .

Nos emociona a todos imaginar el gesto de Jesús lavando los pies a sus discípulos, nos emociona pensar en las veces que las madres y los padres lavan a sus hijos, o los hijos lavan a sus padres imposibilitados. Tantas personas que en el mundo lavan y cuidan a otras. Pero nos conmueve cuando alguien cuida, lava a otra persona pobre y anónima.

Lo que muchas veces hacemos es amar a quien nos ama, ayudar a los nuestros pero romper las fronteras para amar incluso a nuestros enemigos eso es  algo “divino”, y quienes lo realizan son divinos. Es Jesús quien llevó a cabo el extremo del amor:”os he dado ejemplo, para que lo que he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis”

Una mirada a los discípulos que reciben el encargo de “Haced esto en memoria mía” y de lavar los pies a los hermanos, vuelve a orientarla hoy Jesús hacia el ministerio de los acedotes encargados de celebrar los misterios de Dios en la comunidad. Logremos una gran bendición para ellos y para los jóvenes que son llamados.

En verdad, contemplando a Jesús en la cena de despedida podemos exclamar: Es hermoso lo que hace Jesús, es bueno lo que realiza, es verdadero cuanto dice y hace.

¿Cómo pagaré al señor todo el bien que me ha hecho.”Alzaremos la copa de la salvación invocando su nombre.

Aquí y ahora Jesús me dice: Haz esto en memoria mía, da tu vida en conmemoración mía.

DOMINGO DE RAMOS

DOMINGO DE RAMOS

1ªLct.: Isaís 50,4-7:Tercer cántico del siervo del Señor)

Sal.21,8-9.17-18ª.19-20.23-24: Dios mío, dios mío,¿por qué me has abandonado?

2ºLct.:Filp.2,6-11:Se rebajó así mismo; por eso Dios lo levantó sobre todo.

Pasión de Ntro, Señor según San Mateo.26,14-27,66.

Hemos escuchado el relato de la pasión de Jesús de Nazareth en tiempo de Poncio Pilato. Tan real que toda ella está surcada por jirones de sufrimiento y dolor.

Jesús sufre moralmente porque uno de los suyos lo va a traicionar, otros lo van a abandonar y también porque Pedro lo va a negar. Va a sentir en su corazón la bajeza de quienes dan falsos testimonios sobre él que es la Verdad.

“Me muero de tristeza…parta de mí este cáliz”. Toda una inmensa soledad sobre quien pesa además todo el pecado de la humanidad. Y en el colmo de su entrega: “No se haga  mi tu voluntad sino la tuya”

¿Cómo es posible que un Padre pueda sentirse bien ante la muerte ignominiosa de su Hijo?.He aquí concentradas las inquietudes ,preguntas y tentaciones de tantos hombres. San Bernardo contesta. “Dios no se  alegró en el sufrimiento y muerte de su Hijo sino que contempló complacido que su Hijo continuase confiando en El”

Pensemos en tantas personas inocentes que soportan los golpes injustos o perversos de otros. Pensemos en una madre a la que le sale un hijo criminal, el maquinista de un tren que arrolla a alguien imprudente y sin querer lo mata.¡Qué peso sobre su vida¡ Así Jesús, el inocente ,carga con los crímenes horrendos de la humanidad.”Me acorrala una jauría de mastines,  me cerca una banda de malhechores””Se rebajó hasta someterse incluso a la muerte y una muerte de cruz”

Cuentan que algunos presos al ver la película de Mel Gibson, La Pasión, se han sentido ,por primera vez,culpables y han reconocido sus delitos.

Fijos los ojos  en Señor, confesamos la fe en Jesucristo, que siendo de condición divina no hizo alarde de su categoría de Dios, se hizo obediente hasta la muerte de cruz y Dios le concedió el Nombre sobre todo Nombre”.

Concédenos que las enseñanzas de su Pasión nos sirvan de testimonio y un día participemos en su resurrección gloriosa