ORDEN DE SAN AGUSTÍN

Ofrezco estos sencillos y modestos apuntes   sobre la benemérita Orden de San Agustín que en  el siglo XIII fue constituida por el papa Alejandro IV como orden mendicante y ha ofrecido lo mejor al servicio de la Iglesia.»Anima una et cor unum in Deo» para la Predicación de la Palabra de Dios en Misiones, parroquias, colegios, universidades… He acudido a unas estupendas fuentes como las que señalaré al final ,a fin de trazar unos esquemas limitados que   ayuden a tener una sencilla visión panorámica de la orden:

 Unos breves rasgos biográficos de S.Agustín. Nacimiento y despliegue de la Orden. Galería de agustinos interesantes.  Regla de S.Agustín. AGUSTINOS 1.

-Lista de Priores Generales, Algunos apuntes de la Historia de la Provincia de Filipinas y lista de Priores Provinciales de Filipinas .Resumen de las presencias en el mundo en siglo XX y mención de algunos nombres de agustinos ya difuntos. Y recuerdo de  tantos agustinos anónimos  que han vivido y servido al Evangelio.AGUSTINOS -2

-Santoral de la Orden- AGUSTINOS-3

– Algunos Conventos-AGUSTINOS -4

 

RASGOS BIOGRÁFICOS DE SAN AGUSTÍN.

 

1.FECHAS IMPORTANTES

.354. 13 Noviembre. Nace Aurelio Agustín en Tagaste(Suk´arras,Argelia)

 

 

371 A Madaura(ciudad cercana) para completar estudios.

     -Muere Patricio

     – Lee el Hortensio de Cicerón

     – Se enamora de Melania. Vive en concubinato y tiene un hijo Adeodato 

  1. Se hace maniqueo
  2. Vuelve a Tagaste. Profesor de gramática
  3. A Cartago. Abre academia de retórica

383  A Roma. Regenta escuela de retórica

384  Otoño.Gana la cátedra de retórica de la casa imperial, se establece en Milán(residencia del emperador   

 

     

                                   Cartago

 

Su madre viene desde África, se encuentra con San Ambrosio, obispo  de Milán y simpatiza con él.

.386.julio-agosto:se convierte a la fe católica.Pasa unos meses en Casiciaco (villa cercana a Milán) juntamente con  su madre, su hijo y amigos, preparándose para recibir el bautismo.

.387.noche del 24 al 25 de abril, noche pascual. Bautizado por S.Ambrosio

                              Baptisterio en Milán

en el baptisterio de la catedral de Milán

Decide volver a África con su madre, hijo y amigos.

Su madre muere en Ostia tiberina(puerto marítimo de roma)antes de embarcar  para África.

 

   

                              Ostia tiberina

 Retrasa la salida, descansa en Roma donde visita monasterios

.388.Pasando por Cartago vuelve a Tagaste, donde, después de disponer  de sus bienes funda el primer monasterio agustiniano en su propia casa(él y sus amigos)

 391.Ordenado sacerdote en Hipona

.396,Consagrado obispo auxiliar de Hipona

 397.Tras la muerte del obispo Valerio ,obispo titular .Tercer monasterio para clérigos

 

 

                             Hipona

 

                              Orden de San Agustín

El emblema de la orden tiene dos elementos fijos: el libro santo y el corazón en llamas atravesado por una flecha a menudo flanqueados por la correa del hábito agustiniano

La «Orden de San Agustín» (en latín Ordo Sancti Augustini Fratrum),  de Agustinos Ermitaños (en latín Ordo Sancti Eremitarum Augustini; sigla OESA) es una institución religiosa masculina de derecho pontificio : los frailes de esta orden mendicante , llamado agustinos, históricamente posponen a su nombre las iniciales OSA

Aunque la tradición se remonta a los orígenes de S. Agustin , la orden fue fundada en 1244 por la unión, auspiciada por el cardenal Riccardo Annibaldi y sancionada por el Papa Inocencio IV , de la hermandad de los eremitas de Tuscia en una familia religiosa dirigida por  un general y bajo  la regla de San Agustín . En 1256 los Ermitaños de San Agustín se unieron a otras congregaciones. En 1968 el Capítulo General aprobó el cambio del título de la institución  los Ermitaños de San Agustín por  Orden de San Agustín.

                          Antecedentes históricos

La unión en 1244

El 16 de diciembre 1243 el Papa Inocencio IV les dio a las numerosas comunidades de ermitaños de Tuscia dos bulas  (Incumbit Nobis y Praesentium Vobis) para invitarlos a unirse en una orden bajo  la regla de San Agustín ,  elegir  un prior general  y adoptar las constituciones.

Cada comunidad envió a Roma uno o dos delegados, y en marzo de 1244 se celebró el capítulo de Administración, presidido por el cardenal Riccardo Annibaldi , diácono de Sant’Angelo , asistido por los abades cistercienses de Santa Maria di Falleri y Fossanova : la orden de los Ermitaños San Agustín comienzó así formalmente .

              Bula Liceet Ecclesiae.Alejandro IV

Las casas de la orden, por lo menos durante  61 años, estuvieron  esparcidas en su mayor parte en el territorio de Lucca y Siena , pero también en otras áreas de la Toscana , en el Lacio , Liguria , Umbría y Romaña , y en 1250 se les concedió a los ermitaños una oficina en Roma , en la iglesia de Santa Maria del Popolo , que dejaron  libre los franciscanos menores  trasladándose estos a » Aracoeli .

Pronto los ermitaños fundaron conventos en Francia y Inglaterra (antes de julio de 1255 ) y en Alemania y España (antes de abril de 1256 ). La basílica romana de Santa Maria del Popolo,fue  otorgada  a la orden en 1250.El 15 de julio 1255 el Papa Alejandro IV , con la bula Cum quaedam Salubria, convocó en Santa Maria del Popolo a otras familias religiosas y les invitó a asociarse  a la unión:  Licet Ecclesiae catholicae de 9 de abril 1256  unió a los ermitaños de la Tuscia Guglielmiti, los giamboniti, el brettinesi y ermitaños de Montefavale, denominándolos entre las órdenes mendicantes : se logró de esta manera lo que entonces se llamó la Gran Unión. Más tarde se unió a la provincia ermitaños Lombardía de los Pobres Católicos (bula Iustis petentium de 23 de octubre 1257 ).

Con la incorporación de estos nuevos grupos en la orden los ermitaños extendieron su presencia a Lombardía , Emilia , Véneto , Umbria y Marche .

Con la unión también se inició la organización del sistema educativo  ofreciendo una formación teológica de los miembros de la orden de acuerdo con el apostolado y la pastoral. Alrededor de 1260 se  comenzó a trabajar en París. Un estudiante universitario que asistió a las universidades locales  fue Egidio  de Roma , con fin de obtener su el título de maestro en teología ( 1285 ). En 1266 los guillermitas se  separaron,

El Segundo Concilio de Lyon concedió  el privilegio de la exención

En 1274 , con el segundo Concilio de Lyon , que decretó la supresión de todas las órdenes fundadas después de la celebración del IV Concilio de Letrán ( 1215 ), los ermitaños estuvieron a punto de disolución: sobrevivieron gracias al hecho de que sus primeras ermitas habían surgido ya en ‘ el siglo XII . Fue en este contexto en el que los agustinos trataron hacer valer el enlace de las ermitas más antiguas y la persona de San Agustín Surgieron leyendas según las cuales Agustín habría sido  ‘ vestido de ermitaño por Ambrosio ya en su bautismo, pasando un tiempo en una comunidad de ermitaños antes de regresar a África

El 23 de agosto de 1289 , con Religiosam vitam suscipientibus, el Papa Nicolás IV concedió el privilegio de la exención a los ermitaños .En 1295 en los países alemanes se organizaron en cuatro provincias ( Baviera – Bohemia , Colonia , Renania – Suabia y Turingia – Sajonia

La crisis del siglo XIV y las reformas

Nicola da Tolentino, el primer monje agustino proclamado santo. La Peste negra 1347– 1352 ) dañó gravemente el orden, causando la pérdida de muchos de los miembros Para llenar los vacíos en la comunidad se comenzó a admitir postulantes en la orden sin la preparación adecuada que llevó a la relajación de la disciplina monástica. Para agravar la situación intervino el Cisma de Occidente ( 1378 – 1417 ). Desde 1387 , creció en el seno de los Ermitaños diferentes congregaciones de observantes (de Lecceto , de Sajonia, de San Giovanni a Carbonara , de España, de Monteortone de Deliceto , los Zampani, Dálmata). Sajonia pertenecía a la congregación de conformidad con el convento de Erfurt , donde profesó Martin

Con la elección para el cargo de prior general de Jerome Seripando en 1539 comenzó  el apogeo. Los agustinos, participan en misiones en América , Asia y África .La primera comunidad de siete misioneros agustinos llegó a México procedente de Castilla en 1533 :se constituye una primera provincia autónoma ya en 1568 y otra en 1602 Los agustinos fundaron su primer convento en Lima en 1551 y varias comunidades de Perú podrían acogerse a  la provincia en 1575 : el colegio de San Ildefonso Lima fue elevada al rango de una universidad pontificia en 1608 . Del Perú  los ermitaños se extendieron a Ecuador (en 1579 se estableció la provincia de Quito ) a Colombia y Venezuela (donde se formó en 1601 la provincia de Nueva Granada) y en Chile (una provincia autónoma desde 1627 ).

Desde México los agustinos llegaron a las Filipinas el 28 de abril 1565 : jugaron un papel de liderazgo no sólo en la evangelización del archipiélago, sino también en la educación y la capacitación técnica de los indígenas, en el diseño de la red de carreteras en el estudio y la conservación idiomas locales. Los Agustinos de Filipinas establecieron su provincia, dedicada al Nombre de Jesús, en 1575 . Desde las Filipinas los agustinos españoles  trataron de penetrar en China, ya en 1575 , pero tuvo éxito sólo en 1680 : su misión duró hasta 1800 . En 1602 también penetró en Japón , pero muchos fueron víctimas de la persecución y los últimos fueron expulsados en 1637 .

En 1554 el Papa Julio III nombró  obispo de Santo Tomé el agustino Gaspar Cão, que en 1572 trajo de Portugal doce hermanos que se dedicaron a la evangelización del Congo, Santo Tomé y Príncipe . los Agustinos de la provincia portuguesa  fundaron también en Arabia , Zanzíbar , Kenia , Irán , Irak , Georgia , pero todos tuvieron una existencia efímera; Tuvieron grandes éxitos en la India , donde permanecieron hasta la supresión de las órdenes religiosas en Portugal en 1834 .

El clima espiritual , surgido en España a finales del siglo XVI ,  llevó a los hombres a buscar una vida de austeridad y penitencia, surgiendo la congregación de los agustinos recoletos , aprobada en 1589 (a partir de 1912 los agustinos recoletos se constituyeron en una orden autónoma) La congregación de Centorbi (o ermitaños de Sicilia), fundada en 1593 , se constituyó el Agustinos Descalzos (autónomo 1931 ).

En 1752 el Papa Benedicto XIV elevó el convento de Bohemia Brno al rango de abadía, un caso único en la historia de la orden: Entre los abades de Brno debe ser recordado Gregor Mendel , el padre de estudios de la biología y la genética .

Prescripción y restauración del orden

El período se inició en 1786 , cuando el emperador José II abolió la mayoría de los monasterios en los países de los Habsburgo. Fue uno de los más difíciles : numerosas comunidades agustinianas de Europa y América Latina fueron dispersados ​​y sus bienes confiscados por el Estado. Sólo los conventos de la Filipinas y Estados Unidos se libraron del movimiento de represión.

En 1881 ,durante el pontificado el Papa León XIII, el italiano Antonio Pacifico Neno , que había trabajado en los Estados Unidos, abrió un noviciado en Italia y puso en marcha una importante campaña por las vocaciones,

En ese momento el Papa  nombró cardenales a tres agustinos y comenzaron  las causas de beatificación de muchos Agustinos. Durante el Capítulo General celebrado en Villanova (Pennsylvania) en 1968 se decidió suprimir el término «ermitaño» ya que  no expresa algún carácter fundamental de la orden.La Congregación de Religiosos lo aprobó el 12 de febrero 1969 .

El hábito agustino

El hábito consta de túnica y de color blanco o negro que se ciñe con una corre de piel negra

Este estilo de vestir se remonta a los orígenes de la orden de forma sustancial ( del siglo XIII ), aunque a lo largo de los siglos se han hecho pequeños cambios. En 1585  se extendió una leyenda según la cual a Santa Mónica , madre de Agustín, después de la muerte de su esposo Patricio,  María , se le apareció vestida con vestido negro y cinturón , y el cual garantiza  protección y consuelo. Esta leyenda surgió sólo cuando la hermandad del cinturón de Bolonia fue puesto bajo el título y la protección de Nuestra Señora de la Consolación.

Las primeras constituciones de la orden fueron ratificados y confirmados por el capítulo general de la orden, celebrada en Ratisbona en 1290 , se mantuvo en vigor hasta 1551 , cuando fueron  retocadas un poco durante el priorato del general Jerónimo Seripando . Se puso en marcha una revisión en 1925 , después de la promulgación del  código de Benedicto XV , y después del Concilio Vaticano II por el Capítulo General celebrado en Villanova (Pennsylvania) en 1968 – 1969 . El poder supremo reside en el capítulo general de la orden, compuesto por representantes de los frailes, que se reúne cada tres años. El capítulo general cada seis años, elige al Prior General, que es la cabeza de la orden: el mandato de los priores generales fue inicialmente para tres años, posteriormente se aumentó a seis. 

En el gobierno, el Prior General es asistido por un consejo formado por el número de asistentes elegidos por el Capítulo general: cada asistente general atiende a  un grupo de provincias reunidas por área geográfica. La orden se divide en provincias: lo capítulos provinciales se celebran cada cuatro años y los priores provinciales son elegidos, por todos los frailes de la provincia con voz activa. En la Curia romana, hay un Procurador General con el encargo de tratar cuestiones de la orden con la Santa Sede .

La orden la integran cuatro grados: los hermanos son la primera orden de San Agustín (primer grado), la segunda orden son las monjas contemplativas ,la tercera comprende  algunas órdenes regulares y seculares, y la cuarta  llamada  de los «cinturados«.

A la tercera orden regular pertenecen  varias congregaciones agregadas por decreto de los priores generales.] Entre los más grandes: los Asuncionistas , la Alessiani , el Hermanos de la Misericordia de María Auxiliadora , las hermanas agustinas misioneras , las Hermanas Agustinas de Nuestra Señora de la Consolación , las Hermanas de Santo Tomás de Villanueva , las Hermanas de St. Hedwig , las Hijas de Nuestra Señora de las Misiones , las Hermanas Agustinas de Meaux , la enseñanza religiosa misionera Concepcionistas , las Hermanas de Santa Juana de Arco , Misioneros Religiosos de la Asunción , las Hermanitas de la Asunción , el Religiosas de la Asunción , las Hermanas Agustinas de Nuestra Señora de París , las Hijas del Crucifijo , las Hermanas Oblatas del Niño Jesús, Santa , el Religiosa del Verbo Encarnado , Ministros Marií de los enfermos , las Hermanas de María Inmaculada , las Hermanas de Nuestra Señora la escuela , las Hermanas de la Caridad de Nuestra Señora del Buen y Perpetuo Socorro

Los que viven en fraternidad o cofradías vinculadas a la orden sin llevar una vida en común constituyen la tercera orden secular.

Cinturados

Luego están los «cinturón» (el cuarto grado de orden), es decir, aquellos que desean vivir imitando Agustín se puso bajo su protección se fundaron en 1439 y el Papa Julio II confirmó sus indulgencias de primer orden. Muchos de ellos son parte de la Archicofradía de Nuestra Señora de la Consolación agregado de Bolonia .

Entre los ilustres cinturón recordar Don Juan de Austria , el comandante de la flota de la Santa Liga en Lepanto , y Pedro Poveda Castroverde , fundador de ‘ Instituto teresiano  , fusilado por los republicanos durante la Guerra Civil Española y  canonizado en 2003 .

La espiritualidad de la orden

La fundación de la orden tradicionalmente se remonta a San Agustín

La espiritualidad de la orden es, básicamente, la de San Agustín, y su regla es el código fundamental de la espiritualidad de la orden: la espiritualidad agustiniana es evangélica y eclesial, porque mira hacia el modelo de la primera comunidad cristiana de Jerusalén .

En la doctrina de la escuela de la espiritualidad de la orden es clara la primacía del » amor , de gracia y de Jesús Cristo. En su comportamiento los hermanos deben continuar con la libertad inspirada por el amor (no como esclavos bajo la ley, sino bajo la gracia como hombres libres).

Devociones agustiniana

Es típico de la devoción para la humanidad de Cristo y el misterio de la ‘ encarnación . María , la patrona de la orden, se invoca tradicionalmente bajo el título de Nuestra Señora de la Gracia, de la Consolación, del Buen Consejo y del Perpetuo Socorro. Un culto especial es otorgado a San Agustín, el padre de la orden, ya los santos que se cruzaron en su camino, como Mónica , Ambrosio , Posidio , Alipio y Fulgencio de rasquetas . Entre los Ermitaños de San Agustín canonizado recuerda Nicolás de Tolentino , Juan de Sahagún, Tomás de Villanueva , Santa Rita de Cascia , entonces, era una monja agustina.

Actividades y difusión

Los frailes agustinos se dedican a diversas formas de apostolado, según las necesidades de la Iglesia.

Están presentes en Europa ( Bélgica , República Checa , Alemania , Irlanda , Italia , España ), en África ( Congo , Nigeria , Kenia , Tanzania ), el continente americano ( Brasil , Chile , Colombia , Costa Rica , Ecuador , México , El Salvador, Honduras ,Panamá, Perú ,Venezuela, Puerto rico, República Dominicana Estados Unidos de América ), en Asia ( Corea del Sur , Filipinas , Japón , India , Indonesia ) y Australia . El prior general de la orden reside en Roma .

Al 31 de diciembre 2008 la orden tenía 448 monasterios y 2769 frailes, 2.052 de ellos sacerdotes .

Las estadísticas históricas

Al final del siglo XIX , antes de ser nombrado prior general de Antonio del Pacífico Neno, el orden numerado cerca de 1.900 monjes, distribuidos en cerca de 250 monasterios agrupados en 22 provincias y 4 congregaciones. [25] Bajo el generalato de la orden de regresar Neno para ampliar: la siguiente tabla muestra el número de provincias, conventos y frailes agustinos en varios años. [45]

año     provincias    conventos             miembros

1900       24                        252                            1808                                                                            

1925       24                       284                                2195

1950       26                       385                                3526

1971       28                       474                                4180

PERSONALIDADES

 Clemente de Ósimo nació en los primeros años del siglo XIII. Fue General de la Orden en cuatro ocasiones. Murió con fama de santidad en Orvieto, el 8 de abril de 1291. Sus restos se conservan desde 1970 en la capilla de la Curia General de la Orden de San Agustín, en Roma.

Agustín de Tarano nació hacia el año 1240. Concluidos los estudios jurídicos en la Universidad de Bolonia, se dedicó un tiempo a la vida política en la corte del rey Manfredo de Sicilia. Después de algunos avatares, llegó al convento de Rosía. Fue elegido General de la Orden en el Capítulo de Milán de 1292. Presentó la renuncia al gobierno de la Orden el año 1300 y se retiró al yermo de San Leonardo, cerca de la ciudad de Siena.

Egidio Romano

Egidio Romano, también conocido como Gil de Roma, Egidio de Roma o Egidio Colonna1 (en latín: Ægidius Romanus (1243-1316), fue un escritor, filósofo y teólogo eremita agustino, considerado como el fundador de la primitiva escuela agustiniana. Fue arzobispo de Bourges.Egidio Romano, alumno de Tomás de Aquino, fue el primer agustino en ingresar al claustro de la Universidad de París. Tuvo parte activa en la política eclesiástica de su época.

Nacido en Roma, se dice que en 1243, ingresó en los Ermitaños de San Agustín hacia 1260; fue discípulo de Tomás de Aquino entre 1268 y 1272 en París. Fue nombrado prior general de su orden. Bonifacio VIII lo nombró arzobispo de Bourges en 1295 .

SANTIAGO DE VITERBO

Viterbo es una ciudad medieval situada al noroeste de Roma.Verdadera joya arquitectónica por sus monumentos y célebre por el larguísimo cónclave allí celebrado –de 1268 a 1271– hasta la elección de Gregorio X.

Santiago de Viterbo nació en torno a 1255 y tomó hábito en el convento agustino de la Santísima Trinidad, en 1272. Años más tarde fue enviado a París para cursar la teología en el Estudio de la Orden, donde frecuentó las lecciones de Egidio Romano. Cuando Egidio Romano fue elegido Prior General, nombró a su antiguo alumno regente del Estudio parisino.

Fue nombrado arzobispo de Benevento ,dos años más tarde, fue trasladado a la archidiócesis de Nápoles.

P.Agustin de Triunfo AGOSTINO d’Ancona (Agustín Triunfo)

Agustín Triunfo, eremita agustino, teólogo y escritor. Nació en 1243 en Ancona (Italia) de una antigua familia patricia; murió el 2 de abril de 1328 en Nápoles. A los 18 años ingresó en la orden agustiniana y estudió en París, donde escuchó a Santo Tomás de Aquino y a San Buenaventura, fue promovido al rango de maestro, y él mismo dio clases. En 1274 fue llamado al Concilio de Lyon y en 1277 a Padua como predicador de la corte del príncipe Francisco Carrara. Defendió al máximo el poder inmediato e ilimitado del Papa sobre el Estado, y no reconoció otro motivo por el cual pueda ser depuesto un Papa sino la herejía, toda vez que un Papa hereje ya no es Papa.

GREGORIO DE RIMINI

Gregorio de Rímini (Rimini, cerca de 1300 – Viena, 1358) también llamado Gregorio de Arimino, Doctor acutus, Doctor authenticus o Ariminensis (de Rimini), fue un filósofo y teólogo, eremita agustino italiano. Generalmente se lo considera uno de los últimos grandes filósofos escolásticos de la Edad Media.Gregorio nació en Rimini cerca del año 1300 e ingresó en la Orden de los eremitas de San Agustín. En 1323 ya es maestro de artes.Fue nombrado ministro general de la Orden de los eremitas de san Agustín en 1357.

 AGUSTIN NOVELLO.

La Orden de los Ermitaños de San Agustín en Siena contribuyó mucho junto a las otras órdenes de mendicantes, al desarrollo económico y social de la ciudad dando el ejemplo de cómo vivir en comunidad y representando un punto de referencia para toda la población. Durante los años los frailes dieron vida a una verdadera identidad ciudadana relacionada con el culto de figuras agustinas carismáticas.    Entre las más importantes se recuerdan a las figuras de  San Nicolas de Tolentino ( 1245-1305 ) y la del Beato Agostino Novello, fraile agustino muerto en el eremitorio de San Leonardo al Lago hacia el 1309.

Mariano Genazzano ( Genazzano , 1412 – Sessa , 1498 ) fue un predicador italiano .

Perteneciente a la orden de los agustinos ,   fue también prior general, Mariano Genazzano, junto con el hermano Aurelio Brandolini , fue considerado como uno de los más brillantes predicadores de la época, y, por su elocuencia y erudición, admirado también de Poliziano. Unido  a la congregación de Lecceto a partir de 1482, fue miembro de la reforma y observador en el orden que abogó por un retorno a la estricta observancia de la regla y la devoción al bien común.

Alonso de la Vera Cruz

Alonso Gutiérrez, también conocido como fray Alonso de la Vera Cruz, (Caspueñas, Guadalajara, España, 1507 – Ciudad de México, 1584) fue la figura más importante de la filosofía en México durante el siglo XVI.

Hijo de acomodada familia, Alonso Gutiérrez nació en Caspueñas (Guadalajara, España) en 1507, y murió en la ciudad de México en el mes de julio de 1584. El 22 de julio de 1536 desembarcó en Veracruz; ingresó en la Orden de los agustinos y cambió su apellido de Gutiérrez por el de Vera Cruz. Tras un año de noviciado, profesó en la ciudad de México, el 20 de julio de 1537, en el convento de Santa María de Gracia.

EGIDIO DE VITERBO († 1532)

Egidio de Viterbo fue general de la orden de los agustinos y murió siendo cardenal en Roma en 1532.

De sus muchas obras teológicas hay una lista (Fabricius, Bibliotheca Latina, i., Florencia, 1858, p. 23) pero pocas han sido publicadas. Sus discursos en la apertura del concilio de Letrán en 1512 sobre la condición de la Iglesia, que presentó a Adriano VI. De su alocución al concilio de Letrán (mayo de 1512) es el siguiente texto:

‘[Durante veinte años] enseñé por casi toda Italia el Apocalipsis de san Juan, que trata del destino de la Iglesia, y repetidamente declaré que quienes me escuchaban serían testigos de una gran agitación y destrucción dentro de la iglesia, y que un día contemplarían su enmienda…  Aunque en este concilio… pongamos límites a nuestras costumbres, aunque pongamos freno a nuestros voraces deseos por las cosas humanas, origen de todos los males, con el fin de rendirnos al amor de las cosas divinas, la Cristiandad está acabada… ¿Cuándo ha sido la vida más afeminada?… ¿Cuándo la licencia para pecar más vergonzosa?… ¿Cuándo los signos, portentos y progidios de un cielo amenazador y de una tierra aterrorizada han sido más numerosos y horribles?’

SANTO TOMÁS DE VILLANUEVA

Tomás García Martínez nació en Fuenllana​ después del 21 de noviembre y antes del 18 de diciembre de 1486; A pesar de esto, la infancia y juventud de Tomás transcurrió en Villanueva de los Infantes, por eso, se le llamará santo Tomás de Villanueva. Aunque su familia era pudiente, muchas veces el muchacho andaba desnudo porque había dado sus vestidos a los pobres.

Estudios de artes y teología en el Colegio Mayor de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá de Henares, ingresó en la Orden de San Agustín, en Salamanca, en 1516, y en 1518 fue ordenado sacerdote. En la orden de los agustinos ocupó los cargos de prior conventualvisitador general y prior provincial de Andalucía y Castilla. También fue profesor de la universidad, consejero y confesor del rey Carlos I de España.En 1533, como provincial, envió a los primeros padres agustinos que llegaron a México. Empezó a tener éxtasis místicos en misa o cuando rezaba los salmos.

                                                           Esteban Murillo

Aunque el rey Carlos I le ofreció el cargo de arzobispo de Granada, él nunca lo aceptó; se cuenta que llegó a ser Arzobispo de Valencia el 10 de octubre de 1544 por error de un escribano, pero siguió negándose hasta que se lo ordenó su superior en la Orden;  Compuso bellos sermones, entre los que destaca Sermón del amor de Dios, una de las grandes manifestaciones de la oratoria sagrada del XVI.En 1547, ordenó sacerdote al futuro San Luis Beltrán.

Tomás falleció por una angina de pecho en 1555 a los sesenta y ocho años de edad. Está enterrado en la capilla Mayor de la Catedral de Salamanca

Patrono de los Estudios de la Orden agustiniana.

SAN ALONSO DE OROZCO

De origen noble, estudió en Talavera de la Reina y en la Universidad de Salamanca. En 1520 Santo Tomás de Villanueva le incitó a ingresar en la Orden de San Agustín, y allí profesó en 1523. Se ordenó sacerdote en 1527.De niño sirvió como seise en la Catedral de Toledo. Allí estudió el arte de la música, que después amó con pasión.

Entre 1530 y 1537 fue conventual en Medina del Campo. En 1538, prior de Soria y en 1540 de Medina. Al año siguiente, 1541, le nombraron definidor de la provincia de España. Entre 1542 y 1544 fue prior de Sevilla y entre 1544 y 1548, de Granada, y desde 1545, visitador de Andalucía. En 1542 contó que tuvo un sueño en Sevilla en el cual la Virgen le ordenó que escribiera; ese fue el origen de su obra literaria.

En 1549 se embarcó como misionero hacia México, pero enfermó y tuvo que volver. En 1554, siendo prior del convento de Valladolid, Carlos V le nombró predicador real y pasó a Madrid cuando se trasladó allí la Corte en 1561, al convento de San Felipe el Real. Fundó numerosos conventos, entre ellos el primer convento de Monjas Recoletas de Santa Isabel en 1589.1​Al morir en 1591 gozaba de fama de gran santidad, y testificaron en su proceso de beatificación Lope de Vega y Francisco de Quevedo, así como importantes nobles. Fue nombrado beato por el papa León XIII el 15 de enero de 1882 y canonizado por Juan Pablo II el 19 de mayo de 2002.

Su tratado en latín Consideraciones acerca de los nombre de Cristo influyó en los diálogos de fray Luis de León sobre la misma materia, De los nombres de Cristo.

Montoya, Luis de (1497-1569).

Fray Luis de Montoya (1497-1569), eminente reformador castellano de la Orden de San Agustín en Portugal, y autor espiritual relativamente poco conocido.Notas redactadas por fray Tomé de Jesús, su discípulo predilecto,

Nacimiento en Belmonte en 1497, sus estudios y su profesión solemne en Salamanca en 1515 (capítulo 1), hasta la cumbre de su acción reformadora en los conventos portugueses de Nossa Senhora da Graça en Lisboa y en el Colegio Universitario de Coimbra, cuya fundación es obra suya (capítulo 5). La temprana fama de «santísimo varón» del joven Montoya hizo que sus superiores se fijaran en él para confiarle cargos de responsabilidad dentro de la Orden. Después de su ordenación sacerdotal en 1519, fue nombrado maestro de novicios en el convento de Salamanca en 1521(capítulo 2). Montoya destacó especialmente en dicho cargo, y formó a lo largo de su carrera un florilegio de ilustres agustinos, entre los cuales se hallaba el santo Alonso de Orozco (1500-1591), Montoya viajó a Italia para asistir a capítulos generales de la Orden y conoció en Roma a Ignacio de Loyola (capítulo 8), con el que mantuvo una breve correspondencia, y con el que manifiesta cierta cercanía espiritual.

      FRAY LUIS DE LEÓN

Fray Luis de León1 (Belmonte, Cuenca, 1527 o 15282 – Madrigal de las Altas Torres, Ávila, 23 de agosto3 de 1591) fue un poeta, humanista y religioso agustino español de la Escuela salmantina.

Fray Luis de León es uno de los escritores más importantes de la segunda fase del Renacimiento español.    Fray Luis nació en Belmonte en 1527 o 1528. Residió y cursó sus primeros estudios en Madrid y Valladolid, donde su padre, abogado, ejercía la labor de consejero regio. Cuando cumplió los catorce años, marchó a estudiar a Salamanca, ciudad que constituyó el centro de su vida intelectual como profesor de su universidad. Allí ingresó en la Orden de los Agustinos (Orden de San Agustín), probablemente en enero de 1543, y profesó el 29 de enero de 1544. Estuvo un periodo en la cárcel (en Valladolid, en la calle que ahora recibe el nombre Fray Luis de León) por traducir la Biblia a la lengua vulgar sin licencia; concretamente, por su célebre versión del Cantar de los cantares.

En prisión escribió De los nombres de Cristo y varias poesías entre las cuales está la Canción a Nuestra Señora. Tras su estancia en la cárcel (del 27 de marzo de 1572 al 7 de diciembre de 1574), fue nombrado profesor de Filosofía Moral y un año más tarde consiguió la cátedra de la Sagrada Escritura, que obtuvo en propiedad en 1579. En la universidad fue profesor de San Juan de la Cruz, que se llamaba por entonces Fray Juan de San Matías.

En Salamanca se divulgaron pronto las obras poéticas

Aquí la envidia y mentira,   me tuvieron encerrado. ¡Dichoso el humilde estado  del sabio que se retira     de aqueste mundo malvado, y, con pobre mesa y casa, en el campo deleitoso, con sólo Dios se compasa,y a solas su vida pasa,  ni envidiado, ni envidioso!

La muerte le sorprendió en Madrigal de las Altas Torres cuando preparaba una biografía de Santa Teresa de Jesús. Tras su muerte sus restos fueron llevados a Salamanca, en cuya universidad descansan.

Vivir quiero conmigo, gozar quiero del bien que debo al cielo,  a solas, sin testigo, libre de amor, de celo, de odio, de esperanzas, de recelo.

En la Oda a al músico Salinas…:El aire se serena y viste de hermosura y luz no usada, Salinas, cuando suena la música extremada por vuestra sabio mano meneada..

 

Como poeta desarrolló la lira como estrofa, pero prefería el endecasílabo para las traducciones de poetas latinos y griegos, que por lo general realizaba en tercetos encadenados o en octava real.

Diego de Zúñiga

Fray Diego de Zúñiga, cambió su apellido paterno Arias por Zúñiga para lograr mejor acogida, (Salamanca, 1 de enero de 1536 – Toledo, 1597 o 1598), escritor español, considerado como el filósofo escolástico agustino más importante en la segunda mitad del siglo XVI.

Estudió artes en Salamanca y teología en Alcalá de Henares, y en 1558 es ordenado sacerdote. A lo largo de su vida residirá en Valladolid, Salamanca, Toledo y Madrigal. Fue profesor en la Universidad de Osuna y se mostró discípulo no servil de Aristóteles, al que reformó con variantes platónicas y humanistas, negando ciertas máximas del aristotelismo escolástico, como el supuesto del motor inmóvil y mostrándose partidario del heliocentrismo en la declaración del verso 5 del capítulo 9 de su In Job commentaria (1584), en que defiende las teorías planetarias copernicanas cuando todavía son consideradas contrarias a la Escritura, mientras que su amigo y compañero de orden, fray Luis de León, en su propio comentario se limita a hacer una explicación metafórica acerca de la caída de los poderosos injustos.

Angelo Rocca (, 1545 – Rome, 8 April 1620) 

Fundador de la Biblioteca Angélica en Roma , Nacido. en Rocca, ahora Arecevia, cerca Ancone de 1545; fallecido  en Roma , 8 de abril de 1620. Fue recibido en la edad de siete años en el agustino monasterio en Camerino (de ahí también llamado camers , Camerinus), estudió en Perugia , Roma , Venecia , y en 1577 se graduó como doctor en la teología de Padua . Se convirtió en secretario del superior general de la Agustinos en 1579, encargado de la imprenta del Vaticano imprenta en 1585, y de la  supervisión de las ediciones proyectadas de la Biblia y los escritos de la padres . En 1595 fue nombrado sacristán en el papal capilla , y en 1605 se convirtió en titular obispo de Tagaste en Numidia. Fundador de la  biblioteca Angélica de la Agustinos en Roma , establecido formalmente 23 de de octubre de, 1614, perpetuado su nombre. Es principalmente a sus esfuerzos que debemos la edición de la Vulgata publicada durante el pontificado de Clemente VIII .

JERÓNIMO DE SERIPANDO

Títulos Cardenal presbítero de Santa Susana.Por Pío IV.Arzobispo de Salerno

Girolamo Seripando O.S.A. (Troia, Foggia, 6 de mayo de 1493 – Trento, 17 de abril de 1563) fue un teólogo italiano. Religioso agustino, llegó a ser general de la orden.

Participó en el Concilio de Trento donde disputó con el jesuita Diego Laínez la responsabilidad de la libertad humana en la salvación del hombre, la justificación y el pecado original.

El 30 de marzo de 1554 fue nombrado arzobispo de Salerno y el 10 de marzo de 1561 fue elevado al cardenalato por el papa Pío IV. Tuvo amistad con el poeta Garcilaso de la Vega, quien le dirigió una carta desde Savigliano el 15 de julio de 1536, dos días antes de cruzar los Alpes en dirección a la Provenza donde, tres meses después, resultaría herido mortalmente en el asalto a la fortaleza de Le Muy.

Antolínez, Agustín

(Valladolid 6.XII.1554-Villagarcia 19.VI.1626). Nacido en la familia de un regidor vallisoletano ingresa en la orden de s.Agustín en el convento de Valladolid donde profesa el 1571 y toma el nombre de Agustín por el original de Nuño. Estudia Artes en Valladolid y teología en Salamanca que interrumpe fue es nombrado lector de artes en el convento de S.Agustín de Haro.En 1584 ,bachiller en teología por Salamanca. Domingo Báñez, Juan de Guevara y Fr.Luis de León son sus maestros. Maestro de estudiantes en Salamanca, licenciado en teología. Doctor y maestro en teología .Pierde la oposición a la cátedra de Durando.

Numerosas ausencias. Provincial de Castilla. Fue Obispo de Ciudad Rodrigo y confesor del Rey Felipe IV. Obispo de Santiago de Compostela 1624.

.

Andrés de Urdaneta

Andrés de Urdaneta y Cerain Nacimiento 1508  Ordicia Fallecimiento 3 de junio de 1568 Ciudad de México Marino, religioso. Una hija. Padres:Juan Ochoa de Urdaneta, Gracia de Cerain. Participó en las peligrosas expediciones de García Jofre de Loaísa y Miguel López de Legazpi, y alcanzó fama universal por descubrir y documentar la ruta a través del océano Pacífico desde Filipinas hasta Acapulco, conocida como Ruta de Urdaneta o tornaviaje.Pariente de Legazpi,destacó en las matemáticas, aparte del dominio del latín y la filosofía..Ya en la corte de España, visitó al Emperador y le entregó una memoria recuperada de su conocimiento sobre el viaje y acerca de esas ansiadas islas. De su estancia en las Molucas regresó con una hija que entregó a su hermano en adopción Sorprendentemente y tras ostentar puestos políticos notables.En marzo de 1553 a sus 45 años, ingresó como fraile en la orden de San Agustín en un convento de la capital mejicana.El virrey novohispano Luis de Velasco promovía la expedición marítima y por medio Juan Pablo Carrión solicitó al rey Felipe II autorización para su proyecto. Andrés de Urdaneta, que tenía 57 años y estaba en un convento agustino.El Virrey de la Nueva España (México) eligió a un burócrata, Miguel López de Legazpi para mandar la armada, a pesar de que no tenía conocimientos marítimos ni experiencia a sus 58 años. En esta circunstancia el papel de Urdaneta en la expedición fue el de aliado y mentor de Legazpi.  La ida a Filipinas se desarrolló en dos meses con los vientos alisios a favor siguiendo una ruta ya conocida.En Filipinas permanecieron cuatro meses reparando los barcos y esperando el tiempo a favor para iniciar el regreso a primeros de junio.

La ruta de vuelta desde las Filipinas por el Oeste era estratégicamente muy importante, pues permitiría a la Nueva España el comercio con el Este de Asia sin navegar por aguas controladas por los portugueses en las Molucas, India y África. Urdaneta y otros pilotos, conocían los intentos anteriores y continuaron el esfuerzo navegando hacia el norte buscando hallar una corriente favorable que los llevara nuevamente hasta América.

Para el regreso, Urdaneta zarpó de San Miguel, en Filipinas, el 1 de junio de 1565, y puso rumbo nordeste aprovechando el monzón del Suroeste. Ascendió hasta el paralelo 40, donde encontró la corriente de Kuro Siwo,5 que les llevó por el océano Pacífico hasta el cabo Mendocino en California, siendo bautizado así dicho cabo por el propio Urdaneta en honor al virrey Antonio de Mendoza. Desde allí, costearon rumbo sur hasta Acapulco, México a donde llegó el 8 de octubre, tras haber recorrido 7 644 millas náuticas (14 157 km) en 130 días, a una media de 59 millas náuticas (109 km) por día. Las crónicas agustinas han dado realce a la actuación de Fray Urdaneta y, debido a su larga experiencia empírica, se ha asociado su nombre con la ruta del tornaviaje. Durante los siguientes 250 años las naves españolas emplearon esta ruta. En particular el galeón de Manila que recorría el trayecto Acapulco-Manila-Acapulco.

Urdaneta regresa a Mexico a su convento donde fallece el 3 de junio de 1568 a los 60 años de edad. La evangelización de las Filipinas, que aún hoy continúa siendo el único país católico de Asia, se originó gracias a Urdaneta y a los otros cuatro frailes agustinos que le acompañaron en la expedición de Legazpi, a los que les indicó que evangelizaran en el idioma nativo. En cuanto a las obras escritas por el Padre Urdaneta, se conocen:

La Relación sumaria del viaje ,entregada el 4 de septiembre de 1536 a don Macías del Poyo, en la ciudad de Valladolid.

P.Diego de Herrera.

Fray Diego de Herrera ya era un misionero en México, cuando fue llamado para acompañar a otros cuatro frailes agustinos con el Adelantado Legazpi ,Andrés de Urdaneta en su camino a las Filipinas. Pudo haber sido el primer arzobispo de Manila, de no haber naufragado su nave en una isla frente a la costa de Bicol.

Martín de Rada

Martín de Rada, (Pamplona, 1533- Filipinas, 1578) . Se hizo fraile en el convento de san Agustín de Salamanca y cursó estudios en las universidades de Salamanca y París. Fue conocido como cosmógrafo y matemático. Como fraile agustino marchó como misionero a la evangelización de Filipinas donde destacó en defensa de los indígenas, ante los abusos de las autoridades  colonizadoras. Desde allí los agustinos Martín de Rada y Jerónimo Martín fueron los primeros españoles en llegar a China (1575). La presencia secular en esos lugares explica la existencia de un singular Museo Oriental en el Convento de los Agustinos Filipinos de Valladolid, que fue la sede central donde se formaba a los misioneros antes de enviarlos. Acompañó a su amigo Urdaneta en visita ante el rey Felipe II, en 1566, para informar sobre las expediciones de Legazpi y Urdaneta en el Pacífico. Madrid les recibió con admiración.

Fray Pedro Malón de Chaide

Fray Pedro Malón de Echaide o Chaide (Cascante, Navarra, c. 1530 – Barcelona, 1589) fue un escritor religioso agustino español, cuya obra pertenece a la literatura ascética del Renacimiento.Su padre y hermano fueron notarios en Cascante (Navarra). Fue a Salamanca a estudiar letras, pero ingresó en el convento de agustinos de dicha ciudad y al cabo profesó votos solemnes el 27 de octubre de 1557. En la Universidad fue discípulo de fray Luis de León y del padre fray Juan de Guevara (1518-1600), que le influyeron hondamente. Vivió más tarde entregado a la enseñanza en Burgos (1569-1572) cuando en este último año la Inquisición apresó en Valladolid al biblista agustino Alonso Gudiel, catedrático de la Universidad de Osuna, designado para sostener unas tesis en latín sobre la Encarnación de Cristo en el capítulo que la provincia agustina de Castilla celebraba allí, a pesar de que Malón declaró que las había compuesto él. La Inquisición, que había recibido la denuncias contra él y Gaspar de Grajal del helenista León de Castro, enemigo no ya de fray Luis de León sino de todos sus amigos, las consideraba heréticas.

REQUEJADA (FRAY VICENTE).

Nació en Zaragoza hacia el año 1500, ingresó a los 16 años en el convento de San Agustín de su ciudad natal. Tuvo formación completa y profunda. Viajó a Indias sin permiso e hizo de capellán y relator de expediciones. Llegó a América en 1527, nueve años antes de que oficialmente llegara la Orden agustiniana. Una vez en el Nuevo Reino, se ocupo en catequizar á los indígenas; y como acompañase á Rondón á fundar á Tunja, fue nombrado primer Cura de aquella naciente ciudad. Pero el genio de las aventuras no le dejaba estar sosegado, y en 1540 emprendió marcha con Montalvo de Lugo á Quito, en donde se quedó, y no se sabe qué fue de él .

AGUSTIN DE CORUÑA

Agustino español, segundo obispo de Popayán, nacido en 1508, muerto en Popayán, el 25 de noviembre de 1589.El Siervo de Dios Fr. Agustín de Gormaz nació en un pueblo de Castilla la Vieja, Provincia de Burgos (España), conocido con el nombre de Coruña del Conde.

Su Maestro de noviciado fue el V. P. Fr. Luis de Montoya, varón ilustre por su insigne santidad y gran sabiduría. Hacia América.Fr. Agustín, por supuesto, de inmediato dio su nombre, y se juntaron en total ocho religiosos. Sin embargo, al momento de levar anclas faltó uno por haber llegado tarde, lo cual no fue óbice para que al poco tiempo se les uniera en Nueva España.

Gaspar de Villarroel

Fray Gaspar de Villaroel O.S.A. (Quito, 1587 – La Plata, 12 de octubre de 1665) fue un religioso de la Orden de San Agustín. Fue obispo de la arquidiócesis de Santiago de Chile (1637), de Arequipa y de la arquidiócesis de La Plata (Charcas).

Gaspar de Villarroel realizó sus estudios superiores de Cánones en la Universidad Mayor de San Marcos, en Lima, y en 1607 ingresó a la Orden de San Agustín. En 1637 fue designado como obispo de Santiago de Chile en 1637, en julio de 1651 fue nombrado obispo de Arequipa y en 1660 fue trasladado al arzobispado de La Plata, Provincia de Charcas, donde falleció el 12 de octubre de 1665.Mientras era Obispo de Santiago ocurrió el llamado Magno Terremoto del 13 de mayo de 1647. Según su propio relato «salvó con vida después de caerle encima una viga que lo tiró al suelo bañándolo en sangre».

Aleixo de Menezes

Aleixo de Menezes (25 enero 1559 a 3 mayo 1617) fue arzobispo de Goa , Arzobispo de Braga , Portugal , y el virrey de Portugal durante la dinastía filipina .

Aleixo nació en 1559. Se sabe que se unió a la agustinos . Fue consagrado Arzobispo de Goa en 1595, cuando sólo tenía 35.Como arzobispo de Goa, Menezes se centró en el fortalecimiento Católica ascendencia en Portugal. Parte de esta misión involucrada con lo que el cristianos de Santo Tomás , un antiguo cuerpo antes parte de la Iglesia de Oriente , bajo la autoridad de la Iglesia Católica. En 1597 el último obispo metropolitano de cristianos de Santo Tomás, Abraham, había muerto. 1612 Aleixo de Menezes fue nombrado Arzobispo de Braga, Portugal. Fue virrey de Portugal durante la Unión Ibérica 1612-1615. Él murió en 1617, sus restos se encuentran en la Iglesia Pópulo en Braga.

                                                  Fray Enrique Flórez.

Fray Enrique (o Henrique) Flórez de Setién y Huidobro (Villadiego, Burgos, 21 de julio de 1702 – Madrid, 5 de mayo de 1773). Religioso agustino español, célebre como historiador, si bien también puede ser considerado traductor, geógrafo, cronologista, epigrafista, numismático, paleógrafo, bibliógrafo y arqueólogo de la Ilustración.

En 1719, con diecisiete años, ingresó en la Orden de San Agustín en Salamanca. Estudió en esta ciudad y en las de Valladolid, Ávila y Alcalá de Henares, llegando a alcanzar los grados académicos de doctor en Teología y catedrático de Teología por la Universidad de Alcalá. Fue además académico de la Real Orden de Caballeros de Valladolid, miembro de la Academia del Buen Gusto de Zaragoza y Académico de la Real de Inscripciones y Bellas Letras de París. Después se inclinó entonces a los estudios eruditos y a la investigación, particularmente a la Historia eclesiástica de España, aplicando la metodología de la Ilustración, el Criticismo, a las fuentes originales

En 1747 salió impreso el primer tomo de su obra más famosa, la monumental España Sagrada, que llegó a alcanzar cincuenta y seis volúmenes, de los cuales el padre Flórez compuso los 29 primeros, entre los años 1747 y 1750 los cinco primeros; el resto fue saliendo hasta 1775, mientras que los dos últimos aparecieron póstumos.

Diego Tadeo González

Fray Diego Tadeo González (Ciudad Rodrigo, 1733 – Madrid, 1794), fue un poeta español.

Seudónimo :Delio. Género poético barroco. Obras notables:La niñez, El murciélago alevoso y la oda A las nobles artes

Ingresó A los dieciocho años en la Orden de San Agustín y estudió en el Convento de San Felipe el Real de Madrid, y en la Universidad de Salamanca. Con el seudónimo de Delio escribió muchas poesías de tendencia platónica. Tanto desconfiaba de su verdadero valor, que ordenó a su gran amigo y discípulo fray Juan Fernández de Rojas que quemase con sus papeles todos sus escritos literarios, lo que felizmente no cumplió. Fue visitador de general de Andalucía, prior de los conventos de Salamanca, Pamplona y Madrid, secretario de la provincia castellana de su orden y rector del Colegio de Doña María de Aragón, y tanto destacó en la oratoria, que Juan Meléndez Valdés le dedicó una oda. Su poesía juvenil es amorosa y dedicada a una tal Melisa, su primer amor, y a una tal Mirta, una dama de Cádiz, sublimadas ambas en forma platónica.

En su honor y para su recordatorio un instituto lleva su nombre, el IES Fray Diego Tadeo González de Ciudad Rodrigo.

Abraham a Sancta Clara

Abraham a Sancta Clara (2 de julio de 1644-1 de diciembre de 1709), Austria nacido en Kreenheinstetten, cerca de Messkirch. Su verdadero nombre era Ulrich Megerle. {no confundir con Abraham Megerle, compositor (1607-1680)}

En 1662 ingresa en la orden católica de los Agustinos Descalzos, una vez dentro de la congregación se cambia el nombre por el que será conocido a partir de este momento. En esta orden va ascendiendo de cargo hasta convertirse en prior provincial y finalmente definitor de su provincia.Desde el principio se granjea una gran reputación pos su elocuencia desde el púlpito, siendo designado predicador de la corte imperial de Viena en 1669.La gente se reunía para oírlo, atraído por la fuerza de su lengua, lo grotesco de humor, y la severidad imparcial con la cual él criticó las locuras de todas las clases de la sociedad y de la corte particularmente. En general él habló como un hombre de la calle, la calidad predominante de su estilo que era el desbordar y un ingenio a menudo grueso. Hay, sin embargo, muchos pasos en sus sermones en los cuales utiliza un lenguaje de mayor calidad con unas ideas más cultas.Muere en Viena el 1 de diciembre de 1709.

Gregor Mendel

Descubrimiento de las Leyes de la genética

Gregor Johann Mendel (20 de julio de 1821 – 6 de enero de 1884) fue un monje agustino católico y naturalista nacido en Heinzendorf, Austria (actual Hynčice, distrito Nový Jičín, República Checa) que describió, por medio de los trabajos que llevó a cabo con diferentes variedades del guisante o arveja (Pisum sativum), las hoy llamadas leyes de Mendel que rigen la herencia genética. Los primeros trabajos en genética fueron realizados por Mendel. Inicialmente realizó cruces de semillas, las cuales se particularizaron por salir de diferentes estilos y algunas de su misma forma. En sus resultados encontró caracteres como los dominantes que se caracterizan por determinar el efecto de un gen y los recesivos por no tener efecto genético (dígase, expresión) sobre un fenotipo heterocigótico.

Su trabajo no fue valorado cuando lo publicó en el año 1866. Hugo de Vries, botánico neerlandés, Carl Correns y Erich von Tschermak redescubrieron por separado las leyes de Mendel en el año 1900.2

Tomás Cámara y Castro

(1847-1904)

Tomás Jenaro de Cámara y Castro nació en Torrecilla de Cameros (Logroño) el 19 de septiembre de 1847. Hijo de D. Leonardo Cámara, médico de aquella villa, y de doña Tiburcia de Castro, tomó a temprana edad el hábito de los religiosos agustinos, profesando en 1862. Un año más tarde marchó a Filipinas, donde desarrolló una importante labor misionera.

En 1870 fue ordenado sacerdote.De regreso a la Península, enseñó ciencias físico-naturales en el Colegio de los agustinos en Valladolid, demostrando poseer estos conocimientos con tanta erudición y profundidad como los teológicos.El 28 de octubre de 1883 fue consagrado obispo de Trajanápolis, auxiliar de Madrid; en el desempeño de este cargo se hizo notar por las conferencias cuaresmales pronunciadas en marzo 1884, todas muy alabadas. Dos años más tarde, fue nombrado obispo de Salamanca, desempeñando su función hasta 1904.

REGLA DE SAN AGUSTÍN

  1. Ante todas las cosas, queridísimos Hermanos, amemos a Dios y después al prójimo, porque estos son los mandamientos principales que nos han sido dados.

2. He aquí lo que mandamos que observéis quienes vivís en comunidad.

CAPITULO.1 FIN Y FUNDAMENTO DE LA VIDA COMÚN

3. En primer término ya que con este fin os habéis
congregado en comunidad, vivid en la casa unánimes tened una sola alma y un solo corazón orientados hacia Dios.
4. Y no poseáis nada propio, sino que todo lo tengáis en
común, y que el Superior distribuya a cada uno de vosotros el alimento y vestido, no igualmente a todos, porque no todos sois de la misma complexión, sino a cada uno según lo necesitare; conforme a lo que leéis en los Hechos de los Apóstoles: «Tenían todas las cosas en común y se repartía a cada uno según lo necesitaba»..

5. Los que tenían algo en el siglo, cuando entraron en la casa religiosa, pónganlo de buen grado a disposición de la
Comunidad.

Family at home with four children having fun together, laughing and smiling

6. Y los que nada tenían no busquen en la casa religiosa lo que fuera de ella no pudieron poseer. Sin embargo, concédase a su debilidad cuanto fuere menester, aunque su pobreza, cuando estaban en el siglo, no les permitiera disponer ni aun de lo necesario. Mas no por eso se consideren felices por haber encontrado el alimento y vestido que no pudieron tener cuando estaban fuera.

7. Ni se engrían por verse asociados a quienes fuera no se atrevían ni a acercarse; más bien eleven su corazón y no busquen las vanidades terrenas, no sea que comiencen a ser las Comunidades útiles para los ricos y no para los pobres, si sucede que en ellas los ricos se hacen humildes y los pobres altivos.

8. Y quienes eran considerados algo en el mundo no osen
menospreciar a sus Hermanos que vinieron a la santa sociedad siendo pobres. Más bien, deben gloriarse más de la comunidad de los Hermanos pobres que de la condición de sus padres ricos. Ni se vanaglorien por haber traído algunos bienes a la vida común, ni se ensoberbezcan más de sus riquezas por haberlas compartido con la Comunidad que si las disfrutaran en el siglo. Pues sucede que otros vicios incitan a ejecutar malas acciones, la soberbia, sin embargo, se insinúa en las buenas obras para que perezcan.. ¿Y qué aprovecha distribuir las riquezas a los pobres y hacerse pobre, si el alma se hace más
soberbia despreciando las riquezas que lo fuera poseyéndolas?

9. Vivid, pues, todos en unión de alma y corazón, y honrad los unos en los otros a Dios, de quien habéis sido hechos templos.

CAPITULO.2

DE LA ORACIÓN

10. Perseverad en las oraciones fijadas para horas y tiempos de cada día.

11. En el oratorio nadie haga sino aquello para lo que ha sido destinado, de donde le viene el nombre; para que si acaso hubiera algunos que, teniendo tiempo, quisieran orar fuera de las horas establecidas, no se lo impida quien pensara hacer allí otra cosa.

12. Cuando oráis a Dios con salmos e himnos, que sienta el corazón lo que profiere la voz.

13. Y no deseéis cantar sino aquello que está mandado que se cante; pero lo que no está escrito para ser cantado, que no se cante.

CAPITULO.3

DE LA FRUGALIDAD Y MORTICACIÓN

14. Someted vuestra carne con ayunos y abstinencias en el comer y en el beber, según la medida en que os lo permita la salud. Pero cuando alguno no pueda ayunar, no por eso tome alimentos fuera de la hora de las comidas, a no ser que se encuentre enfermo.

15. Desde que os sentáis a la mesa hasta que os levantéis, escuchad sin ruido ni discusiones lo que según costumbre se os leyere, para que no sea sola la boca la que recibe el alimento, sino que el todo sienta también hambre de la palabra de Dios.

16. Si los débiles por su anterior régimen de vivir son tratados de manera diferente en la comida, no debe molestar a los otros, ni parecer injusto a los que otras costumbres hicieron  más fuertes. Y éstos no consideren a aquéllos más felices, porque reciben lo que a ellos no se les da, sino más bien deben alegrarse, porque pueden soportar lo que aquéllos no pueden.

17. Y si a quienes vinieron a la casa religiosa de una vida más delicada se les diese algún alimento, vestido, colchón o cobertor, que no se les da a otros más fuertes y por tanto más felices, deben pensar quienes no lo reciben cuánto descendieron aquéllos de su vida anterior en el siglo hasta ésta, aunque no hayan podido llegar a la frugalidad de los que tienen una constitución más vigorosa. Ni deben querer todo lo que ven que reciben de más unos pocos, no como honra, sino como tolerancia, no vaya a ocurrir la detestable perversidad de que en la casa religiosa, donde en cuanto pueden se hacen mortificados los ricos, se conviertan en delicados los pobres.

18. Empero, así como los enfermos necesitan comer menos para que no se agraven, así también después de la enfermedad deben ser cuidados de tal modo que se restablezcan pronto, aun cuando hubiesen venido del siglo de una humilde pobreza; como si la enfermedad reciente les otorgase lo mismo que a los ricos su antiguo modo de vivir. Pero, una vez reparadas las fuerzas, vuelvan a su feliz norma de vida, tanto más adecuada a los siervos de Dios cuanto menos necesitan. Y que el placer no los retenga, estando ya sanos, allí donde la necesidad los puso, cuando estaban enfermos. Así, pues, créanse más ricos quienes son más fuertes en soportar la frugalidad; porque es mejor necesitar menos que tener mucho.

CAPITULO 4

DE LA GUARDA DE LA CASTIDAD Y DE LA CORRECCION
FRATERNA

19. Que no sea llamativo vuestro porte, ni procuréis agradar con los vestidos, sino con la conducta.

20. Cuando salgáis de casa, id juntos, cuando lleguéis
adonde os dirigís, permaneced juntos

21. Al andar, al estar parados y en todos vuestros
movimientos, no hagáis nada que moleste a quienes os ven,sino lo que sea conforme con vuestra consagración.

22. Aunque vuestros ojos se encuentren con alguna mujer, no los fijéis en ninguna. Porque no se os prohíbe ver a las mujeres cuando salís de casa lo que es pecado es desearlas o querer ser deseados de ellas. Pues no sólo con el tacto y el afecto, sino también con la mirada se provoca y nos provoca el deseo de las mujeres. No digáis que tenéis el alma pura si son impuros vuestros ojos, pues la mirada impura es indicio de un corazón impuro. Y cuando, aun sin decirse nada, los corazones denuncian su impureza con miradas mutuas y, cediendo al deseo de la carne, se deleitan con ardor recíproco, la castidad
desaparece de las costumbres, aunque los cuerpos queden libres de la violación impura.

23. Asimismo, no debe suponer el que fija la vista en una
mujer y se deleita en ser mirado por ella que no es visto por nadie, cuando hace esto; es ciertamente visto y por quienes no piensa él que le ven. Pero aun dado que quede oculto y no sea visto por nadie, ¿qué hará de Aquél que le observa desde arriba y a quien nada se le puede ocultar? ¿O se puede creer que no ve, porque lo hace con tanta mayor paciencia cuanta más grande es su sabiduría? Tema, pues, el varón consagrado desagradar a Aquél, para que no quiera agradar pecaminosamente a una mujer. Y para que no desee mirar con malicia a una mujer, piense que el Señor todo lo ve. Pues por esto se nos recomienda el temor, según está escrito:«Abominable es ante el Señor el que fija la mirada»

24. Por lo tanto, cuando estéis en la Iglesia y en cualquier otro lugar donde haya mujeres, guardad mutuamente vuestra pureza; pues Dios, que habita en vosotros, os guardará también de este modo por medio de vosotros mismos.

25. Y si observáis en alguno de vuestros Hermanos este descaro en el mirar de que os he hablado, advertídselo al punto para que lo que se inició no progrese, sino que se corrija cuanto antes.

26. Pero si de nuevo, después de esta advertencia o
cualquier otro día le viereis caer en lo mismo, el que le sorprenda delátele al momento como a una persona herida que necesita curación; sin embargo, antes de delatarle, expóngaselo a otro o también a un tercero, para que con la palabra de dos o tres pueda ser convencido y sancionado con la severidad conveniente. No penséis que procedéis con mala voluntad cuando indicáis esto. Antes bien, pensad que no seréis inocentes si, por callaros, permitís que perezcan vuestros Hermanos, a quienes podríais corregir indicándolo a tiempo.
Porque si tu Hermano tuviese una herida en el cuerpo que quisiera ocultar por miedo a la cura, ¿no seria cruel el silenciarlo y caritativo el manifestarlo? Pues, ¿con cuánta mayor razón debes delatarle para que no se corrompa más su corazón?

27. Pero, en caso de negarlo, antes de exponérselo a los que han de tratar de convencerle, debe ser denunciado al Superior, pensando que, corrigiéndole en secreto, puede evitarse que llegue a conocimiento de otros. Empero, si lo negase, tráigase a los otros ante el que disimula, para que delante de todos pueda no ya ser argüido por un solo testigo, sino ser convencido por dos o tres. Una vez convicto, debe cumplir el correctivo que juzgare oportuno el Superior Local o el Superior Mayor, a quien pertenece dirimir la causa. Si rehusare cumplirlo, aun cuando él no se vaya de por sí, sea eliminado de vuestra sociedad. No se hace esto por espíritu de crueldad, sino de misericordia, no sea que con su nocivo contagio pueda perder a muchos otros.

28. Y lo que he dicho en lo referente a la mi rada obsérvese con diligencia y fidelidad en averiguar, prohibir, indicar, convencer y castigar los demás pecados, procediendo siempre con amor a los hombres y odio para con los vicios.

29. Ahora bien, si alguno hubiere progresado tanto en el mal, que llegara a recibir cartas o algún regalo de una mujer, si espontáneamente lo confiesa, perdónesele y órese por él; pero si fuese sorprendido y convencido de su falta, sea castigado con una mayor severidad, según el juicio del Superior Mayor o del Superior Local.

CAPITULO 5

DEL USO DE LAS COSAS NECESARIAS
Y DE SU DILlGENTE CUIDADO

30. Tened vuestros vestidos en un lugar común bajo el
cuidado de uno o de dos o de cuantos fueren necesarios para sacudirlos, a fin de que no se apolillen. Y así como os alimentáis de una sola despensa, así debéis vestiros de una misma ropería. Y, a ser posible, no seáis vosotros los que decidís qué vestidos son los adecuados para usar en cada tiempo, ni si cada uno de vosotros recibe el mismo que había usado o el ya usado por otro, con tal de que no se niegue a cada uno lo que necesite. Pero si de ahí surgiesen entre vosotros disputas y murmuraciones, quejándose alguno de haber recibido algo peor de lo que había dejado, y se sintiese menospreciado por no
recibir un vestido semejante al de otro Hermano, juzgad de ahí cuánto os falta en el santo vestido del corazón, cuando así contendéis por el hábito del cuerpo. Mas si se tolera por vuestra flaqueza recibir lo mismo que dejasteis, tened, no obstante, lo que usáis, en un lugar común bajo la custodia de los encargados.

34. No se niegue tampoco el baño del cuerpo, cuando la necesidad lo aconseje; pero hágase sin murmuración, siguiendo el dictamen del médico, de tal modo que, aunque el enfermo no quiera, se haga por mandato del Superior lo que conviene para la salud. Pero si no conviene, no se atienda a la mera satisfacción, porque a veces, aunque perjudique, se cree que es provechoso lo que agrada.

35. Por último, si algún siervo de Dios se queja de algún dolor latente en el cuerpo, creásele sin dudar; empero, si no hubiese certeza de si para curar su dolencia conviene lo que le agrada,entonces consúltese al médico.

36. No vayan a los baños o a cualquier otro lugar adonde hubiere necesidad de ir menos de dos o tres. Y al que necesite ir a alguna parte, no vaya con quienes él quiere, sino con quienes manda el Superior.

37. Del cuidado de los enfermos, de los convalecientes o de quienes, aun sin tener fiebre, padecen algún achaque,encárguese a un Hermano para que pida de la despensa lo que cada cual necesite.

38. Los encargados de la despensa, de los vestidos o de los libros sirvan a sus Hermanos sin murmuración.

39. Pídanse cada día los libros a la hora determinada y, si alguien los pidiere fuera de la hora señalada, no se le concedan.

40. Los vestidos y el calzado, cuando quien los pide es
porque los necesita, no difieran en dárselos quienes los guardan bajo su custodia.

CAPITULO 6

DE LA PRONTA DEMANDA DEL PERDÓN
Y DEL GENEROSO OLVIDO DE LAS OFENSAS

41. No haya disputas entre vosotros, o, de haberlas,
terminadlas cuanto antes para que el enojo no se convierta en odio y de una paja se haga una viga, convirtiéndose el alma en homicida: pues así leéis: «El que odia a su hermano es homicida».

42. Cualquiera que ofenda a otro con injuria, con ultraje o echándole en cara alguna falta, procure remediar cuanto antes el mal que ocasionó y el ofendido perdónele sin discusión. Pero si mutuamente se hubieran ofendido, mutuamente deben también perdonarse la deuda, por vuestras oraciones, que cuanto más frecuentes son, con tanta mayor sinceridad debéis hacerlas. Con todo, mejor es el que, aun dejándose llevar con frecuencia de la ira, se apresura sin embargo a pedir perdón al que reconoce haber injuriado, que otro que tarda en enojarse,pero se aviene con más dificultad a pedir perdón. El que, en  cambio, nunca quiere pedir perdón o no lo pide de corazón, en vano está en la casa religiosa, aunque no sea expulsado de alli.
Por lo tanto, absteneos de proferir palabras duras con exceso y,si alguna vez se os deslizaren, no os avergoncéis de aplicar el remedio salido de la misma boca que produjo la herida.

43. Pero cuando la necesidad de la disciplina os obliga a emplear palabras duras al cohibir a los menores, si notáis que en ellas os habéis excedido en el modo, no se os exige que pidáis perdón a los ofendidos, no sea que por guardar una excesiva humildad para con quienes deben estaros obedientes,se debilite la autoridad del que gobierna. En cambio, se ha de pedir perdón al Señor de todos, que conoce con cuánta benevolencia amáis incluso a quienes quizá habéis corregido más allá de lo justo. El amor entre vosotros no debe ser carnal,sino espiritual.

CAPITULO 7

CRITERIOS DE GOBIERNO Y OBEDIENCIA

44. Obedézcase al Superior Local como a un padre,
guardándole el debido respeto para que Dios no sea of endido en él, y obedézcase aún más al Superior Mayor, que tiene el cuidado de todos vosotros.

45. Corresponde principalmente al Superior Local hacer que se observen todas estas cosas y, si alguna no lo fuere, no se transija por negligencia, sino que se cuide enmendar y corregir.
Será su deber remitir al Superior Mayor, que tiene entre vosotros más autoridad, lo que exceda de su cometido o de su capacidad.

46. Ahora bien, el que os preside, que no se sienta feliz por mandar con autoridad, sino por servir con caridad. Ante vosotros, que os proceda por honor; pero ante Dios, que esté postrado a vuestros pies por temor. Muéstrese ante todos como
ejemplo de buenas obras, corrija a los inquietos, consuele a los tímidos, reciba a los débiles, sea paciente con todos,Observe la disciplina con agrado e infunda respeto. Y aunque ambas cosas sean necesarias, busque más ser amado por vosotros que temido, pensando siempre que ha de dar cuenta a Dios por vosotros.

47. De ahí que, sobre todo obedeciendo mejor, no sólo os compadezcáis de vosotros mismos, sino también de él; porque cuanto más elevado se halla entre vosotros, tanto mayor peligro corre de caer.

CAPITULO VIII

DE LA ORSERVANCIA DE LA REGLA

48. Que el Señor os conceda observar todo esto movidos por la caridad, como enamorados de la belleza espiritual, e inflamados por el buen olor de Cristo que emana de vuestro buen trato; no como siervos bajo la ley, sino como personas libres bajo la gracia.

49. Y para que podáis miraros en este librito como en un espejo y no descuidéis nada por olvido, léase una vez a la semana. Y si encontráis que cumplís lo que está escrito, dad gracias a Dios, dador de todos los bienes. Pero si alguno de vosotros ve que algo le falta, arrepiéntase de lo pasado, prevéngase para lo futuro, orando para que se le perdone la deuda y no caiga en la tentación.

REGULA SANCTI AUGUSTINI

  1. Ante omnia, fratres carissimi, diligatur Deus, deinde et proximus, quia ista sunt praecepta principaliter nobis data.
  2. Haec sunt quae ut observetis, praecipimus in monasterio constituti.

CAPUT I: DE FINE ET FUNDAMENTO VITAE COMMUNIS

  1. Primum, propter quod in unum estis congregati, ut unanimes habitetis in domo et sit vobis anima una et cor unum in Deum.

 

 

  1. Et non dicatis aliquid proprium, sed sint vobis omnia communia, et distribuatur unicuique vestrum a praeposito vestro victus et tegumentum, non aequaliter omnibus, quia non aequaliter valetis omnes, sed potius unicuique sicut cuique opus fuerit. Sic enim legitis in Actibus Apostolorum, quia erant illis omnia communia et distribuebatur unicuique sicut cuique opus erat (Act. 4, 32 et 35).
  2. Qui aliquid habebant in saeculo, quando ingressi sunt monasterium. libenter illud velint esse commune.
  3. Qui autem non habebant, non ea quaerant in monasterio quae nec foris habere potuerunt. Sed tamen eorum infirmitati quod opus est tribuatur, etiam si paupertas eorum, quando foris erant, nec ipsa necessaria poterat invenire. Tantum non ideo se putent esse felices quia invenerunt victum et tegumentum, quale foris invenire non poterant.
  4. Nec erigant cervicem, quia sociantur eis ad quos foris accedere non audebant, sed sursum cor habeant et terrena vana non quaerant, ne incipiant esse monasteria divitibus utilia, non pauperibus, si divites illic humiliantur et pauperes illic inflantur.

  1. Sed rursus etiam illi qui aliquid esse videbantur in saeculo non habeant fastidio fratres suos qui ad illam sanctam societatem ex paupertate venerunt. Magis autem studeant, non de parentum divitum dignitate, sed de pauperum fratrum societate, gloriari. Nec extollantur, si conununi vitae de suis facultatibus aliquid contulerunt, nec de suis divitiis magis superbiant, quia eas monasterio partiuntur, quam si eis in saeculo fruerentur. Alia quippe quaecumque iniquitas in malis operibus exercetur ut fiant, superbia vero etiam bonis operibus insidiatur ut pereant; et quid prodest dispergere dando pauperibus et pauperem fieri, cum anima misera superbior efficitur divitias contemnendo, quam fuerat possidendo?
  2. Omnes ergo unanimiter et concorditer vivite, et honorate in vobis invicem Deum cuius templa facti estis.

CAPUT II: DE ORATIONE

  1. Orationibus instate horis et temporibus constitutis.
  2. In oratorio nemo aliquid agat nisi ad quod est factum, unde et nomen accepit; ut si forte aliqui, etiam praeter horas constitutas, si eis vacat, orare voluerint, non eis sit impedimento, qui ibi aliquid agendum putaverit.
  3. Psalmis et hymnis cum oratis Deum, hoc versetur in corde quod profertur in voce.
  4. Et nolite cantare nisi quod legitis esse cantandum; quod autem non ita scriptum est ut cantetur, non cantetur.
  5. CAPUT III: DE FRUGALITATE ET MORTIFICATIONE
  1. Carnem vestram domate ieiuniis et abstinentia escae et potus, quantum valetudo permittit. Quando autem aliquis non potest ieiunare, non tamen extra horam prandii aliquid alimentorum sumat, nisi cum aegrotat.
  2. Cum acceditis ad mensam, donec inde surgatis, quod vobis secundum consuetudinem legitur, sine tumultu et contentionibus audite; nec solae vobis fauces sumant cibum, sed et aures esuriant Dei verbum.
  3. Qui infirmi sunt ex pristina consuetudine, si aliter tractantur in victu, non debet aliis molestum esse nec iniustum videri, quos facit alia consuetudo fortiores. Nec illos feliciores putent, quia sumunt quod non sumunt ipsi, sed sibi potius gratulentur, quia valent quod non valent illi.

  1. Et si eis, qui venerunt ex moribus delicatioribus ad monasterium, aliquid alimentorum, vestimentorum, stramentorum, operimentorum datur, quod aliis fortioribus et ideo felicioribus non datur, cogitare debent quibus non datur, quantum de sua saeculari vita illi ad istam descenderint, quamvis usque ad aliorum, qui sunt corpore firmiores, frugalitatem pervenire nequiverint. Nec debent velle omnes, quod paucos vident amplius, non quia honorantur, sed quia tolerantur, accipere, ne contingat detestanda perversitas, ut in monasterio, ubi, quantum possunt, fiunt divites laboriosi, fiant pauperes delicati.
  2. Sane, quemadmodum aegrotantes necesse habent minus accipere ne graventur, ita et post aegritudinem sic tractandi sunt, ut citius recreentur, etiam si de humillima saeculi paupertate venerunt, tamquam hoc illis contulerit recentior aegritudo, quod divitibus anterior consuetudo. Sed cum vires pristinas reparaverint, redeant ad feliciorem consuetudinem suam, quae famulos Dei tanto amplius decet, quanto minus indigent. Nec ibi eos teneat voluptas iam vegetos, quo necessitas levarat infirmos. Illi se aestiment ditiores, qui in sustinenda parcitate fuerint fortiores; melius est enim minus egere, quam plus habere.

CAPUT IV: DE CUSTODIA CASTITATIS ET FRATERNA CORRECTIONE

  1. Non sit notabilis habitus vester, nec affectetis vestibus placere sed moribus.
  2. Quando proceditis, simul ambulate; cum veneritis quo itis, simul state.
  3. In incessu, in statu, in omnibus motibus vestris nihil fiat quod cuiusquam offendat aspectum, sed quod vestram decet sanctitatem.
  4. Oculi vestri, et si iaciuntur in aliquam feminarum, figantur in nemine. Neque enim, quando proceditis, feminas videre prohibemini, sed appetere, aut ab ipsis appeti velle, criminosum est. Nec solo tactu et affectu, sed aspectu quoque, appetitur et appetit concupiscentia feminarum. Nec dicatis vos animos habere pudicos, si habetis oculos impudicos, quia impudicus oculus impudici cordis est nuntius. Et cum se invicem sibi, etiam tacente lingua, conspectu mutuo corda nuntiant impudica, et secundum concupiscentiam carnis alterutro delectantur ardore, etiam intactis ab immunda violatione corporibus, fugit castitas ipsa de moribus.

  1. Nec putare debet qui in femina figit oculum et illius in se ipse diligit fixum, ab aliis se non videri, cum hoc facit; videtur omnino, et a quibus se videri non arbitratur. Sed ecce lateat et a nemine hominum videatur, quid faciet de illo desuper inspectore quem latere nihil potest? An ideo putandus est non videre, quia tanto videt patientius, quanto sapientius? Illi ergo vir sanctus timeat displicere, ne velit feminae male placere. Illum cogitet omnia videre, ne velit feminam male videre. Illius namque et in hac causa commendatus est timor, ubi scriptum est: Abominatio est Domino defigens oculum (Prov. 27, 20).
  2. Quando ergo simul estis in ecclesia et ubicumque ubi et feminae sunt, invicem vestram pudicitiam custodite; Deus enim qui habitat in vobis, etiam isto modo vos custodiet ex vobis.
  3. Et si hanc de qua loquor oculi petulantiam in aliquo vestrum adverteritis, statim admonete, ne coepta progrediatur, sed de proximo corrigatur.
  4. Si autem et post admonitionem iterum, vel alio quocumque die, id ipsum eum facere videritis, iam velut vulneratum sanandum prodat, quicumque hoc potuit invenire; prius tamen et alteri vel tertio demonstratum, ut duorum vel trium possit ore convinci et competenti severitate coërceri. Nec vos iudicetis esse malevolos, quando hoc indicatis. Magis quippe innocentes non estis, si fratres vestros, quos indicando corrigere potestis, tacendo perire permittitis. Si enim frater tuus vulnus haberet in corpore, quod vellet occultare, cum timet sanari, nonne crudeliter abs te sileretur et misericorditer indicaretur? Quanto ergo potius eum debes manifestare, ne perniciosius putrescat in corde?
  5. Sed antequam aliis demonstretur, per quos convincendus est, si negaverit, prius praeposito debet ostendi, si admonitus neglexerit corrigi, ne forte possit, secretius correptus, non innotescere ceteris. Si autem negaverit, tunc nescienti adhibendi sunt alii, ut iam coram omnibus possit non ab uno teste argui, sed a duobus vel tribus convinci. Convictus vero, secundum praepositi, vel etiam presbyteri ad cuius dispensationem pertinent, arbitrium, debet emendatoriam sustinere vindictam. Quam si ferre recusaverit, etiam si ipse non abscesserit, de vestra societate proiciatur. Non enim et hoc fit crudeliter, sed misericorditer, ne contagione pestifera plurimos perdat.
  6. Et hoc quod dixi de oculo non figendo, etiam in ceteris inveniendis, prohibendis, indicandis, convincendis vindicandisque peccatis, diligenter et fideliter observetur, cum dilectione hominum et odio vitiorum.
  7. Quicumque autem in tantum progressus fuerit malum, ut occulte ab aliqua litteras vel quaelibet munuscula accipiat, si hoc ultro confitetur, parcatur illi et oretur pro illo; si autem deprehenditur atque convincitur, secundum arbitrium presbyteri vel praepositi gravius emendetur.

CAPUT V: DE HIS QUIBUS UTITUR TRANSITURA NECESSITAS EORUMQUE CUSTODIBUS

  1. Vestes vestras in unum habete, sub uno custode vel duobus vel quot sufficere potuerint ad eas excutiendas, ne a tinea laedantur; et sicut pascimini ex uno cellario, sic induimini ex uno vestiario. Et, si fieri potest, non ad vos pertineat, quid vobis induendum pro temporis congruentia proferatur, utrum hoc recipiat unusquisque vestrum quod deposuerat, an aliud quod alter habuerat; dum tamen unicuique, quod cuique opus est, non negetur. Si autem hinc inter vos contentiones et murmura oriuntur, cum queritur aliquis deterius se accepisse quam prius habuerat et indignum se esse qui ita vestiatur, sicut alius frater eius vestiebatur, hinc vos probate quantum vobis desit in illo interiore sancto habitu cordis, qui pro habitu corporis litigatis. Tamen si vestra toleratur infirmitas, ut hoc recipiatis, quod posueritis, in uno tamen loco, sub communibus custodibus habete quod ponitis.
  2. Ita sane, ut nullus sibi aliquid operetur, sed omnia opera vestra in commune fiant, maiori studio et frequentiori alacritate, quam si vobis singuli propria faceretis. Caritas enim, de qua scriptum est quod non quaerat quae sua sunt (1 Cor. 13, 5), sic intellegitur, quia communia propriis, non propria communibus anteponit. Et ideo, quanto amplius rem communem quam propria vestra curaveritis, tanto vos amplius profecisse noveritis; ut in omnibus quibus utitur transitura necessitas, superemineat, quae permanet, caritas.
  3. Consequens ergo est ut etiam si quis suis filiis, vel aliqua necessitudine ad se pertinentibus, in monasterio constitutis, aliquid contulerit, vel aliquam vestem, sive quodlibet aliud inter necessaria deputandum, non occulte accipiatur, sed sit in potestate praepositi, ut in re communi redactum, cui necessarium fuerit, praebeatur. Quod si aliquis rem sibi collatam celaverit, furti iudicio condemnetur.
  4. Indumenta vestra secundum arbitrium praepositi laventur, sive a vobis, sive a fullonibus, ne interiores animae sordes contrahat mundae vestis nimius appetitus.
  5. Lavacrum etiam corporum, cuius infirmitatis necessitas cogit, minime denegetur, sed fiat sine murmure de consilio medicinae, ita ut, etiam si nolit, iubente praeposito, faciat quod faciendum est pro salute. Si autem velit, et forte non expedit, suae cupiditati non oboediat. Aliquando enim, etiam si noceat, prodesse creditur quod delectat.
  6. Denique, si latens est dolor in corpore, famulo Dei, dicenti quid sibi doleat, sine dubitatione credatur; sed tamen, utrum sanando illi dolori, quod delectat expediat, si non est certum, medicus consulatur.
  7. Nec eant ad balneas, sive quocumque ire necesse fueiit, rninus quam duo vel tres. Nec ille qui habet aliquo eundi necessitatem, cum quibus ipse voluerit, sed cum quibus praepositus iusserit, ire debebit.
  8. Aegrotantium cura, sive post aegritudinem reficiendorum, sive aliqua imbecillitate, etiam sine febribus laborantium, uni alicui debet iniungi, ut ipse de cellario petat, quod cuique opus esse perspexerit.
  9. Sive autem qui cellario, sive qui vestibus, sive qui codicibus praeponuntur, sine murmure serviant fratribus suis.
  10. Codices certa hora singulis diebus petantur; extra horam qui petierit, non accipiat.
  11. Vestimenta vero et calceamenta, quando fuerint indigentibus necessaria, dare non differant, sub quorum custodia sunt quae poscuntur.

CAPUT VI: DE PETENDA VENIA ET OFFENSIS CONDONANDIS

  1. Lites aut nullas habeatis, aut quam celerrime finiatis, ne ira crescat in odium, et trabem faciat de festuca, et animam faciat homicidam. Sic enim legitis: Qui odit fratrem suum homicida est (1 Io. 3, 15).
  2. Quicumque convicio, vel maledicto, vel etiam criminis obiectu, alterum laesit, meminerit satisfactione quantocius curare quod fecit, et ille qui laesus est, sine disceptatione dimittere. Si autem invicem se laeserunt, invicem sibi debita relaxare debebunt, propter orationes vestras, quas utique, quanto crebriores habetis, tanto saniores habere debetis. Melior est autem qui, quamvis ira saepe temptatur, tamen impetrare festinat, ut sibi dimittat, cui se fecisse agnoscit iniuriam, quam qui tardius irascitur et ad veniam petendam difficilius inclinatur. Qui autem numquam vult petere veniam, aut non ex animo petit, sine causa est in monasterio, etiam si inde non proiciatur. Proinde vobis a verbis durioribus parcite; quae si emissa fuerint ex ore vestro, non pigeat ex ipso ore proferre medicamenta, unde facta sunt vulnera.
  3. Quando autem necessitas disciplinae, minoribus coërcendis, dicere vos verba dura compellit, si etiam in ipsis modum vos excessisse sentitis, non a vobis exigitur, ut ab eis veniam postuletis, ne apud eos quos oportet esse subiectos, dum nimia servatur humilitas, regendi frangatur auctoritas. Sed tamen petenda venia est ab omnium Domino, qui novit etiam eos, quos plus iusto forte corripitis, quanta benevolentia diligatis. Non autem carnalis, sed spiritalis inter vos debet esse dilectio.

CAPUT VII: DE REGENDI OBOEDIENDIQUE RATIONE

  1. Praeposito tamquam patri oboediatur, honore servato, ne in illo offendatur Deus; multo magis presbytero, qui onmium vestrum curam gerit.
  2. Ut ergo cuncta ista serventur et, si quid servatum non fuerit, non neglegenter praetereatur, sed emendandum corrigendumque curetur, ad praepositum praecipue pertinebit; ita, ut ad presbyterum, cuius est apud vos maior auctoritas, referat, quod modum vel vires eius excedit.
  3. Ipse vero qui vobis praeest, non se existimet potestate dominantem, sed caritate servientem felicem. Honore coram vobis praelatus ist vobis, timore coram Deo substratus sit pedibus vestris. Circa omnes seipsum bonorum operum praebeat exemplum, corripiat inquietos, consoletur pusillanimes, suscipiat infirmos, patiens sit ad omnes. Disciplinam libens habeat, metum imponat. Et quamvis utrumque sit necessarium, tamen plus a vobis amari appetat quam timeri, semper cogitans Deo se pro vobis redditurum esse rationem.
  4. Unde vos magis oboediendo, non solum vestri, verum etiam ipsius miseremini, quia inter vos, quanto in loco superiore, tanto in periculo maiore versatur.

CAPUT VIII: DE REGULAE OBSERVANTIA

  1. Donet Dominus, ut observetis haec omnia cum dilectione, tamquam spiritalis pulchritudinis amatores et bono Christi odore de bona conversatione flagrantes, non sicut servi sub lege, sed sicut liberi sub gratia constituti.
  2. Ut autem vos in hoc libello tamquam in speculo possitis inspicere, ne per oblivionem aliquid neglegatis, semel in septimana vobis legatur. Et ubi vos inveneritis ea quae scripta sunt facientes, agite gratias Domino bonorum omnium largitori. Ubi autem sibi quicumque vestrum videt aliquid deesse, doleat de praeterito, caveat de futuro, orans ut ei debitum dimittatur et in temptationem non inducatur.

Continuamos en AGUSTINOS 2…