SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y LA SANGRE DE JESUCRISTO

SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y SANGRE DE JESUCRISTO

1ªLct.:Dt.8,2-3.14b-16ª:Te alimentó con el ,maná que tu no conocías ni conocieron tus padres

Sal.147,132-13.14.16.19-20:Glorifica al Señor,Jerusalén.

2ª.Lct.:1ªCo.16-17:El pan es uno y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo.

Evangelio: Jn.6,51-59: Mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida.

Todos ,de una u otra manera, nos hemos sentido contagiados con el esplendor de las procesiones del Corpus Christi en pueblos y ciudades. El tiempo primaveral, o veraniego como en este año, las flores, lo  cánticos, el fervor de los creyentes, el entusiasmo de los niños de primera comunión…Todos nos hemos sentido emocionados cantando “El amor de los amores…Dios está aquí”

El Espíritu Santo de Pentecostés reciente, el impulso de Jesús resucitado nos mueve a adorarlo en su Cuerpo y Sangre eucarísticos.

Más con la actitud de adoración de honor y alabanza nos sentimos orientados al momento de la institución del sacramento de la Eucaristía en el día de Jueves Santo: TOMAD Y COMED , ESTO ES MI CUERPO QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS.

Jesús se ofrece, se entregado, se parte, se reparte de modo que “El que me come vivirá por mí” pues “mi carne es vida para el mundo”.

El fragmento del libro del Deuteronomio nos recuerda los cuarenta años de Israel por el desierto afligido por mil calamidades pero sobre todo por el hambre y la sed con la intervención portentosa de Dios en su favor con “el mana del desierto” y la “roca de agua viva”, y lo que es más con la advertencia rigurosa de “que no solo de pan vive el hombre sino de todo cuanto sale de la boca de Dios”.No olvides que Dios te sacó de Egipto, no olvides que el Señor es tu Dios que no puedes llenar tu corazón atiborrándolo con placeres efímeros y engañosos. Se vive por el sentido y con la hondura de la vida es comunión y participación.

De modo que Jesús nos invita a “HACED ESTO EN MEMORIA MÍA””Cada vez que coméis este pan y bebéis de este cáliz anunciáis la muerte del Señor hasta que vuelva”.

Jesús lavó los pies a sus discípulos y les dijo que el siervo no es más que el amor así que haced vosotros lo mismo.”HACED ESTO EN MEMORIA MÍA. TOMAD Y COMED”.

Vitalmente Jesús nos impulsa a hacer lo mismo con nuestra vida: “TOMAD, COMED.”Nos impulsa a dar a comer nuestra vida en memoria de Jesús.

Pero este es el escándalo la piedra de tropiezo.¿Cómo puede darnos Éste a comer su carne? ¿Cómo puedo y entregar mi vida, partir mi vida si siempre hay personas avaras e insaciables dispuestas a aprovecharse?

En la celebración del Cuerpo y Sangre de Jesús entregado como alimento salvífico recordamos que alguien en la historia con su vida entregada expresó el amor de Dios por nosotros hasta morir en la cruz. Pero Dios le dio razón resucitándolo.

Y por eso tantas personas que en su vida no han hecho otra cosa que darse, sufriendo injusticias por amor a la familia, a la verdad, a la justicia son reconocidas por el “AMOR DE LOS AMORES”.

Mas también Jesús Eucaristía es un impulso a la unidad de los cristianos pues  en esto reconocerán que sois mis discípulos “si os amáis”.El pan que partimos ¿no nos une a todos en el cuerpo de Cristo? El pan es uno y así nosotros, aunque somos muchos formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan”.

¡Qué bien entiende la Iglesia que junto a la palabra y  la Eucaristía vive ejerciendo la caridad compartiendo sus bienes .Este es el gran sentido de Caritas Universal, Nacional, Diocesana ,Parroquial o Congregacional.

¿Cómo sucederá esto?¿Cómo puede darnos este a comer su carne?.Dice Jesús: “Yo vivo por mi Padre, del mismo modo que quien me come vivirá por mi”.

Tomad y comed, esto es mi cuerpo, tomad y bebed esta es mis sangre. Haced esto  en memoria mía.

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

1ª.Ex.34,4b-6.8-9:Señor, Señor, Dios compasivo y misericordioso.

Salmo: Dan.3,52.53.54.55.56:A ti gloria y alabanza.

2ªLct.:2ª Co 13,11-13:La gracia de Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo.

Evangelio: Jn.3,16-18: Dios mando a su Hijo al mundo para que se salve por Él.

Jesús a quien imaginamos tan cercano y misericordioso ”pues ungido por el Espíritu santo pasó haciendo el bien y curando toda dolencia” como nos refieren los evangelios, lo escuchamos complacidos por su sabiduría y verdad pues “ no habla como los escribas y fariseos sino con autoridad” y además cautiva a la gente:”¿Quién es éste que manda callar a los espíritus inmundos?””¿Quién es éste que calma la mar?”.

Su manera de hablar y actuar es una feliz pedagogía humana y divina que revela esplendorosa la verdad llena de vida y de amor sobre el Padre- Mi Padre y vuestro Padre- Con una intimidad dulce nos revela :”El Padre y yo somos una misma cosa””Quien me ve a mi ha visto al Padre”,”Nadie puede ir al Padre sino es por mi”.Con gravedad y hondura :”He aquí que estoy para hacer tu voluntad””Aparta de mi este cáliz pero no se haga mi voluntad sino la tuya”.Al mismo tiempo nos sentimos sobrecogidos en su presencia invisible.

En otros momentos más solemnes y nostálgicos por su inmediata ausencia Jesús dirigirá la atención de sus discípulos a la presencia de otra persona, el Espíritu Santo de la verdad:”conviene que yo me vaya para enviaros de parte el Padre el Espíritu Santo, Defensor que permanecerá siempre con vosotros””Él os enseñará todas las cosas y os recordará todas mis palabras””Comprenderéis que yo estoy en mi Padre y que vosotros estáis en mi y yo en vosotros”.

Así los apóstoles, la Iglesia de todos los tempos se ha convertido en cauce humilde y fuerte del torrente de vida y amor que es la familia divina: Padre, Hijo y espíritu Santo.

La persona humana entiende  que no se puede sostener sin el amor, la amistad ,la intimidad compartida. Somos seres relacionales. La soledad es su propia condena, el infierno. “Dios  es uno pero no es solitario”(S.VII-6ºConcilio de Toledo).,sino tripersonal.

Resulta precioso recibir esta gran noticia del Dios de la vida que se manifiesta como comunidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Luego los teólogos han derrochado talento ,arte e inteligencia ,amor para hacernos comprensible este misterio de amor trinitario para que el hombre viva por el amor, lo confiese por la fe y lo explique con la razón. S.Agustín que dedicó un libro a este misterio” De Trinitate” recurrirá a una analogía de las facultades humanas de la persona: memoria, inteligencia, voluntad permaneciendo en la unidad de la persona son distintas. Un pálida imagen del misterio pero uno intento estupendo de dar razón de nuestra fe trinitaria.

Se cuenta que el Hermano Reginaldo, secretario de Santo Tomás de Aquino le apremiaba al santo a que escribiese más y el contestó: Desde que he experimentado me parece nada cuanto he escrito”.

El misterio de la Santísima Trinidad no es uno ámbito para la elucubraciones y lucimientos intelectuales sino para el agradecimiento pues “el Señor es compasivo, misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad “,“dichosa la nación cuyo Dios es el Señor” que se acerca hasta nosotros como se acercó hasta Moisés para que tengamos vida eterna, vivamos en el amor y en reconocimiento mutuo.

Frente al ateísmo que amenaza con condenar al hombre a su soledad y  frustración, el cristiano da testimonio de que “Dios entregó a su Hijo único para que los que creen el tengan vida eterna” .

Señor, concédenos profesar la fe verdadera, conocer la gloria de la eterna Trinidad y adorar su unidad todopoderosa.

“Que la gracia de Ntro…Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén con vosotros””Tened uno mismo sentir y vivid en paz”

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS

1ªLct.:Hch.2,1-11:Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron hablar en lenguas extranjeras.

Sal.103,1ab.24 ac.29bc-30.31 y 34:Envía tu Espíritu ,Señor y repuebla la faz de la tierra

2ªLct.:1ªCo.12,3b-7.12.13:Bautizados en un mismo Espíritu.

Evangelio: Jn.20,19-23:Como el Padre me ha enviado así también os envío yo. Recibid el Espíritu Santo.


Estamos celebrando la Solemnidad de Pentecostés( pentecosté eméra: al quincuagésimo día), a los cincuenta días de la resurrección de Jesús el Señor.Al fondo la fiesta semanal judía(Shavaut: fiesta de las semanas) durante la cual se celebra el quincuagésimo día de la aparición de Dios en el Sinaí  y  de la entrega de la ley(los mandamientos) a Israel.

¿Cuál es en realidad el mensaje cristiano de Pentecostés?¿Quién es el Espíritu Santo de cuya efusión o derramamiento sobre los apóstoles nos habla la Palabra de Dios proclamada hoy?

El relato de los Hechos de los Apóstoles nos refiere la venida del Espíritu Santo. Y al decir Espíritu Santo(ruah kadosh, agiu pneumatós) para designar a la tercera persona de la Santísima Trinidad nos referimos también al elemento natural: aire, viento, un fenómeno que no se ve pero  se siente. La realidad del Espíritu Santo como persona divina escapa a nuestra comprensión inmediata pues nuestros sentidos están más habituados a lo sensible y tangible  Nos resulta más accesible Jesús en su humanidad que nos remite al Padre y nos envía al espíritu Santo, Señor y dador de vida.

El fragmento de hoy nos refiere que los apóstoles “reunidos” fueron tocados por unas lenguas de fuego(el fuego como el agua o el viento, principios de vida)”Y se llenaron todos de Espíritu Santo”.Experimentaron una conmoción. Se supone que estaban orando, estaban abiertos a la acción de Dios que al irrumpir con su Espíritu los arrebató a una oración intensa, inarticulada, como el balbuceo del niño que pretende comunicarse con sus padres. Una oración intensa de alabanza:”hablaban en lenguas extrañas, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería”.A esta oración S.Agustín la designa de júbilo, como el tarareo de una canción que los viñadores contentos emiten mientras trabajan. Intentar expresar los inefable. Es lo que distintos pasajes de los hechos nos refieren cuando por la imposición de manos los cristianos reciben el Espíritu Santo.

S.Lucas a su vez se está refiriendo a la Babel o ciudad de la confusión de idiomas de la que nos habla Gn.11,1-9.La soberbia y engreimiento humano lleva a la confusión y disgregación. Los hombres ufanos por su progreso humano quisieron edificar una torre que llegase al cielo, de convertir al hombre en Dios. El resultado la confusión.

La humanidad que se busca a sí misma, que aspira a la salvación buscando la satisfacción del propio egoísmo por medio del poder económico sucumbe a la ley del egoísmo, cae en el enfrentamiento radical en el que nadie entiende a los demás.

El relato de Pentecostés del Nuevo Testamento toma esta idea. Es de la opinión de que la esenciadle hombre actual es de la desunión, el estar unos junto a otros o enfrentados o que descana en la idolatría de sí mismo. Que hace que al final el hombre no comprenda a Dios, ni al mundo, ni al prójimo ni a sí mismo.

Me contaba un joven que había acudido a la Jornada Mundial de la Juventud en Polonia donde acudieron 700000 jóvenes, que le hacía llamado la atención el orden, la armonía, el movimiento de tanta gente de distintas naciones, en paz y concordia:”cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.” ,”judíos, griegos, esclavos, libres hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo” Esa unidad era fruto del Espíritu. El Espíritu crea comprensión porque es amor y nace de la cruz, del desprendimiento de Jesús de sí mismo.

S.Agustín intentando condensar el núcleo de la narración de Pentecostés:”la historiad e mundo es la lucha entre dos clases de amor: amor de sí hasta el punto de odiar a Dios y amor a Dios hasta la renuncia a sí mismo. Este segundo amor es la salvación del mundo y del propio ser..

Hoy es un día de súplica activa de deseo ardiente  y de recepción gozosa:-”se llenaron de alegría al ver al Señor los que tenían las puertas cerradas por medio a los judíos ”-para que Jesús, en medio de nosotros actualice el acontecimiento pentecostal:”Paz a vosotros…recibid el Espíritu Santo.

Hoy es el día del Señor, hoy ,ahora podemos acoger el  aliento que exhaló sobre ellos y exhala sobre nosotros para confesar que Jesús es el Señor, nuestra alegría, nuestra vida y esperanza:”nadie puede decir que Jesús es el Señor sino es bajo la acción del Espíritu Santo”.Hoy podemos sentirnos iglesia de Jesucristo con el don que cada uno hemos recibido para la edificación de su cuerpo viviendo la pluralidad y diversidad de dones y funciones en la unidad que es fruto “del amor de Dios derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado” .

“Derrama los dones de tu Espíritu sobre todos los confines de la tierra y no dejes de realizar hoy en el corazón de tus fieles aquellas mismas maravillas que obraste en los comienzos de la predicación evangélica.

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR A LOS CIELOS

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR A LOS CIELOS

1ªLct.:Hech.1,1-11: Se elevó a la vista de ellos

Sal.46,2-3-6-7.8-9:Dios asciende entre aclamaciones, el Señor al son de trompetas

2ªLct.:Ef.1,17-23: Se sentó a su derecha en el cielo.

Evangelio. Mt.28,16-20: Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra.

En este relato del libro de los Hechos de los apóstoles,  S.Lucas a quien se atribuye este libro, nos refiere que “Jesús después de su pasión se les presentó dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo””se les apareció durante cuarenta días y les habló del Reino de Dios”.De nuevo S. Lucas une dos acontecimientos de la vida de Jesús:”su pasión”,tan real como su resurrección, glorificación, exaltación o ascensión aunque en una nueva dimensión que les sorprende y maravilla. S.Lucas insiste en ese acontecimiento tan extraordinario :”numerosas pruebas de que estaba vivo””se les aparecía”,se dejaba ver .Les hablaba del Reino de Dios, de lo definitivo: Dios, plenitud,.salvación. Y con estas instrucciones ,un encargo:”ser sus testigos hasta los fines del mundo”.

¿Qué significa que Jesús ascendió a los cielos? La ascensión de Jesús a los cielos es otra forma confesar su resurrección, exaltación o glorificación. Con la Ascensión de Jesús a los cielos termina como un periodo pedagógico en el que hace caer en la cuenta a sus discípulos de que El vive:”Dios ha actuado  poderosamente” rescatándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo” pues El es su Hijo predilecto, “este es mi Hijo muy amado”. Esto es lo que significa “a la derecha del Padre”.

Más allá de la dimensión espacial:”lo vieron levantarse hasta que una nube se lo quitó de la vista”, Jesús deja de manifestarse resucitado y de ser  visto por sus discípulos.Los envía a la misión de prolongar su presencia salvífica con el poder del Espíritu Santo que les enviará:”cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén y hasta los confines del mundo””seréis bautizados con Espíritu Santo”.

Jesús ausente seguirá presente por el Espíritu Santo que enviará de parte del Padre.:Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”

También hoy nosotros por la potencia del Espíritu Santo rememoramos dicho acontecimiento ,lo celebramos, nos sentimos concernidos haciéndonos saber:

“que Jesús en su Ascensión es nuestra victoria como Cabeza nuestra que es y  nos hace esperar llegar también a esa victoria como miembros que somos de su cuerpo”.

S.Agustín predicando sobre la Ascensión del Señor dice: “Mientras El está allí, podemos ya estar allí con el .El fue exaltado a los cielos pero sigue padeciendo en la tierra todos los trabajos que experimentamos. El está con nosotros por su divinidad, poder y amor. Nosotros con El por el amor””No se alejó del cielo cuando descendió hasta nosotros ;ni de nosotros cuando regresó hasta él.”Cristo descendió él sólo pero ya no ascendió El sólo pues “la unidad del Cuerpo pide que éste no sea separado de la Cabeza”.Que gran tino eclesial el de S.Agustín que apunta a la comunión de lo santos y a la salvación en la comunidad.(Ser.98,1-2.Lit.de las horas v.2,p.803)

“Que el Señor nos de “espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo, ilumine los ojos de vuestro corazón para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama”.

Concédenos exultar de gozo, darte gracias en esta liturgia de alabanza porque la Ascensión de Cristo es nuestra victoria”