SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN    

                         MARÍA
1ªLct.:Apocalipsis 11,19ª;12,1-6.10ab:Una mujer vestida de sol, la luna por pedestal
Sal.44,11.12ab.16:De pie a tu derecha está la reina enjoyada con oro
2ªLct.:1ªCo.15,20-26:Cristo como primicia ;después todos los cristianos
Evangelio: Lc.1,39-56:El poderoso ha hecho obras grandes por mi.

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN DIOS MI SALVADOR

Imaginemos el momento en que María ,llena de júbilo, convencida íntimamente exclama. PROCLAMA MI ALMA LA GRANDEZA DEL SEÑÓR, SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN DIOS, MI SALVADOR…DESDE AHORA ME FELICITARÁN TODAS LAS GENERACIONES PORQUE EL PODEROSO HA HECHO OBRAS GRANDES POR MÍ.
María se sabe agraciada por Dios, elegida, llena de Dios. Es la Madre de Dios, la Madre de Jesucristo llamada a recorrer un camino de creyente junto a su Hijo Jesús .Los relatos evangélicos, aunque breves y sobrios ,apuntan a una escena final,-“STABAT MATER DOLOROSA”- llena de firmeza y compasión ,al lado del crucificado, con Juan y algunas mujeres.”
Con júbilo compartido, su prima Isabel, llena también de Espíritu Santo se dirige a su prima: DICHOSA TÚ QUE HAS CREÍDO. Toda una cascada de gracia y bendición baña a María que también se ha sentido turbada ante las palabras del ángel y ha tenido que responder a la iniciativa de Dios con un Fiat, hágase en mi según tu palabra.Unida al “hágase tu voluntad de Jesús” ,ha apurado el cáliz del Señor y así “si con Él morimos,viviremos con Él; si con Él sufrimos,reinaremos con Él;en Él nuestras penas,en el nuestro gozo,en Él la esperanza,en Él la salvación”.María recibe en su ser el impacto del dolor y la gloria de su Hijo.
María, escribe san Agustín, fue discípula de su Hijo antes que Madre por eso María es más por haberlo concebido en la fe que en la carne .
Celebrar hoy el misterio de la Asunción de María los cielos,”sin experimentar la corrupción del sepulcro”, como su Hijo ,es resaltar la obra grandiosa de Dios con la humanidad que, eligiendo a María como Madre de su Hijo, la corona con la gloria y la vida eterna.
La alegría, el júbilo, la fiesta de tantas generaciones y tantos pueblos y ciudades en España ,en torno a la “Dormición de María,”el Tránsito de María”,”la Asunción de María”,revela la seriedad de la vida que no ocultando los sufrimientos de la humanidad, afirma y confiesa la fe de que nuestra historia personal y comunitaria está “escondida con Cristo en Dios” hasta que se revele “la manifestación gloriosa de los hijos de Dios” al verlo tal cual es.Así se expresa el poeta:”Dios por no estar en él(cielo)sin vos,traslada la casa al cielo.Amor con divino modo os trasplanta ,bella flor y porque prendáis mejor,os llevan con tierra y todo”(Liturg.horas,vol.IV,p.1113-14)
En la Asunción de María a los cielos se nos manifiesta la belleza y encanto de la fe, la anchura del corazón anhelante de amor y felicidad que contempla en Jesús resucitado y en su Madre Asunta a los cielos, el triunfo de Dios y el destino final y feliz de sus hijos.”Es cosa que ya sabemos.Si se destruye este nuestro tabernáculo,tenemos un sólido edificio construído por Dios,una casa que no ha sido levantada por mano de hombre y que tiene una mansión eterna en los cielos.”(2ªCo.5,1)
En el convento de clarisas de Zamora hay una imagen yacente de María, llamada del Tránsito y patrona de Zamora. En tiempos de Maricastaña, las religiosas echaban en falta alguna imagen de la Virgen. En cierta ocasión tres peregrinos llamaron a la puerta del convento y las monjas les dieron una limosna. Uno de ellos, como gratitud se ofreció para esculpirles una imagen de la Virgen. Necesitaba una habitación donde nadie pudiese entrar para no perturbar el tiempo que iba a dedicar. Al cabo de tres días, la abadesa, picada por la curiosidad, decidió mirar por la rendija de la puerta y ¡oh,maravilla¡ vio una imagen resplandeciente de la Virgen. Llamó a las religiosas, abrieron la puerta, vieron que el peregrino había desaparecido habiéndoles dejado aquel regalo. Pero notaron que faltaba el dedo de la mano derecha. La superiora reconoció que su anhelante curiosidad había interrumpido el punto final de la obra del artista.Siempre nos queda algo que descubir pues todavía no se ha manifestado lo que seremos,sabemos que cuandio se manfieste sremos semejantes a Él porque lo veremos tal cual es”.Esta es nuestra esperanza:”la plena manifestación de los hijos de Dios”
María en su Asunción a los cielos es “figura y primicia de la Iglesia que un día será glorificada”
Concédenos,Señor que aspirando siempre a las realidades divinas lleguemos a aspirar con ella de su misma gloria en el cielo””Que nuestros corazones abrasados en tu amor vivan siempre orientados hacia ti””Por María asunta al cielo lleguemos a la gloria de la resurrección”
Como amadores de Dios, salvados por su Hijo Jesús y felicitando a la Madre del Señor, caminamos en esperanza anhelando el encuentro definitivo con el amor pleno, cuando Dios sea todo en todos

DECIMONOVENO DOMINGO

DOMINGO XIX DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct.:1ºRe.19,4-8:Con la fuerza de aquel alimento caminó hasta el monte de Dios
Sal.33,2-3-.4-5.6-7.8.9:Gustad y ved qué bueno es el Señor
2ªLct.:Efesios 4,30-5.2.:Vivid en el amor como Cristo.
Ev.Jn.6,41-52:Yo soy el pan bajado del cielo

NOS DISTE EL PAN DEL CIELO

Después de haber confundido a los profetas de Baal y haber mostrado la superioridad de Yahvé, Dios de Israel ,Elías es perseguido por la reina Jezabel y tiene que huir al desierto. También a él le llegó la prueba , la tentación. Se sentía cansado, abandonado y deseaba morir ”Basta ya, quítame la vida puesto no valgo más que mis padres”.
Se nos cuenta de dos grandes Santos :Francisco de Asís e Ignacio de Loyola sintieron la tentación de la desesperación. Muy fuertes y duras fueron las pruebas y tentaciones que soportaron. Sta Teresa de Lisieux: “me importunan las ideas de los materialistas peores”,”me siento en el pellejo de los pecadores”
En nuestro caminar diario podemos sentirnos cansados, secos, insípidos, aburridos, hastiados, rutinarios. Podemos sentirnos incomprendidos.
Pues aquí y ahora se actualiza la palabra de Dios por el ángel de la lectura primera: “Levántate y come que el camino es superior a tus fuerzas”. Le da un pan natural para saciar el hambre, pues sin él nadie puede vivir y un alimento de aliento y fortaleza.
¿Qué comer? El pan de cada día y no es poco que podamos comer todos los días frente a la miseria y hambre de tanta gente .Y algo más: pan de sentido. Come, rumia, la palabra de Dios. ”Este es mi consuelo en la tristeza, sentir que tu palabra me da vida” ”Yo consulté al Señor y me respondió ,me libró de todas mis ansias” ”Gustad y ved qué bueno es el Señor”
Somos tentados por un realismo desmesurado y de estrechez de miras: lo inmediato, lo que entra por los sentidos. El alimento, la bebida, todo esto nos parece natural. Es común a todos los hombres. Pero cuando Jesús aúpa a los hombres para transcender el alimento natural por el alimento de vida eterna ahí hace detenerse a sus oyentes que extrañados se preguntan :”¿No es éste el hijo de José?¿Cómo dice semejantes cosas: yo soy el pan de vida? ¿En qué escuela se ha formado este hombre?
Jesús es el pan de vida, el da la gracia, una nueva visión y sabiduría de las cosas :”Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende, viene a mí”. Y aquí surge el escándalo y la incomprensión porque la gracia,la llamada a una vida plena, al alimento perfecto implica una respuesta libre y amorosa pues el amor de Dios no se impone por presión o coacción sino por atracción:” No es que nadie haya visto al Padre a no ser el que viene de Dios: ese ha visto al Padre” .He aquí la conciencia de grandeza de Jesús y de relación íntima y filial con el Padre que desconcierta a sus oyentes Y además “Nadie puede venir a mi si el Padre no lo atrae”. ”Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna”. Aquí se sitúa la tragedia humana de poder rechazar la nueva dimensión de la existencia humana iluminada por Dios y su Hijo Jesucristo ”pan de vida”,”palabra que da vida”,”luz para mis ojos”.Aquí se sitúa el drama del hombre que en el hombre Jesús no acepte al divino, al Ungido, al Hijo unigénito del Padre”.Por eso “nadie puede ir al Padre si no es por mi” y “nadie puede venir mi si no lo atrae el Padre que me ha enviado”
El pan de cada día ,el alimento cotidiano, a veces lo recibimos sin la luz y la sal de Aquel que da pan del cielo para la vida eterna. ”El pan que yo daré es vida para el mundo.
Comer a Jesucristo, comulgar a Jesucristo, entrar en comunión con Jesucristo para sentirnos dilatados capaces de ver, sentir, amar y dar la vida por quien nos atrae hacia sí.
Dios todopoderoso y eterno a quien podemos llamar Padre, aumenta en nuestros corazones el espíritu filial para que merezcamos alcanzar la herencia prometida.
Hoy también, aquí ahora se está derramando el Espíritu Santo sobre toda esta asamblea. Dejémonos bendecir por el dedo de Dios, el Espíritu Santo del amor y de la paz.
“Que estos dones que le has dado a tu Iglesia para que pueda ofrecértelos ,transfórmalos en sacramento de nuestra salvación” “que la comunión en tus sacramentos nos ayude y no afiance en la luz de tu verdad.
Esta palabra de Dios circunscrita en estos últimos domingos sobre el relato de la “multiplicación de los panes y peces” nos centra en la Eucaristía, memorial de su muerte y resurrección, sacrificio de alabanza y suma entrega, banquete de comunión ,sacramento del amor y de comunidad,prenda de la futura gloria.

DECIMOCTAVO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO DECIMOCTAVO DEL TIEMPO ORDINARIO
1ªLct:Ex.,16,2-4.12-15:Yo haré llover pan del cielo
Sal.77,3.4bc.23-24.25 y 54:El señor les dio pan del cielo
2ªLct.:Ef.4,17.20-24:Vestíos de la nueva condición humana
Evangelio Jn.6,24-35:El que viene a mi no pasará hambre

NOS DISTE EL PAN DEL CIELO

La experiencia del hambre en medio del desierto y otras tantas dificultades empujan al pueblo de Israel a protestar ante Moisés y a lamentar el tiempo en que aún ,esclavo en Egipto, podía comer hasta hartarse. Hacen suyo el pesimista adagio: “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”
El maná y la carne en el desierto son signos de que Dios camina con ellos, de que se acuerda de su pueblo. Moisés les ayuda a descifrar el signo de Dios: Es el pan que el Señor os da de comer” .
Tremendamente realistas por la vida de esclavitud en Egipto y ahora por la dificultad del desierto, no aciertan a discernir que el camino hacia la libertad de la tierra prometida, está surcado de pruebas y tentaciones.
En estos días en que las noticias nos hablan de tantos inmigrantes como llegan a nuestras fronteras en busca de un paraíso soñado,nos imaginamos la tragedia de cuantos de embarcan en esta búsqueda incierta.Todos anhelamos una inmigración legal y preparada y que los gobiernos de Europa encuentren soluciones justas.Imaginamos el sufrimiento y la angustia de tantas personas.
Jesús en el evangelio prolonga la catequesis sobre la multiplicación de los panes y de los peces. Desde el pan multiplicado para dar a comer a tanta gente, Jesús quiere aupar aquella multitud que le sigue y que anhela buenas noticias para que con el pan de cada día anhelen y hallen el pan vida eterna.
Tampoco le resulta a Jesús fácil explicarles aquel signo.”Me buscáis no porque habéis visto signos sino porque comisteis pan hasta saciaros”.Recordamos el encuentro con la samaritana a quien desde la experiencia de la sed de agua la lleva a la sed de agua viva. Así también Jesús empuja a sus oyentes a mirar más arriba, más allá de la apariencia.
La persona humana es perezosa para preguntarse, para ahondar en su vida y mirar a lo profundo .Algunos: los profetas, los dotados, los catequistas, los ungidos, están llamados a vivir y comunicar una nueva visión ,una palabra de sentido, esperanza y de pan de vida eterna.
La última encíclica Laudato si del Papa Francisco,como la encíclica de Benedicto XVI, Caritas in veritate que recuerda a otra gran encíclica social de Pablo VI, Populorum progressio, estimula el desarrollo integral de las personas y de los pueblos desde las necesidades más inmediatas a las superiores. La esperanza en el más allá es un estímulo grandioso para promocionar humanamente este desarrollo de las personas a fin de no morir de desesperanza y hastío. Esta misma sociedad, organizada técnicamente, necesita ser motivada en su misma entraña por los valores de la inteligencia y amor,la razón y corazón, la gratuidad y la generosidad
Las utopías que han querido construir la felicidad y el paraíso al margen de Dios han terminado por ser opresoras e inhumanas. Jesús huyó porque a raíz de la multiplicación de los panes lo quisieron hace rey .A Pilato en el pretorio ya le había dicho :Mi reino no es de este mundo” Y al tentador en el monte:” no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”
A los comprometidos en el mundo de las finanzas, los negocios y de la política recomienda la encíclica que en el ejercicio noble de su profesión amplíen su mirada y la dirijan hacia el bien común.
Jesús forcejea con quienes han recibido el pan y le escuchan con agrado.”Este es el trabajo que Dios quiere:que creáis en el que él ha enviado”.Y elevados a ese anhelo profundo puedan exclamar:Señor,danos siempre de ese pan”.Porque entonces Jesús reponderá: Yo soy el pan de vida.El que cree en mi no pasará hambre y el que cree en mi no pasaqrá nunca sed”
Y entonces,sí,cuando el hombre deja entrar a Dios a Jesús en su vida y en su corazón,ocurre un cambio radical,una visión nueva,una honda renovación.“Cristo nos ha enseñado a abandonar el anterior modo de vivir, a renovaros en la mente y en el espíritu. Dejad que el espíritu renueve vuestra mentalidad y vestíos de la nueva condición humana,nos ha terminado de decir S.Pablo en el fragmento de la carta a los Efesios. Por eso en esta celebración eucarística con la oración colecta suplicamos:”Señor,renueva y protege a los que te alaban como creador y como guía””Protege y reconforta a quienes has renovado con el pan del cielo”,”Tranfórmanos en oblación perenne”
Estamos celebrando la Eucaristía,la cima de la vida litúrgica cristiana. La Eucaristía es el memorial,la acualización del misterio de la pasión muerte y resurrección de Jesús por nosotros, es un sacrificio de alabanza que Jesús(sacerdote y víctima) ofrece al Padre atrayendo a su cuerpo que es la Iglesia. La Eucaristía es un banquete de comunión en el que los creyentes son impulsados a realizar el mayor trabajo:conocer al Padre y a Jesús porque en ellos están la vida eterna que impulsan a compartir el banquete humano de los bienes de la tierra que el Señor ha creado para todos.