SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

1ªLct.:Dt.4,32-34.39-40:Reconoce que el señor es el único Dios
Sal.32,4-5.6 y 9.18-19.20 y 22:La Palabra del Señor hizo el cielo
Rm.8,14-17:Los que se dejan llevar por el Espíritu de Dios esos son hijos de Dios
Evang.:Mt.28,16-20:Bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

La conciencia viva y despierta de Moisés se desahoga ante la comunidad israelita reconociendo la gran revelación de Dios: Creador del hombre, emisor de una Palabra grande y percibida por Israel que ha sentido la liberación de la esclavitud de Egipto como una intervención de Dios a su favor. El es el pueblo elegido.
“Abre bien los ojos, el entendimiento, la vida y medita en tu corazón :El Señor es único allá arriba en el cielo y aquí abajo en la tierra”.
Además un fuerte lazo de unión, un vínculo de alianza y amor encarna esta relación de amor entre Dios y su pueblo elegido:”Guarda los preceptos y mandamientos que yo te prescribo hoy, para que seas feliz tú y tus hijos después de ti y prolongues tus días”
Moisés y ahora el salmista con su palabra humana nos envían a la escucha de la Palabra amplificada y trascendida de Dios:”La Palabra de Dios hizo el cielo; el aliento de su boca sus ejércitos porque El lo dijo y existió; el lo mandó y surgió “
Y esta palabra es justicia, derecho, misericordia.:”Que tu misericordia venga sobre nosotros como lo esperamos de ti.
Esta conciencia viva de la grandeza y trascendencia de Dios en el Apóstol Pablo le lleva a ofrecernos otra nota del Dios vivo: Los que de dejan llevar por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Libres de temor, arrancados de los enemigos, le sirven con santidad y justicia y exclaman: Abba: Padre, papaíto. Una palabra aramea, mágica, emblemática, rica ,pues , se cree que su permanencia en el original arameo hace alusión a la misma palabra proferida por Jesús para dirigirse con tanto cariño y confianza con el Padre.
La Palabra creadora, eficaz, trascendente habita también en el corazón del hombre. Somos hijos de Dios, somos templos del Espíritu Santo y a Dios “se le adora en Espíritu y verdad” Somos adoradores de Dios.
Jesús, la Palabra de Dios hecha carne, que habla con autoridad y realiza signos de poder, curando enfermos y expulsando demonios afirma conocer al Padre como nadie lo conoce, ser uno con Él, venir de Él y promete enviar desde el Padre un Paráclito,el ESpíritu Santo, que les revele la verdad plena. Jesús tiene una conciencia de especial relación con el Padre como quien vive permanentemente en comunión con El.
Y ordena a sus discípulos, al ascender al cielo,:”Id y haced discípulos bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” Y aunque se va también les reitera:”Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo”
Nuestra madre la iglesia fue consciente de esta comunidad de Dios afirmando su Unidad de naturaleza y trinidad de personas en relación y comunión
Los Santos Padre, los teólogos comenzaron a explicar y razonar tamaño misterio con inteligencia y amor, con los conceptos de la filosofía .Construyeron rigurosos edificios sapienciales.,siempre conscientes de que el Misterio nos trasciende.
Por eso la vida de culto de la Iglesia continúa expresándose así: que el admirable misterio lo profesemos con fe verdadera, conozcamos la gloria de la eterna Trinidad y adoremos su unidad todopoderosa.
Y al confesar nuestra fe en la Trinidad Santa y eterna y en su unidad indivisible concédenos encontrar la salud el alma y del cuerpo en el sacramento que hemos recibido.
He aquí el mejor antídoto contra la enfermedad mortal del hombre: el ateísmo duro que encerrando al hombre en sí mismo, lo hunde en la desesperación .
Somos hijos de Dios, por la vida de Jesucristo. Somos templo del Espíritu Santo que desde lo íntimo nos impulsa a ser adoradores del Padre del Hijo y del Espíritu Santo
Por la invocación de tu santo nombre, transfórmanos en ofrenda perenne a tu gloria.Nos unimos así a todas las comunidades de consagrados contemplativos que día y noche adoran al Padre,al Hijo y al Espíritu Santo e intercerden por el mundo.

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS

1ªLct.:Hch.2,1-11:Se llenaron todos de Espíritu Santo
Sal.103,1ab.24ac.:Envía tu espíritu y repuebla la faz de la tierra
2ªLct.:1ªCo.12,3b-7.12-13:Hemos sido bautizados en un mismo Espíritu
Evangelio:Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.

Todos recordamos ,por la Historia Sagrada, la construcción de la Torre de Babel(Bill o Bibl=embrollar)que dio lugar al nombre de Babilonia(=”puerta de Dios”).
“Ea, se dijeron los hombres, edifiquemos una ciudad y una torre con la cúspide en los cielos y hagámonos famosos por si nos desperdigamos por toda la faz de la tierra.
Pero Dios confundió su lenguaje y los desperdigó por la tierra. Según el autor sagrado Dios ve en esta actitud un pecado de soberbia y de orgullo y el castigo es la confusión y la diversidad de lenguas.
De ahí que el Evangelista San Lucas nos narra el acontecimiento de Pentecostés, de la Venida del Espíritu Santo sobre la Iglesia como el don, la gracia, el regalo que crea la unidad entre los que hablan distintos idiomas, cuando narran las maravillas de Dios ,o cuando se comunican desde el amor de Dios. El Espíritu Santo los pone de acuerdo.
Estaban reunidos orando juntos .De pronto un viento recio(ruah=viento,aliento;no se ve pero se siente) resuena en toda la casa y unas “lenguas como llamaradas”(el fuego como elemento destructor pero también forjador, purificador, cauterizador)posándose en cada uno de ellos.
Todos quedaron “llenos de Espíritu Santo” empezando a hablar en lenguas extranjeras ,cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería. Judíos de todos las partes del mundo conocido les oían hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia.
Pentecostés, la Venida del Espíritu Santo, es la acción poderosa de Dios que renueva, repara, reconstruye, vivifica, cauteriza hace nuevas las cosas, hace nueva a la humanidad.
El creyente con el salmista reconoce: Les retiras el aliento y expiran y vuelven a ser polvo; envías tu aliento y los creas y repueblas la faz de la tierra.
Por eso nadie puede decir “Jesús es el Señor” sino es bajo la acción del Espíritu Santo. Y cuando los creyentes se abren a la acción del Espíritu Santo quedan llenos de El, felices, agraciados sirviendo al evangelio y a la comunidad de múltiples formas: pastores, catequistas, lectores, educadores, sirviendo a los pobres(hoy es día de Cáritas
padres de familia cristiana ,consagrados por el Reino de Dios. Son dones del Espíritu Santo que a quienes los posen y a quienes reciben su bien los llena también de alegría, paz, gozo, serenidad. Son los frutos del Espíritu Santo.
Como los discípulos de Jesús hoy nos encontramos en el cenáculo, en este lugar de culto. Y hoy también nos pide abrir las puertas de nuestra casa para recibir su Santo Espíritu.”Paz a vosotros””Recibid el Espíritu Santo”.El resucitado nos enseña sus llagas cicatrizadas, gloriosas que señalan el lado doloroso de la vida pero nos regala su Espíritu para soñar una ciudad reconciliada y alegre
Hoy le pedimos al Señor “no deje de realizar en el corazón de sus fieles, aquella mismas maravillas que obraste en los comienzos de la predicación evangélica ”nos haga comprender la realidad misteriosa de este sacrificio y nos lleve al conocimiento pleno de toda la verdad revelada””Que el Espíritu Santo sea siempre nuestra fuerza y la Eucaristía acreciente en nosotros la salvación”

ASCENSIÓN DEL SEÑOR A LOS CIELOS

ASCENSIÓN DEL SEÑOR

1ªLct.:Hch.1,1-11:Se elevó a la vista de ellos
Sal.46,2-3.6-7.8-9:Dios asciende entre aclamaciones
2ªLct.:Ef.1,17-23:Lo sentó a la derecha en el cielo
Evang.:Mc.16,15-20:Actuaba con ellos y confirmaba las palabras con signos.

Los testimonios de los apóstoles y discípulos de Jesús narrados en los Evangelios y en Hechos nos ofrecen una visión sobria, serena, realista, en ocasiones intensamente gozosa y estupefacta de sus encuentros con el Resucitado.
Aparece, se presenta en medio de ellos ”con las puertas cerradas”,desaparece. Dudan, lo reconocen…Se llenan de alegría. El que vive, Jesús resucitado, lleno de gloria lleva la iniciativa en dichos encuentros y va realizando una pedagogía para enviarlos con “poder” a continuar anunciando el reino de Dios.
En días pasados en el evangelio de San Juan Jesús se ha dirigido a sus apóstoles a quienes les nota tristes por su partida y le dice :Conviene que yo me vaya…Os sentís tristes pero vuestra tristeza se convertirá en gozo””
Hay un momento en el acontecer de la comunidad cristiana primitiva en que Jesús resucitado deja de manifestarse visiblemente.
Estamos celebrando la Solemnidad de la Ascensión de Jesús a los cielos. Es otro modo de confesar la Resurrección de Jesús, la exaltación del Señor sentado a la “derecha del Padre”.
Las lecturas nos dicen que “lo vieron levantarse hasta que una nueve se lo quitó de la vista. Mientras miraban fijos al cielo viéndole irse…hasta que unos ángeles le dicen: ¡qué hacéis ahí plantados mirando al cielo¡.Con el salmista hemos aclamado:”Dios asciende entre aclamaciones,el Señor al son de trompetas”…”Pueblos todos,batid palmas,aclamad a Dios con gritos de júbilo”
Todos recordamos la escena de la Transfiguración del Señor en el monte Tabor,el anhelo de Pedro de hacer tres tiendas pues ¡qué bien se está aquí¡.Se sintieron arrebatados,fascinados ante el esplendor de Jesús.Y luego bajan con Jesús que les prohíbe hablar de ello hasta después de su resurrección.
Jesús desaparece de su visión terrena después de haberles instruido y ordenado:”Id por todo el mundo a proclamar el evangelio con los mismos signos con los que el lo anunció.”Y el Señor actuaba con ellos y confirmaba la palabras con los signos que los acompañaban” Ahora la comunidad cristiana es la prolongación en la tierra de Jesús glorioso que ha ascendido, que ha dejado de mostrarse visiblemente pero que continúa realizando la salvación en el mundo.Ahora,hoy, nos volvemos hacia el cielo,hacia Jesús que sube al cielo y pedimos que nos conceda el poder de anunciar el evangelio con poder,con convicción,con signos para que nuestros hermanos también se sientan consolados con esta buena noticia.
La noticia objetiva: Jesús crucificado y glorioso, que ascendiendo “está sentado a la derecha del Padre ,continúa operando en la subjetividad de los creyentes que “con ojos iluminados””con sabiduría y revelación” comprenden la esperanza a la que les llama y la eficacia de su fuerza poderosa.
Más aún:”Y todo lo puso bajo sus pies y lo dio a la Iglesia como Cabeza, sobre todo. Ella es su Cuerpo, plenitud del que lo acaba todo en todos.
Como veis no estamos recordando un acontecimiento pasado. La Iglesia ,Cuerpo de Jesús, movida por el Espíritu Santo, dispensadora de la Salvación, actualiza el Acontecimiento más sublime de toda la historia: Jesús crucificado ha sido constituido Señor y Mesías y está sentado a la derecha del Padre.Esto es lo que celebramos en la Eucaristía. Jesús es el mismo ayer,hoy y siempre
Por eso podemos interiorizar cada uno y todos juntos:”Concédenos exultar de gozo y darte gracias en esta liturgia de alabanza porque la ascensión de Jesucristo tu Hijo es nuestra victoria y donde nos ha precedido El, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su Cuerpo” “Que la participación de este misterio eleve nuestro espíritu a los bienes del cielo””Que deseemos vivamente estar junto a Cristo en quien nuestra naturaleza humana ha sido tan extraordinariamente enaltecida que participa de tu misma gloria”

DOMINGO SEXTO DE PASCUA

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

1ªLct.:Hch.10,25-26.34-35.44-48:El don del Espíritu Santo se derrama también sobre los gentiles.
Sal.97,1-2-3ab.3cd-4:El Señor revela a las naciones su justicia
2ªLct.:1ªJn.4,7-10:Dios es amor
Evang:Jn.15,9-17:Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos

                              VOSOTROS SOIS MIS AMIGOS
La lectura de los Hechos de los apóstoles, pone de manifiesto la llamada universal a la salvación. El apóstol Pablo recibe el impulso del Espíritu Santo para anunciar el evangelio a los “gentiles”(los no judíos).Y ahora el mimo apóstol Pedro constata que el Centurión romano Cornelio ha sido tocado por la gracia de Jesucristo, por el Espíritu Santo.”Bajó el Espíritu Santo sobre los que escuchaban..hablaban lenguas extrañas y proclamaban la grandeza de Dios” y los “creyentes circuncisos se sorprendieron que el Espíritu Santo se derramara sobre los gentiles”
Y Pedro “mandó bautizarlos en el nombre de Jesucristo, solemnizando esta acogida de la gracia con el Sacramento del Bautismo y con la incorporación a la comunidad eclesial.
Al mismo tiempo que se verifica esta línea de expansión del evangelio de Jesús por el testimonio y contagio de los apóstoles y discípulos, la iglesia continúa proclamando y celebrando la Palabra con el poder del Espíritu Santo que se derrama y provoca la admiración y el reconocimiento de las maravillas de Dios “En lenguas extrañas”,un lenguaje jubiloso, un balbuceo feliz como el de los niños que desean pero no saben expresar el gozo y el júbilo al ser tocados por la gracia de Dios.
El mismo Espíritu Santo que mueve a Pedro y a Pablo a predicar con audacia y coraje, al discípulo amado, San Juan, le introduce en una meditación prolongada y fructuosa sobre Jesús en comunión con el Padre y el Espíritu y la relación con sus discípulos.
Lo primero que destaca Juan en la relación del creyente con Jesús es:”A vosotros os llamo amigos””No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien o he elegido”.
También en la primera carta de Juan(2ª lectura):”En esto consiste el amor :no en que nosotros hayamos amado a Dios sino en que Él nos amó y nos envió a su Hijo.
Volvamos a recordar el movimiento asombroso en nuestra fe de discípulos cristianos: Dios, Jesús, se acerca a nosotros. Jesús viene a nosotros para darnos un mandamiento nuevo:”Que os améis unos a otros como yo os he amado””el amor más grande es dar la vida por los amigos”.
La vida de los santos canonizados y no canonizados ,o la de tantos héroes y heroínas en la vida ordinaria son pruebas de que lo “imposible para los hombres es posible para Dios: dar la vida por los amigos “y de que “sólo el amor es digno de fe”.
Un delicioso diálogo enre el padre y el hijo en “Como en un espejo” de Igmar Bergman,atormentados por la enfermedad de Kathin ,nos sugiere la presencia de Dios aún en la tragedia y sufrimientos humanos:
El hijo.- ¿Para ti Dios y el amor son un mismo fenómeno?…Háblame, papá.
El padre.- Encuentro en ello como si mi vacío se colmase de riqueza y mi desesperación de vida. Como si me hubiera llegado la amnistía en una condena a muerte.
El hijo.- Tus palabras son terriblemente irreales, papá; pero veo que crees lo que dices y eso me impresiona hasta lo más íntimo… Si es como tú dices Karim estaría como rodeada de Dios, puesto que la amamos de verdad.
El padre.- Sí, yo lo creo. (El adolescente se echa a correr por la playa. De repente se detiene y murmura: “Mi padre ha hablado conmigo”).

Álvaro Iglesias, el héroe de Madrid que en los años ochenta, al pasar con su moto frente a un piso en llamas, se bajó de la misma, entró en el edificio y fue sacando personas hasta que volvió a entrar y ya no pudo salir. O el héroe, más reciente, Jesús Neira que por defender a una mujer recibió una salvaje paliza con el peligro de haber pedido la vida. Ha manifestado que “volvería a hacer lo mismo”.
Y aquí se halla la gracia y el valor para “dar la vida”:”Todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer…todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo concederá”Jesús nos da a conocer la intimidad de Dios que es amor del Padre:”tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo”,”yo y el Padre somos una sola cosa”;gracia de Jesucristo:”cumplir la voluntad del Padre”,”dar la vida por todos los hombres”,”nadie conoce al Padre sino el Hijo”;y comunión del Espíritu Santo:”de parte del Padre os enviaré el Espíritu Santo”.El corazón de Dios es trinitario”que se derrama para la salvación del mundo.
De esta respuesta a la gracia y al amor del Señor se deriva un signo y un fruto transformante: la alegría ”Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría llegue a plenitud”
Hoy estamos celebrando la jornada del enfermo. Nos hacemos conscientes del mundo de los enfermos para acercarnos a ellos con el amor de Jesús. Nos acercamos a sus familias y a los profesionales de la salud. Damos gracias al Señor por cuantas personas visitáis a los enfermos en nombre de la comunidad parroquial.
Concédenos continuar celebrando con fervor estos días de alegría”, “que los sacramentos pascuales”transformen nuestra vida y se manifiesten en nuestras obras”,”que podamos participar más dignamente en los misterios de tu amor”,” den en nosotros fruto abundante y el alimento que acabamos de recibir fortalezca nuestra vidas “.

DOMINGO QUINTO DE PASCUA

QUINTO DOMINGO DE PASCUA
1ªLct.Hch.9,26-31:Les contó cómo había visto al Señor en el camino.
Sal.21,26b-27.28.30.31-32:El señor es mi alabanza en la gran asamblea
Jn.3,18-24:Este es su mandato: que creamos en El y nos amemos.
Evangelio:Jn.15,1-8 Permaneced en mí y yo en vosotros.

Los relatos que los evangelios y los Hechos de los apóstoles nos ofrecen sobre la Resurrección de Jesús siempre se refieren a encuentros de Jesús glorioso con personas con nombre, identificadas: María, Pedro, Juan, Tomás y “muchos otros discípulos, no todos”.
Estos encuentros fueron acontecimientos personales tan vivos y reales que transformaron la vida de las personas dando una orientación nueva a su estilo de vivir.
A la altura del capítulo nueve de los Hechos de los apóstoles aparece una persona excepcional, Pablo de Tarso que no habiendo vivido con Jesús y habiendo sido su perseguidor, confiesa “haber visto al Señor” en el camino de Damasco. Su conversión a Jesucristo le llevó a entrar en contacto con la iglesia en la persona de Ananías que se puso a la defensiva ante aquel intruso perseguidor ahora cristiano. También la iglesia tuvo sus reservas frente a quien de la noche a la mañana pasa de perseguidor a apóstol de fuego perseguido.
Primero los judíos y luego los gentiles recibieron la buena noticia de la salvación de labios de este apóstol de amor y de fuego que vivía por y para Jesucristo en la fe de la iglesia ”que gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaría…animada por el Espíritu Santo”.
La fe en Jesucristo antes que nada es un acontecimiento personal, un encuentro con el Señor que nos cambia el corazón y nos lleva a expresar la fe en la confesión de la verdad, en la celebración festiva del misterio y en la coherencia moral.
Jesús se ha servido de una alegoría: la vid y los sarmientos, para prepararnos el perfil de quienes quieren ser sus discípulos: “Yo soy la vid y vosotros los sarmientos, sin mi no podéis dar fruto”. Nos habla de permanecer, de estar con Él: ”Como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece unido a la vid así tampoco vosotros si no permanecéis en mí”. Se trata de estar con Jesús y familiarizarnos con su modo de vivir y crecer, no detenernos: ”al que da fruto lo poda para que dé más fruto”. Este es el momento crítico de nuestro seguir a Jesús:sufrir despojo, purificación, liberación, muerte al hombre viejo…poda. El sentido de esta poda:” para que dé más fruto”
San Juan insiste y resume el estilo del discípulo de Jesús: ”Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo y que nos memos unos a otros tal como nos lo mandó”.
Al escuchar la Palabra de Dios de este domingo podemos volver a preguntarnos con audacia y coraje:¿Me conoce Jesús a mi entre tantos millones y millones de personas?¿Me siento conocido y amado por Jesús? .Y también:¿Conozco yo a Jesús?¿Entro en el círculo de su amistad e intimidad?
Como podemos constatar, también nuestra fe puede caer en la rutina y en la costumbre y Jesús nos habla de amistad, de amor, de conocimiento, de cercanía, de frutos de vida. El apóstol S.Pablo, convertido lo da todo por causa de Jesús y razona su respuesta: ”mi vivir es Cristo y una ganancia el morir”(Flp.1,21)”todo lo estimo pérdida con tal de llegar al conocimiento de Cristo Jesús que me amó y se entregó por mi(Flp..3,8)
Otro gran converso a Jesucristo, Agustín de Hipona, buscador infatigable de la verdad a través de tantos sistemas filosóficos llega a expresarse en sus Confesiones : “Andaba yo buscando el procedimiento para adquirir fuerzas que me capacitaran para gozarte, pero no lo hallaba sino abrazándome con el Mediador entre Dios y los hombres ,el hombre Cristo Jesús que es sobre toda las cosas Dios bendito por los siglos…Al no ser humilde ,no me cabía en la cabeza que ese Jesús humilde fuera mi Dios. Tampoco comprendía de qué podría ser maestra su debilidad…Buen sistema para hacer que desciendan de su encumbramiento personal todas aquellos que se le van a rendir .Para atraerlos hacía sí , curando la hinchazón de su orgullo y tonificando su amor ,no sea que por exceso de confianza en sí se vayan más lejos de Él. “(Conf.VII,18,24).
Vive e interioriza esta oración sobre las ofrendas: por el admirable trueque de este sacrificio nos haces partícipes de tu divinidad; concédenos que nuestra vida sea manifestación y testimonio de la verdad que conocemos”…y con la de la comunión:…vivamos ya desde ahora la novedad de la vida eterna”.
Que hoy Jesús sea nuestro médico y amigo del alma.