SOLEMNIDAD DE JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO

JESUCRITO, REY DEL UNIVERSO

1ªLct.:Ez.34,11-12.15-17:A vosotras, ovejas mías, os voy a juzgar

Sal.22,1-2ª.2b-3.5-6:El señor es mi pastor , nada me falta.

2ªLct.:1ªCo.15,20-26ª.28:Devolverá el reino de Dios Padre, para que Dios sea todo en todo.

Evangelio. Mt.25,31-46:Se sentará en el trono de su gloria y separará a unos de otros.

Con la Solemnidad de Cristo Rey del Universo, termina el ciclo litúrgico y nos disponemos a comenzar otro con el tiempo de Adviento.

Para sondear el alcance y significado de esta celebración nos propone nuestra madre, la Iglesia ,la palabra de Dios que ha sido proclamada.

El profeta Ezequiel nos muestra la imagen de Dios como un pastor que sigue el rastro de su rebaño.  Dios pastor que cuida su rebaño,  se preocupa,  sufre y  ama. Un Dios que tiene sentimientos, que es compasivo .Al mismo tiempo nos presenta la imagen de un rebaño descarriado, herido, enfermo. Dios solícito pastor:”El mismo apacentará a sus ovejas”.

Una leyenda cuenta que a un hijo depravado le pidieron el corazón de su madre y el aturdido muchacho después de asesinarla y tomar su corazón.Huyendo para presentar  su abominable credencial tropezó y cayó. Al punto una voz le susurró: ¿te has hecho daño ,hijo mío?.Así son los sentimientos de Dios Padre , Jesús su Hijo y del Espíritu.

El salmista nos sitúa en el corazón del creyente que percibe a Dios como pastor bueno que procura pastos nutritivos,  fortalece , orienta y  unge con el perfume del Espíritu Santo hasta preparar una morada” por años sin término”, feliz y eterna.

Afirmada la gracia de Dios y el pastoreo del Señor que es compasivo, la palabra de Dios, con un sano realismo apunta a la tragedia del hombre, de la familia humana.Herida por la muerte y fragmentada ,corriente arriba, llega al pecado del primer hombre, de Adán, que hace que la persona humana viva curvada sobre sí misma. Ávida y tentada siempre de satisfacer su propio ego ,hace que en su corazón se originan tantas consecuencias de desorden y maldad:”tuve hambre y no me disteis de comer,estuve en la cárcel y no me visitasteis, foratero y no me hospedateis”. “Por un hombre vino la muerte, por Adán todos murieron…”Así resume S. Pablo el “misterio de iniquidad”.Y el mundo sufre por falta de amor.

Pero Dios no se ha arrepentido de haber creado al hombre por eso el mismo en persona en su Hijo Jesús, el Nuevo Adán ,ha realizado un camino inverso: “siendo de condición divina se anonadó, se hizo obediente, cargó con nuestros crímenes y tuvo una muerte ignominiosa. Todo como expresión del sumo amor y entrega. Así  expresa S.Agustín el misterio de la persona de Jesús: “Victor quia víctima”, Vencedor porque fue víctima. Aquí se encuentra el meollo del Reinado de Jesús:”si por uno hombre vino la muerte, por un hombre ha venido la resurrección; si por Adán todos murieron ,por Cristo todos volverán a la vida”.

Jesús resucitado es primicia de todos los que han muerto.”Cristo tiene que reinar hasta que haga de sus enemigos estrado de sus pies. El último enemigo aniquilado será la muerte”

El camino humilde y confiado del creyente cristiano mira a Jesucristo su Señor, lo contempla crucificado y glorioso, Siervo doliente a quien Dios le ha dado la razón en todo, en el ejercicio de entrega y amor:”el que quiera ser el primero sea vuestro servidor”,”cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis humildes hermanos conmigo lo hicisteis”.

El Reinado de Jesús, el Señorío de Jesús y el juicio de Jesús sobre la humanidad será de justicia , de paz y de amor. Un amor tan claro y concreto como hacer el bien incluso a los enemigos:”porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber… estuve en la cárcel y me visitasteis…”

La gracia, la bondad, el pastoreo de Dios y de Jesús en modo alguno cierra los ojos ante la maldad del hombre que se autocondena encerrándose en sí mismo :”porque tuve hambre y no me distéis de comer, tuve sed y no me distéis de beber, estuve enfermo y no me visitasteis…”.Por todo ello para que no se frustre el proyecto el deseo salvífico de Dios sobre toda la creación y el Reinado Universal de su Hijo Jesucristo la ferviente e incesante súplica de la Iglesia:”haz que toda la creación, liberada de la esclavitud del pecado, sirva a tu majestad y te glorifique sin fin”, “que tu Hijo conceda a todos los pueblos el don de la paz y la unidad”.

Más allá de los entresijos y vaivenes de la historia, a veces tan trágicos y oscuros, el sano y esperanzado optimismo del creyente sueña que “el último enemigo aniquilado será la muerte cuando Cristo lo entregue todo al Padre”.

Renovado el deseo de conocer cada día más y más el misterio de Jesucristo,¡ ojalá¡ que cada día decidamos hacer el bien, amar como Jesús

TRIGÉSIMO TERCER DOMINGO ORDINARIO

TRIGÉSIMO TERCER DOMINGO ORDINARIO

1ªLct.:Prov.31,10-13.19-20:Trabaja con la destreza de sus manos

Sal.127,1-2.3.4-5:¡Dichoso el que teme al Señor¡

2ªLct.:1ªTes.5,1-6:El día del Señor legará como el ladrón en la noche.

Evangelio: Mt.25,14-30:Como has sido fiel en lo poco pasa al banquete de tu Señor.

Al escuchar este fragmento del libro de los proverbios que canta la excelencia de la mujer hacendosa, inmediatamente llega a nuestra mente la figura de nuestros padres, abuelos o conocidos y nos decimos interiormente : en ellos se ha cumplido esta palabra:”cantadle por el éxito de su trabajo, que sus obran la alaben en la plaza”.

De estas personas podemos decir: han tenido una vida lograda. Nos hemos sentido beneficiados por su vida entregada.

Cuando nos acercamos a la vida de estas personas tan alabadas por la palabra de Dios:”abre sus manos al necesitado y extiende el brazo al pobre…la que teme al Señor merece alabanza”,descubrimos que el camino de su vida está iluminado por el sentido transcendente de Dios.”Sois hijos de la luz e hijos del día”.El Señor, nosotros mismos les sorprendemos en su entrega diaria y constante.

Hoy también Jesús recurriendo a una parábola, la de los talentos, ilumina la gravedad y seriedad de la vida del hombre. Llamada por Dios a la existencia toda persona humana recibe unos dones, talentos, habilidades, aptitudes y se siente impulsado a plasmarlos en su vida concreta, negociando, trabajando.

La parábola nos remite a la vida ordinaria donde se negocia con éxitos y fracasos, donde las personas lo intentan de nuevo o se retiran y viven con bajo rendimiento y se vuelven parásitos de la sociedad. Pero esta misma parábola nos envía a la dimensión trascendente de nuestra vida, nos sitúa en el final de nuestras vidas en la presencia de Dios que nos ha regalado la existencia y que nos pide cuentas. “Y este día del Señor llegará como un ladrón e la noche”.Ya nuestra vida de cada día tiene el tono trascendente,”El más allá se hace presente en el más acá” pues “el reino de los cielos está dentro de vosotros”,”el que cree tiene ya vida eterna”. La llegada como un ladrón en la noche y la vigilancia debida, pone de manifiesto la plenitud  o la tragedia de la vida humana y de ahí el aviso:”vivamos sobriamente”.El tremendismo o desasosiego por la llegada de la hora final para el creyente está amortiguado porque “vosotros nos vivís en tinieblas sino que sois hijos de la luz e hijos del día”

“Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad”. Dios-dice S.Agustín-no predestina a nadie a la condenación” pero” Dios que te creó sin tu consentimiento no te salvará sin tu colaboración”.Dios por gracia es quien no salva. Es la persa quien se “autocondena”.

En el marco de la  celebración de la Iglesia Diocesana traemos a nuestra conciencia la Misión de la Iglesia ,prolongación de Jesús glorioso que movida por el Espíritu Santo actualiza el misterio de la salvación de Cristo en el mundo por la Palabra de Dios, la celebración de los sacramentos y la actuación de la caridad..En una magnífica conferencia, pronunciada en Murcia, el año 2002,el entonces cardenal Ratzinger sobre universalidad salvífica de Jesucristo y de la Iglesia acudiendo a la parábola de los talentos dijo:”El talento que se nos ha dado, el tesoro de la verdad, no se debe esconder, debe transmitirse a otros con audacia y valentía para que sea eficiente y para que penetre y renueve la humanidad como lo hace la levadura .

Recientemente  el ministro pakistani de minorías religiosas Shabahz Bhatti,fue asesinado el pasado mes de marzo en un atentado en Islamabad perpetrado por integristas islámicos.Pese a todo, cuando el ministro fue asesinado, su hermano Paul ha narrado cómo se vio ante la disyuntiva fundamental de su vida: “En su funeral me di cuenta de que sólo tenía dos opciones: rendirme ante los enemigos de Shabahz y quitarme de en medio o continuar con su lucha”.Fue entonces cuando acepté el encargo de seguir la labor de su hermano, como Delegado Especial del Gobierno Paquistaní para las minoría religiosas.

La Iglesia de Jesucristo humildemente, pastores y fieles continua anunciando y celebrando la salvación de Jesús y pide al Señor ”concédenos vivir siempre alegres en tu servicio porque en servirte a ti, creador de todo bien, consiste el gozo pleno y verdadero”.”Que el memorial que tu Hijo noS mandó celebrar aumente la caridad en todos nosotros”

TRIGÉSIMO SEGUNDO DOMINGO ORDINARIO

TRIGÉSIMO SEGUNDO DOMINGO ORDINARIO

1ªLct.:Sab.6,13-17:Encuentran sabiduría los que la buscan

Sal.62,2.3.-4.5-6.7-8:Mi alma está sedienta de ti, Dios mío.

2ªLct.:1ªTs.4,12-17:A los que han muerto en Jesús, Dios los llevará con él.

Evangelio: Mt.25,1-13:¡Que llega el esposo, salid a recibirlo¡

Todos conocemos personas a los que en su edad adulta, a veces avanzada, notamos como colmados, serenos, que saben dar importancia las cosas esenciales y desdramatizan restando  importancia a lo que no la tiene. A esas personas les brilla en los ojos la sabiduría. Son sabios que han descubierto lo esencial, por lo que merece la pena vivir y han desarrollado sus habilidades y destrezas en aras de un fin grandioso: la familia, la profesión, el hacer el bien, su vocación.

Detrás de su vida ha habido esfuerzo, sacrificio, desinterés, gozo compartido. Su vida donada hoy se siente colmada, plena, realizada. Como la palabra de Jesús cumplida: “quien pierde la vida la recupera”

“Radiante e inmarcesible es la sabiduría”,”quien temprano la busca no se fatigará”,”ella misma busca por todas las partes a los que son dignos de ella”.

De ahí que el sabio pueda exclamar con el salmista:¡Cómo te contemplaba en el santuario viendo tu fuerza y tu gloria ¡Tu gracia vale más que la vida, te alabarán mis la bios¡

Se cuenta que el Hermano Reginaldo, secretario de Sto.Tomás de Aquino, insigne filósofo y teólogo, al final de sus días le instaba a que continuase escribiendo y Sto.Tomás le replicaba que después de haber experimentado y saboreado le parecía paja todo lo que había escrito. El sabio que sabe ,que saborea y da sabor


Por eso se encuentran en una precisa disposición para afrontar la pregunta fundamental de nuestra existencia:¿Cuál es el sentido de mi vida?¿Cuál es el sentido de la muerte?¿qué será de mí cuando me muera?

Así S.Pablo en la carta a los Cristianos de Tesalónica responde a los creyentes inquietos y preocupados que preguntan sobre el después de la muerte. El pensaba que la venida de Jesús era inminente y cree que los muertos resucitarán y los vivos irán al encuentro con Él en el aire. Pero lo que le interesa resaltar como en la Carta a los Corintios es que el enigma, el misterio de la muerte se resuelve en el misterio de Jesús muerto y resucitado, si creemos :”a los que han muerto en Jesús Dios los llevará con Él”.De ahí la sabiduría cristiana:”no os aflijáis como los hombres sin esperanza”,”consolaos mutuamente con estas palabras”.

Esta pregunta y su respuesta es personalísima, intransferible. Nadie se muere por mi, nos morimos solos. Por eso Jesús se adelanta: Si crees, verás la gloria de Dios, yo soy la Resurrección y la vida.

De ahí que al escuchar la parábola del Evangelio Jesús orienta la atención a las insensatas doncellas  frente a las prudentes. El centro de atención es el aceite, la vida, la energía, la responsabilidad, el amor de cada uno a quien se le ha regalado la vida , sus cualidades y aptitudes. El Reino de Dios es un regalo, una gracia que destaca la iniciativa de Dios que viene al encuentro del hombre. Su cumplimiento y plenitud son como una boda con el Señor .Pero es preciso recordar “que Dios que te creo sin ti no te salvará sin ti”. Jesús en su humanidad entregada es modelo de la humanidad que asciende que responde al amor divino. Dios no es un abuelito que ignore la infantilidad e inmadurez del nieto a quien ha de educar y conducir hacia su pleno desarrollo aunque a veces no lo comprenda.

La cautela, la atención ,la vigilancia no es temor paralizante, sino esperanza confiada en el Señor que ya llega para invitarnos a la fiesta de la boda, de la “vida eternamente feliz”

“Aparta de nosotros todos los males”, que”podamos cumplir libremente tu voluntad”y ”que el Espíritu Santo mantenga siempre vivo el amor a la verdad”.

CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

CONMEMORACIÓN DE LOS FIELES DIFUNTOS

1ªLct.:Job 19,1.23-27ª:Ya sin carne veré a Dios.

Sal.26,1.4.7.8b.9ª.13-14:El Señor es mi luz y mi salvación.

2ªLct.:2ªTm.2,8-13: Si morimos con Él, viviremos con Él.

Evangelio: Mc.15,33-39;16,1-6:No está aquí, ha resucitado

Es conmovedor el homenaje que tantas personas dedican a sus seres queridos difuntos especialmente en estos días. Los cementerios se revisten de esplendor por las flores que adornan los lugares donde solo queda eso: Unos restos, unas reliquias.

Con inteligencia y amor y nuestro recuerdo nos impulsa a homenajear los mejor de nuestros seres queridos: su amor que nunca puede morir. Nos resistimos a pensar que la muerte tenga a la última palabra, que nuestro destino sea la nada. Por eso con el paciente Job zarandeado por circunstancias tan adversas, tentado, acrisolado al fin sostenido por la esperanza exclamamos:”Yo sé que está vivo mi Vengador y que al final se alzará sobre el polvo: después que me arranquen la piel, ya sin carne veré a Dios; yo mismo lo veré”.

Jesús ,el Ungido de Dios que pasó haciendo el bien que fue crucificado injustamente, ha perforado el muro de la muerte, difunde su luz sobre el enigma que  rodea al hombre pues “al tercer día resucitó de entre los muertos”.

Lo inaudito fue el que unas mujeres queriendo homenajear con amor y piedad el cadáver al llegar a la tumba descubrieron con asombro que el sepulcro estuviera vacío.¡Jesús vive ,ha resucitado¡,no está aquí ¡Por eso la tumba donde  Jesús fue sepultado no puede recibir el homenaje de las flores. Ha vencido definitivamente a la muerte.

¿Qué hemos de hacer ante la muerte?.Cuando lloramos la muerte de nuestros seres queridos, Jesús sollozante por la muerte de su amigo Lázaro sale a nuestro encuentro diciéndonos;: “Si crees verás la gloria de Dios”.

En el camino de la fe Jesús resucitado nos va mostrando su gloria y vivifica nuestra memoria y nuestra esperanza para el encuentro definitivo con Él y con nuestros seres queridos.

“Espero gozar de la dicha del Señor en el país de la vida”.” Una cosa pido: gozar de la dulzura del Señor contemplando su templo.”

Como viático para la peregrinación: “Acuérdate de Jesucristo resucitado de entre los muertos, :si morimos con Él, viviremos con Él; si sufrimos con Él reinaremos con Él.

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

1ªLct.:Apoc.7,2-4.9-14Unas muchedumbre inmensa que nadie podría contar

Sal.23,1-2,3-4ab.5-6:Estos son los que buscan a al Señor

2ªLct.:Jn.3,1-3:Veremos a Dios tal cual es.

Evangelio: Mt.5,1-12ª: Estad alegres y contentos porque vuestra recompensa será grande en el cielo.

El apóstol S.Juan,en el libro del Apocalipsis(=revelación) nos invita a transcender nuestra realidad cotidiana a veces prosaica y rutinaria, a veces dolorosa  introduciéndonos en la visión de un mundo maravilloso como es la Ciudad de Dios, la ciudad celeste. Una ciudad reconciliada, plena de paz, donde una multitud que “ha venido de la gran tribulación”,que han vivido el misterio de Jesús crucificado y glorioso ahora no hacen más que alabar, bendecir la gloria de Dios. Pues en el decir de S.Agustín, el hombre encuentra gozo en la alabanza de Dios ya que “nos hiciste, Señor para ti y neutro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti”(Cof.1,1)

Hoy al celebrar la Solemnidad de Todos los Santos, los bienaventurados en la presencia del Señor, al gozarnos por “los mejores hijos de la Iglesia” se actualiza para nostros una palabra que nos llena de esperanza y regocijo, una palabra reveladora de nuestro futuro:”somos hijos de dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Cuando se manifieste seremos semejantes a Él porque lo veremos tal cual es”(1ªJn.3,1-3).San Agustín se expresa pletórico de gozo y acierto al decirnos:”pues si ahora en esperanza sentimos un gozo profundo ¡qué será cuando lo poseamos¡

Esta es la riqueza inmensa de nuestra fe en Jesucristo: somos hijos de Dios llamados  participar un día de la plenitud del amor.

Cada día de nuestra vida hemos de recordar, traer a la memoria el encuentro definitivo con dios, el ámbito donde tantos hermanos nuestros participan ya de la gloria de Dios.

En Jesús muerto y resucitado, el reino de Dios se ve realizado en su persona y en tantos jóvenes, adultos, matrimonios, hombres, mujeres…pobres de espíritu, misericordiosos, sufridos, justos perseguidos que han buscado el Reino de Dios y sus justicia y ahora es suyo el reino de los cielos.

Todas las bienaventuranzas reflejan el rostro de Jesús, entregado a Dios y a los demás.

Sta Teresa del Niño Jesús se alegraba porque veía la Iglesia como un jardín de variadas flores: doctores, confesores, mártires, vírgenes, casados pero ella no se sentía reflejada. Más un día al leer el capítulo 13 de la 1ª carta a los Corintios encontró la luz: ahora en el corazón de la iglesia seré amor. Todos tenemos un lugar en la comunidad de la iglesia y recordarnos:”si me falta el amor no soy nada.”

Concédenos, Señor, por esta multitud de intercesores la deseada abundancia de tu misericordia y perdón.