VIGÉSIMO SEXTO DOMINGO ORDINARIO

VIGÉSIMO SEXTO DOMINGO ORDINARIO

1ªLct.:Ez.18,25-28:Cuando el malvado se convierta de su maldad, salvará su vida

Sal.24,4bc-5.6.-7.8-9:Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna.

2ªLct.:Filp.2,1-11:Tened entre vosotros los sentimientos propios de una vida en Cristo Jesús.

Evangelio: Mt.21,28-32:Los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios.

El fragmento del libro del profeta Ezequiel es, en realidad, un canto precioso al hombre libre creado por Dios que puede decir sí al proyecto de Dios sobre su existencia o frustrar su plan huyendo de sus responsabilidad sumergiéndose en el abismo del desorden y pecado. La fuerte conciencia colectiva en el pueblo de Israel propiciaba el que el individuo quedase perdido en el anonimato y como carente de autonomía e individualidad, de ahí que tanto lo bueno como lo malo se atribuyese a la colectividad. Precisamente el profeta Ezequiel nos despierta a la libertad y responsabilidad personal.

Aunque condicionados por nuestras vivencias pasadas, nuestro temperamento y nuestras pasiones hay en nosotros una zona de libertad y responsabilidad y ya no podemos usar la muletilla:”Nuestros padres comieron la fruta y nosotros sufrimos la dentera “.No podemos echar la culpa a los demás de lo que nos sucede.”Cuando el justo se aparta de su justicia, muerte y si se convierte de los delitos cometidos ciertamente vivirá y no morirá”.

Manteniendo la premisa de que “es eterna la misericordia del Señor”, “el Señor manifiesta su poder  con el perdón y la misericordia”,el creyente es llamado a responder a la gracia con su colaboración y por eso con el salmista, bajo la mirada amorosa de Dios suplicar: “Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas, haz que camine con lealtad”.

Cuando el creyente cristiano acoge en su vida a Jesucristo su modo de vivir toma un sentido nuevo y  ensaya a vivir “los cielos nuevos, la tierra nueva, la Jerusalén celeste y gloriosa”, de ahí que su estilo de comportamiento moral tienden a ser como los de Jesús:”un mismo amor y sentir, nada de rivalidades ni envidias sino humildes, verdaderos, fraternos”. Así se resume el talante cristiano:”Tened entre vosotros los sentimientos propios de una vida en Cristo Jesús”.

Jesús sirviéndose otra vez de una parábola concreta este modo de vivir cristiano, partiendo de un ejemplo de la vida ordinaria. Dos hijos y una orden o encomienda a ambos por parte del padre:”Ve a trabajar hoy en la viña”.Dos respuestas. Una negativa, rebelde, primaria, inmediata. Luego la reflexión y la sensatez se imponen en la vida humana digna y responsable. La segunda respuesta afirmativa pero falsa describe los recovecos torcidos de la persona humana, fácil para la hipocresía la apariencia y la inmadurez de un ego siempre hambriento de placer y bienestar. Jesús denuncia la desfachatez e inmadurez del hijo:”Los publicanos y prostitutas los llevan la delantera en el Reino de Dios”.Sí, los pecadores, aquellos que han tocado el fondo del mal, que se han sentido tal mal que al primer soplo del espíritu del bien y del amor ”creyeron en Jesús, se arrepintieron, mientras los inmaduros y arrogantes o vanidosos han continuado con su pecado de impenitencia o resistencia a la fe que implica arrepentimiento y cambio de vida pues “Dios que te creó sin ti no te salvará sin ti”

Señor, que nuestra oblación te sea grata y   renueve nuestro cuerpo y nuestro espíritu para que participemos de la herencia gloriosa de tu Hijo.”

VIGÉSIMO QUINTO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO VIGÉSIMO QUINTO DOMINGO  ORDINARIO

1ªLct.:Isaías 55,6-9:Mis planes no son vuestros planes.

Sal.144,2-3.8-9.17-18:Cerca está el Señor de los que lo invocan

2ªLct.:Filipenses.1,20c-24.27ª.:Para mí la vida es Cristo.

Evangelio: Mt.20,1-16: ¿Vas a tener tú envidia porque soy bueno?

Reconocemos que en ocasiones nos sucede lo mismo que a los obreros de la primera hora. Protestaron no por el salario que habían recibido según el convenio, sino porque a los últimos les dieron el mismo salario.

Nuestras reacciones impulsivas, primarias, afectadas por los prejuicios, nos impiden captar los detalles y necesitamos aprender a mirar, escuchar, oler, tocar…

¡Qué bueno y hermoso que alguien nos enseñe a  mirar un cuadro o una obra de arte o a escuchar una obra musical ¡El detalle de las lágrimas de S. Pedro pintado por el Greco, o el movimiento de la rueda en las Hilanderas de Velásquez o el efecto de la tormenta que produce la orquesta en la sinfonía de Beethoven. Todo ello nos eleva a un plano grandioso del esplendor de la vida iluminada.

Jesús en el anuncio del evangelio del Reino de Dios se sirve de un instrumento valioso como es la parábola: narración sencilla de un acontecimiento real o ficticio de la vida ordinaria que nos ilustra llevándonos a un plano más denso de la vida.

Jesús ,cuya preocupación es que los hombres acojan el Reino de Dios,nos muestra el rostro de Dios como Padre bueno y misericordioso.A través de esta parábola nos enseña a mirar la vida desde la gratuidad, la alegría y la abundancia de Dios y no desde la fragilidad del hombre que actúa por el mérito, la recompensa, el precio o el reconocimiento.

Mirar la vida desde Dios misericordioso y gratuito implica activar en nosotros el deseo de “buscar al Señor mientras se le encuentra”,”porque mis planes no son vuestros planes”.

Mirar con ojos nuevos es lo mismo que convertirnos, dejarnos llevar por Dios a donde nos resistimos porque implica morir a los espejismos y prejuicios de nuestro “ego”.Hemos de entregar la vida para recuperarla. Hemos de modular y liberar nuestras resistencias y apegos para recibir el aire fresco de la gracia.

San Pablo convertido al Señor de su riguroso fariseísmo, entregado al anuncio del evangelio entre los gentiles con ardor y entrega ,enamorado de Jesucristo, es capaz de expresarse así:”por un lado deseo partir para estar con Cristo y por otro quedarme en es ta vida por vosotros.”. Lo importante es que llevéis una vida digna del Evangelio de Cristo.

Decidamos caminar con el Señor, deseemos al Señor, oremos incesantemente para  recibir la luz de la vida. Dice S. Agustín: tu oración es tu deseo .Y tu deseo de estar y vivir con Dios dilata tu capacidad para recibir todo bien”.

“Señor, concédenos cumplir tus mandamientos para llegar así a la vida eterna””Que tu pueblo alcance en el sacramento eucarístico los bienes en que ha creído por la fe”.

“Cerca está el señor de los que lo invocan”

VIGÉSIMO CUARTO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO XXIV DEL TIEMPO ORDINARIO.

1ªLct.:Eclesiástico 27,33-28,9:Perdona la ofensa a tu prójimo y se te perdonarán los pecados cuando lo pidas.

Sal.103,1-2.3-4.9-10.11-12.:El Señor es compasivo y misericordioso ,lento a la ira y rico en clemencia.

2ªLct.:Rm.14,7-9:En la vida y en la muerte somos del Señor.

Evangelio: Mt.18,21-35:No te digo que le perdones hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.

Sin entrar en ningún tipo de distinciones ,el libro del Eclesiastés, como EN un flash, nos da una visión rápida de lo que supone para el hombre la cólera, la ira ,el rencor y la venganza que son sinónimos de destrucción.

Luego añade:”piensa en tu fin. Recuerda los mandamientos, la alianza, el perdón y ampliado por S.Pablo: Si vivimos, vivimos para el Señor, si morimos para el Señor, para esto murió y resucitó Cristo.


Si este asunto de la ofensa y del perdón lo contemplamos desde el ámbito de los sentimientos, detectamos la radical fragilidad humana y su tempestuosa  personalidad. Y por parte de quien ofende conscientemente, la perversa actitud o enfermiza si es que lo hace inconscientemente. Son heridas profundas en el corazón humano.

Y ¿qué hacer para que el sufrimiento de la víctima por la ofensa no se añada la memoria resentida y dañada por el espíritu de rencor y venganza?

Dialogaban dos antiguos compañeros en un campo de concentración. Le decía el uno al otro:-¿No te acuerdas ya del tiempo que pasamos en el campo de concentración?.

.-Yo, no-le contestó el otro.

-Pues yo, sí, continúo odiando a mis carceleros..

.-Pues entonces – replicó el amiigo-continúas en el campo de concentración.

¿De qué manera no voluntarísta, estoica e inhumana podemos responder a esta situación de la ofensa y del perdón?

Dejamos a un lado otros matices sociales y judiciales que requieren otro tratamiento para adentrarnos en el foro de la conciencia. Jesús, el hombre divino que mostraba su intimidad e identidad con el Padre, vivió hasta el extremo la misericordia de Dios que veía a su Hijo maltratado, varón de dolores, crucificado por el maldad, la ignorancia, la cobardía de los hombres expresados en el rechazo de su pueblo. El exclamó desde la cruz: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen. El le dijo a Pedro: Perdona hasta 70 veces siete,…siempre…de corazón, sin rencor, sin resentimiento.

Pero eso es muy difícil ¿Usted lo haría ? A un amigo y profesor de pedagogía religiosa en el año 1978 en un pueblo de Burgos, le mataron a su padre-apoderado de un banco- y mantuvieron a su madre amordazada durante todo la noche y encerrada en una habitación. Al cabo de un mes regresó a clase y durante una hora, en silencio, hicimos duelo con él porque las palabras y reflexiones que hacíamos se ahogaban, chocaban contra un muro.¡Yo que tantas veces he predicado el perdón y el amor, he sentido el asedio del odio y la venganza. Ayudadme a subir con Jesús esta pendiente del perdón.

Recordad  el perdón otorgado por la hija del presidente del Consejo italiano, Aldo Moro a los dos asesinos; la libanesa Tracy  Chamoun hacia los fascistas responsables de la muerte de su familia o más recientemente el perdónd e la familia de Jean Luis Cades, sacerdote de Tarbes-Lourdes, muerto a puñaladas por un joven ladrón de coches(p.18 de Pe4rdón Transfigurado de Jean Laffite).

¡Cómo no recordar a Jacques Lebreton, privado para siempre de las manos y los ojos por una explosión de una granada activada y lanzada por su vecino, presa de pánico. Harán falta 5 años para recobrar una mínima autonomía física y quince para perdonar antes de dedicar su vida a testimoniar su experiencia humana y espiritual(Lafitte, J.,El perdón transfigurado, p.103)

Lo inaudito en esto: Jesús, hombre de la historia ha roto el círculo infernal del odio, del  rencor y la venganza y nos ha remitido a una  una respuesta total a tantas dolorosas preguntas: El Paraíso, el cielo es el amor. Por eso en la medida en que, por gracia, crezcamos en la plenitud y en el conocimiento de Jesús crucificado y glorioso en esa misma media creceremos en la capacidad del amor y del perdón.

“Señor, que  la acción de este sacramento penetre en nuestro cuerpo y en nuestro espíritu, para que sea tu fuerza y no nuestros sentimientos quien mueva nuestra vida”

VIGÉSIMO TERCER DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO VIGÉSIMO TERCERO

1ªLct.:Ez.33,7-9:Si no hablas al malvado, te pediré cuenta de su sangre

Sal.94,1-2.6-7.8-9:¡Ojalá escuchéis hoy su voz: No endurezcáis vuestro corazón.

2ªLct.:Rom.13,8-10:La plenitud de la ley es el amor.

Evangelio: Mt.18,15-20:Si te hace caso has salvado a tu hermano.

Cuántas veces como padres o profesionales habéis ejercido la corrección. En ocasiones os habrán puesto mala cara y en otras , con el paso del tiempo, hasta os lo hayan agradecido.

Hoy la Palabra de Dios nos lleva a ese ámbito de la convivencia en la que hemos de ejercitar la corrección fraterna, “A ti, hijo de Adán, te he puesto como atalaya en la casa de Israel cuando escuches la palabra de mi boca les darás alarma de mi parte”.

El silencio de TomÁs Moro- dice el fiscal duratne el juicio-se oye en Escocia, en el País de Gales. Aun queriendo alejarse de aquellas situación difícil-Tomás no aprobaba el divorcio de Rey enrique VIII-su silencio, su honradez, su fidelidad a Jesucristo ,cuyo primer eslabón es el Papa, era la más valiente denuncia de la desobediencia del rey.

En nuestra cultura actual nos dicen los historiadores de la Pedagogía, hemos pasado  de una pedagogía autoritaria y represiva a una no directiva ,autogestionaria ,liberal.Todos constatamos que esta nuestra personalidad ,tan rica en posibilidades ,se siente impulsada y ,a veces, desbordada. Y necesitamos moderación, dominio, autocontrol, disciplina. Necesitamos domarnos, dominarnos. Y lo necesitamos también desde el exterior que nos corrijan y nos  ayuden.

S.Ambrosio de Milán fue valiente ante la autoridad civil y denunció en ocasiones sus atropellos. Obligó en una carta muy dura al Emperador Teodosio a rectificar su conducta y a hacer penitencia pública por la matanza que había ordenado llevar a cabo en Tesalónica(7000 muertos por un levantamientos sucedido en el 390).

.-“Padre, no has sabido frenar tu lengua- le dice el duque de alba a Juan de Sahagún

-Señor Duque, dígame para qué me he subido al púlpito,¿para anunciar la verdad a cuantos me escuchan o para adularlos vergonzosamente?.Este tenso diálogo tuvo luar en Salamanca(S.XV) entre indignado Duque de Alba y el agustino Fr.Juan de Sahún que denunciaba la mala administración y la injusticia de los poderosos. Y atentaron contra él cuando iba de camino.

Clemens von Gallen,”El León de Munzer  denunció en sus homilías a Hitler y al nazismo: “si hora eliminan a los enfermos, terminarán por eliminarnos a todos”.

Hemos de hacer corrección fraterna. Nos resulta difícil y además ¿cómo hacerlo? San Pablo nos ha dicho “uno que ama a su prójimo no le hace daño”. Y S.Agustín  también dice: “si corriges, corrige con amor”. Hemos de ver si en nuestras correcciones actuamos con resentimiento o lanzando la verdad contra las personas o verdaderamente corregimos-a veces con energía y dureza- pero con la verdad.

Un grupo de matrimonios realiza una encomiable y estupenda labor de preparación para el matrimonio. Una de las facetas en que insisten es el la Psicología de la comunicación. No es fácil comunicarse en profundidad pues requiere diálogo , corrección y rodeos para alimentar la convivencia y ejercitarse en una corrección que enirquezca y no hiera.

-“Una vez más dejaste la pasta de dientes en un lugar no apropiado. Déjalo en su sitio.”-un claro y resentido juicio de intenciones sin previa aclaración”

O – ” Al encontrar la pasta de dientes en el lugar inapropaido donde  lo pusiste, me he sentido incómodo.”No se juzga y se expresa un sentimiento y la posibilidad de aclaración de comportamientos.

Hoy también decir la verdad resulta incómodo. Como cristiano, como Iglesia, vivimos una dimensión de su existencia que  es la profética. No podemos dejar de denunciar lo que atenta contra Dios y contra el hombre. Recientemente el profesor Jesús  Neira recibió una gravísima agresión por salir en defensa de una mujer.

Pedimos el don de la sabiduría, inteligencia y consejo y el don de fortaleza para soportar las reacciones enconadas contra la verdad.