DOMINGO VIGÉSIMO OCTAVO DEL TIEMPO ORDINARIO

VIGÉSIMO OCTAVO DOMINGO DEL T. ORDINARIO

 

1ªLct.:2ºReyes 5,14-17:Volvió Naamán a Eliseo y alabó al Señor

Sal.97.1.2—3ab.3cd-4:El Señor revela a las naciones su justicia.

2ªLct.:2ª de Pablo a Timoteo: Si perseveramos reinaremos con Cristo.

Evangelio: Lucas 17,11-19: ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?

 

TU FE TE HA SALVADO

 

El General sirio Naamán ,obedeciendo a  Eliseo, el hombre de Dios, se bañó siete veces en el Jordán y “su carne quedó limpia de lepra como la de un niño”.Aquél hombre herido por una gravísima y repugnante enfermedad quedó curado no sin antes haber sostenido el combate de la fe:¿Acaso no son  mejores las aguas del Farfar que las de el Jordán?¿Porqué siete veces y en el Jordán?

Este ilustre personaje resume la lucha que el hombre sostiene consigo mismo: su autonomía, su arrogancia, su complejidad. No cede , no reconoce ni da el brazo a torcer hasta que la realidad misma pone ante sus ojos sus propios límites.¡Es el triunfo de la gracia de Dios que hace nuevas las cosas, que hace nueva la piel y  el corazón del hombre¡

Más aún el reconocimiento de Dios por un hombre extranjero manifiesta que el Dios de Israel es también Señor de todos los pueblos. Así que con el salmista cantamos “un cántico nuevo”,”porque el Señor da a conocer su victoria, revela a las naciones su justicia”

El relato del evangelio según S.Lucas refiriéndonos la curación de diez leprosos pone de relieve la acción sanadora de Jesús que acompaña a su anuncio del Reino de Dios. Las curaciones que realiza Jesús son expresión de que Dios está con nosotros en la lucha contra el mal en sus distintas manifestaciones. ¡Nos imaginamos también el sufrimiento de estos leprosos¡ De ahí la súplica: Jesús, maestro, ten compasión de nosotros¡

Más lo verdaderamente significativo es el asombro de Jesús ante la circunstancia de que de 10 solamente uno y además samaritano, extranjero, vuelva para dar gracias y reconocer la obra de Dios ”alabando a Dios a grandes gritos y echándose por tierra a los pies de Jesús”.

Este samaritano verdaderamente ha sido alcanzado por la salvación plena de Jesús .Ha sido curado en toda su integridad: Tu fe te ha salvado. Los signos que realiza Jesús indican que Dios está actuando. Los realiza para suscitar la fe,” para que viendo creáis” y “creyendo tengáis vida eterna”. Los signos de sanación perforan el muro de este mundo  enfermo, doliente y  nos traslada a una dimensión sana, libre y feliz del hombre, criatura de Dios. Más aún prefiguran el futuro de la persona humana transfigurada, iluminada restaurada por Jesucristo. Son preludio de nuestra feliz resurrección en que quedan redimidas todas las dimensiones del hombre, también la corporal.   

¡Qué extraordinarios avances los de la medicina¡¡Qué estupendo encontrar tantos profesionales: médicos, enfermeras, personal sanitario ¡Pero estamos transidos por una enfermedad mortal y sólo Dios, sólo Jesucristo que continúa vivo y continúa realizando signos de sanción corporal, puede salvarnos¡

El domingo pasado al cerrar la iglesia a mediodía noté que quedaba una persona cercana al presbiterio ,un joven sonriente con quien entablé un sencillo diálogo. Me dijo: la verdad es que solo nos acordamos de Dios en momentos difíciles .Estoy orando. Y yo estoy seguro que el Señor te responderá,le dije.Él añadió: estoy dando gracias porque es que ya me ha respondido. Lo noté feliz y se fue contento. El Señor continúa bendiciendo, sanando, curando y si las personas dieran testimonio sería maravilloso y acrecentaría nuestra fe. La gente se quedaba estupefacta, viendo visiones. Jesús continúa realizando signos. Haced la prueba en esta Eucaristía. Pídele una bendición, un signo y sin más dale gracias.La señora catalana al pie de una columna que cuando el sacerdote anunciabaa que a alguien,junto a aquella columna, el Señor  estaba curando  su mano paralizada ,ella-nos contó al día siguiente- se volvió para ver quien era y al termianr la ceremonioa se dio cuenta de que era ella.

Que hoy, ahora, toque nuestro corazón su palabra: Levántate, tu fe te ha salvado.

Nos conformamos con una mirada inmediata de las cosas y no captamos la visión grande de la realidad que nos da la fe, la visión creyente para ver más y mejor y volver como el samaritano dando gritos de alabanza y júbilo por esta vida que nos ha regalado el Señor, que se va deteriorando a pesar de los cuidados pero que en Dios encuentra un sólido fundamento pues hemos dio creados para ser felices con El en la morada eterna..

He aquí el núcleo,la sustancia, la buena noticia,el kerigma o anuncio potente de nuestra fe:”Haz memoria de Jesucristo,el Señor,resucitado de entre los muertos,nacido del linaje de David”.Este ha sido mi evangelio.La palabra de Dios no está encadenada.Es doctrina segura: si con Él morimos,viviremos con Él ;si con Él sufrimos reinaremos con él.

“Señor, que tu gracia continuamente no preceda y acompañe.” ”que esta eucaristía celebrada con amor nos lleve a la gloria del cielo” “Así como nos alimentas con el cuerpo y la sangre de tu Hijo, nos hagas participar de su naturaleza divina”.    

 

 

 

VIGÉSIMO SÉPTIMO DOMINGO ORDINARIO

VIGÉSIMO SÉPTIMO DOMINGO ORDINARIO

 

1ª Lct.:Habc.1,2-3;2,2-4:El justo vivirá por su fe

Sal.94,1-2.6-7.8-9:Escucharemos tu voz, Señor.

2ªLct.:2ªTim. 1,6-8.13-14:Aviva el fuego de la gracia que recibiste.

Evangelio: Lc.17,5-10: Si tuvieras fe como un granito de  mostaza.

 

   CONFÍA EN EL SEÑOR PARA QUE TE CONCEDA LA FE QUE SUPERA  LAS FUERZAS    HUMANAS

Un obispo italiano: cada día soy como un humilde y pequeño ateo que lucha por creer en Jesús como mi Señor.

El profeta Hababuc  se lamenta por la situación en que vive el pueblo. El contexto apunta a la opresión de los caldeos:”¿Por qué la justicia y la bondad de Dios toleran el triunfo del impío?

La respuesta de Dios indica que se han de trascender los acontecimientos y se ha de acoger la visión, la promesa que no fallará. El injusto, el incrédulo que tiene el alma hinchada, que se aferra a su propia visión, que no sabe leer e interpretar no verá. Pero el justo “vivirá por la fe”. Aquí la nota distintiva de la fe es la fidelidad y confianza que implican también visión.

La fe, la visión de lo invisible, la convicción de que Dios actuará, el comportamiento en justicia y honradez serán las respuestas del creyente a la promesa de Dios  que realizará.

Cada vez vamos comprendiendo que no se cree de una vez para siempre, que nuestra  fe se siente tentada por la incredulidad o que nuestra fe a veces es interesada o calculadora. Podemos experimentar el desierto, la prueba, la purificación ,la maduración.

De ahí las palabras enérgicas y llenas de poder en el Espíritu Santo con que exhorta S.Pablo. “Aviva el don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos, porque Dios no nos ha dado un espíritu cobarde sino un espíritu de energía amor y buen juicio”.

Cualquiera que sea nuestra historia personal o el momento y la hora en que nos encontremos, hoy al escuchar esta Palabra de Dios, aceptemos que se realice una nueva efusión de su Espíritu Santo con poder que  renueve nuestra fe: ”Guarda este tesoro con ayuda del Espíritu Santo que habita en nosotros”.

Hoy También nos cabe decir: ”Señor, auméntanos la fe”. Pues Jesús a sus discípulos les advierte de la riqueza extraordinaria de la fe que, sin fanatismo, puede llegar a realizar lo que ordena:”si tuvieráis fe como un granito de mostaza diríais a esa morera:arráncate de raíz y plántate en el mar, y os obedecería. Es la fe que los teólogos llaman carismática, revestida de una potencia singular o virtud que contagia y realiza signos; la potencia del Espíritu Santo que se manifiesta en orden a cumplir la voluntad de Dios, no obstante toda resistencia natural. Luego la franqueza que pide Jesús a sus discípulos es como la del servidor con su amo: hace cuanto está de su parte sin esperar recompensa. Porque la mejor recompensa es el mismo Señor

La seguridad que Jesús mismo mostró en su ministerio ante su amigo Lázaro muerto de cuatro días: Padre, te doy gracias porque siempre me escuchas…Lázaro,sal fuera¡¡¡ La fe del centurión que Jesús alaba: en Israel no he visto tanta fe(Mt.8,10) o en la cananea: Mujer, qué grande es tu fue(Mt.15,28).”El que crea en mi hará obras mayores que yo”(Jn.14,12).La orden que Jesús da a los endemoniados: ¡Sal de él¡¡Cállate¡La fe de Pedro y Juan al subir al templo a orar y dirigirse al paralítito: En el nombre del Señor,levántate y anda¡

San Cirilo de Jerusalén hablando sobre la fe que realiza obras dice:”Procura llegar a aquella fe que de ti depende y  que conduce al Señor a quien la posee, y así el Señor te dará aquella fe que actúa por encima de las fuerzas humanas”

Para una nueva evangelización necesitamos una renovación de nuestra fe y un poder de convicción para anunciar la buena noticia del evangelio.Y también hoy el Señor reviste de un toque especial de su Espíritu a algunos cristianos con palabras llenas de fe,autoridad y poder Hoy aquí, en la presencia del Señor ,al hacer la confesión de fe con toda la Iglesia le decimos al Señor:”Auméntanos la fe”,haz que sea viva,ardiente,generosa,libre y se manifieste en las obras del amor

“Señor, libra nuestra conciencia de toda inquietud y concédenos aun aquello que no nos atrevemos a pedir” ,”santifica a los que tu mismo has redimido” “que de tal manera saciemos nuestra hambre y nuestra sed en estos sacramentos que nos transformemos en lo que hemos recibido”

 

 

VIGÉSIMO SEXTO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO VIGESIMOSEXTO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

1ª Lct.:Amós 6,1ª.4-7:Los que lleváis una vida disoluta, iréis al destierro

Sal.145,7.8-9ª.9bc-10:Alaba, alma mía al Señor

2ªLct.:Timoeo,6,11-16:Guarda el mandamiento hasta la venida del Señor.

Evangelio: Lc.16,19-31: Tú recibiste bienes y Lázaro males; ahora él encuentra consuelo, mientras que tú padeces.

 

   SEÑOR,MANIFIESTAS TU PODER CON EL PERDÓN

 

El profeta Amós denuncia aquellos judíos que tienen como horizonte de su vida la fortaleza del ciudad: Síón o  la Jerusalén fortificada, Samaria o su monte esplendoroso; y viven llevados por la molicie y el placer inmediato.

Esta denuncia desenmascara al yo con un deseo inasible y siempre insatisfecho que excluye al prójimo:”no os doléis de los desastres de José”,esto es, de los que padecen necesidades. El profeta amenaza: “Irán al destierro a la cabeza de los cautivos. Se acabó la orgía de los disolutos”.

Naturalmente que Dios está a favor de la alegría, la fiesta, el placer, siempre y cuando el hombre los conjugue  con el tú y el nosotros y no quede atrapado en su egoísmo autodestructor. Esta actitud de quien posee bienes se expresa con verbos como: compartir, complacer, convivir, comulgar, comunicar, compadecer. Modera los impulsos egoístas, a veces compulsivos y al dar y compartir y se enriquece plenamente. Porque además, Dios que se los ha regalado tiene una debilidad especial: los oprimidos, los hambrientos, los huérfanos, las viudas. En ellos se siente venerado o escarnecido.

Con semejante telón de fondo, Jesús ahonda en el mundo de los bienes y de la riqueza con una de sus hermosas parábolas que desde la anécdota más sencilla nos traslada a una dimensión trascendente de la existencia iluminada

Es la historia de un rico que se resume en el disfrute de los bienes y la de un pobre de solemnidad, Lázaro, hambriento y llagado. El desenlace de su vida es aparentemente el mismo: la muerte .Pero el corazón y la inteligencia, el amor y la fe ven más. El rico en su “egoísmo eterno” padece el infierno, su propio desamor y Lázaro, liberado de su dolor y miseria, disfruta de Dios que es amor ,el cielo.

Jesús incluso amplía y desborda aún más el significado de la parábola: el rico condenado parece reconocer su error y pide un poco de cielo: “¡Agua¡ ”Sobre todo que avisen a su familia del peligro que corren. Aunque egoísta, intercede por los de su casa.

Jesús nos advierte: Dios no fuerza voluntades ni hace milagros a cada instante” :”Tienen a Moisés y a los profetas. Que los escuchen” Tenemos el sentido común, la razón, la luz de la fe para descubrir el camino de la felicidad.

“Si no escuchan a Moisés, no harán caso ni aunque resucite un muerto” Todos recordamos la incredulidad de Tomás : si no lo veo no creo. Jesús se lo reprocha :mete tu mano en mi costado y no seas incrédulo sino creyente pues “dichosos los que creen sin haber visto”.Y Tomás hubo de realizar un salto en la fe: Señor mío, y Dios mío.

El camino de la vida–nos lo ha recordado S.Pablo en la segunda lectura- es :Justicia, religión, fe, amor, paciencia, delicadeza, Jesucristo que en  un tiempo oportuno nos mostrará al Padre que habita en una luz inaccesible.

La vida del hombre con sentido y orientación, la vida agraciada del cristiano tiene un ingrediente fundamental: dar frutos por la caridad, hondura moral de su vida amando a Dios ,amándose así mismo y amando al prójimo con actitudes y acciones muy concretas como es compartir los bienes, pues “no puedo decir que amo a Dios a quien n o veo sino amo al hermano a quien veo”.Y todos los mandamientos de la ley de Dios, algunos expresados en forma prohibitiva hasta dar la vida por los hermanos nos indican el camino de nuestra felicidad eterna con el Dios amor o nuestra infelicidad por nuestra cerrazón y egoísmo autosuficiente y autocomplaciente.

Pero también Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo, nuestro Padre tiene un poder especial y una debilidad. Con la oración colecta que nos entrega nuestra Madre la Iglesia ,hemos orado:”Oh Dios que manifiestas especialmente tu poder con el perdón y la misericordia, derrama incesantemente sobre nosotros tu gracia para que deseando lo que nos prometes consigamos los bienes del cielo”.” Que nuestra oración te sea grata y abra para nosotros la fuente de toda bendición. Que esta Eucaristía renueve nuestro cuerpo y nuestro espíritu para que participemos en la herencia gloriosa de tu Hijo “Todos nos convertimos en intercesores para la salvación del mundo. Amén

 

 

 

DOMINGO VIGÉSIMO QUINTO

VIGÉSIMO QUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

1ªLct.:Amós 8,4-7: Contra los que compran por dinero al pobre

Sal.112,1-2.4-6.7-8:Alabad al Señor que ensalza al pobre.

1ªTm.2,1-8:Dios quiere que todos los hombres se salven

Lc.16,1-13:No podéis servir a Dios y al dinero.

 

UN HOMBRE PARA LA ETERNIDAD

 

El profeta Amós describe el bajo y perverso mundo del hombre injusto cuyo afán desmedido de aumentar su riqueza le lleva a la trampa y al engaño para despojar al pobre de sus escasos bienes. Tal es su avaricia y mezquindad que “vende hasta el salvado del trigo” es decir, la cáscara del grano desmenuzado por la molienda.

Pero el profeta denuncia categórico:”Jura el Señor por la gloria de Jacob, que no olvidará jamás vuestras acciones”

Esta perversidad del corazón humano y  escarnio de “la víctima inocente”, este pecado que clama al cielo por despojar al pobre de lo poco que tiene y que podría pasar desapercibido hasta por los más próximos, tiene un testigo de excepción: El Señor que “se eleva sobre todos los pueblos”.Así exclama el salmista:¿Quién como el Señor que se eleva en su trono y se abaja  mirar el cielo y la tierra?”.

Abominable y condenable la conducta del hombre injusto pero lamentable y angustioso pensar que nadie sea testigo de esta perversión y maldad y que triunfase la mentira y la crueldad del hombre sobre el hombre. De modo que el salmista conjura esta situación:”Levanta del polvo al desvalido y alza de la basura al pobre”.Es decir, Dios da la razón al hombre justo.

Saludable es airarse contra la injusticia y el desorden y resistir pacíficamente al injusto y al violentos pero el apóstol S. Pablo acrisola y atempera nuestras reacciones apasionadas y ,en ocasiones, resentidas:”haced oraciones por todos, por los reyes, por los que tienen autoridad para que “podamos llevar una vida tranquila y apacible”. Y esta oración lleva un matiz especial:”alzando las manos limpias de ira y divisiones”.El apóstol nos da una razón espléndida:”Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento  de la verdad” y “Jesús se entregó en rescate por todos”.”Dios es uno y uno solo es el medidador entre Dios y los hombres,el hombre,Cristo Jesús”.

Me ha emocionado mucho el testimonio de un misionero ortodoxo en los campos de concentración y castigo de Siberia. Se encuentra este sacerdote con hombres que habían cometido execrables crímenes y delitos y cómo al predicar “con poder” a Jesucristo recogía conversiones y sinceros arrepentimientos y una nueva vida.Los medios de comunicación nos informan de crímenes,corrupción política y económica.La cultura de la apariencia y del “glamour”,de los triunfadores ,ocultan lo que se esconde en la conciencia y en el interior de las personas,donde nadie puede esconderse de la verdad,la justicia y el bien.Ese va a ser nuestro juicio.Por eso oremos por el mundo para que se convierta a la verdad y a amor,al Dios vivo de Jesucristo

En el Evangelio de hoy también Jesús pone de relieve la seriedad y gravedad de la Buena Noticia del Reino de Dios “que sufre violencia” y  requiere todo el corazón del hombre. Alaba Jesús la sagacidad y astucia de un mal administrador que sintiéndose acorralado ,para salvar su cabeza ,aparenta ser generoso para granjearse el favor de sus clientes,no cobra los intereses a los que tenía derecho, y poder recibir ayuda en caso de necesidad.

Jesús pide a sus discípulos en los asuntos del evangelio “cierto desparpajo e inteligencia para negociar la inmensa riqueza del Reino de Dios que una vez acogido y vivido como el gran don del Señor. Este requiere ser tratado como el valor perenne de  nuestra vida. No se puede  vivir al mismo tiempo aliados con el bien y el mal, con Dios y el dinero. Y así como quien elige el dinero como valor absoluto se dedica en cuerpo y alma a él, así el discípulo de Jesús ha de “Buscar primero el reino de Dios y su justicia y luego todo lo demás como añadidura”.

Cuando Tomás Moro por desacuerdo con el divorcio de Enrique VIII dejó de ser Canciller del Reino y mantuvo un silencio sobre la nueva situación ,como estrategia prudente y luego su hija Margarita le pedía que jurase aceptar la nueva  situación sin que su corazón renegase de su fe, Tomás Moro le contestó :mujer, no es posible porque en las mismas palabras que pronunciamos depositamos toda nuestra vida, alma y corazón. Buscamos inteligentemente salidas de situaciones complejas y difíciles como ésta pero una vez que le pidieron explícitamente que declarase su actitud no dudó en confesar su fe en la Iglesia Católica y en la autoridad del Papa ”último eslabón que nos une a Jesucristo”.Todos sabemos de su martirio final pero ha quedado como UN HOMBRE PARA LA ETERNIDAD. No se puede servir a la mentira y a la verdad al mismo tiempo.

A los  neoconversos se les suele tachar de “fanáticos” ,como “atrapados por el fanum, lo sagrado” y hasta es probable que en ocasiones puedan extremarse. Los creyentes-que lo somos por gracia- y a quienes tantas veces se nos saluda: EL SEÑOR ESTE CON VOSOTROS”, no terminamos de dar crédito al acontecimiento de que Jesús camina con nosotros en su Iglesia. Se nos olvida acoger los impulsos del Espíritu para recibir el asombro ,el estupor, la admiración, la unción del Espíritu. No estamos listos para la alegría y la fiesta de ser hijos  y discípulos de su amado Hijo Jesús.

Señor,”concédenos cumplir tus mandamientos para llegar a la vida eterna”,” que alcancemos en el sacramento eucarístico los bienes en los que creemos por la fe”,”para que por los sacramentos en nuestra propia vida recibamos los frutos de la redención”.

  

 

 

 

VIGÉSIMO CUARTO DOMINGO

                        DOMINGO VIGÉSIMO CUARTO ORDINARIO

 

1ªLct:Ex.32,7-11.13-14:El Señor se arrepintió de la amenaza que había pronunciado

Sal.50,3-4.12-13.17 y 19:Me pondré en camino adonde está mi padre.

2ªLct:Tim.1,12-17:Jesus vino al mundo para salvar a los pecadores.

Evangelio. Lc.15,1-32:Habrá alegría en el cielo por uno solo pecador que se convierta

LA ENTRAÑABLE MISERICORDIA DE NUESTRO DIOS

 

En el libro del Éxodo se nos narra uno de los encuentros de Dios con Moisés que actúa de intercesor ante Dios en favor de su pueblo. Después de recibir una reprimenda por su idolatría: “Anda, baja del monte que se ha pervertido tu pueblo, el que tu sacaste de Egipto. Pronto se ha desviado del camino que yo les había señalado”, Moisés poniéndose de parte del pueblo, recurre a un-digámoslo así-chantaje:¿Por qué Señor, se va a encender tu ira contra tu pueblo, que tú sacaste de Egipto con gran poder y mano robusta?…”Moisés acude al mundo de los sentimientos para despertar la debilidad de Dios:”¿Cómo vas destruir a tu pueblo que es tuyo, que es tu elegido?

Moisés recibe una gran revelación, pues el Señor a veces airado, celoso, es “rico en misericordia”: “se arrepintió de la amenaza que había pronunciado contra su pueblo”. Nosotros que confesamos “la comunión de los santos”, “la comunión con la Stma Trinidad”, “la comunión con las cosas santas: Escrituras, Sacramentos, gracia”, vivimos en comunión con aquellos que han recibido la gracia de la salvación, las cosas santas. Estos son santos: los cristianos, el pueblo santo  en que conviven justos y pecadores” y por eso somos intercesores unos por otros. Vosotros, dice un espiritual  de nuestros días, “cuando estéis ante el Señor poneos de parte de los hombres y cuando estéis ante los hombres poneos de parte de Dios”. “Que Dios pueda perdonar no significa que se haya convertido en un abuelito o indiferente. Dios perdona al hombre pero no en contra de su obstinación. Solamente puede recibir respuesta el ansia viva del perdón. Y este ansia viva del perdón tiene una forma muy concreta: la disposición al perdón y al amor”(Ratzinger,Palabra en la Iglesia,pp.93-94)

Así es el tono de S.Pablo, dirigiéndose a Timoteo. Primero se reconoce blasfemo, perseguidor y violento que recibe la compasión de Dios “porque yo no era creyente y no sabía lo que hacía” y recibe también  la revelación de  “Jesús que  vino al mundo para salvar a los pecadores” y ahora es decidido ministro para anunciarlo. También esta palabra nos impulsa a ser intercesores en favor de los hombres para lo que necesitamos un sumo grado de paciencia y fe en Jesús “que se compadeció de mi, para que en mi, el primero, mostrara Cristo toda su paciencia y pudiera ser modelo de todos los que creerán en él y tendrán vida eterna”.

Jesús en el evangelio recurre de nuevo a las parábolas ,muestra la vicisitudes del hombre descarriado, desnortado, lejos de Dios, lejos de sí mismo y de su familia, hecho una miseria pero con la nostalgia interior de un centro, de una vida, de una casa familiar.

Y al mismo tiempo la nostalgia de Alguien más fuerte y amoroso que él mismo. Jesús muestra el rostro de Dios Padre misericordioso que pone su corazón en nuestra miseria(S.Agustín)Una leyenda refiere que a un hijo desviado le propusieron traer el corazón de su madre ,colmo de su desvarío y depravación ,y después de envolverlo en un paño corrió enloquecido y tropezando cayó al suelo desde donde escuchó la voz de su madre:  :”¿Te has hecho daño, hijo mío?” .Es  como decir :el amor es más fuerte que el mal y la muerte. La madre, los seres queridos, Dios, no desesperan y son misericordiosos.

Mas también Jesús que nos muestra el corazón desviado del hombre pecador, que nos hace una analítica de sus impulsos y deseos, de su sicología o conducta, que nos muestra a Dios Padre misericordioso como un terapeuta, no pierde la ocasión para señalar la psicología o conducta humana de quien aparentemente no se ha ido de la casa del Padre pero mantiene sus reservas y resentimiento. Es la sombra que acompaña al hijo mayor y es la sombra que nos acompaña a nosotros.

Todos somos fotografiados también en el hermano mayor que se siente dominado por el resentimiento. Jesús también le dirige a la zona de nuestros repliegues egoístas y resentidos, de nuestros méritos.

Un autor espiritual de nuestros días H.Nowen en su libro “El regreso del hijo pródigo”, al contemplar el cuadro de Rembrandt en el museo de San Petersburgo, resume así la parábola: “El núcleo del cuadro de Rembrandt son las manos del padre. En ellas se concentra toda la luz; a ellas se dirigen las miradas de los curiosos; en ellas la misericordia se hace carne; en ellas se unen perdón, reconciliación y cura, y a través de ellas encuentran descanso no sólo el hijo cansado sino también el anciano padre. Me sentí atrapado por aquellas manos desde el primer momento que vi el cartel en la puerta del despacho de Simone. No entendía bien por qué. Pero poco a poco, con los años, he llegado a conocerlas. Me han sostenido desde el momento mismo de mi concepción, me dieron la bienvenida el día en que nací, me sostuvieron cerca del pecho de mi madre, me alimentaron y me dieron calor. Me han protegido en momentos de peligro, y me han consolado en momentos de dolor. Me han dicho adiós y me han dado la bienvenida. Estas manos, son las manos de Dios. También son las manos de mis padres, profesores, amigos, curadores y todos aquellos que Dios ha puesto en mi camino para recordarme lo seguro que vivo.”

“En cuanto me di cuenta de que las dos manos eran diferentes, se abrió ante mí todo un mundo nuevo de significados. El Padre no es sólo el gran patriarca. Es madre y padre. Toca a su hijo con una mano masculina y otra femenina. él sostiene y ella acaricia.él asegura y ella consuela. Es, sin lugar a dudas, Dios, en quien femineidad y masculinidad, maternidad y paternidad, están plenamente presentes. Esta mano derecha suave y tierna me hace recordar las palabras del profeta Isaías:  ¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas. Pues aunque esas llegasen a olvidar yo no te olvido. (Is 49,15-16)”

Jesús dirigiéndose a los fariseos que alardean de ser cumplidores de la ley para obtener beneficios o méritos ante Dios, El es gracia, amor que pide de nosotros la misma gratuidad. Sta Teresa del Niño Jesús no se sentía gran pecadora pero oraba por los pecadores pues la gran misericordia de Dios para con ella era haberla prevenido del pecado.

“Señor, míranos, para que sintamos el efecto de tu amor, concédenos servirte de todo corazón”. “Que la oblación que cada uno ofrece en tu honor de tu nombre sirva para la salvación de todos” Que la acción de este sacramento penetre en nuestro cuerpo y en nuestro espíritu para que sea su fuerza y no nuestro sentimiento, quien mueva nuestra vida”