DUODÉCIMO DOMINGO ORDINARIO

DUODÉCIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct.:Jb.38,1.8-11:Aquí se romperá la arrogancia de tus olas

Sal.106,23-24.25-26.28-29.30-31:Dad gracias al Señor ,porque es eterna su misericordia

2ªLct.:2ªCo.5,14-17:Ha llegado lo nuevo

Evangelio: Marcos 4,35-40:¿Quién es éste? Hasta el viento y la aguas le obedecen¡

 

Cuando nos reunimos para celebrar la eucaristía especialmente en el domingo, día del Señor, hacemos uno ejercicio de fe, de creer que él está vivo en medio de nosotros alimentándonos con su Palabra, su Cuerpo y su Sangre.

Hoy la Palabra de Dios que ha sido proclamada, ausculta los latidos de nuestro corazón creyente, sometido a las convulsiones y vaivenes de nuestro andar peregrino por el mundo ,mostrándonos antes lo que les ha ocurrido a algunos creyentes.

Todos tenemos una pequeña memoria del paciente Job, quien siendo rico y agraciado, le sucede una gravísima desgracia: lo pierde todo: familia, riqueza, hijos…Se queda vacío y espantado, sin palabras ni explicaciones. Su mujer le insta a no querer saber nada de Dios. Sus amigos le dicen que “algo habrá hecho mal” para que Dios se porte así con él. Y él se vuelve a Dios pidiendo explicaciones. El Señor le va respondiendo con la grandiosidad desbordante del mar … su potencia,  y su esplendor que llegan hasta el límite que el Señor le impone ,pues también en su criatura. Pone el Señor a Job ante el misterio de su presencia que transciende sus conjeturas y reflexiones siempre alicortas y limitadas. Job va entrando en el misterio de Dios y al final  exclamará :“cuando me arranquen la piel espero ver a mi Salvador”.

Los creyentes estamos tentados por la incredulidad. ”Me saltan los pensamientos de los peores materialistas” exclama Teresa de Lisieux en sus últimos días y le pide a su hermana Celina”: háblame del cuielo¡”

Como creyentes pensamos y reflexionamos que Dios, por más que se acreciente la mirada y visión de nuestros ojos, no pueden percibir la grandeza de Dios, la realidad espiritual y trascendente y sin embargo esta realidad invisible y trascendente es fundamento de nuestra existencia. Por eso es razonable creer y acceder a ella desde otra dimensión que es la fe. Y esto no es posible sin la  conversión y el arrepentimiento. Es preciso   creer, dejándonos llevar por la gracia  a merced del Dios de la vida ,“más íntimo a mi mismo que yo mismo y superior a todo”(S.Agustín).La realidad no se agota en lo que nosotros podemos medir y calcular. Siempre transciende lo visible y experimentable de los sentidos.

Un gran creyente y teólogo francés del siglo XX, Augusto Valensin, reflexionando con alegre ironía y desparpajo libre de creyente: ”si por un imposible, en mi lecho de muerte se manifestase con evidencia perfecta que me he equivocado, que Dios no existe , no lamentaría haber creído. Pensaría que el error no era mío pensado que Dios existe sino d e Dios por no existir”…Pero prefiero decir que creo en Dios porque existe y sobre todo porque siendo el que es ,merece existir.

La vida del creyente no es rectilínea y se ve asaltada por la incredulidad como el no- creyente se ve también tentado por la fe por el “¡acaso sea verdad que existe Dios¡¡”

Así nos enc9ontramos con Jesús y sus apóstoles navegando por el mar de Galilea y de pronto ocurre la tempestad…y Jesús duerme…y sus apóstoles le despiertan para que intervenga:¡.Señor, que perecemos¡. Jesús realiza un signo grandioso:¡Silencio¡¡Cállate¡…y a continuación reprocha a sus discípulos su falta de fe:”¿Porqué  sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe? Jesús  que les ha dado poder para hacer signos prodigiosos, les envía a la dimensión de la fe, de la seguridad y fortaleza en su palabra para apoyarse en Él y trascender y sublimar las contrariedades de la vida. Ellos quedaron pasmados, estupefactos ante la intervención de Jesús y se decían :pero ¿quién ese Este a quien el viento y el mar obedecen” .

Ya el Señor les había dicho y nos dice a nosotros. “ si cuando os hablo de cosas de la tierra(sus milagros y sus palabras…)no creéis ¿qué será cuando os hable de las cosas del cielo¡” “En el mundo tendréis tribulaciones pero yo he vencido al mundo”….”os llevarán a los tribunales pero os daré palabras acertadas para defenderos, os daré el Espíritu Santo¡”

S.Pablo nos dirá :“Sé de quien me he fiado”. Tal era su fe a pesar de tantas cosas difíciles como le sucedían. Pero Jesús crucificado y glorioso había hecho de él una criatura nueva y ahora miraba “con ojos nuevos la vida y la muerte”.

Ayer ,22 de abril, celebrábamos la memoria de dos grandes testigos de la fe : Juan Fischer(obispo) y Tomás Moro(Canciller del rey) se opusieron al divorcio del rey  Enrique VIII con Catalina de Aragón y  por ello,ambos sufrieron el martirio. Tomás le hablaba a su hija Margarita de su sufrimiento y también de acción de gracias por su fe en Jesús. Le pedía al Señor no defraudarle nunca pero si tuviese una debilidad, se acogería como s.Pedro a la misericordia de Jesús.

“Concédenos vivir siempre en el amor y respeto de tu santo nombre porque jamás dejas de dirigir a quienes estableces en el sólido fundamento de tu amor” .”Este sacrificio de reconciliación y de alabanza nos purifique con su poder,” ”te agrademos con la ofrenda de nuestro amor” ”Cuanto celebramos en cada Eucaristía sea para nosotros prenda de salvación”

UNDÉCIMO DOMINGO ORDINARIO

 

DOMINGO UNDÉCIMO DEL TIEMPO ORDINARIO.

 

1ªLct: Ez.¨17,22-24:Ensalza los árboles humildes

Sal.91,2-3.13-14.15-16:Es bueno dar gracias al Señor

2ªLct:2ªCo.5,6-10:En destierro o en patria nos esforzamos en agradar al Señor

Evang.:Mc.4,26-34:Es la semilla pequeña que se hace más alta que las demás hortalizas

 

Jesús resucitado impulsa con su Espíritu Santo a los apóstoles y también a nosotros: ”Id por todo el mundo y anunciad el evangelio(el reino de Dios) a toda criatura, bautizad y enseñad todo lo que os he comunicado…”En su vida pública había predicado: ”Convertíos, el Reino de Dios está en medio de vosotros”. Así que “el Reino de Dios” es el centro de su predicación.

Con esta expresión “Reino de Dios” Jesús se refiere a una realidad misteriosa, trascedente y al mismo tiempo tangible, concreta, visible. Se configura como una comunidad universal (“Id por todo el mundo a anunciar el evangelio”) cuya expresión más visible es la iglesia cristiana a la que el reino de Dios también desborda. Decir “Reino de Dios” es afirmar que “Dios Reina”. Es Dios Creador que se manifiesta también como Padre hasta el perdón.

El Reino de Dios es un acontecimiento presente(Jesús con su persona, palabras y signos de curación lo hacen presente) y futuro(será colmado al final de los tiempos).El Reino de Dios es lo mismo que la liberación de todos los males desde los físicos a los morales. Es lo mismo que salvación integral del cuerpo y del alma. La ley del amor es la clave de las relaciones de los miembros de este Reino. El Reino de Dios es como “la utopía(lugar sin lugar) del corazón humano”, ”como la realización de todos los deseos: paz, vida, verdad, justicia, amor”.Y entonces el reino de Dios es Gracia, don, regalo del Señor.

En el Prefacio VII de la Plegaria Eucarística encontramos esta expresión. ”Tú en la etapa final has enviado a tu Hijo, has derramado el Espíritu para hacer de todas  las naciones un pueblo nuevo que tiene como meta tu Reino, como estado, la libertad de los hijos y como ley el prec epto del amor”.

Comenzamos a ver las manifestaciones del Reino cuando nos adherimos incondicionalmente a Jesucristo. Por eso como a los discípulos les explicaba las parábolas en privado, nosotros en esta mañana del Domingo nos ponemos en disposición de recibir la enseñanza de Jesús.

En el fragmento del evangelio de S.Marcos.La presencia del Reino de Dios es como una semilla que se echa en tierra y va creciendo sin que se sepa cómo.El reino de dios es gracia, don que el sembrador acompaña acogiéndola e impulsándola hasta la siega o recolección. El Reino de Dios es como una semilla pequeña(grano de mostaza) que se hace la más alta de las hortalizas y da cobijo a los pájaros del cielo.

En nuestro impulso para prolongar la acción de Dios, la acción de Cristo por el Espíritu Santo, el Reino de Dios; somos conscientes de que “el hombre es frágil y sin ti nada puede” como hemos orado en la oración colecta. Suplicamos pues la ayuda de la gracia para” guardar los mandamientos y agradar al Señor con nuestras acciones y deseos”.

Nos sentimos también iluminados y motivados  por las palabras de S.Pablo que tiene conciencia de “vivir en confianza y fe la presencia de Cristo” pero al mismo tiempo se siente desterrado, lejos del Señor con el deseo de vivir junto a Él. Pero “tanto en el destierro como en la Patria-continúa el apóstol- nos esforzamos en agradarle”.

Podemos proponernos para esta semana el ejercicio espiritual de abrir nuestros ojos se fe y fijarnos y apreciar los signos, indicios, ejemplos, palabras que indican “El Reino de Dios está aquí”. Y también vamos a dar pruebas, signos, gestos del bien en que hagamos presente el Reino de Dios: de justicia, amor, paz, verdad.

“Anunciaremos tu Reino Señor, tu Reino Señor, tu Reino…Reino de paz y justicia, Reino de vdia y verdad…tu Reino Señor,tu Reino” 

  

DOMINGO DÉCIMO ORDINARIO

DOMINGO DÉCIMO DEL TIEMPO ORDINARIO

 1ªLct.Génesis 3,9-15:Establezco hostilidades entre tu estirpe y la de la mujer

Sal.129:Desde lo hondo a ti grito, Señor.

2ªCor.4,13-5,1:Creí por eso hablé

Evangelio: Mc.3,20-35: Satanás está perdido.

 

El autor sagrado del fragmento del libro del Génesis que ha sido proclamado bajo el ropaje literario del relato o “narración simbólica”que se nos ha ofrecido ,nos refiere la situación dramática que vivieron nuestros primeros padres(Adán y Eva).”Comieron del árbol de la ciencia bien y del mal”, desobedecieron y pecaron. Y esto requiere una explicación. Al de comer de la fruta prohibida, movidos por la curiosidad, por la fascinante atracción, por el vértigo del abismo: ”seréis como dioses”(abysus abysum invocat:el abismo llama a otro abismo);creyeron que alcanzarían su absoluta autonomía, su vitalismo exuberante y placentero,su experiencia culmen.

Pero reciben el toque de atención de Dios, de su conciencia que ya les había llevado a esconderse y reconocer su “culpabilidad” de que han hecho algo malo,   no  ordenado, algo que no está bien.

En principio este sentimiento de culpabilidad es saludable pues se sienten responsables de algo que les desborda y necesita ser sanado y salvado .Refieren algunos capellanes de cárceles que la visión de la película La Pasión de Mel Gibson a algunos delincuentes les ha llevado a sentirse ,por primera vez ,culpables y por lo tanto necesitados de curación y de perdón.

Adán reconoce su pecado, su error pero como no puede asumir tanta culpabilidad y responsabilidad le echa la culpa a Eva y Eva a la serpiente, a Satanás. Entonces el Señor maldice a la serpiente anunciando ya un plan de salvación: la mujer(Nueva Eva, María en lontananza)pisará tu cabeza cuando tú la hieras en el talón.Dios no se arrepiente de haber creado al hombre a su imagen y semejanza . Anuncia la salvación, una nueva humanidad. Los estudioso de las Sagrada Escritura  designan a este anuncio: Protoevangelio(primer evangelio, primera gran noticia de salvación)  .  

Un autor espiritual francés del s.XX,Louis Evely, explica esta situación de Adán y Eva: pensaron que al comer del fruto prohibido y “ser como dioses” según la promesa de la serpiente  ,tendrían acceso a una autonomía, a un vitalismo exuberante y placentero …“como Dios”.No pensaban que Dios es comunidad de amor, de relación y no de altanería y capricho.Dios es Padre,Hijo y Espíritu Santo,tres personas en comunión y comunicación. 

Nuestra cultura a veces movida por un emocionalismo extremo, ávido de experiencias vertiginosas dando rienda suelta a los deseos , tiende a quedar varada y embotada por tanta intensidad loca y desmedida. Y esto desemboca en el dolor y la tristeza. Hace unos años se realizó una exposición “Lágrimas del eros”. Los autores de los cuadros( artistas, pintores) reflejaban el dolor del eros en los rostros humanos  . “El eros, el deseo precisa del ágape o amor donación para ser completo amor”. La fe cristiana no está contra el “Eros”, sino a favor de integrarse y domarse en  el amor pleno(ágape). Esto sí que lleva una educación liberadora y sanadora con sus exigencias.

La actitud de Jesús inaugura “una nueva humanidad” en la que la persona es un ser en relación y  comunión; en entrega y servicio. En el evangelio que hemos escuchado a algunos les parece que “Jesús(Nuevo Adán) no está en sus cabales”. Les choca, les llama la atención  Su persona, sus palabras y acciones, ”su acción evangelizadora choca frontalmente contra el mal en sus distintas manifestaciones(:pecado, injusticia, enfermedad o “posesión diabólica como ahora”).Y al librar a un pobre hombre del mal inmundo, del demonio, algunos se atreven a decir que expulsa el demonio por arte de Belzebú ,el príncipe de los demonios”. Jesús desde el sentido común y la seriedad grave de una situación calamitosa , denuncia el retorcimiento y malicia de quienes atribuyen el bien al mal y el mal al bien, trastocando y confundiendo el orden moral. Por eso Jesús exclama: hay cosas que pueden ser perdonadas(por error, inmadurez, ignorancia…) pero el pecado contra el Espíritu Santo(atribuir el bien al mal,resistirse a la gracia y a la misericordia) no se le perdonará. Esta es la blasfemia contra el Espíritu Santo. Y Jesús insta a pertenecer a su familia que sublima su familia natural :”estos son mi padre, mi madre y mis hermanos, los que cumplen a la voluntad de Dios”.

S.Pablo nos devuelve a lo genuino, entrañable y salvífico del misterio de Cristo(Crucificado y Glorioso) nos da la esperanza de resucitar con Él. Nos inserta en el hombre nuevo(Nuevo Adán, Jesús Dios y hombre) e ilumina nuestro camino a hacia la plenitud eterna. Nuestro camino, nuestra humanidad personal, surcada “por tribulaciones pasajeras y livianas” esconde “un inmenso e incalculable tesoro de gloria” pues” no nos fijamos en lo que se ve sino en lo que no se ve”.Lo que se ve es este santuario nuestro que se desmorona, envejece, se debilita pero “crece un santuario interior” por la acción del Espíritu Santo del Señor.

“Concédenos, inspirados por ti, pensar lo que es recto y cumplirlo con tu ayuda” ”Que esta ofrenda te sea agradable y a nosotros nos haga crecer en el amor”. ”La fuerza curativa de tu Espíritu en este Sacramento, cure nuestra maldades nos conduzca por el camino del bien”

   

SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

 

1ª Lct.:Oseas 11,1b.3-4.8c-9:Con cuerdas humanas, con correas de amor le atraía

Sal.Is.12,2-3.4bcd.5-6:Sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la salvación

2ªLct.:Efesios 3,8-12.14-19: Anunciar la riqueza insondable que es Cristo.

Evangelio: Juan 19,31-37: Le traspasó el costado y al punto salió sangre y agua

 

Celebramos el amor de Dios, el amor de Jesucristo, la Solemnidad del Sgrado.  Corazón de Jesús. Para visibilizar esta entrega de amor, se señala el corazón, víscera del organismo tan vital y central para la corriente sanguínea. Un centro de operaciones para la sangre que recorre maravillosamente  todo el organismo y nos permite vivir.

La Palabra de Dios por el profeta Oseas nos manifiesta el estilo de amor paterno de Dios: “te amé, te llamé ,te enseñé a andar( el amor del padre, eleva al hijo hasta sus mejillas, o le sostiene con sus manos cuando se inicia en el andar, es un amor que impulsa a crecer),te curé: “con cuerdas humanas, con correas de amor, te atraía(amor de atracción no de presión en la bella expresión de S.Agustín)””Se me revuelve el corazón, se conmueven las entrañas.”

Dios tiene sentimientos, no es un motor inmóvil aunque sí  suprema inteligencia y amor y por eso”: “No cederé al ardor de la cólera” ,”no volveré a destruir a Efraim.Yo soy Dios y no hombre santo en medio de ti y no enemigo a la puerta”.

Después de esta declaración de amor de Dios y de su Hijo Jesús en el Espíritu Santo ,aceleramos nuestros pasos y “Sacaremos aguas con gozo de las fuentes de la salvación”

Nos alegramos y celebramos con S.Pablo esta explosión del amor de Dios: ”se me ha dado esta gracia: anunciar a los gentiles la riqueza insondable que es Cristo e iluminar la realización de este misterio escondido desde el principio de los siglos en Dios, creador de todo”

“En Cristo Jesús, Señor nuestro tenemos libre y confiado acceso a Dios por la fe en Él”Y esto mediante la Iglesia se conoce la multiforme sabiduría de Dios”

Estamos pues ante una cascada de gracia y benevolencia de Dios manifestada en Jesucristo donde encontramos ”tesoros de gloria por el espíritu , robustez en lo profundo del ser, amor y cimiento”. Y también el rico acento de que esto lo vivamos con todo el pueblo cristiano.

“Lograreis abarcar lo ancho, lo largo, lo alto y lo profundo comprendiendo lo que trasciende toda filosofía: el amor cristiano. La filosofía, la razón, la reflexión, tan humanas se aproximan al abismo del misterio y el amor de Dios nos permite llegar  a la plenitud según la Plenitud de Dios”

El relato que nos refiere S.Juan, el discípulo amado, nos ofrece unas pinceladas preciosas y sabrosas en un momento tan trágico como es la muerte del cordero inocente. ”Uno de los soldados con la lanza le traspasa el costado y al pronto salió sangre y agua”. También nos dirá el evangelio que Jesús entregó su espíritu, su último aliento, su último amor, el Espíritu Santo. Y los Santos Padres(aquellos obispos, sabios y santos de los primeros siglos) nos siguen ofreciendo las admirables catequesis en als que se apunto que en la sangre y el agua se simbolizan los Sacramentos del Bautismo  y de la Eucaristía .

Nos alegra y conforta también la expresión de S.Bernardo  cuando en la homilía , 61, 4-5 sobre el cantar de los Cantares  exclama : «Yo -escribe san Bernardo- lo que no puedo obtener por mí mismo, me lo apropio (literalmente, !o usurpo!) con confianza del costado traspasado del Señor, porque está lleno de misericordia. Mi mérito por lo tanto es la misericordia de Dios. No soy pobre de méritos mientras Él sea rico de misericordia. Pues si la misericordia del Señor es mucha (Sal 119, 156), yo tendré abundancia de méritos. ¿Y que es de mi justicia? Oh Señor, me acordaré solamente de tu justicia. De hecho esa es también la mía, porque tú eres para mí justicia de parte de Dios». (cf. 1 Cor 1, 30).

En esta Solemnidad “recordamos los beneficios de su amor” ”concédenos recibir de esa fuente divina una inagotable abundancia de gracia” ”Que los dones que te ofrecemos sean agradables y sirvan para el perdón de nuestras culpas””El sacramento de tu amor encienda el fuego de la caridad  para unirnos más a Cristo y lo reconozcamos presente en los hermanos”     

SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y DE LA SANGRE DE N.S.JESUCRISTO

SOLEMNIDAD DEL SMO. CUERPO Y SANGRE DE CRISTO

   TOMAD Y COMED ESTO ES MI CUERPO...

1ªLct. Ex.24,3-8:Es la sangre de la alianza que hace el Señor con vosotros.

Sal.115,12-13.15. y 16bc.17-18:Alzaré la copa de la salvación

2ªLct.:Hb.9,11-15:Jesús  mediador de una nueva alianza.

Ev.Mc.14,12-16.22-26:TOMAD Y COMED, TOMAD Y BEBED.

Cuando celebramos la Eucaristía, después de la consagración, el sacerdote exclama: “Este es el Sacramento de nuestra fe” y el pueblo de Dios también exclama también : ”Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. Ven, Señor Jesús¡

Una vez al año (Lieja 1246-Urbano IV.1264 para la iglesia universal) celebramos solemnemente este sublime y grandioso misterio de la presencia real y sustancial de Jesucristo en la Eucaristía. ”Solemnidad del Cuerpo y de laSsangre de Jesucristo” ”CORPUS CHISTI”.

El Verbo de Dios se hizo carne, habitó entre nosotros y hemos contemplado su gloria. Por eso Jesús les dijo y nos dice:” si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre no tendréis vida en vosotros”, ”el que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él”. “Habita en mi y yo en él” ,”tener vida en vosotros” .Así es la elevación a la que lleva Jesucristo nuestra existencia personal.

Siendo niños nos preparamos para la primer comunión y nuestras catequistas nos enseñaban desde el catecismo: ”La Eucaristía es el sacramento del Cuerpo y Sangre de Jesucristo bajo las especies del pan y vino”. Así nos acercaba nuestra madre la Iglesia a tan sublime y precioso misterio.

La Palabra de Dios que hoy ha sido proclamada nos acerca también al misterio del Cuerpo y sangre de Jesucristo. Misterio no es aquello que no comprendemos sino que no terminamos de comprender pues siempre nos supera pero ya nos introduce en su lento y hondísimo conocimiento y “…el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la futura gloria” como reza una plegaria de la Iglesia.

El Señor ha elegido el pan, elemento grandioso de nuestra alimentación para ser transformado por el Espíritu Santo  en “pan de vida eterna” ,”Carne gloriosa del Señor”. Y ha elegido el vino(energía, alegría, fiesta…) para convertirlo en “sangre preciosa “ bebida de salvación”

El maná como alimento en el desierto y la sangre del sacrificio como expresión de la alianza de Yahvé con su pueblo es la Figura, Anticipo, prenda, imagen, profecía ,en el Antiguo Testamento o antigua Alianza, de lo que será después( Nuevo Testamento) Acontecimiento supremo del Cuerpo y la Sangre de Cristo .Ahora ,nosotros lo celebramos en el Sacramento de la Eucaristía.

Moisés después de recibir las palabras del Señor y comunicar al pueblo sus mandamientos ofreció un “sacrificio de comunión”. Parte de las sangre lo vertió en vasijas y sobre el altar. Tomó el documento de la alianza ,lo leyó y el pueblo asintió y Moisés roció al pueblo con la “sangre de la alianza”.

Esta honda sinfonía del Espíritu Santo es elevada a una dimensión más excelsa: ”no la sangre de animales, sino la sangre de Jesús, Mediador, pontífice, puente de una alianza nueva que purifica la conciencia”, ”llevándonos al culto de Dios vivo” y a recibir la herencia eterna”. Así nos lo ha dicho la carta a los Hebreos.

Jesús con sus discípulos celebran la cena de la Pascua y preparan una habitación .En el desarrollo de la cena tiene lugar la solemne institución de la _Eucaristía. Jesús dice:” Tomad, comed, esto es mi cuerpo; tomad, bebed esta es mi sangre derramada por todos”.

“No volveré a beber del fruto de la vid(alegría, fiesta, plenitud) ”hasta que beba el vino nuevo en el Reino de Dios(glorificación, resurrección, triunfo sobre la muerte).

Así Jesús a estos elementos entrañales(pan y vino)con el poder del Espíritu Santo los transforma, transustancia, los eleva a la condición de significar y contener  Cuerpo y Sangre gloriosos.

Nuestra Madre la Iglesia, en su magisterio(Sacrosantum Concilium del Vaticano II ,sobre la Liturgia)distingue hasta siete modos diversos de la presencia de Jesús: en la oración, en la vida y acción social, en la fe y en el amor, en el anuncio de la Palabra ,en el ministerio de los sacerdotes ,en la administración de los sacramentos… Y Jesucristo está presente “per excellentiam” de modo sustancial, en la Eucaristía:”vere, realiter et subtancialiter”(verdadera, real y substancial)

Las especies de pan y vino que a nuestro sentidos se presentan invariables han sido alcanzados en su dimensión profunda(no accesible a nuestros sentidos externos: fallan la vista, el tacto y el gusto y sólo por el oído cree como reza el precioso himno de Sto Tomás de Aquino-Adoro te devote  ) )y han sido transformados en el Cuerpo y la Sangre gloriosos del Señor, para nuestro alimento espiritual y poder ser venerados como presencia personal gloriosa de Jesús: ”Yo estoy con vosotros hasta la consumación de los tiempos”  y ser llevado como viático a los enfermos.

Un autor espiritual de nuestros días utiliza una imagen para acercarnos a lo que la enseñanza de nuestra madre la iglesia denomina”: transustanciación”(cambio de sustancia o esencia).Una mujer o un hombre entran en la peluquería y cuando salen podemos asombrarnos:¡qué transformación se ha operado en ella o en él ¡aunque sigue siendo la misma persona que entró en la peluquería. En la Eucaristía también: misteriosamente ,por la acción del Espíritu Santo, en el hondón del pan y de vino, ¡qué transformación¡(transustanciación) aunque visiblemente permanecen las especies de pan y de vino.

Sacramento admirable, memorial –digno de veneración, que experimentemos constantemente el fruto de la Redención” ”Paz y unidad significadas en las ofrendas sacramentales”. La comunión que tomamos signo del banquete del reino que gozamos ya nos lleve al gozo eterno de la divinidad”

Desde la fuerza del Sacramento de la Eucaristía, Sacramento del amor, también nos hacemos sensibles ante las necesidades materiales y espirituales de otras personas que no han tenido nuestras mismas oportunidades. De ahí la relevancia  de colaborar con nuestras aportaciones monetarias para la acción que “Caritas Diocesana y Nacional” desarrolla tan dignamente. La colecta de hoy es a su favor. Gracias por vuestra generosidad  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies