CUARTO DOMINGO DE CUARESMA

DOMINGO CUARTO DE CUARESMA

 

1ªLct.:1º de Samuel 16,1b.6-7.10-13ª:David es ungido rey de Israel

Sal.22,1-3ª.3b-4.5.6:El Señor es mi Pastor nada me falta.

2ªLct.:Ef.5,8-14:Levántate de entre los muertos y Cristo será tu luz.

Evangelio: Jn.9,1-41:Fue ,se lavó y volvió con vista.

 

Pepe había sido un joven vitalista, desenfadado que a la edad de 40 años había comenzado a perder la vista hasta quedar completamente ciego .El Señor lo puso en el camino de mi ministerio sacerdotal para acompañarlo en el combate espiritual en que se encontraba y combatir con él en Jesucristo. Recibió una visita especial de un obispo santo que lo confortó y el día de la visita Pepe junto con sus padres hermanos y sobrinos se pusieron de fiesta porque era algo especial aquella visita. En algunos momentos de nuestra conversaciones hasta hacía ejercicio de un sano humor. Otro amigo sacerdote ciego, me confió que a duras penas terminó la carrera sacerdotal quedando ciego.Al principio los golpes que me daba contra puertas y ventanas suponían una gran humillación hasta llegar al equilibrio y serenidad. Impartía muchas tandas de ejercicios espirituales y se le veía “feliz y contento”. Otro sacerdote, Mauro, ciego ya al tiempo de jubilarse junto con Antonio el día de Sta Lucía, patrona de los ciegos ,celebraban la Eucaristía para los ciegos y en la homilía hasta bromean diciendo que “eran invidentes  transitoriamente” porque esperaban volver a ver y verse en el cielo.

Hemos escuchado un elocuente evangelio en el que el Señor cura a un ciego.

A los que maliciosamente le  preguntan por su nueva situación, el que antes era ciego, responde: sólo sé que yo era ciego y ahora veo”.

En esta misma expresión adivinamos todo un mundo cargado de dramatismo en los que no ven y el regocijo y estupor de quienes recobran la vista pudiendo acoger la maravilla de la luz, los colores ,la vida plena.

El drama de aquellos judíos, la ceguera de los  mismos encarnando un mundo oscuro de tinieblas se ve en el enfrentamiento con Jesús, luz del mundo. Y comienza por no aceptar lo evidente, lo que se ve: alguien que no veía ahora ve pues intuyen que Jesús autor de signo realizado les remite a Dios y les llama a convertirse a volverse aunque se manifiesta su resistencia y oposición:”vino a los suyos y no lo recibieron”

Las palabras, los gestos, los silencios de Jesús, referidos a la vida ordinaria de los hombres nos trasladan ,a su vez ,a otro plano de la existencia donde recibimos luz, sentido, orientación, gracia. En ese mundo invisible de la luz y de la vida, el creyente aprende a ver más y mejor a interpretar, a caminar en la luz y en la verdad.

¿Qué dices del que te ha abierto los ojos? Que es un profeta. Jamás se oyó decir que nadie que le  abriera los ojos a un ciego si éste no viniera de Dios.

Y luego, lo más sorprendente :¿Crees tú en el Hijo del Hombre?¿Quién es para que crea en Él? Jesús le contestó: El que está hablando ése es.

El creyente vive una experiencia de relación con Dios de quien parte la iniciativa y a la que responde  con su confianza. Decimos  que ser creyente cristiano es una gracia, un don que se coge en liberad y se ejercita con esperanza y amor 

Me contaba uno compañero de estudios que tuvo un amigo ciego que le confiaba que “veía por dentro”,había aceptado su condición y se movía con gracia y libertad en la vida.

¿Cuál es el testimonio de nuestra fe? Después de lo que he vivido ,del encuentro con tantos creyentes y tantas personas honradas estimo que lo definitivo es conocer a Jesucristo que me revela al Padre y al Espíritu Santo y me enseña amar ,a perdonar, que me consuela y nada puede llenarme de tanta felicidad como El.

“Despierta tú que duermes, levántate de entre los muertos y Cristo será tu luz”.Se trata de “ver no como los hombres en apariencia sino como Dios  que ve el corazón”

Ilumina nuestro espíritu con la claridad de tu gracia para que nuestros pensamientos sean dignos de ti y aprendamos a amarte  de todo corazón.”

Ayúdanos a celebrar estos santos misterios con fe verdadera y saber ofrecértelos por la salvación del mundo.

 

 

TERCER DOMINGO DE CUARESMA

TERCER DOMINGO DE CUARESMA

 

1ªLct.:Ex.17,3-7:Danos agua para beber.

Sal.94,1-2.6-7.8-9:Escucharemos tu voz, Señor.

2ªLct.:Rm.5,1-2.5-8:El amor de Dios derramado en nuestros corazones.

Evangelio: Jn.4,5-42:Un surtidor de agua que salta  hasta la vida eterna.

 

El relato del libro del Éxodo describe la situación desesperada de los israelitas y Moisés “que se mueren de sed” tentando a Dios con una pregunta inquietante:”¿Está o no está el Señor en medio de nosotros?.¿No es verdad que en nuestro foro interno en alguna ocasión, en situaciones dolorosas ha pasado por nuestro corazón esta misma pregunta? La presencia del mal sacude la conciencia del hombre que no puede controlar ni dominar lo que es causa del sufrimiento y ardorosamente busca respuestas.

“En un lugar como éste, las palabras fallan; al final, sólo puede haber un silencio seco, un silencio que en sí mismo es un grito de corazón a Dios: ¿Por qué, Señor, permaneciste en silencio? ¿Cómo pudiste tolerar esto?”, expresó Benedicto XVI el 28 de mayo de 2006 cuando visitó el antiguo campo de concentración de   Auschwitz

San Pablo en el fragmento de la carta a los Romanos se muestra contento, justificado, lleno de gracia, porque “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado”.Y lo que se le ha pedido es “creer” ”la fe”.A la tentación de ¿Está o no está el Señor en medio de nosotros?, S. Pablo responde que lo asombroso de nuestro Dios, la prueba de que Dios nos ama y está con nosotros-algo inaudito  e inesperado -es que siendo injustos y pecadores, un justo, Jesús, murió por nosotros” .Por eso:” Venid, aclamemos al Señor, no endurezcáis el corazón porque El es  nuestro Dios”.

La paciencia y la intercesión de Moisés ante Dios, su liderazgo y pastoreo con el rebelde pueblo de Israel encuentra su perfección en Jesús tal como hoy lo muestra en el Evangelio. 

El encuentro de Jesús con la samaritana ha dado ocasión a los escritores espirituales para unos sabrosos comentarios y lúcidas interpretaciones. San Agustín ve en la mujer samaritana la figura de la Iglesia aún no santa que recibe el don del Espíritu Santo, el agua viva.Y además es figura de la Iglesia de pueblos extranjeros, no judíos.

Nosotros mismos en este tiempo de cuaresma, de conversión y penitencia, de escucha asidua de la Palabra de Dios nos sentimos sorprendidos por este diálogo en que captamos el sentido pedagógico de Dios y de Jesús que conduce suavemente a la persona al ámbito de la fe que salva.

Jesús, Dios sediento de agua y necesitado de ayuda para beber desafía los imponderables de la convivencia y se dirige a una mujer, samaritana, enemiga de los judíos.

Atravesado este primer umbral,  haciéndola caer en la cuenta de la realidad de la sed y la necesidad de beber le impulsa a reconocer otra necesidad no menos real que la anterior reprimida o camuflada entre deseos, desdenes, autosuficiencias que desvían la atención:” Si conocieras el don de Dios y quién te dice dame de beber, le pedirías el agua viva”.

Así es nuestra condición humana. Vemos la realidad inmediata, nos conformamos con lo que entra por nuestros sentidos que en tantas ocasiones también nos engañan en su apariencia hasta que otras personas nos ayudan a descubrir los matices y detalles de la realidad. Nos ayudan a conocer mejor la vida, su riqueza. ¡Cuánto no debemos a nuestros padres, maestros, gentes de bien.

Jesús lleva a la mujer hasta el fondo de sí misma, le ayuda conocerse y a reconocerse ,y al convertirse y  cambiar, al experimentar convirtiéndose y fiándose ,la exclamación sublime:”¡He visto al Mesías¡”.

Da testimonio de la visto, creído y experimentado y sus convecinos también se sienten sorprendidos: ”ya no creemos por lo que nos dices sino por lo que vemos”.

Jesús, hoy también está aquí presente resucitado aunque velado bajo tantos signos y símbolos eucarísticos: palabra, pan, vino, color, vosotros mismos, yo mismo…

Hemos de reconocer que cautivados por lo inmediato ,somos perezosos ,nos resistimos al mundo de lo invisible porque nos supone esfuerzo.

Seguramente que hemos oído hablar de los pescadores de perlas que se lanzan hasta el fondo en el agua que tira de ellos hacia arriba. Ellos bucean y bucean e intentan con gran esfuerzo llegar hasta el fondo para pescar una perla que los llena de alegría y                 satisfacción.

El camino creyente a veces se hace fatigoso pues nos resistimos a ir donde el Señor nos quiere para hacernos felices dándonos el agua viva. De ahí que nos ofrece el don del Espíritu Santo.

Pedimos al Señor nos ayude a realizar la experiencia de caminar con El siendo restaurados por su misericordia. Haz, Señor que cada uno nos convirtamos en surtidor d agua que salta hasta la vida eterna. Que se haga realidad en nuestra vida lo que hemos recibido en este sacramento.

 

 

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA

 

1ª Lct.:Génesis 12,1-4ª:Vocación de Abrahán, padre del pueblo de Dios.

Sal.32,4-5.18-19.20 y 22:Que tu misericordia venga sobre nosotros.

2ªLct.:2ªTimoteo.1,8b-10:Dios nos llama y nos ilumina

Evangelio: Mateo,17,1-9:Su rostro resplandeció como el sol.

 

El pasado domingo contemplábamos a Jesús en el desierto sometido a la tentación de abandonar el camino de Dios y asintiendo a su voluntad respondía al maligno: Sólo a Dios adorarás.

Hoy seguimos a Jesús que sube al monte Tabor acompañado de Pedro, Santiago y Juan y ante ellos  se Trasfigura:” su rostro resplandecía como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz”. Recuerdo la preciosa escena de la película “Jesucristo Superstar” en que la imagen de Jesús azotado y flagelado, se va transformando en un Jesús radiante y majestuoso y transcendente que abraza a todo el mundo.

Se les aparecieron dos figuras relevantes de la Antigua alianza: Moisés a quien el Señor le entrego la Ley y Elías, el profeta de fuego .Pedro, admirado exclama:¡Qué bien se está aquí¡ Es como decir: podríamos vivir siempre así:”hagamos tres tiendas” para vivir eternamente felices.

Al mismo tiempo se oye la voz del Padre: ESTE ES MI HIJO, ESCUCHADLE. Recordad que estas palabras cuando el Bautismo en el Jordán: ¡Este es mi Hijo¡

Este Hijo, Jesús, ahora transfigurado, lleno de gloria, adelantando su Resurrección es quien dice a sus discípulos: Vamos a Jerusalén a morir. Ellos no lo entienden y menos Pedro a quien Jesús recrimina: Apártate de mi Satanás. Como no entendieron cuando discutían sobre quién sería el primero en el reino y tuvo que mostrarles a un niño para tener un corazón sencillo como él o “el que quiera ser el primero sea vuestro servidor”

Jesús les abre un tanto el horizonte para que gusten del futuro de Dios y vuelvan fortalecidos a anunciar “el evangelio de la gracia de Jesucristo que destruyó la muerte y sacó a la luz la vida inmortal”(2ªTim.1,8b-10)

En la encíclica Spe Salvi, Benedicto XVI sintetiza la sustancia de la esperanza diciendo:” La fe no es solamente un tender de la persona hacia lo que ha de venir, y que está todavía totalmente ausente; la fe nos da algo. Nos da ya ahora algo de la realidad esperada, y esta realidad presente constituye para nosotros una « prueba » de lo que aún no se ve. Ésta atrae al futuro dentro del presente, de modo que el futuro ya no es el puro « todavía-no ». El hecho de que este futuro exista cambia el presente; el presente está marcado por la realidad futura, y así las realidades futuras repercuten en las presentes y las presentes en las futuras.

Nuestro caminar cristiano no es primero un superar obstáculos, órdenes y leyes para conseguir el cielo, la gracia. Recibimos la gracia, la luz, la transfiguración, momentos de luz y de gozo para que en el camino de la vida surcado por dificultades y oscuridades no nos escandalice la cruz de Jesús y sea el impulso para llegar como Jesús a dar la vida por amor. Es bueno sentarse con Jesús y en momentos de gracia y plenitud también poder decir:!qué viene  se está aquí” y ver realizadas sus palabras: Venid a mi si os sentís cansados y agobiados que yo os aliviaré”. A veces nos puede ocurrir en la iglesia, en la oración solitaria o a veces en el fárrago del trabajo cotidiano que experimentamos “un no sé qué que queda balbuciendo” como diría Juan de la cruz. Son hermosos los testimonios de hombres y mujeres, de cualquier estado y condición social que aunque fugaz han experimentado ese toque de Dios imborrable felizmente para toda la vida .Un montañero en una altura elevada con algún dedo congelado ha sido tocado por Dios.

Como Israel, como Abraham impulsado por Dios a salir de su casa y de su tierra en pos de la tierra prometida, así también nosotros somos llamados realizar la experiencia de Dios, a gustar a Dios, a dejarnos transfigurar por El como Agustín, Francisco, Teresa de Ávila y de Calcuta y tantos otros para que sin huir de nuestras responsabilidades diarias podamos transfigurar el mundo “  tomando parte en las duras trabajos el evangelio”, pues Dios nos dio su gracia por Jesucristo que destruyó la muerte y sacó a la luz la vida inmortal”

Martin Luther King, el líder de los derechos de los negros escribía:”Días difíciles…Pero no significa nada, he estado en la cumbre de la montaña… Como a todos los hombres me gustaría vivir largos años..Es bello ser viejo…Pero no me preocupo…Sólo quiero hacer la voluntad de Dios…Él me ha permitido ascender a la montaña., he mirado,  he visto la tierra prometida. No temo. Mis ojos han visto la gloria del Reino de Dios que viene ¡Qué hermoso es estar aquí¡ Dag  Hammarskjoeld ,Secretario general de la ONU (1953-1961) escribe así en su diario espiritual:»La experiencia interna del amor de Dios es el más profundo sentido de alegría y plenitud que un ser humano puede tener – nada lo supera. Todas las demás experiencias de amor, aunque sean hermosas, son como reflejos o recordatorios de la cosa real.» 

Hagamos la experiencia .Contemplemos al Señor.

“Señor, que nos has mandado escuchar a tu Hijo ,el predilecto, alimenta nuestro espíritu con tu palabra; así con mirada limpia, contemplaremos gozosos la gloria de tu rostro”

“Señor, te damos gracias porque al darnos en este sacramento el cuerpo glorioso de tu Hijo nos haces ya partícipes en este mundo, de los bienes eternos de tu reino”.

Canto: La Palabra del Señor es sincera y todas sus acciones son leales. Gustad y ved.

 

 

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA

 

1ªLct.:Génesis,2,7-9;3,1-7:Creación y pecado de los primeros padres

Sal.50,3-4.5-6ª.12-13.14 y 17:Misericordia, Señor, hemos pecado.

2ªLct:Rom.5,12-19:Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia.

Evangelio: Mateo,4,1-11:Jesús ayuna durante cuarenta días y es tentado.

 

En los primeros siglos del cristianismo para los que deseaban ser cristianos y recibir el sacramento del bautismo, nuestra madre la Iglesia estableció, un  tiempo-a veces prolongado- de preparación. Era un tiempo de recepción e interiorización, de conocimiento no sólo nocional o teórico, sino también de aprendizaje activo de la vida cristiana. «El Credo, los sacramentos ,los mandamientos y la oración configuraban  este itinerario con la recepción de algunos ritos(la sal, el exorcismo…). A este recorrido se le denominó catecumenado (catequesis: hacer resonar la buena noticia de la salvación) y después de ese tiempo en la gran vigilia pascual del Sábado Santo accedían a recibir los tres sacramentos de la iniciación cristiana(bautismo, confirmación y Eucaristía).Era un tiempo en que accedían al bautismo personas adultas. 

Iniciado este tiempo o camino cuaresmal, nos encontramos todos dispuestos  a dejarnos iluminar por la Palabra de Dios que volverá a ser rica y abundante y como en un proceso catecumenal, al inicio se nos anuncia una gran noticia: “Si por la desobediencia de uno todos se convirtieron en pecadores, así por la obediencia de uno todos se convertirán en justos .El don de la gracia que correspondía a uno solo hombre, Jesucristo, sobró para una multitud».

La gran noticia advertida y llena de misericordia no deja de señalar la gravedad de una herida profunda en el corazón de la humanidad que el catecismo llama “pecado original” o “hereditario”: ”la doctrina del pecado original es el reverso de la Buena Noticia de que Jesús es el Salvador de todos los hombres que todos necesitan salvación”.

En el relato del Génesis se nos muestra una verdad por medio de dos grandes imágenes: la del jardín y la de la serpiente. El jardín es la patria que nutre y sostiene un mundo de acuerdo con el deseo del Creador.

La imagen de la serpiente , tomada de los cultos orientales de la fecundidad. La serpiente al hombre: no te acojas a la Alianza. Sumérgete en la corriente de la vida, de la embriaguez, del éxtasis. Así tú mismo podrás participar de la realidad de la vida y de su inmortalidad .La serpiente, símbolo de la atracción que estas religiones significaban para Israel.

La tentación de Adán, reflejo de la tentación de Israel y del pecado de todos los pueblos. El hombre no debe aceptar las limitaciones de su ser. Pensemos en la técnica:¿Qué puede hacer?¿Qué debe hacer? El físico Robert Oppenheimer cuenta que cuando surgió la posibilidad de la bomba atómica ésta había constituido para los físicos nucleares la seducción técnica, su fascinación como un imán que debían seguir.

El último comandante de Auschwitz,  R.Hess, afirmaba en su diario que el campo de exterminio había sido una inesperada conquista técnica: horario del ministerio, capacidad de los crematorios y el combinar todo esto constituía un programa fascinante.

Esto es un engaño de Satán que quiere destruir al hombre y al universo. La forma más grave del pecado consiste en que el hombre quiere negar el hecho de ser una criatura, de aceptar los límites y entonces se transforma todo. El pecado es una negativa a la verdad.

La respuesta sobre el relato del pecado original la tenemos en Filp.2,5-11:»siendo de condición divina se despojó de su rango, obedeció hasta la muerte por eso Dios le otorgó el nombre sobre todo nombre”

El evangelio de hoy nos muestra al hombre Jesús seducido por Satán que le quiere desviar de la voluntad del Padre: pan, riquezas y poder. Y Jesús rechaza la tentación : No sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios…”No tentarás al Señor tu Dios, a Él sólo servirás”

Asistimos en estos momentos a la corriente de El transhumanismo,un movimiento cultural e intelectual internacional que tiene como objetivo final transformar la condición humana mediante el desarrollo y fabricación de tecnologías ampliamente disponibles, que mejoren las capacidades humanas, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual. ¿Liberará al hombre esta pretensión o lo esclavizará? ¡No será más bien que hemos de humanizar la tecnología para que la tecnología no nos deshumanice¡

He aquí por lo que todos hemos de estar atentos para juzgar y discernir. En estos días se están celebrando do tanto en la Santa Sede como en alguna universidad católica española este asunto tan crucial. 

Cada uno de nosotros, aquí en presencia del Señor, podemos identificar nuestras tentaciones, nuestros dioses, aquellos que creemos que nos va a dar la libertad y la felicidad. A veces no quiere decir que sean grandes tesoros. Un orgullo, una vanidad, un envidia, un capricho pueden ocupar el lugar de Dios.

S.Agustín, en el oficio de lecturas del día, en un comentario sobre los salmos(60,2-3):”hemos sido tentados en él, también en él vencemos al diablo. ¿Te fijas en que Cristo fue tentado y no te fijas en que venció? Reconócete a ti mismo tentado en él, y reconócete también vencedor en él. Podía haber evitado al diablo, pero sino hubiese sido tentado, no te habría aleccionado para la victoria cuando tú fueras tentado”

Concédenos avanzar en la inteligencia del misterio de Cristo y vivirlo en su plenitud….Nuestra vida sea conforme con las ofrendas que presentamos…Haznos sentir hambre de Cristo y vivir de toda Palabra que sala de tu boca 

 

 

SÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

SÉPTIMO DOMINGO

 

1ªLct.:Lev.19,1-1.17-18:Amarás a tu prójimo como a ti mismo

Sal.102,1-1.3-4.8 y 10,12-13:El Señor es compasivo y misericordioso.

2ªLct.:1ªCo.3,16-23:Todo es vuestro, vosotros de Cristo y Cristo de Dios.

Evangelio: Mt.5,38-48:Amad a vuestros enemigos.

 

El fragmento del evangelio de Jesús según San Mateo que ha sido proclamado es prolongación  del  Sermón del monte. Jesús ”que no ha venido a abolir la ley sino a darle  plenitud”,  eleva a una categoría sublime e inimaginable el mandamiento del amor: ”amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os persiguen”.

Conociendo nuestra urdimbre humana y sus reacciones viscerales y primarias de inmediato ,surgen en nuestro corazón bastantes interrogantes:¿Se podrá llevar a cabo tal propuesta?¿No se tratará de un deseo utópico pero irrealizable?¿Acaso no es legítimo defendernos y luchar contra el mal? Jesús mismo a quien le abofeteó en el tribunal le dijo: Si he hablado mal ¿dime en qué? Si no ¿por qué me pegas?

Es seguro este tono en el hablar de Jesús  sobre la exigencia del amor. De hecho el destino, asumido por propia voluntad,  de la vida de Jesús, fue la muerte, dar la vida “por nosotros y por nuestra salvación” hasta exclamar: ”Perdónalos porque no saben lo que hacen”. En días pasados, en el evangelio de S. Marcos, Jesús increpa a Pedro que le quiere apartar del camino de la cruz: ”Apártate de mi ,Satanás, tú  piensas como los hombres no como Dios”

“ Cuanto más nos identificamos con la misión que se nos ha confiado como ha hecho el Hijo eterno, más íntimamente nos haremos hijos e hijas del Padre celeste: de ello da testimonio  todo el sermón del monte” (Hans Urs von Balthasar:”si no os hacéis como este niño …p.54) Si nuestra cultura, nuestra sociedad ha podido alcanzar algún grado de paz y reconciliación es y ha sido por los testigos que han sabido perdonar y han sido instrumentos de reconciliación. En medio de los ambientes violentos siempre aparecen personas de bien y de paz aunque parezca que la violencia triunfa sobre la paz. 

Este es el motivo y razón de fondo del amor a los enemigos :“Así seréis hijos de vuestro Padre que hace salir el sol sobre malos y buenos” ”Si no os hacéis como niños no entraréis en el reino de los cielos”

En el ámbito de la gracia, del Reino de Dios, de la ciudad de Dios, presente ya aquí, el creyente y la comunidad cristiana ensayan esa nueva dimensión del amor total. Quien perdona como Dios nos perdona y como  Jesús en la cruz, vive la conciencia de ser hijo: ”Sed santos como yo soy santo” ”Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”.

En nuestra vida de cada día, en nuestra convivencia ordinaria vivimos roces, fricciones que nos hieren y van dejando sus secuelas, sus heridas que nos impiden vivir en paz y reconciliados. Podemos sentirnos con odio, resentimiento, rabias, antipatías y a veces solapadas. ¡Cuántos corazones lastimados incluso con estupenda actitud creyente¡ ”Juan José Cortes el papa de Mariluz asesinada, se expresaba diciendo el temor de que en el juicio contra los asesinos de su hija se despertase el rencor y la  rabia que tanto daño hace por añadirse al dolor ya soportado.

Siendo joven sacerdote llegaba todos los meses a mi parroquia una señora para que celebrásemos una misa por el eterno descanso de su hermano al que habían asesinado. Siempre me decía “pero yo no perdono a Dios lo que ha sucedido a mi hermano”. Nunca había oído semejante expresión” Poco a poco iba comprendiendo aquella dolorosa situación y la expresión: ”No odiarás de corazón a tu hermano, ni te vengarás, ni guardarás rencor sino que amarás a tu prójimo”…Es decir, que tu corazón se sienta libre de cualquier resentimiento de tal modo que al sufrimiento por una injusticia recibida no se añada este sufrimiento ””Dejaos reconciliar por Dios en nuestro Señor Jesucristo”. ”Antes de depositar la ofrenda si tiene tu hermano algo contra ti ve y reconciliate con él”

Un samurai visitó a un viejo sabio para plantearle una duda que le atormentaba:¿existen el infierno y el paraíso?

-¿Quién pregunta eso?.-Un guerrero samurai

-¿Con esa cara de idiota? Y ¿además tan estúpido y cobarde?

El guerrero airado desenvainó el sable.

El viejo sabio exclamó: ¡Ahora se abren las puertas del infierno¡

El guerrero comprendió la sabiduría del viejo y guardó el sable avergonzado .El sabio exclamó de nuevo: ¡Ahora se abren las puertas del cielo¡

Está aquí Jesús en medio de nosotros y ve todo nuestro interior, los repliegues de nuestra psicología, nuestros sufrimientos y rencores, nuestras fobias. Vamos a hacer un ejercicio de fe en Jesús que “es el mismo hoy, ayer y siempre”. Vamos a pedirle que hoy nos sane de raíz, nos libere de toda resistencia a la paz y al perdón .Que cure a las personas que nos han hecho sufrir y nos cure por haber hecho sufrir a los demás.

Las iglesias, los templos, los santuarios son ámbitos de paz. A veces como que la tocamos físicamente. Muchos nobles deseos y súplicas humildes han dejado un ambiente de calma. Y además está garantizada por Jesús, la Sma. Virgen o el Santo de devoción. En la plegaria Eucarístíca  Vb decimos:  “que tu Iglesia sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz, para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando” No sólo a nivel personal sino también eclesial donde hemos de vivir la utopía del perdón y del amor a los enemigos.

Nos impulsa el Espíritu a ser sal que sala que quema que purifica y que da sabor hasta llevar al extremo el amor incluso  al enemigo.

“La meditación asidua de tu doctrina nos enseñe a cumplir de palabra y de obra lo que te complace”.

“Concédenos loa salvación eterna cuyas primicias nos has entregado en este sacramento”.