VIGÉSIMO CUARTO ORDINARIO

VIGÉSIMO CUARTO DOMINGO ORDINARIO

 

1ªLct.:Is.50,5-10:Ofrecí la espalda a los que golpeaban

Sal.114,1-2.3-4.5-6.8-9:Caminaré en presencia del Señor

2ªLct.:Sant.1,14-18:La fe si no tiene obras está muerta.

Evangelio:Mc.8,27-35:Tú eres el Mesías.

 

TÚ ERES EL MESÍAS,EL UNGIDO,EL SANTO DE DIOS

 

El profeta Isaías después de denunciar las infidelidades a la alianza con Dios, dirige la atención hacia el rostro de un Mesías futuro. Contrariamente a las expectativas de un poderoso guerrero, el profeta anuncia a un enviado atento a Dios, golpeado, desfigurado, un Siervo herido, no confundido y apoyado en el Señor, su abogado.

Así es como en el horizonte de la revelación de Dios a su pueblo elegido, late la esperanza de un tiempo nuevo. El ungido, el enviado y consagrado tendrá la forma de Siervo, servidor.

No obstante siguen latiendo otras expectativas referentes al Mesías Libertador que se detectan en los evangelios especialmente cuando Jesús se relaciona con las distintas personas: discípulos, autoridades, escribas y fariseos.

En evangelio Jesús planea a sus discípulos unas preguntas:¿Quién dice la gente que soy yo?¿Quién decís vosotros que soy yo?

La autoridad con la que Jesús habla y las acciones que realiza llevan a la gente a pensar que es alguien como los famosos: Juan el Bautista, Elías…Es un Maestro, un profeta.

¿Y vosotros qué decís de mi? Pues eres el Mesías, el Ungido el Santo de Dios responde Pedro. Y Jesús les prohibió decírselo a nadie porque decir Mesías podría significar muchas facetas, dominio, poder violencia.

Entonces Jesús les invita escuchar una confidencia: El Mesías , el enviado, el ungido, el Hijo del Hombre padecerá, será condenado…y resucitará a los tres días. Y todos los movimientos de Jesús se encaminaron en esa dirección .

Pedro, y en el tantos de nosotros, se resistió a ese Mesías y recibió una reprimenda de Jesús quien añadió: el que quiera ser mi discípulo que me siga.

Un matrimonio recién casado visitaba el museo de Basilea en el año 1867.Se fijan en el cuadro de Holbein: Cristo en el sepulcro. Es el cadáver de un hombre lacerado, demacrado, hinchado. Sus pupilas sesgadas, los ojos grandes abiertos dilatados. Un cuerpo sin belleza. La mujer percibe que su marido está como dominado por el pánico. Luego el marido musita: un cuadro así puede hacer perder la fe. Posteriormente en la habitación del hotel sufre un ataque de epilepsia. Se llamaba Hedor Dostoieski. Se hace dos preguntas:Si los apóstoles, si las mujeres vieron su cadáver así ¿cómo pudieron creer que aquel muerto fuese a resucitar? Y si Jesús hubiese podido ver su propia imagen ¿se hubiera atrevido a subir a la cruz?

S.Pablo resumió todas las actitudes posibles ante esta situación:”Predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los judíos necedad para los griegos pero para los llamados-judíos o griegos-es fuerza de Dios y sabiduría de Dios”(IªCo,1,23-24)

El rostro de Jesús Siervo, continua recogiendo tantos rostros heridos, vapuleados, ultrajados, sufrientes de la humanidad. Un acontecimiento de Jesús resucitado nos ayuda a atravesar la barrera del dolor y del mal y una disposición de ayuda y caridad nos enseña a limpiar ,consolar tantos rostros desfigurados, para adivinar el rostro resucitado de Jesús. Estas son las obras que prueban la vigorosa fe de tantos creyentes y la conciencia lúcida de tantas personas de buena voluntad. De ahí el sentido y alcance de las palabras del apóstol Santiago: ”La fe sin obras es una fe muerta”. La fe la confianza en Dios y en el hombre se ejercita con el amor.

Señor, míranos, para que sintamos el efecto de tu amor concédenos servirte de todo corazón. Que el sacramento que recibimos sea la fuerza que mueva nuestra vida no nuestros sentimientos.

 

 

 

VIGÉSIMO TERCER DOMINGO

DOMINGO XXIII DEL TIEMPO ORDINARIO
1ªLct.:Isaías 35,4-7ª:Los oídos del sordo se abrirán, la lengua del mudo cantará, saltará como un siervo el cojo.
Sal.145,7.8-9.9bc-10:Alaba alma mía al Señor
2ªLct.Santiago 2,1-5:¿Acaso no ha elegido Dios a los pobres como herederos del reino?
Evangelio:Mc.7,31-37:Hace oír a los sordos y hablar a los mudos.

La palabra del profeta que en ocasiones es dura y exigente para denunciar y reprender la infidelidad del pueblo a la alianza con Dios, se torna hoy en el profeta Isaías, en palabra de fortaleza para los cobardes:”Sed fuertes, no temáis” y de esperanza:”viene Dios en persona a realizar lo nunca imaginado:”se despegarán lo ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán y la lengua del mundo cantará”.
He aquí tres signos grandiosos de la era mesiánica cuando el Mesías, elegido, consagrado llegue para establecer el Reino y señorío de Dios. El cambiará el acontecer doloroso del mundo y de los hombres por un mundo nuevo reconciliado armonioso. Esta es la esperanza más noble y densa que los grandes profetas del antiguo testamento despiertan en el corazón de los creyentes,”anawin”,que todo lo esperan de Dios.
Ante el mal y el sufrimiento el mundo, ante el silencio de Dios o no intervención en tales situaciones que tanto puede escandalizar no nos basta pensar en una inteligencia creadora y potente. los profetas y luego Jesús ,nos acercan al corazón de Dios que tiene sentimientos:”hace justicia a los oprimidos, abre los ojos al ciego, sustenta al huérfano y a la viuda”,”¿Acaso no ha elegido Dios a los pobres del mundo para hacerlos ricos en la fe”. El creyente desde los sentimientos de Dios y sus preferencias “no puede juntar fe en Jesucristo y acepción de personas”como nos amonesta el apóstol Santiago
Y estos son los signos que realiza Jesús: ciegos, sordos, paralíticos, enfermos comienzan a recibir salud. Estos signos acompañan a la palabra viva del evangelio :Si expulso demonios con el dedo de Dios(El Espíritu Santo),es señal de que el Reino de Dios está en medio de vosotros.
Jesús no predica una ideología o una práctica social o política. Jesús predica el reino de Dios que inaugura un orden nuevo. Jesús perfora este mundo tan rico por tantas cosas y pero herido y enfermo.
Los milagros de Jesús, las curaciones no son adornos o géneros literarios de los que se pueda prescindir. Son signos, señales, indicadores, indicios de que Dios camina con nosotros.
Todos imaginamos la tragedia de un sordomudo. Sus sufrimientos y dificultades para comunicarse y para recibir comunicación. De pronto una palabra llena de energía y poder: Effeta, ábrete, devuelve aquel hombre a una feliz situación que todos podemos imaginar.
Hay ciegos, sordos, paralíticos que desde su situación han encontrado el sentido y viven con sentido. Su situación le impide capta matices riquísimos de la realidad.
Se cuenta del gran músico Ludwig von Bethoveen que al final de su vida, cuando más sordera padecía, más riqueza iban adquiriendo sus composiciones. En el día en que sus amigos le preparan el concierto para estrenar la Novena sinfonía ,con afluencia de gente importante y noble, después de haber terminado la ejecución de la misma un aplauso prolongado y alborozo colectivo se desencadena y Bethoven permanece inmutable porque no percibe lo que el público festeja. Una mano de la soprano Unge le indica al músico  volverse al público y entre lágrimas intuye cuanto están expresando.
Jesús continúa dirigiéndonos la palabra capaz de curar los corazones sordos a la palabra llena de vida y de sentido. Desea vivamente que sus discípulos ayuden a sus hermanos a salir de la de la soledad y de la incomunicación. Dios ha dispuesto nuestro vida para el asombro y el estupor ante su gloria que supera nuestros deseos.
Escuché este testimonio a un profesor portugués que de pronto comenzó a experimentar la supuración periódica de su oído con todo lo que suponía de sordera y humillación a veces ante sus alumnos. Una de sus aficiones: bañarse en el mar y tumbarse en la playa se le hacían imposible. Después de recurrir a especialistas diversos llegó a la conclusión de incurable. Acude a una asamblea de oración y en un momento determinado de la misma un sacerdote anunció que Jesús el Señor a alguien le estaba curando. Aquel profesor y cuantos escuchaban su testimonio se abrían a la presencia de Jesús que continúa curando ,sanando y salvando.
Que la potencia de la palabra de Dios, Effetá, ábrete quiebre nuestros corazones heridos y la de nuestros hermanos ávidos de vida, bondad y verdad.
Señor, que con tu palabra y tu pan del cielo nos alimentas y vivificas, que merezcamos participar siempre de la vida divina. Que cuantos creemos en Cristo, tu Hijo, alcancemos la libertad verdadera y la herencia eterna.

VIGÉSIMO SEGUNDO DOMINGO

DOMINGO XXII DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct.Dt.4,1-2.6-8:…Así cumpliréis los preceptos del Señor
Sal.14,2-3a.3cd-4ab.4c-5:Señor ¿quién puede hospedarse en tu tienda?
2ªLct.:Sant.1,17-18.21b-22.27:Llevad la palabra a la práctica
Evang.Mc.7,1-8ª.14-15.21-23:Dejas el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.

LA IGLESIA NOS AYUDA A DISCERNIR

El pueblo de Israel recibió la revelación de Dios, Yahvé, “Soy el que Soy”,como liberador y salvador, compañía invisible misteriosa pero real como el Unico y superior a todos los demás dioses a quien Josué y su familia-lo vimos el domingo anterior- servirán siempre.
A esta grandiosa revelación del eterno le acompaña otra no vemos importante: Dios regala a su pueblo unos mandamientos, llenos de sabiduría e inteligencia como expresión del amor y cercanía de Dios de tal forma que el autor sagrado destaca que hasta los pueblos extranjeros se admiran:”¿Cuál es la nación cuyos mandatos y decretos sean tan justos?”…¿dioses tan cerca como el Señor Dios siempre que lo invocamos?”
Al Dios eterno, inefable, inasible se le halla cuando se le invoca:”Cerca está el Señor de los que le invocan sinceramente” y cuando se practica la justicia, no se hace mal al prójimo ni se difama al vecino..Esta es la respuesta a la pregunta del salmista:”¿Quién puede hospedarse en tu tienda ,Señor?”
La carta de Santiago corrobora el tono del conocimiento del Dios vivo:”La Palabra de la verdad nos engendró” Y La Palabra de Dios, Jesucristo, que se hizo carne, visible, prolonga su presencia en las obras del amor que el creyente “no contaminado con el mal del mundo” se dedica a realizar “visitando huérfanos y viudas en sus tribulaciones”.
Esta es hoy para nosotros una consecuencia:”Aceptad dócilmente(con amor,dulzura)la Palabra que ha sido plantada y es capaz de salvaros”Esta es la religión pura e intachable a los ojos del Señor.Dios no es una idea o hipótesis de la que se puede prescindir o ser indiferentes a la misma.Dios es una realidad que afecta a la vida del hombre y del mundo.Dios nos manda continuar su creación,el cosmos y nunca provocar el caos.Esta continúa siendo la tentación del hombre que quiere jugar a ser Dios.Miremos a la realidad que nos circunda.Científicos serios,creyentes y no creyentes,se sienten alarmados cuando el ejercico de la ciencia y de la técnica no va acompañado de la ética pues “no todo lo que se puede hacer se debe hacer”.Con un bisturí(elemento estupendo) se puede salvar la vida o eliminarla.
El debate que Jesús mantiene con algunos escribas y fariseos se concentra en un punto que, aislado de su contexto, resulta anecdótico :lavarse las manos como una tradición higiénica revestida de sentido cultual y religioso .Jesús no es indiferente a la tradición religiosa de Israel: sube al templo, ora incluso llega a decir: No he venido a abolir la ley sino a completar”.Pero igual que los profetas indica que la sana tradición que es buena lleva adherencias de tradiciones pesadas e inauténticas y entonces Jesús acude a la autentico y genuino contenido de la tradición: “Este pueblo me honra con los labios pero no con el corazón” E indica el ámbito necesitado de sanación y cambio: el interior, el corazón de donde sale lo mejor y lo peor.
Muchos pensaron que la celebración del Concilio Vaticano II,un gran acontecimiento del Espíritu Santo en el siglo XX, serviría para que la iglesia se pusiese más al día y de este modo hacer más atractivo el cristianismo. Las grandes constituciones del concilio Vaticano II: La Iglesia, la liturgia, las misiones, los obispos,los sacerdotes,los seglares,las misiones… fueron y son una riqueza inmensa para la puesta al día de la misma. Pero el cambio y la conversión profunda de las personas y de los grupos sociales no es automático. Algunos piensan que si la iglesia rebajase la exigencias habría más creyentes. La dinámica, el movimiento de la fe y del amor cristiano no va por las “rebajas”. Dice Isaías: Si no creéis no permaneceréis….Si no os convertís pereceréis
El gran literato y polemista ingles Gilbert Chesterton, convertido del anglicanismo reflexionaba con humor: Al entrar en la iglesia no me mandaron quitar la cabeza, a lo sumo me invitaron a quitar el sombrero. Y añadía: la Iglesia diciéndonos cosas que nos pueden molestar nos está ayudando a discernir y vivir y superar las modas que van y vienen. La iglesia es así defensora de la humanidad .
Es preciso la renovación de nuestra fe por la gracia del Espíritu Santo acogiendo la gran Tradición de la Iglesia en la fe que Confiesa(El credo),la fe que celebra(los Sacramentos),la Fe que vive en el amor(los mandamientos) y la oración del Padrenuestro como centro de la oración del corazón.Todo ello en la comunión de la Iglesia guiada y servida por sus Pastores.
Señor, siembra en nuestros corazones el amor a tu nombre, acrecienta el bien en nosotros y que el amor con que nos alimentas nos mueva a servirte en nuestros hermanos

VIGÉSIMO PRIMER DOMINGO

DOMINGO XXI DEL TIEMPO ORDINARIO
1ªLct.Josué 24,1-2ª.15-17.18b.:Serviremos al Señor porque El es nuestro Dios
Sal.33,2-3.16-17.18-19.20-21:Gustad y ved qué bueno es el Señor.
2ªLct.Ef.5,21-32:Este es un gran misterio y yo lo refiero a Cristo y a su iglesia
Evangelio:Jn.6,61-70:¿A quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna

NADIE PUEDE IR AL PADRE SINO ES POR MÍ

El juez Josué, dirigiéndose a las tribus de Israel les recuerda su identidad como pueblo: Dios les libró de la esclavitud de Egipto y los sacó de aquel pueblo con signos y prodigios para conducirlos a la tierra prometida.
Esto nos hace suponer que el contacto con otros pueblos a algunos los llevó a contaminarse con la idolatría y el politeísmo .De ahí la energía con que Josué proclama que él y su casa servirá al Señor.
En la historia de aquel pueblo pequeño y frágil siempre aparecerá la tentación de olvidarse de Dios y caer en la idolatría. Y en todo momento aparecerán hombres de Dios, iluminados, profetas que denunciarán estas situaciones.
También nosotros hoy nos sentimos tentados por tantos dioses o ídolos que la sociedad del bienestar nos ofrece. Es sospechoso que nuestro rostro se ilumine más ante cualquier bien(Casa, propiedad, coche…) que ante un gesto de solidaridad, gesto ,a veces heroico, de dedicación con un necesitado, un anciano. Cada uno de nosotros seguramente tendrá pruebas en su vida que le lleven a decir lo mismo que a Josué: ”Lejos de mi abandonar al Señor para servir a dioses extranjeros. El Señor es nuestro Dios. Nosotros serviremos al Señor porque Él es nuestro Dios”. Y también en las circunstancias adversas ,como las pruebas de la enfermedad, el dolor u otras circunstancias difíciles pues :” Aunque el justo sufra muchos males, de todos los libra el Señor; él cuida de todos sus huesos y ni uno solo se quebrará” Y en fe podemos decifr :”Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca; mi alma se gloría en el Señor”.

Para el creyente, Dios no es una hipótesis o una realidad intranscendente que en nada afecte a su vida. El Dios vivo modela su conducta, su forma de vivir: “…que la relación con vuestras esposas se caracterice por una santa reverencia no dominados por la pasión como hacen los gentiles que no conocen a Dios”(ITesa.3,4).En cambio ,al entrar Dios en el contexto de una vida ,Él llega hasta lo más íntimo y personal de las relaciones humanas. El desconocimiento de Dios, el ateísmo, se expresa en concreto en una falta de reverencia y respeto del hombre al hombre. Conocer a Dios significa ver al hombre con ojos nuevos”(Ratzinger, teoría de los principios teológicos, p.78)
Observamos que en una sociedad como la nuestra pluricultural, relativista, permisiva resulte llamativo que un hombre y una mujer, movidos por la gracia celebren y vivan una alianza matrimonial, un sacramento, donde siendo “una sola carne” se abra responsable a la vida y educación de los hijos. Dios, Jesucristo, al hacerse presente en una realidad tan viva como el amor humano entre hombre y mujer, lo elevan a la categoría de sacramento o signo de su amor de Dios al Hombre y de Jesucristo a su Iglesia. Más aún: ”amar a su mujer es amarse a sí mismo y nadie jamás ha odiado su propia carne sino que le da alimento y calor como Cristo hace con su Iglesia”
Ya Jesús ante la trampa que le tendieron los fariseos sobre la licitud del divorcio les contestó que Moisés lo había permitido pro la terquedad del corazón pero que al principio no fue así: Dios los creó para ser una sola carne. Y ante la insinuación de Pedro: más vale no casarse”,Jesús le responde: Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios.
Con esta misma tonalidad que en los evangelios de domingos anteriores, prolonga Jesús su predicación sobre el pan de vida elevando el listón de su seguimiento:” Si no coméis mi carne y no bebéis mi sangre no tendréis vida en vosotros”. Jesús se da cuenta de que algunos no le comprenden y lo abandonan:”este modo de hablar es inaceptable,¿quién puede hacerle caso?” Jesús es admirado y aplaudido y hasta lo buscan para hacerlo rey por las multiplicación de los panes pero Jesús lleva al extremo su manifestación de ser enviado del Padre y entonces algunos de sus discípulos se resisten y lo critican y se van. Jesús no es sólo un gran profeta o modelo moral a quien admirar.Jesus tiene conciencia de ser el Hijo de Dios,objeto de seguimiento y elección: “Quien me ve a mi ha visto al Padre””Nadie puede ir al Padre sino es por mi”.”El que no toma su cruz y me sigue no puede ser discípulo mío” Este es el gran misterio: en el hombre singular Jesús se revela Dios. Fijaos que en el evangelio hasta los demonios reconocen que Jesús es el Ungido:”¿Qué tienes que ver con nosotros, Hijo de Dios?¡ no nos atormentes¡”.Pero lo que no hacen los demonios es confesar que Jesús es el Señor porque no lo aceptan en su propia vida. Reconocer que Jesús es el Señor es confesar objetivamente que Dios lo ha resucitado lo ha constituído Mesías pero es también aceptarlo como el Señor de toda nuestra vida lo que significa creer en Él ,entregarse a Él, dejarse afectar por Él que además es nuestro Salvador y nuestro amigo. Y esto ocurre por gracia, por don:”Por eso os he dicho que nadie puede venir a mi si el Padre no se lo concede” Y muchos discípulos se echaron atrás y no volvieron a ir con Él”.Así continúa siendo signo de contradición Jesús en el mundo de hoy.¿Cómo un hombre,de un país insignificante puede ser el Salvador de la Humanidad?
Con audacia y desafío dirigiéndose a los íntimos les dice Jesús ¿También vosotros queréis dejarme? Y Pedro ,a quien también le resultaría difícil aquel lenguaje como cuando les hablaba de servir y no ser servidos, portavoz en aquella situación difícil, le responde :Señor,¿a quien vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna.
Ellos, aunque pobres e ignorantes han gustado ya de la amistad y presencia de Jesús.
Seguramente que cada uno de nosotros ha visto realizado en su vida esta palabra del Salmo: Gustad y ved qué bueno es el Señor.¡Que buen amigo,cercano,confidente y descanso ha sido para mi y para ti¡
Nuestra fe no es una carrera de obstáculos con leyes y normas que nos pidan un heroísmo frío y desencarnado. Es una relación de confianza personal, de gracia con Dios, con Jesucristo en el Espíritu Santo que nos ama y nos sostiene.
Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida que ilumina, sostiene nuestra vida que desde la gracia nos ayuda en la seriedad y exigencia de su seguimiento. Tentados por tantos ídolos y felicidades podemos decir: Sé de quien me he fiado. He gustado qué bueno es el Señor .En una iglesia de Milán,un sacerdote recibiío a una mamá y a su hijo de 5 años.El niño le pregunta al sacerdote ante un gran crucifijo.Y ese que está ahí¿quién es?.Al sacerdote admirado ante singular pregunta, le vinieron mil respuestas a su mente:el catecismo,el dogma,la palabra de Dios…Pero ¿cómo responder a un niño de cinco años?. Ah¡ respondió el sacerdote:Este es el que ha llenado mi corazón de felicidad muchas veces.El numeroso público que lo escuchaba rompió en un encendido aplauso.y a él se le ascaparon las lágrimas.
Señor, inspira a tu pueblo el amor a tus preceptos y la esperanza en tus promesas para que en medio de las vicisitudes el mundo, nuestros corazones estén firmes en la verdadera alegría.
Señor, por el único sacrificio de Cristo Unigénito te has adquirido un pueblo de hijos; concédenos propicio los dones de la unidad y de la paz en tu iglesia”.También somos intercesores por cuantos han perdido la fe o no la han encontrado pues estamos unidos a tantos hermanos por tantos motivos como Pablo que prefiere ser anatema de Cristo con tal de que su pueblo se salve.”lleva en nosotros a plenitud la obra salvadora de tu misericordia…que en todo sepamos agradarte”.

VIGÉSIMO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO VIGESIMO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLc.:Proverbios 9,1-6:Venid a comer mi pan y a beber el vino que he mezclado
Salmo 33,2-3-10-11.12-13.14-15:Gustad y ved qué bueno es el Señor
2ªLct.:Ef.5,15-20:Dejaos llenar del Espíritu Santo
Evangelio: Jn.6,51-59:Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida

GUSTAD Y VED QUÉ BUENO ES EL SEÑOR

Todos nos alegramos de que lleguen estos días de descanso de vacaciones de verano para descansar, para interrumpir el ritmo del trabajo diario y recuperar fuerzas y energías, encontrarnos más relajados, menos nerviosos y respirar, vivir el amor, la amistad, la familia. Vivir la felicidad compartida.
Necesitamos abrir de par en par las puertas de nuestro corazón, de nuestra intimidad, de nuestra conciencia, allí donde nos cuesta llegar porque somos perezosos y fácilmente queremos llenarnos con lo inmediato y dejarnos invadir por la sabiduría, el sabor de Dios. Esta es la palabra de Dios: “Los inexpertos que vengan aquí…Venid a comer mi pan y a beber el vino que he mezclado”.
Poco a poco entre los católicos hemos ido descubriendo la importancia de la Sagrada Escritura como alimento y fortaleza, como fuente de vida espiritual que anime y transcienda nuestro acontecer diario. No necesitamos ser unos expertos estudiosos en los estudios bíblicos para meditar sabrosamente en la palabra de Dios. Agradecemos las aportaciones de los exegetas o biblistas pero todo creyente puede recibir la sal y la gracia de la Palabra. Únicamente debe acercarse con corazón sencillo ”renovado en el Espíritu Santo ”,”recitando salmos y cánticos inspirados, cantando, tocando con todo el alma para el Señor”.Hemos de poner a prueba lo que el Señor nos dice:”¡GUSTAD Y VED QUE BUENO ES EL SEÑOR¡”
Hoy es el cuarto domingo en el que continuamos proclamando el capítulo 6 del evangelio de San Juan que narra el signo o milagro de la multiplicación de los panes y peces y que le sirve a Jesús realizar una catequesis amplia y desarrollada sobre su identidad personal como el pan de vida para el hombre y para la humanidad.Es el contenido del Sacramento de la Eucaristíamemorial,sacrificio de alabanza,banquete de comunión,sacramento de Jesús y de la Iglesia.Vuelve a situarnos en el centro de su mensaje. Jesús en su humanidad llena de misericordia y sabiduría, insinúa una identidad divina y humana que no puede ser captada en una mirada superficial y rutinaria: “Yo soy el pan de vida, “Si no coméis la carne del Hijo de Hombre no tenéis vida en vosotros”. El clama:”Convertíos y creed que el Reino de Dios está en medio de vosotros”. Dejaos llenar de Dios, apropiaos del don.,confiad,”creed para ver” como dice S.Agustín
Nuestra lucha, nuestra tentación es reducir la realidad a lo que entra por los sentidos, lo que podemos calcular y medir, lo que decimos :”razonable”: ¿Cómo puede darnos este a comer su carne? Y reducir nuestro alimento a lo que podemos calcular y medir llega a hartarnos porque “mi carne es verdadera comida” y “mi sangre es verdadera bebida”. No se puede vivir sin amar y ser amado, sin recibir y entregar la vida en la gratuidad, en el don en el regalo. Esta tentación diaria a la que nos vemos sometidos y la resistencia a la misma Jesús la resumió así: No sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la Boca de Dios”. El sentido, la palabra de vida, la Eucaristía ,el conocimiento y amor de Jesucristo nos convierten en “expertos y prudentes” como se expresa el autor del los Proverbios.Este es el sentido de la Eucaristía como banquete de comunión:Jesús entra en comunión personal con nosotros y con la comunidad eclesial para que está también viva en comunión fraterna y sea fermento en medio del mundo.De ahí que la Iglesia es sacramento de unidad en medio del mundo.
“Señor, que has preparado bienes inefables para los que te aman, que podamos alcanzar tus promesas que superar todo deseo” ¡Qué estupenda oración colecta.¡ Señor”…que al ofrecerte lo que tu nos diste ,merezcamos recibirte a ti mismo””Después de haberte recibido a Cristo, transformados en la tierra a su imagen merezcamos participar de su gloria en el cielo.Amén