SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS

  VIGILIA

1ªLct.: Gn.11,1-9: Se llamó Babel porque allí confundió el Señor la lengua de toda la tierra.

2ª Lct.:Ex.19,3-8ª.a6-20b: El Señor bajará al monte Sinaí a la vista del pueblo.

3ªLct.:Ez.37,1-14: ¡Huesos secos ¡Os infundiré espíritu y viviréis

4ªLct.:Joel.2,28-32: Sobre mis siervos y siervas derramaré mi Espíritu.

Sal.103,1-2ª.24.35c.27-28: Envía tu espíritu, Señor y repuebla l faz de la tierra.

Rom.8,22-27: El Espíritu intercede por nosotros con gemidos inefables.

Ev.: Jn.Jn.7,37-39: Manarán torrentes de agua viva

                     MISA DEL DÍA

1ªLct.:Hch.2,1-11:Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron hablar en lenguas extranjeras.

Sal.103,1ab.24 ac.29bc-30.31 y 34:Envía tu Espíritu ,Señor y repuebla la faz de la tierra

2ªLct.:1ªCo.12,3b-7.12.13:Bautizados en un mismo Espíritu.

Evangelio: Jn.20,19-23:Como el Padre me ha enviado así también os envío yo. Recibid el Espíritu Santo.

 

Celebramos la Solemnidad de Pentecostés, la Venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles reunidos con María en oración.

La palabra Pentecostés(literalmente quincuagésima),hace alusión a la fiesta de los judíos instituida en memoria de la Ley de Dios entregada en el monte Sinaí que se celebraba a los 50 días de la Pascua del cordero, en memoria también de la salida de la esclavitud de Egipto..

A los 50 días de la Pascua del Cordero (ahora Jesús el Señor resucitado) acontece la venida del Espíritu Santo sobre la Iglesia reunida en oración.

El relato que nos ofrecen los Hechos de los Apóstoles. Nos indica que reunidos  en oración, de repente son invadidos por uno viento recio que resonó en la casa y unas lenguas como llamaradas de fuego también sobre cada uno de ellos y “se llenaron de Espíritu Santo”.

El viento(ruah-pneuma),un elemento de la naturaleza invisible pero que se deja sentir, designa al Espíritu Santo (ruah qadosh) y designa también al hálito, aliento, la respiración. El otro elemento, el fuego como el que calienta, quema, purifica, cauteriza.

“Quedaron llenos de Espíritu Santo”. Quedaron plenificados, transfigurados, trasformados. Y empezaron a hablar lenguas extrañas según el Espíritu les sugería.

Ante aquel acontecimiento exterior(el viento y el fuego) y el interior(llenos del espíritu), acuden y se quedan desconcertados porque judíos de diversas naciones y lenguas le oyen hablar de las maravillas de Dios, cada uno en su lengua.

Bien porque los apóstoles se refirieran milagrosamente a cada grupo lingüístico (medos,persas,elamitas…)en su propia lengua  o bien porque los grupos lingüísticos comprendieran el lenguaje en el que de los apóstoles se expresaban, el caso es que les oían hablar de las maravillas de Dios. La maravilla de Dios es la unión, el amor que permite hacerse entender a los hombres.

En un comentario bellísimo sobre el acontecimiento de Pentecostés S.Agustín se expresa como siempre ,con profunda sabiduría y acierto. A los 50 días de la resurrección del Señor, aludiendo a los 50 días después de la Pascua del Cordero(salida de Egipto), en que Dios entregó a Moisés en el Monte Sinaí las tablas de la ley escritas en piedra con “el dedo de Dios(Espíritu Santo), entrega hoy una Ley Nueva, el Espíritu Santo en el interior del hombre. S.Agustín se refiere a Babilonia(Babel) donde los hombres(religiosos) para hacerse famosos(su gloria,no la de Dios) quisieron construir una torre que llegase hasta el cielo  y Dios les castigó con la confusión de idiomas.Ahora esta nueva  ley del amor,el Espíritu Santo, une a todos los pueblos e distingas lenguas con la lengua del amor y de la unidad.

Dos ciudades Babel(Babilonia-pecado-confusión, amor de sí hasta el desprecio de Dios) y Jerusalén, ciudad de Dios, de la paz(amor de Dios hasta el desprecio de sí) .

La unción del Espíritu Santo es quien nos impulsa a vivir según el espíritu de libertad de  los hijos de Dios opuesto a las obras de la carne(fornicación, idolatría, discordia…)”No heredarán el Reino de Dios”. En cambio dichosos los que acogen los frutos del Espíritu Santo: paz, alegría, caridad, domino de sí…

En la oración sacerdotal (capítulo 17 de S.Juan)que en estos días de Pascua hemos leído Jesús ruega al Padre no sólo por ellos(los apóstoles y discípulos) sino también “por los que crean en mi por las palabras de ellos”.El Señor ora por nosotros que vivimos de la fe que nos transmitieron los apóstoles.De ahí que interiorizamos ese acontecimiento de Pentecostés agradecidos pues también nosotros “somos bautizados en el Espíritu Santo, ”bebemos del Espíritu Santo”(1ªCo12,3.12-13) y por ello acogemos la Promesa de Jesús: ”cuando venga el Paráclito, el Defensor, también vosotros daréis testimonio….” ”os guiará a la verdad plena…entenderéis lo que ahora os comunico”.

¿Estamos pues dispuestos a que se cumpla lo que se proclama  en el Evangelio? :Jesús nos saluda: ¡Paz a vosotros…exhala su aliento: Recibid el Espíritu Santo”. Y ellos se llenaron de paz y de alegría¡¡¡Dejemos que el Señor nos inunde de paz y alegría

“Renueva en nosotros el prodigio de Pentecostés…Todos reunidos por medio del Espíritu confesando su nombre en diversas lenguas”. ”Brille en nosotros el esplendor de su gloria…el Espíritu Santo, luz de luz…””La comunión nos comunique el mismo ardor del Espíritu Santo que tan maravillosamente inflamó a los apóstoles de tu Hijo”

“Misterio de Pentecostés…santifica…Derrama tus dones y no dejes de realizar en el corazón de tus fieles aquellas mismas maravillas que obraste en los comienoz de la predicación apostólica”

“Que el Espíritu Santo sea siempre nuestra fuerza y la Eucaristía acreciente en nosotros la salvación.”.

Recordemos, finalmente que en cada Eucaristía hay dos epíclesis o efusiones del Espíritu Santo(sobre el pan y el vino para la consagración y después de la consagración ,sobre la iglesia).Nos acogemos a esta presencia poderosa del Espíritu Santo que habita en nostros como en un templo.

Juan XXIII al convocar el concilio Vaticano II suplicaba un Nuevo Pentecostés para la Iglesia y Pablo VI un “Perenne Pentecostés”, un  continuo Pentecostés o efusión del Espíritu Santo Amén.Aleluya¡¡¡  

SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR A LOS CIELOS

1ªLct.:Hech.1,1-11: Se elevó a la vista de ellos

Sal.46,2-3-6-7.8-9:Dios asciende entre aclamaciones, el Señor al son de trompetas

2ªLct.:Ef.1,17-23: Se sentó a su derecha en el cielo.

Evangelio. Mt.28,16-20: Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra.

 

En este relato del libro de los Hechos de los apóstoles,  S.Lucas a quien se atribuye este libro, nos refiere que “Jesús después de su pasión se les presentó dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo””se les apareció durante cuarenta días y les habló del Reino de Dios”.De nuevo S. Lucas une dos acontecimientos de la vida de Jesús:”su pasión”,tan real como su resurrección, glorificación, exaltación o ascensión aunque en una nueva dimensión que les sorprende y maravilla. S.Lucas insiste en ese acontecimiento tan extraordinario :”numerosas pruebas de que estaba vivo””se les aparecía”,se dejaba ver .Les hablaba del Reino de Dios, de lo definitivo: Dios, plenitud,.salvación. Y con estas instrucciones ,un encargo:”ser sus testigos hasta los fines del mundo”.

¿Qué significa que Jesús ascendió a los cielos? La ascensión de Jesús a los cielos es otra forma de confesar su resurrección, exaltación o glorificación. Con la Ascensión de Jesús a los cielos termina como un periodo pedagógico en el que hace caer en la cuenta a sus discípulos de que El vive:”Dios ha actuado  poderosamente” rescatándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo” pues El es su Hijo predilecto, “este es mi Hijo muy amado”. Esto es lo que significa “a la derecha del Padre”.

Más allá de la dimensión espacial:”lo vieron levantarse hasta que una nube se lo quitó de la vista”, Jesús deja de manifestarse resucitado y de ser  visto por sus discípulos.Los envía a la misión de prolongar su presencia salvífica con el poder del Espíritu Santo que les enviará:”cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén y hasta los confines del mundo””seréis bautizados con Espíritu Santo”.

Jesús ausente seguirá presente por el Espíritu Santo que enviará de parte del Padre.:Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”

También hoy nosotros por la potencia del Espíritu Santo, rememoramos dicho acontecimiento ,lo celebramos, nos sentimos concernidos haciéndonos saber:“que Jesús en su Ascensión es nuestra victoria como Cabeza nuestra que es y  nos hace esperar llegar también a esa victoria como miembros que somos de su cuerpo”.

S.Agustín predicando sobre la Ascensión del Señor dice “Mientras El está allí, podemos ya estar allí con el .El fue exaltado a los cielos pero sigue padeciendo en la tierra todos los trabajos que experimentamos. El está con nosotros por su divinidad, poder y amor. Nosotros con El por el amor””No se alejó del cielo cuando descendió hasta nosotros ;ni de nosotros cuando regresó hasta él.”Cristo descendió él sólo pero ya no ascendió El sólo pues “la unidad del Cuerpo pide que éste no sea separado de la Cabeza”.Que gran tino eclesial el de S.Agustín que apunta a la comunión de lo santos y en el de la salvación de la comunidad.(Ser.98,1-2.Lit.de las horas v.2,p.803)

“Que el Señor nos de “espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo, ilumine los ojos de vuestro corazón para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama”.

Concédenos exultar de gozo, darte gracias en esta liturgia de alabanza porque la Ascensión de Cristo es nuestra victoria”

 

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

 1ªLct.:Hch.10,25-26.34-35.44-48:El don del Espíritu Santo se derrama también sobre los gentiles.

Sal.97,1-2-3ab.3cd-4:El Señor revela a las naciones su justicia

2ªLct.:1ªJn.4,7-10:Dios es amor

Evang:Jn.15,9-17:Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos

El profeta Isaías(61,10) nos ofrece una expresión bellísima cuando exclama:”Desbordo de gozo con el Señor y me alegro con mi dios porque me ha envuelto en un manto de justicia, de misericordia y amor..”

Pues en esa mañana al escuchar la Palabra de Dios,en este domingo sexto de Pascua,nuestro corazón está preparado para un  vuelco gozoso y gratuito  ya que el Señor nos está revistiendo con un traje de justicia y de amor: ”Dios es amor y quien ama conoce a Dios”. Dios nos ama y al estar reunidos en su nombre derrama sobre nosotros  su amor a raudales.

Reconocemos que la palabra Amor ha sido manipulada, maltratada, banalizada y es preciso restaurarla, repararla, devolverle su sentido fresco y primoroso, cálido y reconfortante al mismo tiempo. Es la palabra que nos remite a la fuente de la vida.Es una palabra que nos agrada, nos gusta y motiva.

Así que Dios nos ama, Dios es amor. Si se perdieran  todas la Biblias del mundo y nos quedase una única hoja del capítulo 4, versículo 8 ,primera carta de S.Juan tendríamos el resumen de toda ella: Dios es amor. ¡Cuántas veces hemos cantado con niños y los catequistas la sencilla pero hermosa expresión :» Dios es amor, la Biblia lo dice, Dios es amor, S.Pablo lo repite, Dios es amor, búscalo y verás en el capítulo cuarto versículo ocho primera de Juan(2).Dios es la luz…búscalo y verás  en el capítulo 1,versículo cinco ,primera de Juan».

Un gran teólogo católico suizo  del siglo, XX,Hans Urs von Balthassar escribió un libro: ”Sólo el amor es digno de fe”. Cuando vemos un gesto de amor sincero, de caridad notamos que en nosotros se desencadena un sentimiento de fe y confianza en la persona.

El amor es digno de fe. Refiere él un ejemplo. La mamá que durante un tiempo sonríe una y otra vez a su bebé hasta que en un momento determinado el niño o la niña le responde  con una sonrisa.¡ Que gran revelación del amor de la madre a su hijo y del hijo a la madre ¡Dios continuamente nos está sonriendo para lograr desencadenas en nosotros el amor.

Refiere el Cardenal Comastri siendo Obispo en Loreto donde según una venerable tradición está la casa de la Virgen traída desde tierra Santa, que al término de un gran procesión alrededor de la basílica notó que ahí cerca una agrupación de personas se arremolinaban en torno a alguien allí presente y al llegar al término de la procesión preguntó al hermano religioso que lo acompañaba qué pasaba en aquel murmullo y movimiento de gente. Es que estaba allí “Miss Italia”. Monseñor toma el micrófono y dice: Atención, aquí a mi lado está miss Italia: una mamá amamantando a su bebé.¡Qué belleza, qué amor, qué alegría¡

Aquí ahora, en esa Eucaristía Dios nos está sonriendo, amando. Y su Hijo Jesús: ”Como el Padre me ha amado así también os he amado yo, permaneced en mi amor””Amaos como yo os he amado”. Y de nuevo, la gracia, la iniciativa de Dios y de Jesús: Dios nos ha amado primero, os he elegido, vosotros sois mis amigos no siervos…

Dios nos ama haciéndonos el bien: la creación ,las personas que nos han hecho el bien ,los talentos y tantas cosas( Amor de beneficencia). Pero también sufriendo con nosotros, compadeciéndose,(amor de benevolencia): nos ha entregado a su Hijo que ha dado la vida por nosotros.

Entonces hoy aceptamos que el Espíritu Santo(Amor de Dios)se derrame sobre nuestra vida, sobre nuestro amor para que lo acrisole, limpie y purifique; para que  curándolo nos fortalezca y como aquellos paganos(Cornelio y familiares) que al acoger la Palabra de Dios recibieron el Espíritu Santo y exultaron de gozo y alegría, nosotros también glorifiquemos con júbilo al Dios del amor: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Un día de Navidad me fique en el cartel de una marquesina de autobuses donde aparecía la silueta de un hombre con bombín y bastón y le acompañaba este mensaje. El amor es invisible, vívelo. Me llamó la atención ,lo anoté e interioricé. Porque a lo largo del día ¡¡cuántas oportunidades tengo para dar y recibir muestras visibles de amor y generosidad¡¡¡

Hoy estamos celebrando la jornada del enfermo. Nos hacemos conscientes del mundo de los enfermos para acercarnos a ellos con el amor de Jesús. Nos acercamos a sus familias y a los profesionales de la salud. Damos gracias al Señor por cuantas personas visitáis a los enfermos en nombre de la comunidad parroquial.

Concédenos continuar celebrando con fervor estos días de alegría», “que los sacramentos pascuales «transformen nuestra vida y se manifiesten en nuestras obras», «que podamos participar más dignamente en los misterios de tu amor»,»  den en nosotros fruto abundante y el alimento que acabamos de recibir fortalezca  nuestra vidas «.

QUINTO DOMINGO DE PASCUA

QUINTO DOMINGO DE PASCUA

1ªLct.Hch.9,26-31:Les contó cómo había visto al Señor en el camino.

Sal.21,26b-27.28.30.31-32:El Señor es mi alabanza en la gran asamblea

Jn.3,18-24:Este es su mandato: que creamos en Él y nos amemos.

Evangelio:Jn.15,1-8 Permaneced en mí y yo en vosotros.

Estamos recordando los acontecimientos que se desencadenaron en la iglesia primitiva, frutos del encuentro de Jesús resucitado con los apóstoles. Una atmósfera de esplendor, belleza y luz alienta la esperanza de los creyeentes  aunque también teñida de sacrificio en la persecución por causa  del NOMBRE DE JESÚS. Hoy en concreto asistimos a la aparición de Pablo, antiguo temible Saulo, que busca la familiaridad con los discípulos de Jesús que en un principio rehúyen de él, hasta que interviene Bernabé y les explica su nueva situación de cristiano. Ahora también Pablo anuncia en Jerusalén a Jesucristo y sufre la persecución hasta que los discípulos le embarcan hacia Tarso.

La Iglesia goza de paz en toda aquella región(Judea, Samaría y Galilea). Se va edificando y extendiendo, progresando en la fidelidad al Señor y animada por el Espíritu Santo.

En esta mañana, en esta Eucaristía, el mismo Jesús resucitado que acompañaba a aquella iglesia primera, nos acompaña a nosotros: ”Yo estoy con vosotros hasta la consumación del tiempo”.Y en esta mañana el Espíritu Santo anima nuestra celebración, nos conmueve con el testimonio de Pablo y de tantos creyentes que se han dejado tocar por Jesús el Señor y lo han anunciado con poder. Por eso con el salmista podemos decir: «los desvalidos comerán hasta saciarse, alabarán al Señor los que lo buscan, viva su corazón por siempre”.

Este tiempo de Pascua, querido hermanos, a vosotros  y a mi que por gracia conocemos y amamos a Jesús,nos conviene renovar y actualizar el gran don contenido en la raíz de nuestra fe: el Kerigma, el anuncio de que a Jesucristo el crucificado Dios lo ha resucitado para nuestra salvación. Es importante resaltar la gracia, el don, el amor de Dios para con nosotros.

Luego al tiempo que la Iglesia recibe y comunica esta noticia y nosotros con ella la celebramos en la Eucaristía ,nos comunica una enseñanza que explícita la verdad que asumimos en la fe viviéndola en la verdad del amor: “no amemos de palabra ni de boca sino con obras. Porque  este es su mandamiento: “que creamos en su nombre y nos amemos unos a otros” .”Quien guarda sus mandamientos permanece en Dios y Dios en Él”.

Estamos pues listos para acoger hoy a Jesús que el domingo pasado se nos presentaba como el Buen Pastor y que se nos presenta hoy como la vid y nosotros sus sarmientos. Jesús resucitado libró a los apóstoles de sus ambiciones personales y egoístas, de los primeros puestos en el Reino por una disposición a “servir al reino” a “predicar el nombre de Jesús” y sufrir  dar la vida por ello. Por eso dice Jesús “a todo sarmiento mío el Padre lo poda para que dé más fruto. Es necesario PERMANECER unidos a la vid para nosotros,como los sarmientos demos  frutos de amor.

Jesús en esta mañana quiere entrar en nuestra casa, porque para nosotros no es un simple personaje, es una persona. No sólo hemos de conocer cosas de Él sino «conocerle en persona» e invitarlo a nuestra casa. Cuando alguien toca el timbre de una casa, la señora tiende a cerrar todos los cuartos que están desordenados para conducir al visitante  al apropiado recibidor. Normal. Pero en el caso de Jesús ,quiere entrar en todos los cuartos de nuestro interior especialmene en los desordenados : pensamientos, deseos, sentimientos, antipatías, fobias, resentimientos….” para ponerlos en orden y concierto. El diplomático y poeta ilustre francés Paul Claudel, después de la conversión junta una columna en Notre Dame de Paris, manifestaba que durante un tiempo sentía su interior como desordenado y destartalado necesitado de restauración. Me contaba un amigo sacerdote que en un momento de su vida tuvo una visión, una imagen. Era como un jinete que conducía su carro tirado por caballos. El llevaba las riendas de su vida y que Jesús se ponía a su lado diciendo amablemente deja que yo lleva las riendas de tu vida. Yo consentí y aunque en tanas ocasiones me he sentido tentado a tomar de nuevo las riendas  ,me acerco al sacramento del perdón para recibir la gracia y empezar otra vez con Jesús. La clave PERMANECER.

“Que nuestra vida sea manifestación y testimonio de la verdad que conocemos” ”Que vivamos la novedad de la vida eterna”.

“Has querido redimirnos y hacernos hijos tuyos, míranos con amor de Padre para que cuantos creemos en Cristo alcancemos la libertad verdadera y la herencia eterna”    

CUARTO DOMINGO DE PASCUA

CUARTO DOMINGO DE PASCUA

1ªLct.:Hch.4,8-12:Ningún otro puede salvar

Sal.117,1.8-9.21-23.26.28cd y 29:la piedra que desecharon los arquitectos es ahora

 La piedra angular

2ªLct.1ªJn.3,1-2:Veremos a Dios tal cual es

Evangelio:Juan 10,11-18:El buen Pastor da la vida por sus ovejas

 

Los encuentros de los Apóstoles con Jesús resucitado  están salpicados por la alegría, el estupor, la sorpresa, en alguna ocasión la duda, y ahora ya la fe vibrante y esperanzada confiesa: HEMOS VISTO AL SEÑOR .¡Qué honda convicción anida en sus corazones: Jesús está vivo y se les ha aparecido confortándoles con una sabrosa alegría ¡Por todo ello,llenos de Espíritu Santo(hoy Pedro) se sintieron impulsados a proclamar la gran noticia: ”Quede claro a vosotros y a todo Israel que ha sido Jesús Nazareno a quien vosotros crucificasteis a quien Dios resucitó de entre los muertos…Por eso este se presenta sano”

Jesús crucificado y resucitado prolonga su acción salvífica en la joven iglesia que se sorprende y reconoce signos de salvación visible como la curación de este paralítico. Jesús en su vida terrena, en su vida pública anunciando el Reino de Dios ,cura enfermos, resucita muertos, perdona pecados, expulsa demonios, multiplica el pan y el vino; no como espectáculo clamoroso o de distracción pueblerina, sino para manifestar la misericordia y cercanía de Dios que sufre con los que sufren y como adelanto o anticipo de la resurrección gloriosa de vida plena en Dios

Jesús continúa también hoy curando y emitiendo signos de su presencia en medio de su pueblo “para que creáis” y “para que creyendo tengáis vida eterna”. Naturalmente que el modo ordinario de la salud es la medicina y la destreza de los médicos, dones naturales de Dios. Pero por gracia en algunos momentos surgen signos acompañan do la evangelización o anuncio del reino de Dios.

Durante todo ese tiempo pascual hemos recibido calificativos referidos da Jesús de Camino, verdad, vida, pan de vida, Hijo de Dios. Hoy en el fragmento evangélico Jesús se hace llamar Buen Pastor.Si ya en el Antiguo Testamento los profetas revelan que Dios es como el pastor de su pueblo. Si Jesús lavó los pies a sus discípulos y les habló de entrega y servicio, hoy nos alegramos profundamente al escuchar a Jesús como Buen Pastor que conoce a sus ovejas y es conocido por ellas.

Los que hemos  conocido o pertenecido a una cultura rural, sabemos del conocimiento y cercanía del pastor que conoce una por una a sus ovejas aunque nos parezca que todas son iguales.

Jesús se acerca a cada uno de nosotros porque nos ama y nos conoce y quiere que le conozcamos por medio del amor y de la entrega de la vida.

“Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues, lo somos¡ Esta noticia sí que hemos de recodarla e interiorizarla  permanentemente. Pues cuando se manifieste seremos semejantes a El porque le veremos tal cual es”.Y este anhelo hondo colmado será nuestra felicidad.

Pero la plenitud, la alegría, regocijo de ser hijo de Dios se realiza cuando ejercitamos el amor siendo pastores de nuestros hermanos .

Padre, madres, médicos, servidores del orden público y en la vida social, catequistas…tantas formas de ejercer el pastoreo, la cura de las almas, el cuidado de los demás, la preocupación por los demás .Pensad en tantas personas anónimas que hacen el bien a los demás no están lejos de Jesús Buen Pastor, no están lejos del reino de los cielos.

Hoy de manera especial celebramos la jornada de oración por las vocaciones a una consagración especial: vida religiosa y sacerdotal con un lema tan hermoso: DISCÍPULOS Y MISIONEROS Supliquemos ardientemente por las vocaciones al matrimonio cristiano para que sean generosos en la vida familiar y el Señor suscite religiosos y sacerdotes que lo sigan con fidelidad y amor.

Hoy en la Eucaristía necesitamos que el Señor nos pastoree ,nos cure, nos unja con su Espíritu, nos consuele y conforte para que nosotros también podamos pastorear y consolar

Supliquemos: Señor, has dado a la iglesia el gozo inmenso de la Resurrección de Jesucristo, concede a ese débil rebaño de tu hijo la alegría eterna y que la actualización repetida de nuestra redención(en los sacramentos)sea fuente de gozo incesante y tenga parte en la admirable victoria de su Pastor.       

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies