DÉCIMO TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

DOMINGO XIII ORDINARIO

1ªLct:Sabiduría 1,13-15;2,23-25:Entró la muerte en el mundo

Sal.29,2-4.5-6.11.12ª.13b:Te ensalzaré ,Señor porque me has librado.

2ªLct.:2ªCo.8,7-9.13-15:Vuestra abundancia remedia la falta que los pobres tienen.

Evang.Mc.5,21-43:Contigo hablo,niña,levántate

El domingo pasado vimos cómo Job con mente clara habla de las maravillas del mundo creado que tiene sus limites pero ha sido hecho por Dios.

Al mismo tiempo observamos un mundo amenazante como el del mar bravo que atemoriza a los discípulos de Jesús exclamando: Señor, sálvanos. La poderosa intervención de Jesús les deja estupefactos y viendo visiones y desencadena la  exclamación:¿Quién es éste?

Ante el sufrimiento y la muerte, ante el mal, el escritor sagrado del libro de la sabiduría afirma la bondad de Dios y su acción creadora y remite al diablo, envidioso, como causa y origen, un ser perverso, frustrado en sí mismo.

La amenaza del “caos” y del “abismo”,de los enemigos y de la “tumba”,impulsan al creyente a la súplica:”Señor, socórreme, ten piedad de mí”; y al mismo tiempo, experimentando la acción benefactora de Dios ,recurre a ensalzar, dar gracias, tañer para su santo nombre pues “su cólera dura instante, su bondad de por vida, al atardecer nos visita el llanto y por la mañana el júbilo”.

Jesús ante el sufrimiento y la muerte, despliega su acción evangelizadora anunciando la presencia del reino de Dios, su cercanía, su amor y desencadena su poder contra el mal. Así es su acción taumatúrgica curativa.

“Tu hija no ha muerto, está dormida,¿para qué molestar al Maestro? Así es la reacción humana ante lo inevitable como la muerte: no se puede hacer nada más. Dolor, resignación, silencio.¿Qué difícil trascender la muerte.¡Cuántos interrogantes sin respuesta¡

Pero donde no se espera otra respuesta Jesús afirma: “la niña no está muerta, está dormida”.Jesús hace saltar el círculo vicioso, mecánico ,determinista e implacable del mal y de la muerte con un signo milagroso de la vida y de Dios, de la resurrección y de la esperanza.

“No temas, basta que tengas fe”.Jesús que es el mismo hoy ayer y siempre continúa realizando signos de poder que nos conmueven, despiertan o fortalecen la fe. El mundo ordinario de curar a los enfermos, lo sabemos, es la medicina ,un don maravilloso para ayudar o restaurar a la naturaleza enferma. Y a ella hemos de recurrir con agradecimiento y confianza. Pero Dios ,Jesús nos dan guiños, pruebas, signos de que este mundo no está encerrado en sí mismo sujeto a las leyes inexorables e implacables. Este mundo redimido que “gime con dolores de parto hasta la redención final” es sorprendido y conmocionado por el amor de Dios que sana, cura, libera, perdona y en ocasiones nos conmociona con un signo de curación. La fe de la hemorroísa sencilla y audaz iba a horadar una realidad enferma y sangrante “acercándose por detrás tocando el borde del manto pensando que con solo tocarle el vestido curaría. Y así fue ”¿Quién me ha tocado? Porque Jesús había notado que había salido una fuerza de él.Y he aquí la fiema del signo: Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y con salud”. He aquí el orden nuevo al que está llamado este mundo herido.

“Tócale por la fe”, así anima a sus fieles San Agustín ¿Qué es tocar sino creer ¿Es preferirlo no tocarlo con las manos y sin con la fe a tocarlo con las manos y no con la fe.?.Tocarlo era fácil …tocarlo con la fe no tan sencillo. Oh Iglesia. Tócalo con la fe. Si piensas que Cristo es solamente hombre lo has tocado en la tierra… pero te privas del cielo si no confiesas su divinidad

Concédenos, Señor permanecer siempre en el esplendor de la verdad. Señor,  obras con poder en tus sacramentos, que ante el sufrimiento, el dolor y la enfermedad seamos canales de misericordia y vida

DUODÉCIMO DOMINGO ORDINARIO

DUODÉCIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct.:Jb.38,1.8-11:Aquí se romperá la arrogancia de tus olas

Sal.106,23-24.25-26.28-29.30-31:Dad gracias al Señor ,porque es eterna su misericordia

2ªLct.:2ªCo.5,14-17:Ha llegado lo nuevo

Evangelio: Marcos 4,35-40:¿Quién es éste? Hasta el viento y la aguas le obedecen¡

La mente clara de Job acoge una inquietud del corazón humano que se sobrecoge ante el espectáculo de la naturaleza y formula una pregunta ¿Quién lo hizo?¿Quién lo creó?

Y en esta misma pregunta ,ante el esplendor del universo,reconoce implícitamente,sus límites y da cauce a una respuesta que le llega del más allá de él y del mundo .Es una respuesta que le llega a la razón y al corazón de una manera divina.

El hombre no inventa ni crea sino que adivina, toma de la  mente de Dios y la recrea con sus obras.

El salmista lo expresa :El cielo proclama la obra de Dios y el firmamento pregona su mensajes. Contemplaron las obras de Dios, sus maravillas en el océano.

Este mundo maravilloso que Dios ha creado a veces se muestra amenazante. Hoy los científicos nos hablan de “calentamiento global”,”deterioro de la naturaleza”.Hay campos importantes donde se ha de implicar la inteligencia y el ingenio humano. A pequeña escala aprendemos que  no se debe  maltratar a la naturaleza ,hemos de cuidar la naturaleza ,nos hemos de preocupar por la salud.

Revisaremos todas aquellas actitudes que maltratan a la naturaleza y  la degradan y criticaremos todo desarrollo que  no beneficie y humanice a todos.

“No valoraremos a nadie por criterios humanos. El que vive por Cristo es unas criatura nueva y su estilo de vivir es la novedad. No tenemos una ciudad definitiva aquí en la tierra.

Aunque que el hombre felizmente ha desentrañado la intimidad el mundo haciendo experimentos, continúa ante la amenaza de este mundo: Tsunamis, terremotos, volcanes

Ante la crisis de la vida y de la muerte, de la enfermedad, de tantas situaciones en las que formula una pregunta al Maestro:¿No te importa que nos hundamos?.Jesús contesta: Silencio,¡cállate¡ y ¿por qué sois tan cobardes? Jesús, en medio de la tempestad, de las situaciones adversas de la vida llama a la confianza y a la actividad a “robar terreno al mal en cada una de sus manifestaciones”.La fe en Dios ,el potencial y la energía humanos han de estar listos para socorrernos mutuamente .¡Cuántas personas, cada día ,en medio de dificultades hacen el bien y arriesgan su vida por los demás. Esa es su conciencia vigorosa y fecunda ¡Hace poco oí esta anécdota. Hubo uno incendio en el bosque y después de haber quedado todo calcinado, los bomberos al pasar por un lugar descubrieron un pajarito muerto.¡Oh maravilla¡, estaba calcinado sobre un nido y al levantarlo descubrieron a cuatro pajarillos que la madre había defendido del fuego con su cuerpo.

Los discípulos de Jesús se quedaron espantados y admirados ante la revelación de aquel hombre divino que calma la tempestad y llena a la gente de seguridad y contento. De ahí la espontaneidad de los amigos y la gente…pero ¿quién es éste? Como Jesús somos llamados a realizar el milagro del amor y la entrega en la bonanza y en la tempestad.

Señor, jamás dejas de dirigir  a quienes estableces en el sólido fundamento de tu amor..Danos ojos, mente y corazón  purificados en tu  amor y renovados en el cuerpo y Sangre de Jesucristo.

DOMINGO ONCE DEL TIEMPO ORDINARIO

DOMINGO XI DEL TIEMPO ORDINARIO.

1ª Lc. Ez.17,22-24: Ensalzo los árboles humildes

Sal.91,2-3.13-14.15-16:Es bueno dar gracias al Señor.

2ªLct.:2ªCo.5,6-10: En destierro o en patria, nos esforzamos en agradar al Señor.

Evangelio: Mc.4,26-34: Era la semilla más pequeña.

El profeta Ezequiel recurre a la imagen de la rama alta y tierna de un alto cedro

Para plantarla en la montaña más alta de Israel y “se haga un cedro noble”

A través de esta imagen el profeta Ezequiel manifiesta el proyecto de Dios de salvar a Israel no desde la potencia y el orgullo sino desde la humildad de “los pobres de Yahvé”,”el Mesías montado sobre un borrico”,”el Siervo doliente” o “la humildad de María”.”Todos sabrán que yo soy el Señor, lo he dicho y lo haré”.

 

Con el salmo:”el justo crecerá comuna palmera ,se alzará como un cedro del Líbano,             plantado en la casa del Señor” y por eso con confianza el justo canta:”Es bueno dar gracias al Señor, proclamar su misericordia ,y su fidelidad”. El justo creyente como Dios, no es avasallador ni impaciente sino “lleno de misericordia” y fiel.

A San Pablo lo hallamos lleno de confianza, guiado por la fe, con una conciencia madura de su condición de apóstol que “prefiere vivir desterrado lejos del Señor” aunque con nostalgia de la patria, de vivir junto al Señor su corona y plenitud por el anhelo e intrepidez de anunciar a toda criatura la salvación de Jesucristo” que me amó y se entregó por mí”.El esfuerzo, las peripecias de su apostolado le han hecho humilde y paciente “para comparecer ante el tribunal de Cristo”.

Jesús, en el evangelio de Marcos, recurriendo a las parábolas o comparaciones de la vida ordinaria, en ese caso la semilla o el grano de mostaza que siendo tan pequeñas alumbran grano abundante o una hortaliza alta, nos describe el desarrollo del Reino             de Dios.

También Jesús rompe los esquemas humanos de querer imponer, avasallar, dominar. Recordamos que cuando en un pueblo nos los recibieron algunos discípulos le pidieron “por que no envías fuego sobre este pueblo” o “si es el Hijo de dios que baje de la cruz”.Jesús denuncia toda presunción, arrogancia para hacer presente el reino.

Sencillez, fidelidad, perseverancia.

Padres y madres de familia, vosotros sabéis el tiempo, la dedicación, la paciencia, la fidelidad en el cuidado y educación de los hijos .No se puede construir de prisa y de inmediato. Se necesita, tiempo y silencio, paciencia.

En esta cultura tan rápida no tenemos tiempo para la edificación de un mundo más humano y fraterno y a veces “se sufre de vacío existencial” que genera aburrimiento  y hastío pesar de la abundancia.

Un gran pensador convertido al catolicismo, Gabriel Marcel, hacía alusión a la fidelidad y a la paciencia como n ingrediente de humanización: “decir a un amigo enfermo: te visitaré” no puede quedar a merced del sentimiento. “Haga frío o calor te visitaré”.

El arrojo cristiano, la audacia evangélica es consciente de esperar, ser paciente, constante ,humilde, sincero y esperar que el reino crear por la acción del Espíritu de Jesús .

SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y SANGRE DE NTRO.SR.JESUCRISTO

SOLEMNIDAD DEL  CUERPO Y SANGRE DE JESUCRISTO

1ªLct. Ex.24,3-8:Es la sangre de la alianza que hace el Señor con vosotros.

Sal.115,12-13.15. y 16bc.17-18:Alzaré la copa de la salvación

2ªLct.:Hb.9,11-15:Jesús  mediador de una nueva alianza.

Ev.Mc.14,12-16.22-26:TOMAD Y COMED, TOMAD Y BEBED.

Moisés comunica al pueblo lo que el Señor le ha dicho y los mandatos que ha de cumplir y ordena a algunos jóvenes israelitas ofrecer al señor holocaustos y vacas como sacrificio de comunión.

La sangre derramada sobre el altar y la aspersión al pueblo con la misma ex expresión de la alianza o pacto que Dios establece con su pueblo.

Este rito repetido es anticipo del sacrificio de Jesús, que es al mismo tiempo sumo y eterno sacerdote y víctima que de una vez para siempre-epafax-entrega su vida al Padre por nosotros y por nuestra salvación. Jesús-así se expresaba de S.Agustín -por este sacrificio llegó a ser vencedor porque antes fue víctima,victor quia vicitma.

La eucaristía es el sacramento del Cuerpo y sangre de Jesucristo que se ofrece por nosotros en la misa. Es la actualización de la entrega de Jesús al Padre para que nosotros tengamos vida abundante.

Jesús en la última cena adelanta su entrega en la cruz, consagrando el pan y el vino: Tomad y comed esto es mi cuerpo; tomad y bebed esta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos.

La Eucaristía que es sacrificio, ofrenda de la vida de Jesús es también banquete de comunión con Cristo y con los hermanos. Jesús entra en comunión con nosotros realizando y recreando la comunión entre los hermanos.

Esta comunión con Cristo y los hermanos, Jesús desea prolongarla sin “límites”.Quiere que hagamos lo mismo que El. Desea que tengamos el coraje, la audacia de la fe para poder decir también a los hermanos :Toma, come ,esta vida mía es para ti.

Hoy al celebrar el Día de la Caridad con el lema :”Aporta lo mejor de ti”, recibimos la fortaleza del Cuerpo y Sangre de Jesucristo  .Al comer y beber al Señor ”el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la futura gloria”.Esta es la gracia, el impulso para poder compartir nuestro alimento, también material, con los hermanos más necesitados.

Haz, Señor, que al venerar el misterio de tu cuerpo y de tu sangre experimentemos constantemente el fruto de tu redención. 

 

 

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

1ªLct.:Dt.4,32-34.39-40:Reconoce que el señor es el único Dios

Sal.32,4-5.6 y 9.18-19.20 y 22:La Palabra del Señor hizo el cielo

Rm.8,14-17:Los que se dejan llevar por el Espíritu de Dios esos son hijos de Dios

Evang.:Mt.28,16-20:Bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

La conciencia viva y despierta de Moisés se desahoga ante la comunidad israelita reconociendo la gran revelación de Dios: Creador del hombre, emisor de una Palabra grande y percibida por Israel que ha sentido la  liberación de la esclavitud de Egipto como una intervención de Dios a  su favor. El es  el pueblo elegido: “Abre bien los ojos, el entendimiento, la vida y medita en tu corazón :El Señor es único allá arriba en el cielo y aquí abajo en la tierra”.

Además un fuerte lazo de unión, un vínculo de alianza y amor encarna esta relación de amor entre Dios y su pueblo elegido:”Guarda los preceptos y mandamientos que yo te prescribo hoy, para que seas feliz tú y tus hijos después de ti y prolongues tus días”

Moisés y ahora el salmista con su palabra humana nos envían a la escucha de la Palabra amplificada y trascendida de Dios:”La Palabra de Dios hizo el cielo; el aliento de su boca sus ejércitos porque El lo dijo y existió; el lo mandó y surgió “

Y esta palabra es justicia, derecho, misericordia.:”Que tu misericordia venga sobre nosotros como lo esperamos de ti.

Esta conciencia viva de la grandeza y trascendencia de Dios  en el Apóstol Pablo le lleva a ofrecernos otra nota del Dios vivo: Los que de dejan llevar por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Libres de temor, arrancados de los enemigos, le sirven con santidad y justicia y exclaman: Abba: Padre, papaíto. Una palabra aramea, mágica, emblemática, rica ,pues , se cree que su permanencia en el original arameo hace alusión a la misma palabra proferida por Jesús para dirigirse con tanto cariño y confianza  con el Padre.

La Palabra creadora, eficaz, trascendente habita también en el corazón del hombre. Somos hijos de Dios, somos templos del Espíritu Santo y a Dios “se le adora en Espíritu y verdad” Somos adoradores de Dios.

Jesús, la Palabra de Dios hecha carne, que habla con autoridad y realiza signos de poder, curando enfermos y expulsando demonios afirma conocer al Padre como nadie lo conoce, ser uno con El, venir de El y promete enviar desde el Padre un Paráclito que les revele la verdad plena. Jesús tiene una conciencia de especial relación con el Padre como quien vive permanentemente en comunión con El.

Y ordena a sus discípulos, al ascender al cielo,:”Id y haced discípulos bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” Y aunque se va también les reitera:”Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo”

Nuestra madre la iglesia fue consciente de esta comunidad de Dios afirmando su Unidad de naturaleza y trinidad de personas en relación y comunión

Los Santos Padre, los teólogos comenzaron a explicar y razonar tamaño misterio con inteligencia y amor, con los conceptos de la filosofía .Construyeron rigurosos edificios sapienciales.,siempre conscientes de que el Misterio nos trasciende.

Por eso la vida de culto de la Iglesia continúa expresándose así: que el admirable misterio lo profesemos con fe verdadera, conozcamos la gloria de la eterna Trinidad y adoremos su unidad todopoderosa.

Y al confesar nuestra fe en la Trinidad Santa y eterna y e su unidad indivisible concédenos encontrar la salud el alma y del cuerpo en el sacramento que hemos recibido.

He aquí el mejor antídoto contra la enfermedad mortal del hombre: el ateísmo duro que encerrando al hombre en sí mismo, lo hunde en la desesperación  .

Somos hijos de Dios, por la vida de Jesucristo. Somos templo del Espíritu Santo que desde lo íntimo nos impulsa a ser adoradores del Padre del Hijo y del Espíritu Santo