DOMINGO ONCE DEL TIEMPO ORDINARIO

DOMINGO XI DEL TIEMPO ORDINARIO.

1ª Lc. Ez.17,22-24: Ensalzo los árboles humildes

Sal.91,2-3.13-14.15-16:Es bueno dar gracias al Señor.

2ªLct.:2ªCo.5,6-10: En destierro o en patria, nos esforzamos en agradar al Señor.

Evangelio: Mc.4,26-34: Era la semilla más pequeña.

El profeta Ezequiel recurre a la imagen de la rama alta y tierna de un alto cedro

Para plantarla en la montaña más alta de Israel y “se haga un cedro noble”

A través de esta imagen el profeta Ezequiel manifiesta el proyecto de Dios de salvar a Israel no desde la potencia y el orgullo sino desde la humildad de “los pobres de Yahvé”,”el Mesías montado sobre un borrico”,”el Siervo doliente” o “la humildad de María”.”Todos sabrán que yo soy el Señor, lo he dicho y lo haré”.

 

Con el salmo:”el justo crecerá comuna palmera ,se alzará como un cedro del Líbano,             plantado en la casa del Señor” y por eso con confianza el justo canta:”Es bueno dar gracias al Señor, proclamar su misericordia ,y su fidelidad”. El justo creyente como Dios, no es avasallador ni impaciente sino “lleno de misericordia” y fiel.

A San Pablo lo hallamos lleno de confianza, guiado por la fe, con una conciencia madura de su condición de apóstol que “prefiere vivir desterrado lejos del Señor” aunque con nostalgia de la patria, de vivir junto al Señor su corona y plenitud por el anhelo e intrepidez de anunciar a toda criatura la salvación de Jesucristo” que me amó y se entregó por mí”.El esfuerzo, las peripecias de su apostolado le han hecho humilde y paciente “para comparecer ante el tribunal de Cristo”.

Jesús, en el evangelio de Marcos, recurriendo a las parábolas o comparaciones de la vida ordinaria, en ese caso la semilla o el grano de mostaza que siendo tan pequeñas alumbran grano abundante o una hortaliza alta, nos describe el desarrollo del Reino             de Dios.

También Jesús rompe los esquemas humanos de querer imponer, avasallar, dominar. Recordamos que cuando en un pueblo nos los recibieron algunos discípulos le pidieron “por que no envías fuego sobre este pueblo” o “si es el Hijo de dios que baje de la cruz”.Jesús denuncia toda presunción, arrogancia para hacer presente el reino.

Sencillez, fidelidad, perseverancia.

Padres y madres de familia, vosotros sabéis el tiempo, la dedicación, la paciencia, la fidelidad en el cuidado y educación de los hijos .No se puede construir de prisa y de inmediato. Se necesita, tiempo y silencio, paciencia.

En esta cultura tan rápida no tenemos tiempo para la edificación de un mundo más humano y fraterno y a veces “se sufre de vacío existencial” que genera aburrimiento  y hastío pesar de la abundancia.

Un gran pensador convertido al catolicismo, Gabriel Marcel, hacía alusión a la fidelidad y a la paciencia como n ingrediente de humanización: “decir a un amigo enfermo: te visitaré” no puede quedar a merced del sentimiento. “Haga frío o calor te visitaré”.

El arrojo cristiano, la audacia evangélica es consciente de esperar, ser paciente, constante ,humilde, sincero y esperar que el reino crear por la acción del Espíritu de Jesús .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *