SOLEMNIDAD DE CRISTO REY DEL UNIVERSO

SOLEMNIDAD DE CRISTO REY DEL UNIVERSO

1ªLct.:Daniel 7,13-14:Su poder es eterno, no cesará
Salmo 92,1ab.1c-2.5.:El Señor reina vestido de majestad
2ªLct.:Ap.1,5-8:A Jesucristo, a El la gloria y el poder por los siglos
Evangelio: Juan 18,33-37:Tu lo dices: soy rey.

La fidelidad del anciano Elezar a la ley de Dios negándose a comer carne prohibida o beneficiarse de una simulación prefiriendo antes morir que quebrantarla; el coraje de la madre de los 7 hijos macabeos viéndoles morir antes que pecar; la rebelión del judío Matatías antes que renegar de su fe o la angustia y tristeza del invasor Antioco que al final de su vida se da cuenta del daño causado en Jerusalén, es terreno abonado para una respuesta del Dios de la alianza a la pregunta del fiel israelita por el sentido de la vida y de la muerte. Estos mártires, testigos, son como una brecha perforada en la frontera entre el más acá y el más allá.
El libro de la Sabiduría nos responde que Dios no abandona a los justos y el profeta Daniel nos ofrece la revelación de Dios que del polvo resucitará a unos y otros continuarán en la ignominia de la muerte.
Pero este tránsito entre el más acá y el más allá viene promovido y alentado por una figura egregia que el profeta Daniel nos ofrece en su sueño o visión: vi venir una especie de hombre y se le dio poder, honor y reino. Su poder es eterno y su reino no acabará.
En medio del caos, la muerte, la injusticia, el sufrimiento y  la angustia, se abre el camino del Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de vivos. Dios de amor y verdad, de misericordia. Una persona viva se pone al frente de la multitud fiel y buena.
En la plenitud de lo tiempos, aquel Siervo Inocente cargando con los delitos de la humanidad y el Hijo del Hombre viniendo con poder y majestad toman forma humana en Jesús, El Hijo de Dios, la Palabra eterna acampando con los hombres que se ofrece como luz, vida y salvación pues “a quien crea en Él le da el poder de ser hijo de Dios”
Jesús, actuando como un hombre cualquiera “ se rebajó haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de Cruz”.Por eso Dios lo levantó y le concedió el» nombre sobre todo nombre».
Jesús pasando haciendo el bien, anunciando el reino de Dios de justicia, vida, amor y verdad a favor de los pobres y necesitados, fue condenado, coronado de espinas por “querer hacerse rey” de los judíos aunque el había dicho ”mi reino no es de este mundo””el que quiera ser el primero sea vuestro servidor” y “ved que los poderosos de la tierra tiranizan a los pueblos pero entre vosotros no ha de ser así”
Jesús, coronado de espinas ,en la cruz, totalmente desarmado ,perdonando a los hombres que no saben lo que hacen, confiando en Dios ,entrega su espíritu y “levantado, atrae a todos hacia sí”.
Jesús, el Rey del universo, es el proyecto salvífico de Dios sobre el mundo y la humanidad, realizado. El es el camino, la verdad y la vida que desde la debilidad y el servicio nos impulsa a creer que “pase lo que pase”, todo acabará bien. Quien elige a Jesucristo sabe que es mejor perder la vida que elegir la injusticia y el sufrimiento de los hombres pero especialmente de los débiles.
Cristo ,Rey del Universo, es el sueño hecho realidad de tantos  creyentes que aunque caminen por cañadas oscuras, saben que les espera el Señor como Buen Pastor.
En el funeral por el eterno descanso del rey Balduino, el cardenal de Bruxelas Malinas, Monseñor Daneels dijo: “hay algunos reyes que también son pastores de su pueblo”.La vida admirable de este monarca le llevó también en ocasiones a acercase a la pobreza y debilidad de las personas.
No es con la fuerza ni la violencia como el mundo cambiará. Solo el amor lo salvará.
Señor, que quisiste fundar todas las cosas en tu Hijo muy amado, Rey del universo, haz que toda la creación, liberada de la esclavitud del pecado sirva a tu majestad y te glorifique sin fin. Que tu Hijo conceda a todos los pueblos el don de la paz y la unidad. Que quienes nos gloriamos de obedecer los mandatos de Cristo, Rey del universo, podamos vivir con él en el Reino del cielo.
Hoy,es para cada uno de nosotros una oportunidad. En estos días por el libro del Apocalipsis,de la revelación, se nos ha dicho:»mira que estoy a la puerta y vengo,si me dejas pasar comeremos juntos»(Ap.3,20).Jesús ,el Siervo de Dios,el Hijo del hombre,el Rey del universo es el Señor. Confesarle como Señor,confesarle como mi Señor el aceptarle como dueño de mi vida y de mi muerte,de mis alegrías y sufrimientos.Por eso «si tus labios confiesan que Jesús es el Señor…»todo lo puedo en aquel que me conforta». Le dio el nombre sobre todo nombre…a aquel que siendo de condición divina,se anonadó y se hizo obediente hasta la muerte.Pero el que quiera ser el primero en el Reino sea vuestro servidor…Comenzad a hacer un ensayo e invocad:Jesús, Tú eres el Hijo de Dios, Tú eres el Señor…Tú eres mi Señor.

TRIGÉSIMO TERCER DOMINGO

TRIGÉSIMO TERCER DOMINGO 
1ªLct.:Dn.12,1-3:Entonces se salvará tu pueblo
Sal.15,5-8.9-10.11:Protégeme ,Dios mío que me refugio en ti
2ªLc.10,11-14.18:Cristo ofreció por los pecados un solos sacrificio.
Evang.:Mc.:13,24-32:Verán venir al Hijo del Hombre

Recién ordenado sacerdote, cuando estaba aprendiendo a dar los primeros pasos en la acción pastoral, en la parroquia que los agustinos estábamos construyendo en Móstoles(Madrid);en una ocasión, una familia me pidió que un niño de 11 años con leucemia que pronto iba a morir,fuese el padrino de su sobrino. Acompañé gustoso a aquella familia y de vez en cuando, durante la ceremonia del bautismo, miraba a aquel niño que pronto moriría y le pedía  a Jesús para que me diese luz e iluminase aquella  doliente situación familiar.
Aquí, ahora en esta Eucaristía de la 1 ,hay niños, jóvenes, adultos y la perspectiva de la muerte se extiende lejos.Tenemos como la iompresión de que no nops vamos a morir. Como creyentes en Jesús que nos ha regalado un sentido común ,una razón y una fe, abrimos el corazón y la inteligencia espiritual del amor a fin de acercarnos sin estridencias, pero con seriedad y madurez al “misterio de la muerte”y “el más allá”

Conforme nos vamos acercando al final del año litúrgico nuestra madre la Iglesia nos ofrece la Palabra de Dios que ilumina y da sentido a nuestro final de la vida, nuestra muerte. Una vida temporal sin fin ,nos suspendería del aburrimiento y escepticismo; sería una vida sin sabor y sin concierto. Nosotros esperamos un «cielo nuevo y una tierra nueva de amor y felicidad» ,»de alegría y gozo eternos».
Próximos al tiempo de Jesús, la Revelación de Dios sobre el más allá de la muerte, sobre la resurrección de lo muertos y la retribución personal de los justos adquiere una relevancia muy notable. El pobre profeta Jeremías, acosado, martirizado y obligado a denunciar los pecados del pueblo, no tenía conciencia de una retribución final en el caso de morir. Su única defensa: acogerse y confiar en el Señor.
Pero notamos cómo en el libro de la Sabiduría 3,1-9:los justos esperaban seguros la inmortalidad ;4,7-15: el justo aunque muere prematuramente, tendrá el descanso. Importantísimo el fragmento del 2º libro de los Macabeos. 7,1,20-31:la madre y sus siete hijos mártires a los que asegura una esperanza después de la muerte :Dios les devolverá la vida; En 2º Mac.12,43-46:El valeroso caudillo Judas organiza una colecta para el sacrificio por los pecados de los caídos en la batalla. No hubiera tenido sentido orar por los muertos sin la esperanza de una retribución más allá de la muerte. Hoy, ahora, el fragmento del profeta Daniel 12,1-3: de los que duermen en el polvo,muchos despertarán; unos para la vida otros para la muerte; responden a la pregunta por el destino del justo y su retribución después de la muerte.
Es decir: el premio, la retribución personal del justo es la vida plena, la resurrección. En cambio el castigo es la muerte, permanecer en el polvo.
¿ Cuántos se salvarán? ¿Cuándo vendrá el Hijo del hombre? A la primera pregunta Jesús no contesta sino que indica. Vosotros entrad por la puerta estrecha que lleva a la vida. A la segunda Jesús responde: Ni los ángeles ni el Hijo del Hombre sino el Padre.
En el evangelio según S. Marcos Jesús con un trepidante ropaje literario describe la venida del Hijo del Hombre con poder y majestad para reunir a los elegidos. También Jesús como intentando que los discípulos no se distraigan con lo espectacular y asombroso del momento ,centra el acontecimiento en la venida del Hijo del Hombre y en los que lo reciben.
Invita Jesús a interpretar nuestra vida y sus signos. Así como en la vida de la naturaleza, la higuera verde, nos indica que se aproxima el tiempo de los frutos, así la vida del hombre ha de irse preparando para la llegada del Hijo del Hombre, el final de la existencia, del que nos sabemos ni el día ni la hora. Aquí y ahora vamos preparando nuestro final»porque el Reino de Dios está en medio e vosotros»
Lo definitivo es que mientras todo pasará, las palabras de Jesús, la verdad de Jesús no pasará: Jesús ha ofrecido un sacrificio, de una vez para siempre, para derribar la muerte.
El gran pensador Julián Marías, recientemente fallecido, notaba que la teología y predicación actual había dejado a un lado el sentido de la muerte, la vida del más allá, la vida eterna.
Porque es la esperanza en la vida eterna, el estar con Dios para siempre el impulso que nos anima a hacer este mundo más amable , humano y solidario:”tengo siempre presente al Señor con Él a mi derecha no vacilaré”. La esperanza en la vida eterna con Dios nos mueve a vivir con ilusión y solidaridad la presente: se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas y mi carne descansa serena”
Y esta es nuestra esperanza:” No me entregarás a la muerte ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. Me enseñarás el sendero de la vida ,me saciarás de gozo en tu presencia, de alegría perpetua a tu derecha””Los sabios brillarán como el fulgor del firmamento y los que enseñaron a muchos la justicia como las estrellas por toda la eternidad”
Es como si dijéramos que el amor de Dios que nos atrae y nos lleva fuese indestructible y por tanto su amor, su potencia nos llevase más allá de la finitud, más allá de la muerte. ”Y aunque la certeza de morir nos entristece, nos consuela la promesa de la futura inmortalidad porque con la muerte la vida no termina, se transforma”.
En una carta la madre de Sta.Teresa del Niño Jesús decía :“Teresita me preguntaba el otro día si iría al cielo. Le contesté que sí, a condición de que fuese muy buena. Ella replicó:
-Sí, pero si no fuese buena ,iría al infierno. Sé muy bien lo que haría entonces: volar a ti que estarías en el cielo.¿Cómo se las arreglaría Dios para cogerme ?Tú me apretarías fuertemente entre tus brazos.
Leí en sus ojos que estaba positivamente convencida de que nada podría hacerle Dios si se escondía entre los brazos de su madre.»
Una simpática historia narrada por un escritor alemán moderno nos ayuda a tener un sentido de la vida eterna más que todos los intentos de explicación racional. En un monasterio medieval vivían dos monjes unidos entre sí por una profunda amistad espiritual. Uno se llamaba Rufus y el otro Rufinus. En todo su tiempo libre no hacían otra cosa que tratar de imaginar y describir cómo sería la vida eterna en la Jerusalén celestial. Rufus, que era capataz, se la imaginaba como una ciudad con puertas de oro, constelada de piedras preciosas; Rufinus que era organista, como toda resonando melodías celestes.
Al final hicieron un pacto: el que de ellos muriera primero volvería la noche siguiente, para garantizar al amigo que las cosas eran precisamente como las habían imaginado. Habría bastado una palabra. Si era como habían pensado, diría simplemente: taliter!, es decir, precisamente así; si fuera otra cosa, diría: aliter, distinto!
Una tarde, mientras estaba al órgano, el corazón de Rufino se paró. El amigo veló tembloroso toda la noche, pero nada; esperó con vigilias y ayunos durante semanas y meses, y nada. Finalmente, en el aniversario de la muerte, de noche, en un halo de luz, el amigo entra en su celda. Viendo que calla, es él quien le pregunta, seguro de la respuesta afirmativa: taliter? Es así ¿verdad? Pero el amigo sacude la cabeza en signo negativo. Desesperado, grita: aliter? ¿Es diferente? De nuevo un signo negativo con la cabeza. Y finalmente de los labios cerrados del amigo salen, como en un soplo, dos palabras: Totaliter aliter: ¡Totalmente distinto! ¡Es algo muy diverso! Rufus entiende volando que el cielo es infinitamente más de lo que habían imaginado, que no se puede describir, y poco después muere también él, por el deseo de alcanzarlo .
El hecho, naturalmente, es una leyenda, pero su contenido es al menos bíblico. «El ojo no vio ni oído oyó, ni nunca entró en el corazón de hombre lo que Dios ha preparado para aquellos que lo aman» (cf. 1 Cor 2,9). San Simeón, el Nuevo Teólogo, uno de los santos más queridos en la Iglesia Ortodoxa, tuvo un día una visión; estaba seguro de que había contemplado a Dios en persona y, seguro de que no podía haber nada más grande y radiante de lo que había visto, dijo: «¡Si el cielo no es más que esto, me basta!» El Señor le respondió: «Verdaderamente eres muy mezquino, si te contentas con estos bienes, porque, en relación con los bienes futuros, ellos son como un cielo pintado en papel, en comparación con el cielo verdadero» .
Cuando se quiere atravesar un estrecho, decía san Agustín, lo más importante no es quedarse en la orilla y aguzar la vista para ver qué hay en la orilla opuesta, sino subir a la barca que lleva a la orilla. Y también para nosotros lo más importante no es especular sobre cómo será nuestra vida eterna, sino hacer lo que sabemos que nos conduce a ella. Que nuestra jornada de hoy sea un pequeño paso hacia ella
Señor,concédenos vivir alegres en tu servicio, porque en servirte a ti consiste el gozo pleno y verdadero. Que esta ofrenda sea agradable a tus ojos y nos consiga los gozos eternos. Que el memorial que tu Hijo nos mandó celebrar aumente la caridad en todos nosotros
Agradezcamos al Señor el misterio de su Iglesia ,cuerpo de Cristo, que es quien nos dona esta gran noticia, quien nos alienta y acompaña.

TRIGÉSIMO SEGUNDO DOMINGO

TRIGÉSIMO SEGUNDO DOMINGO ORDINARIO

 

1ªLct.:1º Re 17,10-16:La viuda hizo un panecillo y se lo dio a Elías

Sal.145,7.8-9ª.9bc-10:El Señor sustenta al huérfano y a la viuda.

2ªLct.:Hebreos 9,24-28: Cristo se ha ofrecido una sola voz para quitar los pecados del mundo.

Evang..:Mc.12,38-44:Esa pobre viuda ha echado más que nadie.

 

En una situación de grave necesidad, una mujer viuda de Sarepta está dispuesta a compartir con Elías, un hombre de Dios, el poco de pan  que disponen ella y su hijo y luego esperar a la muerte.La reacción del profeta que ve más allá de lo inmediato es afirmar que “el Señor no permitirá que la orza de harina se vacíe y la alcuza de aceite se agote hasta el día en que el Señor envíe lluvia sobre la tierra”

Dios puja por entrar en la corriente sanguínea de la vida no con la estrategia del poder y la fuerza, del prestigio y la apariencia sino de lo sencillo y humilde haciendo comprender que lo “pequeño  hermoso”.

También Ester con su valor ante Asuero, Judit con su audacia ante Holofermes y María ante el ángel de Dios con su actitud sencilla y confiada hacen posible que Dios actúe haciendo posible lo imposible  al hombre.”El Señor ha hecho obras grandes porque ha mirado la humillación de su sierva”.

Pues el “Señor abre los ojos al ciego, endereza a los que se van  a doblar, ama a los justos, sustenta al huérfano y a la viuda y trastorna el camino de los malvados”

El justo afirma que Dios también está en el momento de la desgracia y del sufrimiento y Dios confirma la actitud valiente y decidida de quien hace lo que sabe que debe hacer y deja que Dios luego actúe.

La Palabra de Dios que llega hasta las últimas junturas del alma descubre la intencionalidad profunda de la persona como el de la mujer de Sarepta y la halla digna de sí porque es capaz de dar la vida por los demás.

“Dichosos los limpios de corazón porque ellos verán a Dios”, dichosos los transparentes y sinceros porque de ellos es el reino de los cielos. He aquí cómo Jesús nos muestra a una pobre anciana encarnando el evangelio del Reino en su prodigalidad pues “ha echado en el cepillo más que nadie porque ha echado todo lo que tenía para vivir” y “ha echado sin que la mano izquierda sepa lo que ha hecho la derecha”. Y Dios que ve en lo oculto le premiará.,”pues ningún vaso de agua dado por el reino de Dios quedará sin recompensa”

Jesús nos ayuda a ensayar la irrupción del Reino con un corazón quebrantado y humillado , un corazón sincero lleno de la sabiduría que ha venido a servir y no a ser servido .

Como la viuda de Sarepta, como la anciana viuda del evangelio que donaron lo que necesitaban para vivir, Jesús  que siendo de condición divina se anonadó, se vació, “se ha ofrecido una sola vez para quitar los pecados de todos””El se ha manifestado una sola vez, en el momento culminante de la historia  para destruir el pecado con el                     sacrificio de sí mismo”

La fe, la confianza en Dios de aquellas dos viudas se ha expresado en la donación, en el amor hasta el extremo.

 Señor, imploramos de tu misericordia que el Espíritu Santo mantenga siempre vivo el amor a la verdad en quienes han recibido la fuerza de lo alto””Que al celebrar la pasión de tu Hijo en este sacramento, gocemos de sus frutos en nuestro corazón”Que podamos libremente cumplir tu voluntad”.

 

TRIGÉSIMO PRIMER DOMINGO

TRIGÉSIMO PRIMER DOMINGO ORDINARIO.

1ªLct.:Deuteronomio 6,2-6:Escucha ,Israel. Amarás al Señor tu Dios con todo el corazón.
Sal.17,2-3ª.3b-4.47 y 5.51ab.:Yo te amo, Señor, Tú eres mi fortaleza.
2ªLct.:Hebreos 7,23-28:Como permanece para siempre tiene el sacerdocio que no pasa.
Evangelio: Marcos,12,28-34:Este es el primer mandamiento. El segundo le es semejante.

El contexto en que se desarrolla este discurso de Moisés al pueblo lo situamos en la entrega que Dios hace a Moisés en el monte Horeb del decálogo o tablas de la ley.
Fruto de la elección como pueblo de su amor ,Yahvé establece una alianza, un pacto para que “seas feliz tú y tus hijos”.
“Escucha, Israel, el Señor es nuestro Dios, es solamente uno. Amarás al Señor tu Dios con todas las fuerzas. Guarda esto en tu memoria.» Todo ello ha dado lugar a la oración diaria Shema de la liturgia judía.
El amor de Dios no es algo que quede a libre elección, es un mandamiento que responde al amor que Dios tiene a su pueblo que incluye el temor de Dios, la obligación de servirlo y la observancia de sus mandamiento. El amor es compatible con el temor filial que excluye el servil -1ª Jn.4,18:en el amor no hay temor”
La realidad del amor de Dios llena los libros proféticos sobre todo Oseas y Jeremías, los salmos y el evangelio de Jesús que en este domingo en el Evangelio de Marcos 12,28-34, se refiere al libro del Deuteronomio 6,2-6.
El amor de Dios es la posibilidad más increíble y maravillosa del corazón humano. Poder amar a Dios con todo el corazón con toda el alma y con todas las fuerzas o lo que es lo mismo poder creer ,esperar y amar sin límites.
¿Qué le sucedió al pueblo de Dios, a Israel en su Éxodo a la tierra prometida y en su discurrir por la historia? Que se sintió tentado de vivir a su aire, tentado por la idolatría, por los ídolos con nombre: placer, ser y tener ,esos deseos incolmables que pretendemos saciar con cualquier alimento. Lo mismo nos sucede a nosotros que podríamos preguntamos desde la voz de la Palabra de Dios. ¿Quién o qué cosas mandan en mi corazón y son mis señores? A veces hasta a pequeñas cosas les podemos ,dar el corazón y negárselo al Señor…Y el Señor en su paciencia y misericordia susurrarnos :»Escucha ,Israel..Uno es el Señor.
Para Jesús también el amor a Dios es el principal mandamiento. Llama y ha llamado siempre la atención que añada algo por lo que no le habían preguntado: el segundo mandamiento es semejante al primero: amarás a tu prójimo como a ti mismo. El evangelista S.Lucas prolonga el diálogo con la parábola del buen samaritano.
La sublimidad del primer mandamiento a algunos les parece una cómoda inverificabilidad. Por eso Jesús secunda el mandamiento del amor de Dios con el amor al prójimo. No los llamas iguales sino semejantes.
Comenta S.Agustín. “El que te impuso los dos preceptos no podía mandarte que amases primero al prójimo y después a Dios sino primero a Dios y luego al prójimo. Pero como no te es posible ver a Dios, amando al prójimo purifica tus ojos para ver a Dios, como lo enseña S.Juan: si no amas a tu hermano a quien ves ¿cómo amarás a Dios a quien no v es?(1ªJn.4,20)(In,Io 17,8)
Todo esto nos lleva a no olvidar que el amor al prójimo(4º al 10º mandamientos) reaviva la pregunta sobre la necesidad de Dios para el existir humano pues no son simples normas de convivencia sino cláusulas de la alianza, del pacto y por eso van precedidas de un recuerdo fundamental: Yo soy tu Dios que te sacó de Egipto, guarda mis mandamientos pegándote a mi pues en ello te va la vida.
La relación interhumana vive a la sombra de la relación con Dios que la engloba o impulsa opuesto a ahogarla o depauperarla. Al prójimo, siempre amenazado de que la codicia, el poder o la violencia de sus semejantes le roben la vida, la mujer o el mando, la fama o los bienes, Dios mismo quien le respalda.
Recientemente en algún medio un periodista ha escrito un artículo sugerente y provocador:¿Dónde está Dios?¿Por qué algunos creen y otros no?¿Por qué no evita el sufrimiento? Concluye que “Dios juega a los dados” dándoles a unos fe y a otros no. Lamenta el escándalo del mal y el sufrimiento y que él, educado en la fe católica en un momento la perdió. Pues también en estos días en un foro de un importante movimiento cristiano de nuestros días al que habían invitado a susodicho periodista, un importante profesor, antropólogo para quien también había quedado a uno lado el sentido religioso, al encontrarse con tantas familias que sin alharacas y con el testimonio del amor ha abordado a nuestro periodista y le ha confesado su encuentro con Jesucristo.
A esta peripecia humana de su relación con Dios le acompaña lo que hemos orado con el salmista:»Yo te amo,Señor,Tú eres mi fortaleza» y las palabrasw de la carta a los Hebresos:»Jesús, permanece para siempre, tiene el sacerdocio que no pasa, intercede a favor de los que se acercan a Dios: santo, inocente, si mancha, el se ofrece de una vez para siempre».
En este día del Señor os exhorto a interiorizar como anhelado talismán:“Escucha, Israel, el Señor es nuestro Dios,uno es el Señor»
Un obispo italiano decía que cada día él se sentía un pobre ateo dispuesto a ser y a aprender a ser un un humilde creyente cristiano.Por eso hoy también nosotros como S.Agustín rercomendaba a los catecúmenos aprender de memoria y recordar el símbolo de la fe,el credo;con la fuerza del Espíritu Santo recordamos y renovamos nuestra fe en el único Dios y Señor para amarlo con toda el alma y y corazón y al prójimo como a nostos mismos.Y todo lo demás por añadidura.Recordando el amor fuerte el Cantar de los cantares lo llevaré ,lo llevaremos como «un sello en el corazón,como tatuaje en el brazo»»El amor es fuerte como la muerte,las aguas no lo apagarán»
Señor, concédenos caminar sin tropiezos hacia los bienes que nos prometes;
Que este sacrificio sea para nosotros una generosa efusión de tu misericordia: que alimentados con estos sacramentos tus gracia nos disponga a recibir las promesas con que los enriqueces..

CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

1ªLct.:Isa.25,6ª.7-9:El Señor enjugará las lágrimas de todos los ojos.
Sal.26,1.4.7.8b.9ª.13-14:El Señor es mi luz y mi salvación.
Ev,Mt.11,25-30:Has escondido estas cosas a los sabios y se la has revelado a la gente sencilla.

1ª Misa:

1.Lament.3,17-26: Es bueno esperar en silencio la salvación
Rm.6,3-9: La vida nueva
Sal.129:Desde lo hondo a ti grito,Señor
Jn.14,1-6:En la casa de mi Padre hay muchas estancias

2ª Misa:
1.Rm.8,31-35.37-38: ¿Quién nos separará del amor de Cristo?
Sal.114: Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida
Jn.17,24-26:Que donde esté yo estéis también vosotros

3ª Misa:
Rm.14,7-9:Ya vivamos,ya muramos,somos del Señor
Sal102: Bendice,alma mía al Señor
Mt.25,31-46:Juicio final.Venid,benditos de mi Padre.

Cuando visitamos las sepulturas de nuestros seres queridos y las adornamos con flores y oraciones ,reconocemos que allí yacen sus restos, que pertenecen a un nombre y apellidos con una historia a la que está unida nuestra vida personal. Por eso el amor y la fe nos lleva a imaginar que están vivos en el ámbito del Dios de la vida y del amor.
Ellos son “como una bóveda invisible de amor” que nos acompaña hasta que lleguemos a su misma región.Así se expresaba el filósofo de la existencia y de la esperanza,Gabriel Marcel.
Anhelamos que la Palabra poderosa de Dios actualice la que el ángel dirigió a María Magdalena junto al sepulcro de Jesús :”No busquéis entre los muertos a la vida”,”No está aquí, ha resucitado”.Porque si Cristo no ha resucitado nosotros tampoco resucitaremos y seríamos unos mentirososos pero no,confiesa S.Pablo:» Cristo ha resucitado,primicia de los que resucitarán».Esta es la gran noticia que nos confirma y consuela y nos impulsa a homenajear a nuestros difuntos.Ellos ,seres queridos, forman parte de nuestras raíces; nosotros ,somos porción de su heredad y nuestro amor pugna por sobreponerse a la muerte que como enemigo está siempre al acecho.La nada,el vacío,el sinsentido son como un vértigo que nos tienta y oscurece.
“Aunque la certeza de morir nos entristece, nos consuela la promesa de la futura inmortalidad pues la vida de los que en ti creemos no termina, se transforma” reza el prefacio de la misa de difuntos que nos impulsa a elevarnos más allá de nuestras percepciones inmediatas.
Necesitamos abrirnos al mundo de lo invisible con los ojos de fe. S. Agustín respondía a un joven catecúmeno que tenía dificultades en la fe:”seguramente has soñado muchas veces y luego narras con precisión que en sueños has visto …¿Con qué ojos has visto tales sucesos si los tenías cerrados durante el sueño? .Así también hay una realidad más amplia que la que pueden captar nuestros sentidos.
La visión de la fe y del amor que hemos recibido como regalo de Dios ha sido al precio “de la sangre del cordero” que “muriendo destruyó nuestra muerte y resucitando restauró nuestra vida”.
El enjugará las lágrimas de nuestros ojos porque “al contemplarte como tú eres, Dios nuestro ,seremos para siempre semejantes a ti”.Así oramos en la plegaria eucarística III cuando recordamos a los difuntos. Nuestra madre la Iglesia ha recogido el sentimiento humano que expresan las lágrimas por una la persona fallecida para sublimarlo en el amor consolador de Dios que al contemplarlo nos curará
¡Qué hermoso recordar el destino de nuestros difuntos y el propio:”Nuestra vida está escondida con Cristo en Dios”.
Celebrar el memorial de la muerte y resurrección de Jesucristo , banquete comunitario de su Cuerpo y Sangre ,es participar anticipadamente del Banquete eterno al que somos llamados.
Jesús, lleno de la alegría en el Espíritu Santo, da gracias al Padre por todos los que con sencillez de corazón acogen esta revelación.
Intercedamos para que nadie se cierre a la gran revelación de Dios que “quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad»
«Hay algo que traigo a la memoria y me da esperanza:que la misericordia del Señor no termina y no se acaba su compasión»»Es bueno esperar en silencio la salvación del Señor»(Lm1,17-26)»Creemos que Jesús ha muerto y ha resucitado,del mismo modo a los que han muerto,Dios por medio de Jesús los llevará con él»(Iª Ts 4,14).»Salvame,Señor y tocaremos nuestras arpas todos nuestros días en la casa del Señor»(Is.38,10-14;17-20)»Mi alma aguarda al Señor porque en Él está la salvación»(Sal.129)
«Os llevaré conmigo para que donde estoy yo estéis también vosotros»(Jn.14,1-6).Este es el cielo,estar con Jesús y con todos los que nos han querido y hemos querido y con los que el Señor ha asociado a nuestra vida.
Que al confesar la resurrección de Cristo,tu Hijo, se afiance nuestra esperanza de que todos tus hijos resucitarán…Que nuesstros hrmanos difuntos puedan llegar a la mansión de la luz y de la paz.