TRIGÉSIMO DOMINGO ORDINARIO

TRIGÉSIMO DOMINGO ORDINARIO

 1ªLct.:Eclesiástico 35,15b-17.20-22.:Los gritos del pobre atraviesan las nubes

Sal.33,2-3.17-18.19 y 23:Si el afligido invoca al Señor El lo escucha.

2ºLct.:2ªTim.4,6-8.16-18:Ahora me aguarda la corona merecida.

Evangelio: Lc.18,9-14:El publicano bajó a casa justificado ,el fariseo, no.

 

EL PUBLICANO BAJÓ A CASA JUSTIFICADO   

 

El mal en cada una de sus manifestaciones: enfermedades, catástrofes naturales, muerte, violencia, injusticia afligen al corazón humano especialmente cuando comportándose justa y honradamente recibe un zarpazo injusto .En su desazón ,como el justo Job, se le acumulan preguntas angustiosas y sufridos porqués que no encuentran una respuesta clara y convincente. ¿Quién lo calmará?¿Cómo encontrar justicia?

El autor sagrado del Eclesiástico resume en este fragmento proclamado la situación del mal concreto: parcialidad con el pobre, gritos del huérfano y de la viuda. Pero ante tamaña injusticia e imposible silencio, hay una confesión explícita de Dios , atento al clamor del pobre: los gritos del justo atraviesan las nubes y  alcanzan a Dios.

La existencia del mal y el silencio de Dios que angustia a tantas personas es perforado y exorcizado por la luz , aunque sea débil, de quien honradamente practica la justicia y no sigue el camino de los impíos. Por eso “si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha y lo libra de sus angustias.”

Un escritor judío de nuestros días que sufrió los horrores de los campos de concentración desmitifica el tan traído y llevado silencio de Dios ante los horrores del nazismo”. Escribe: “No vimos a Dios en los campos de concentración, vimos, no obstante personas justas y buenas”. O también: ”Dios estaba sufriendo con los que sufren”  .Un hombre se presentó ante Dios para rendirle cuentas de su vida. El Señor en una pantalla gigante le mostró una playa inmensa surcada por  cuatro pisadas que de vez en cuando quedaba reducidas a dos. Mira, le dijo el Señor :-las cuatro pisadas indican cuando íbamos juntos celebrando y cantando por tu vida. ¿Y las pisadas de dos…? El Señor le dijo: representan los momentos de dolor de tu vida y yo te llevaba en mis brazos. Dios se alegra y sufre con nosotros.  

También el apóstol S.Pablo nos refiere ,en su carta a Timoteo ,su itinerario doloroso y combativo lleno de persecuciones y defecciones y abandonos por “anunciar íntegro el mensaje de modo que lo oyeran todos los gentiles” Pero el Señor le ayudó “y seguirá librándome de todo mal”. ”He combatido, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe.Al apóstol S.Pablo le aguarda el premio merecido que no es otro que estar para siempre con Jesús que me amó y ase entregó por mi”(Ga.2,16.19-21).Hace pocos años falleció en Roma el cardenal coreano Van Thuan que durante 13 años vivió preso en las cárceles comunistas. Su mayor gloria y honor era celebrar , en clandestinidad, para él y otros presos la Eucaristía a altas horas de la noche para no ser descubiertos. Le llevaban los cristianos un poco de vino haciendo creer al carcelero que le venía bien aquel líquido para al estómago. Juan Pablo segundo al escuchar tan vibrante testimonio lo llamó a Roma y lo nombró cardenal.

Sí, S.Pablo, apóstol de los gentiles, el fariseo iracundo y fanático, una vez derribado del caballo anunció con poder el evangelio de la gracia, fuerza de Dios, sabiduría de Dios para el que cree. El evangelio, la buena noticia es la gracia, el don, la misericordia en la que Dios lleva la iniciativa. Así nos la ofrece Jesús en este admirable fragmento: Un fariseo(de la casta observante de la ley) y un publicano(recaudador de impuestos)van a orar al templo y sus actitudes revelan su imagen de Dios. El arrogante fariseo se jacta de su religiosidad en comparación con la de los demás. El mismo se descalifica ante Dios a quien pretende dar una lección. Es como si le exigiera premio a su conducta.

El pobre publicano  reconoce a Dios al reconocer las obras de sus manos sucias y pecadoras y esperando misericordia.

Jesús nos da la clave del evangelio de la gracia : Dios nos ha amado primero, por pura iniciativa suya nos ha hecho sus hijos, nos ha justificado y así nos ha dispuesto para vivir y ejercitar las obras del amor.

Celebramos  el Domingo pasado la Jornada Mundial de las Misiones con el lema: Bautizados y enviados que nos recordó y recuerda  que si tenemos la gracia de creer en Jesucristo es porque los cristianos, la iglesia, los misioneros han salido de sí mismos, de su tierra para proclamar esta gran noticia de JESUCRISTO. Al mismo tiempo que recordamos este día Mundial de las Misiones y a tantos misioneros renovamos nuestra actitud de salir de nosotros, de hacer el bien a los demás y de dar a conocer a Jesucristo.

Aunque en ocasiones nos parezca que es más fuerte el mal que el amor, pequeños destellos de luz, gratuidad, cariño de los hombres filtran el amor humilde y sencillo de Dios que no nos abandona. Brindamos por tantos cristianos que en zonas difíciles muestran el rostro de Jesucristo.

“Señor, que un día poseamos plenamente  cuanto celebramos ahora en estos ritos sagrados. «Aumenta nuestra fe, esperanza y caridad», «concédenos amar tus preceptos para conseguir tus promesas» .»Que nuestra celebración sea para tu gloria y tu alabanza» .

 

 

DMINGO VIGÉSIMO NOVENO ORDINARIO

DOMINGO VIGÉSIMO  NOVENO DEL TIEMPO ORDINARIO

 1ªLct.:Ex.17,8-13:Mientras Moisés tenía en alto la mano, vencía  Israel

Sal.120;1-2.3-4-5-6.7-8:El auxilio me viene del Señor.

2ªLct.:2ªTim.3,14-4,2:El hombre de Dios estará perfectamente equipado para toda obra buena.

Evange.:Lc.18,1-8:Dios hará justicia a sus elegidos que claman a él.

 

¿NO HARÁ JUSTICIA DIOS A SUS HIJOS QUE LE GRITAN DÍA  Y NOCHE ?

 

Un modo de expresar el sentimiento de dependencia que el hombre tiene respecto de Dios es la oración, especialmente de súplica. Otra manera de expresar dicha relación es a través de su acción colaboradora en la creación pues como dice S.Agustín: “Dios que te creó sin ti no te salvará sin ti”.En el lenguaje coloquial lo resume el refrán:”A Dios rogando y con el mazo dando”.La dimensión religiosa del hombre vertida en dos tonalidades :activa y contemplativa.

Así lo ha referido el fragmento del libro del Ëxodo que se acaba de proclamar. Moisés envía a Josué a combatir al campo de batalla mientras él sube al monte para orar” con las manos alzadas hasta la puesta del sol” y luego ayudado por Aaron y Jur que sostenían los brazos a cada lado”.La confianza incesante de Moisés sostenida en la comunidad es atendida por el Dios que cuida de su pueblo. Ante una situación tan grave como el ataque de Amalec, Moisés acude a Dios que se manifiesta en la altura, en la montaña, en el lugar solitario, sosteniendo a brazo partido, también un  combate con Dios, una súplica ardiente, vigorosa, persistente, confiada al Dios de la vida, al Dios de su pueblo, mientras  Josué y unos cuantos hombres peleaban en la llanura. Cuantos hombres y mujeres, creyentes y de buena voluntad cada día, contra viento y marea, deciden cumplir su deber, hacer el bien. Es un motivo de agradecimiento a ellos y de impulso para hacer el mundo más humano y habitable. En este día de las Misiones con el lema “Bautizados y enviados” los testimonios de tantos  misioneros, son una voz colmada de la acción de Dios con ellos y de ellos con Dios.

Con el salmista que trasluce la situación de dificultad y agobio por las que pueda estar pasando el creyente ,elevamos nuestra oración: Levanto mis ojos a los montes ¿de dónde me vendrá el auxilio? .El auxilio me viene del Señor que hizo el cielo y la tierra” Así  lo reconoce el fiel creyente. Porque también el hombre es duro de cerviz para reconocer a su creador. De hecho Dios ha creado al hombre capaz de decirle: No.

Esta es también la enseñanza evangélica que nos transmite Jesús en el fragmento evangélico que hemos escuchado. El discípulo es exhortado a mantener una actitud incesante de fe y confianza ante el Señor, capaz de perforar el corazón de Dios con audacia y atrevimiento , con fe vigorosa y activa. Orar, suplicar con osadía y persistencia .  Jesús recurre de nuevo a una parábola en la que una mujer viuda, ávida de justicia, fue capaz de convencer a un juez injusto y ateo por el tesón y convencimiento con que llamaba a la puerta de su  conciencia. Por puro egoísmo  e interés, ”para que no le diese más la tabarra” le hizo justicia. Y ,he aquí el detalle cálido de Jesús: ”¿no hará Dios justicia a sus hijos que le gritan día y noche?

¡Cuántas madres no habrán gritado al Señor por el destino de sus hijos¡¡Cuántas súplicas y lágrimas¡¡Cuánta confianza probada¡ Pero cuando venga el Hijo del hombre¿ encontrará esta fe en la tierra?

En un mundo tan plural, vacilante, relativista, aparente y nervioso, el creyente se ve probado por la incredulidad:¿estaré en lo cierto? Pero el no creyente también se siente tentado por la verdad del creyente.

Humildes aceptamos el consejo ardoroso de Pablo a Timoteo: proclama la palabra, reprende, reprocha, exhorta “con toda comprensión y pedagogía”. En cada Eucaristía al proclamarse la Sagrada Escritura se derrama la Sabiduría de Dios que en Jesús es salvación y así a fin de que “estemos equipados para toda obra buena”. Hemos de decidir «guardar la Palabra», leer, meditar, rumiar, «dejarnos llenar de la Palabra de Dios que enseña, reprende, educa, exhorta con comprensión y pedagogía. Sabéis del instrumento tan precioso que desde hace unos años se ofrece en la iglesias: El evangelio de cada día» u otros semejantes, instrumentos admirables para alimentarnos de la Palabra de Dios que nos impulsa a actuar con sabiduría y sensatez.

“Para que lográramos una vida dichosa nos enseñó a orar a aquel que conoce nuestras necesidades antes de que se las expongamos……Pretende que por la oración se acreciente nuestra capacidad de desear para ser capaces de recibir sus dones…Oremos con deseo ininterrumpido…desear la vida eterna”(S.Agustín…a Proba.Carta.130,8.15.17-9,18)

Señor, te pedimos entregarnos con fidelidad y sincero corazón, que tu gracia no purifique y libere , para que disfrutemos de tus bienes en la tierra y que crezca  nuestro conocimiento de los bienes del cielo.

En esta Jornada mundial de las Misiones con el lema:“Bautizados y confirmados”, al tiempo que recordamos a nuestros misioneros y aportamos nuestra colaboración económica, nos adherimos a una nueva evangelización, en nuestro entorno diario y pedimos con fe ardiente y vigorosa que nos ilumine para evangelizar a nuestro lado.

 

 

DOMINGO VIGÉSIMO OCTAVO DEL TIEMPO ORDINARIO

VIGÉSIMO OCTAVO DOMINGO DEL T. ORDINARIO

 

1ªLct.:2ºReyes 5,14-17:Volvió Naamán a Eliseo y alabó al Señor

Sal.97.1.2—3ab.3cd-4:El Señor revela a las naciones su justicia.

2ªLct.:2ª de Pablo a Timoteo: Si perseveramos reinaremos con Cristo.

Evangelio: Lucas 17,11-19: ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?

 

TU FE TE HA SALVADO

 

El General sirio Naamán ,obedeciendo a  Eliseo, el hombre de Dios, se bañó siete veces en el Jordán y “su carne quedó limpia de lepra como la de un niño”.Aquél hombre herido por una gravísima y repugnante enfermedad quedó curado no sin antes haber sostenido el combate de la fe:¿Acaso no son  mejores las aguas del Farfar que las de el Jordán?¿Porqué siete veces y en el Jordán?

Este ilustre personaje resume la lucha que el hombre sostiene consigo mismo: su autonomía, su arrogancia, su complejidad. No cede , no reconoce ni da el brazo a torcer hasta que la realidad misma pone ante sus ojos sus propios límites.¡Es el triunfo de la gracia de Dios que hace nuevas las cosas, que hace nueva la piel y  el corazón del hombre¡

Más aún el reconocimiento de Dios por un hombre extranjero manifiesta que el Dios de Israel es también Señor de todos los pueblos. Así que con el salmista cantamos “un cántico nuevo”,”porque el Señor da a conocer su victoria, revela a las naciones su justicia”

El relato del evangelio según S.Lucas refiriéndonos la curación de diez leprosos pone de relieve la acción sanadora de Jesús que acompaña a su anuncio del Reino de Dios. Las curaciones que realiza Jesús son expresión de que Dios está con nosotros en la lucha contra el mal en sus distintas manifestaciones. ¡Nos imaginamos también el sufrimiento de estos leprosos¡ De ahí la súplica: Jesús, maestro, ten compasión de nosotros¡

Más lo verdaderamente significativo es el asombro de Jesús ante la circunstancia de que de 10 solamente uno y además samaritano, extranjero, vuelva para dar gracias y reconocer la obra de Dios ”alabando a Dios a grandes gritos y echándose por tierra a los pies de Jesús”.

Este samaritano verdaderamente ha sido alcanzado por la salvación plena de Jesús .Ha sido curado en toda su integridad: Tu fe te ha salvado. Los signos que realiza Jesús indican que Dios está actuando. Los realiza para suscitar la fe,” para que viendo creáis” y “creyendo tengáis vida eterna”. Los signos de sanación perforan el muro de este mundo  enfermo, doliente y  nos traslada a una dimensión sana, libre y feliz del hombre, criatura de Dios. Más aún prefiguran el futuro de la persona humana transfigurada, iluminada restaurada por Jesucristo. Son preludio de nuestra feliz resurrección en que quedan redimidas todas las dimensiones del hombre, también la corporal.   

¡Qué extraordinarios avances los de la medicina¡¡Qué estupendo encontrar tantos profesionales: médicos, enfermeras, personal sanitario ¡Pero estamos transidos por una enfermedad mortal y sólo Dios, sólo Jesucristo que continúa vivo y continúa realizando signos de sanción corporal, puede salvarnos¡

El domingo pasado al cerrar la iglesia a mediodía noté que quedaba una persona cercana al presbiterio ,un joven sonriente con quien entablé un sencillo diálogo. Me dijo: la verdad es que solo nos acordamos de Dios en momentos difíciles .Estoy orando. Y yo estoy seguro que el Señor te responderá,le dije.Él añadió: estoy dando gracias porque es que ya me ha respondido. Lo noté feliz y se fue contento. El Señor continúa bendiciendo, sanando, curando y si las personas dieran testimonio sería maravilloso y acrecentaría nuestra fe. La gente se quedaba estupefacta, viendo visiones. Jesús continúa realizando signos. Haced la prueba en esta Eucaristía. Pídele una bendición, un signo y sin más dale gracias.La señora catalana al pie de una columna que cuando el sacerdote anunciabaa que a alguien,junto a aquella columna, el Señor  estaba curando  su mano paralizada ,ella-nos contó al día siguiente- se volvió para ver quien era y al termianr la ceremonioa se dio cuenta de que era ella.

Que hoy, ahora, toque nuestro corazón su palabra: Levántate, tu fe te ha salvado.

Nos conformamos con una mirada inmediata de las cosas y no captamos la visión grande de la realidad que nos da la fe, la visión creyente para ver más y mejor y volver como el samaritano dando gritos de alabanza y júbilo por esta vida que nos ha regalado el Señor, que se va deteriorando a pesar de los cuidados pero que en Dios encuentra un sólido fundamento pues hemos dio creados para ser felices con El en la morada eterna..

He aquí el núcleo,la sustancia, la buena noticia,el kerigma o anuncio potente de nuestra fe:»Haz memoria de Jesucristo,el Señor,resucitado de entre los muertos,nacido del linaje de David».Este ha sido mi evangelio.La palabra de Dios no está encadenada.Es doctrina segura: si con Él morimos,viviremos con Él ;si con Él sufrimos reinaremos con él.

“Señor, que tu gracia continuamente no preceda y acompañe.” ”que esta eucaristía celebrada con amor nos lleve a la gloria del cielo” “Así como nos alimentas con el cuerpo y la sangre de tu Hijo, nos hagas participar de su naturaleza divina”.    

 

 

 

VIGÉSIMO SÉPTIMO DOMINGO ORDINARIO

VIGÉSIMO SÉPTIMO DOMINGO ORDINARIO

 

1ª Lct.:Habc.1,2-3;2,2-4:El justo vivirá por su fe

Sal.94,1-2.6-7.8-9:Escucharemos tu voz, Señor.

2ªLct.:2ªTim. 1,6-8.13-14:Aviva el fuego de la gracia que recibiste.

Evangelio: Lc.17,5-10: Si tuvieras fe como un granito de  mostaza.

 

   CONFÍA EN EL SEÑOR PARA QUE TE CONCEDA LA FE QUE SUPERA  LAS FUERZAS    HUMANAS

Un obispo italiano: cada día soy como un humilde y pequeño ateo que lucha por creer en Jesús como mi Señor.

El profeta Hababuc  se lamenta por la situación en que vive el pueblo. El contexto apunta a la opresión de los caldeos:”¿Por qué la justicia y la bondad de Dios toleran el triunfo del impío?

La respuesta de Dios indica que se han de trascender los acontecimientos y se ha de acoger la visión, la promesa que no fallará. El injusto, el incrédulo que tiene el alma hinchada, que se aferra a su propia visión, que no sabe leer e interpretar no verá. Pero el justo “vivirá por la fe”. Aquí la nota distintiva de la fe es la fidelidad y confianza que implican también visión.

La fe, la visión de lo invisible, la convicción de que Dios actuará, el comportamiento en justicia y honradez serán las respuestas del creyente a la promesa de Dios  que realizará.

Cada vez vamos comprendiendo que no se cree de una vez para siempre, que nuestra  fe se siente tentada por la incredulidad o que nuestra fe a veces es interesada o calculadora. Podemos experimentar el desierto, la prueba, la purificación ,la maduración.

De ahí las palabras enérgicas y llenas de poder en el Espíritu Santo con que exhorta S.Pablo. “Aviva el don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos, porque Dios no nos ha dado un espíritu cobarde sino un espíritu de energía amor y buen juicio”.

Cualquiera que sea nuestra historia personal o el momento y la hora en que nos encontremos, hoy al escuchar esta Palabra de Dios, aceptemos que se realice una nueva efusión de su Espíritu Santo con poder que  renueve nuestra fe: ”Guarda este tesoro con ayuda del Espíritu Santo que habita en nosotros”.

Hoy También nos cabe decir: ”Señor, auméntanos la fe”. Pues Jesús a sus discípulos les advierte de la riqueza extraordinaria de la fe que, sin fanatismo, puede llegar a realizar lo que ordena:»si tuvieráis fe como un granito de mostaza diríais a esa morera:arráncate de raíz y plántate en el mar, y os obedecería. Es la fe que los teólogos llaman carismática, revestida de una potencia singular o virtud que contagia y realiza signos; la potencia del Espíritu Santo que se manifiesta en orden a cumplir la voluntad de Dios, no obstante toda resistencia natural. Luego la franqueza que pide Jesús a sus discípulos es como la del servidor con su amo: hace cuanto está de su parte sin esperar recompensa. Porque la mejor recompensa es el mismo Señor

La seguridad que Jesús mismo mostró en su ministerio ante su amigo Lázaro muerto de cuatro días: Padre, te doy gracias porque siempre me escuchas…Lázaro,sal fuera¡¡¡ La fe del centurión que Jesús alaba: en Israel no he visto tanta fe(Mt.8,10) o en la cananea: Mujer, qué grande es tu fue(Mt.15,28).»El que crea en mi hará obras mayores que yo»(Jn.14,12).La orden que Jesús da a los endemoniados: ¡Sal de él¡¡Cállate¡La fe de Pedro y Juan al subir al templo a orar y dirigirse al paralítito: En el nombre del Señor,levántate y anda¡

San Cirilo de Jerusalén hablando sobre la fe que realiza obras dice:»Procura llegar a aquella fe que de ti depende y  que conduce al Señor a quien la posee, y así el Señor te dará aquella fe que actúa por encima de las fuerzas humanas»

Para una nueva evangelización necesitamos una renovación de nuestra fe y un poder de convicción para anunciar la buena noticia del evangelio.Y también hoy el Señor reviste de un toque especial de su Espíritu a algunos cristianos con palabras llenas de fe,autoridad y poder Hoy aquí, en la presencia del Señor ,al hacer la confesión de fe con toda la Iglesia le decimos al Señor:»Auméntanos la fe»,haz que sea viva,ardiente,generosa,libre y se manifieste en las obras del amor

«Señor, libra nuestra conciencia de toda inquietud y concédenos aun aquello que no nos atrevemos a pedir» ,»santifica a los que tu mismo has redimido» «que de tal manera saciemos nuestra hambre y nuestra sed en estos sacramentos que nos transformemos en lo que hemos recibido»