TRIGÉSIMO DOMINGO ORDINARIO

TRIGÉSIMO DOMINGO ORDINARIO

 1ªLct.:Eclesiástico 35,15b-17.20-22.:Los gritos del pobre atraviesan las nubes

Sal.33,2-3.17-18.19 y 23:Si el afligido invoca al Señor El lo escucha.

2ºLct.:2ªTim.4,6-8.16-18:Ahora me aguarda la corona merecida.

Evangelio: Lc.18,9-14:El publicano bajó a casa justificado ,el fariseo, no.

 

EL PUBLICANO BAJÓ A CASA JUSTIFICADO   

 

El mal en cada una de sus manifestaciones: enfermedades, catástrofes naturales, muerte, violencia, injusticia afligen al corazón humano especialmente cuando comportándose justa y honradamente recibe un zarpazo injusto .En su desazón ,como el justo Job, se le acumulan preguntas angustiosas y sufridos porqués que no encuentran una respuesta clara y convincente. ¿Quién lo calmará?¿Cómo encontrar justicia?

El autor sagrado del Eclesiástico resume en este fragmento proclamado la situación del mal concreto: parcialidad con el pobre, gritos del huérfano y de la viuda. Pero ante tamaña injusticia e imposible silencio, hay una confesión explícita de Dios , atento al clamor del pobre: los gritos del justo atraviesan las nubes y  alcanzan a Dios.

La existencia del mal y el silencio de Dios que angustia a tantas personas es perforado y exorcizado por la luz , aunque sea débil, de quien honradamente practica la justicia y no sigue el camino de los impíos. Por eso “si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha y lo libra de sus angustias.”

Un escritor judío de nuestros días que sufrió los horrores de los campos de concentración desmitifica el tan traído y llevado silencio de Dios ante los horrores del nazismo”. Escribe: “No vimos a Dios en los campos de concentración, vimos, no obstante personas justas y buenas”. O también: ”Dios estaba sufriendo con los que sufren”  .Un hombre se presentó ante Dios para rendirle cuentas de su vida. El Señor en una pantalla gigante le mostró una playa inmensa surcada por  cuatro pisadas que de vez en cuando quedaba reducidas a dos. Mira, le dijo el Señor :-las cuatro pisadas indican cuando íbamos juntos celebrando y cantando por tu vida. ¿Y las pisadas de dos…? El Señor le dijo: representan los momentos de dolor de tu vida y yo te llevaba en mis brazos. Dios se alegra y sufre con nosotros.  

También el apóstol S.Pablo nos refiere ,en su carta a Timoteo ,su itinerario doloroso y combativo lleno de persecuciones y defecciones y abandonos por “anunciar íntegro el mensaje de modo que lo oyeran todos los gentiles” Pero el Señor le ayudó “y seguirá librándome de todo mal”. ”He combatido, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe.Al apóstol S.Pablo le aguarda el premio merecido que no es otro que estar para siempre con Jesús que me amó y ase entregó por mi”(Ga.2,16.19-21).Hace pocos años falleció en Roma el cardenal coreano Van Thuan que durante 13 años vivió preso en las cárceles comunistas. Su mayor gloria y honor era celebrar , en clandestinidad, para él y otros presos la Eucaristía a altas horas de la noche para no ser descubiertos. Le llevaban los cristianos un poco de vino haciendo creer al carcelero que le venía bien aquel líquido para al estómago. Juan Pablo segundo al escuchar tan vibrante testimonio lo llamó a Roma y lo nombró cardenal.

Sí, S.Pablo, apóstol de los gentiles, el fariseo iracundo y fanático, una vez derribado del caballo anunció con poder el evangelio de la gracia, fuerza de Dios, sabiduría de Dios para el que cree. El evangelio, la buena noticia es la gracia, el don, la misericordia en la que Dios lleva la iniciativa. Así nos la ofrece Jesús en este admirable fragmento: Un fariseo(de la casta observante de la ley) y un publicano(recaudador de impuestos)van a orar al templo y sus actitudes revelan su imagen de Dios. El arrogante fariseo se jacta de su religiosidad en comparación con la de los demás. El mismo se descalifica ante Dios a quien pretende dar una lección. Es como si le exigiera premio a su conducta.

El pobre publicano  reconoce a Dios al reconocer las obras de sus manos sucias y pecadoras y esperando misericordia.

Jesús nos da la clave del evangelio de la gracia : Dios nos ha amado primero, por pura iniciativa suya nos ha hecho sus hijos, nos ha justificado y así nos ha dispuesto para vivir y ejercitar las obras del amor.

Celebramos  el Domingo pasado la Jornada Mundial de las Misiones con el lema: Bautizados y enviados que nos recordó y recuerda  que si tenemos la gracia de creer en Jesucristo es porque los cristianos, la iglesia, los misioneros han salido de sí mismos, de su tierra para proclamar esta gran noticia de JESUCRISTO. Al mismo tiempo que recordamos este día Mundial de las Misiones y a tantos misioneros renovamos nuestra actitud de salir de nosotros, de hacer el bien a los demás y de dar a conocer a Jesucristo.

Aunque en ocasiones nos parezca que es más fuerte el mal que el amor, pequeños destellos de luz, gratuidad, cariño de los hombres filtran el amor humilde y sencillo de Dios que no nos abandona. Brindamos por tantos cristianos que en zonas difíciles muestran el rostro de Jesucristo.

“Señor, que un día poseamos plenamente  cuanto celebramos ahora en estos ritos sagrados. «Aumenta nuestra fe, esperanza y caridad», «concédenos amar tus preceptos para conseguir tus promesas» .»Que nuestra celebración sea para tu gloria y tu alabanza» .

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *