TERCER DOMINGO DE CUARESMA

TERCER DOMINGO DE CUARESMA

1ªLct.:Ex.17,3-7:Danos agua para beber.

Sal.94,1-2.6-7.8-9:Escucharemos tu voz, Señor.

2ªLct.:Rm.5,1-2.5-8:El amor de Dios derramado en nuestros corazones.

Evangelio: Jn.4,5-42:Un surtidor de agua que salta  hasta la vida eterna.

El relato del libro del Éxodo describe la situación desesperada de los israelitas y Moisés “que se mueren de sed” tentando a Dios con una pregunta inquietante:”¿Está o no está el Señor en medio de nosotros?.¿No es verdad que en nuestro foro interno en alguna ocasión, en situaciones dolorosas ha pasado por nuestro corazón esta misma pregunta? La presencia del mal sacude la conciencia del hombre que no puede controlar ni dominar lo que es causa del sufrimiento y ardorosamente busca respuestas.

San Pablo en el fragmento de la carta a los Romanos se muestra contento, justificado, lleno de gracia, porque “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado”.Y lo que se le ha pedido es “creer””la fe”.A la tentación de ¿Está o no está el Señor en medio de nosotros¿, S. Pablo responde que lo asombroso de nuestro Dios, la prueba de que Dios nos ama y está con nosotros-algo inaudito  e inesperado -es que siendo injustos y pecadores, un justo, Jesús, murió por nosotros”.Por eso:”Venid, aclamemos al Señor, no endurezcáis el corazón porque El es  nuestro Dios”.

La paciencia y la intercesión de Moisés ante Dios, su liderazgo y pastoreo con el rebelde pueblo de Israel encuentra su perfección en Jesús tal como hoy lo muestra en el Evangelio.

El encuentro de Jesús con la samaritana ha dado ocasión a los escritores espirituales para unos sabrosos comentarios y lúcidas interpretaciones. San Agustín ve en la mujer samaritana la figura de la Iglesia aún no santa que recibe el don del Espíritu Santo, el agua viva.Y además es figura de la Iglesia de pueblos extranjeros, no judíos.

Nosotros mismos en este tiempo de cuaresma, de conversión y penitencia, de escucha asidua de la Palabra de Dios nos sentimos sorprendidos por este diálogo en que captamos el sentido pedagógico de Dios y de Jesús que conduce suavemente a la persona al ámbito de la fe que salva.

Jesús, Dios sediento de agua y necesitado de ayuda para beber desafía los imponderables de la convivencia y se dirige a una mujer, samaritana, enemiga de los judíos.

Atravesado este primer umbral,  haciéndola caer en la cuenta de la realidad de la sed y la necesidad de beber le impulsa a reconocer otra necesidad no menos real que la anterior reprimida o camuflada entre deseos, desdenes, autosuficiencias que desvían la atención:”Si conocieras el don de Dios y quién te dice dame de beber, le pedirías el agua viva”.

Así es nuestra condición humana. Vemos la realidad inmediata, nos conformamos con lo que entra por nuestros sentidos que en tantas ocasiones también nos engañan en su apariencia hasta que otras personas nos ayudan a descubrir los matices y detalles de la realidad. Nos ayudan a conocer mejor la vida, su riqueza.¡Cuánto no debemos a nuestros padres, maestros, gentes de bien.

Jesús lleva a la mujer hasta el fondo de sí misma, le ayuda conocerse y a reconocerse ,y al convertirse y  cambiar, al experimentar convirtiéndose y fiándose la exclamación sublime:”¡He visto al Mesías¡”.

Da testimonio de la visto, creído y experimentado y sus convecinos también se sienten sorprendidos:”ya no creemos por lo que nos dices sino por lo que vemos”.

Jesús, hoy también está aquí presente resucitado aunque velado bajo tantos signos y símbolos eucarísticos: palabra, pan, vino, color, vosotros mismos, yo mismo…

Hemos de reconocer que cautivados por lo inmediato ,somos perezosos ,nos resistimos al mundo de lo invisible porque nos supone esfuerzo.

Seguramente que hemos oído hablar de los pescadores de perlas que se lanzan hasta el fondo en el agua que tira de ellos hacia arriba. Ellos bucean y bucean e intentan con gran esfuerzo llegar hasta el fondo para pescar una perla que los llena de alegría y                 satisfacción.

El camino creyente a veces se hace fatigoso pues nos resistimos a ir donde el Señor nos quiere para hacernos felices dándonos el agua viva. De ahí que nos ofrece el don del Espíritu Santo.

Pedimos al Señor nos ayude a realizar la experiencia de caminar con El siendo restaurados por su misericordia. Haz, Señor que cada uno nos convirtamos en surtidor d agua que salta hasta la vida eterna. Que se haga realidad en nuestra vida lo que hemos recibido en este sacramento.

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA

1º1ª Lct.:Génesis 12,1-4ª:Vocación de Abrahán, padre del pueblo de Dios.

Sal.32,4-5.18-19.20 y 22:Que tu misericordia venga sobre nosotros.

2ªLct.:2ªTimoteo.1,8b-10:Dios nos llama y nos ilumina

Evangelio: Mateo,17,1-9:Su rostro resplandeció como el sol.

El pasado domingo contemplábamos a Jesús en el desierto sometido a la tentación de abandonar el camino de Dios y asintiendo a su voluntad responde al maligno: Sólo a Dios adorarás.

Hoy seguimos a Jesús que sube al monte Tabor acompañado de Pedro, Santiago y Juan y ante ellos  se Trasfigura. Pedro, admirado exclama:¡Qué bien se está aquí¡ Es como decir: podríamos vivir siempre así:”hagamos tres tiendas” para vivir eternamente felices

Al mismo tiempo se oye la voz del Padre: ESTE ES MI HIJO, ESCUCHADLE. Recordad que estas palabras cuando el Bautismo en el Jordán: ¡Este es mi Hijo¡

Este Hijo, Jesús, ahora transfigurado, lleno de gloria, adelantando su Resurrección es quien dice a sus discípulos: Vamos a Jerusalén a morir. Ellos no lo entienden y menos Pedro a quien Jesús recrimina: Apártate de mi Satanás.

Jesús les abre un tanto el horizonte para que gusten del futuro de Dios y vuelvan fortalecidos a anunciar “el evangelio de la gracia de Jesucristo que destruyó la muerte y sacó a la luz la ida inmortal”

En la encíclica Spe Salvi, Benedicto XVI sintetiza la sustancia de la esperanza diciendo:” La fe no es solamente un tender de la persona hacia lo que ha de venir, y que está todavía totalmente ausente; la fe nos da algo. Nos da ya ahora algo de la realidad esperada, y esta realidad presente constituye para nosotros una « prueba » de lo que aún no se ve. Ésta atrae al futuro dentro del presente, de modo que el futuro ya no es el puro « todavía-no ». El hecho de que este futuro exista cambia el presente; el presente está marcado por la realidad futura, y así las realidades futuras repercuten en las presentes y las presentes en las futuras.”

Como Israel, como Abraham impulsado por Dios a salir de su casa y de su tierra en pos de la tierra prometida, así también nosotros somos llamados realizar la experiencia de Dios, a gustar a Dios, a dejarnos transfigurar por El como Agustín, Francisco, Teresa de Ávila y de Calcuta y tantos otros para que sin huir de nuestras responsabilidades diarias podamos transfigurar el mundo “  tomando parte en las duras trabajos el evangelio”.

Martin Luther King, el líder de los derechos de los negros escribía:”Días difíciles…Pero no significa nada, he estado en la cumbre de la montaña… Como a todos los hombres me gustaría vivir largos años..Es bello ser viejo…Pero no me preocupo…Sólo quiero hacer la voluntad de Dios…Él me ha permitido ascender a la montaña., he mirado,  he visto la tierra prometida. No temo. Mis ojos han visto la gloria del Reino de Dios que viene ¡Qué hermoso es estar aquí¡

Hagamos la experiencia .Contemplemos al Señor.

“Señor, que nos has mandado escuchar a tu Hijo ,el predilecto, alimenta nuestro espíritu con tu palabra; así con mirada limpia, contemplaremos gozosos la gloria de tu rostro

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA

Primer domingo de cuaresma

1ªLct.:Génesis,2,7-9;3,1-7:Creación y pecado de los primeros padres

Sal.50,3-4.5-6ª.12-13.14 y 17:Misericordia, Señor, hemos pecado.

2ªLct:Rom.5,12-19:Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia.

Evangelio: Mateo,4,1-11:Jesús ayuna durante cuarenta días y es tentado.

Iniciado el camino cuaresmal ,nos encontramos todos dispuestos  a dejarnos iluminar por la Palabra de Dios que volverá a ser rica y abundante.Como en un proceso catecumenal ,al inicio se nos anuncia una gran noticia:“Si por la desobediencia de uno todos se convirtieron en pecadores, así por al obediencia de uno, todos se convertirán en justos .El don de la gracia que correspondía a un solo hombre, Jesucristo, sobró para una multitud.

La gran noticia advertida y llena de misericordia no deja de señalar la gravedad de una herida profunda en el corazón de la humanidad que el catecismo llama “pecado original” o “hereditario”:”la doctrina del pecado original es el reverso de la Buena Noticia de que Jesús es el Salvador de todos los hombres que todos necesitan salvación”.

En el relato del Génesis se nos muestra una verdad por medio de dos grandes imágenes: la del jardín y la de la serpiente. El jardín es la patria que nutre y sostiene un mundo de acuerdo con el deseo del Creador.

La imagen de la serpiente está tomada de los cultos orientales de la fecundidad. La serpiente le dice al hombre :no te acojas a la Alianza, sumérgete en la corriente de la vida, de la embriaguez, del éxtasis. Así tú mismo podrás participar de la realidad de la vida y de su inmortalidad .La serpiente, símbolo de la atracción que estas religiones significaban para Israel.

La tentación de Adán, reflejo de la tentación de Israel y del pecado de todos los pueblos. El hombre no debe aceptar las limitaciones de su ser.

Pensemos en la técnica:¿Qué puede hacer?¿Qué debe hacer? El físico Robert Oppenheimer cuenta que cuando surgió la posibilidad de la bomba atómica ésta había constituido para los físicos nucleares la seducción técnica, su fascinación como un imán que debían seguir.

El ´çultimo comandante de Auschwitz,  R.Hess, afirmaba en su diario que el campo de exterminio había sido una inesperada conquista técnica: horario del ministerio, capacidad de los crematorios y el combinar todo esto constituía una programa fascinante.

Edsto es un engaño de Satán que quiere destruir al hombre y al universo. La forma más grave del pecado consiste en que el hombre quiere negar el hecho de ser una criatura, de aceptar los límites y entonces se transforma todo. El pecado es una negativa a la verdad.

La respuesta sobre el relato del pecado original la tenemos en Filp.2,5-11:siendo de condición divina se despojó de su rango, obedeció hasta la muerte por eso Dios le otorgó el nombre sobre todo nombre”

El evangelio de hoy nos muestra al hombre Jesús seducido por Satán que le quiere desviar de la voluntad del Padre: pan, riquezas y poder. Y Jesús rechaza la tentación :No sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios…”No tentarás al Señor tu Dios, a Él sólo servirás”

Cada uno de nosotros, aquí en presencia del Señor, podemos identificar nuestras tentaciones, nuestros dioses, aquellos que creemos que nos va a dar la libertad y la felicidad. A veces no quiere decir que sean grandes tesoros. Un orgullo, una vanidad, un envidia, un capricho pueden ocupar el lugar de Dios.

Por todo esto,suplicamos ardientementee:concédenos avanzar en la inteligencia del misterio de Cristo….Nuestra vida sea conforme con las ofrendas que presentamos…Haznos sentir hambre de Cristo y vivir de toda Palabra que sala de tu boca.

NOVENO DOMINGO ORDINARIO

NOVENO DOMINGO ORDINARIO

1ªLct.:Deuteronomio 11,18.26-28:Mirad: os pongo delante maldición y bendición:

Sal. 30,2-3ª.3bc-4,17 y 25:Sé la roca de mi refugio, Señor.

2ªLct.:Rom.3,21-25.28:El hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley.

Evangelio: Mt.7,21-17:La casa edificada sobre roca y la casa edificada sobre arena

La palabra evangelio significa buena noticia. Jesús mismo es buena noticia. Su mismo nombre, Yeshua=Yahvé salva, significa que Dios está con notros pues “tanto amó Dios al mundo que le entregó a su propio Hijo para que todo el que crea en El tenga vida eterna”.

Las palabras y acciones de Jesús se concentran en un sueño y  un anhelo :EL REINO DE DIOS. Y de ahí su mensaje: “Convertíos porque el Reino de Dios está en medio de vosotros”.Y su acción:”ungido por el Espíritu pasó curando a los enfermos, haciendo el bien. Por tanto, creed, confiad, apropiaos de lo que gratuitamente se os ofrece :la vida de Dios.

El evangelio de Jesús, la buena noticia es la  gracia, el don de Dios. El Señor viene al hombre, se adelanta. Es muy importante que resaltemos esto:”Así se manifestó el amor de Dios entre nosotros. No somos  nosotros los que  hemos amado a Dios sino en que El nos amó primero y envió a su Hijo como víctima por nuestros pecados: en esto está el amor”(1ªJn. 4,9-10).

San Pablo-hacemos alusión al fragmento de la carta a los Romanos que ha sido proclamado-dice que “la justicia de Dios se ha manifestado independientemente de la Ley”,”el hombre es justificado por la fe sin las obras de la Ley”.¿Cómo se entiende esto?San Pablo, fariseo, cumplidor estricto de la ley, un hombre autorrealizado y justo en el camino de Damasco es abordado por Jesús que rompe todos sus esquemas, derribándolo no solo física sino espiritualmente de su cabalgadura. Él experimenta que no son sus obras la que le salvan sino Jesucristo:”todos pecaron y son justificados por su gracia mediante la redención de Cristo Jesús” .Entonces la justicia de Dios no es como la de los hombres. La justicia de Dios es su amor y su misericordia. Lo que el hombre tiene que hacer es creer, apropiarse de esta gracia:”por la fe en Jesucristo viene la justicia de Dios a todos los que creen”.

Ahora bien, en la historia de Dios con nosotros, historia de alianza, amistad,  amor…,la persona humana no es una marioneta. Aunque condicionado,es un ser libre y responsable ,llamado a colaborar con Dios .Por eso dice Jesús:”No todo el que dice, Señor, Señor ,entrará en el reino de los cielos sino el que cumple la voluntad de mi padre S. Agustín acuñó la frase que resume esta participación del hombre en su historia salvífica :”Dios que te creó sin ti no te salvará sin ti”.

La pertenencia al Reino de Dios no es una llamada a la inactividad y a la indiferencia. Las parábolas de Jesús: la de los talentos, la semilla, los obreros de la última hora, el buen samaritano ,son ejemplo de la fe y del amor  en ejercicio. Y el juicio final del capítulo 25 de san Mateo será un examen certero sobre el amor: “Porque tuve hambre, sed, estuve desnudo y en la cárcel…y  al hacerlo con uno de estos mis hermanos conmigo lo hicisteis”

San Pablo censura la pereza de aquellos cristianos que esperando la inminente venida del Señor distraían a los demás en sus ocupaciones.”El que no trabaje que no coma porque nos hemos enterado que algunos desocupados andan molestando”(2ªTesa.3,10)

“El que escucha mis palabras y las pone en práctica se parece al hombre prudente que edificó su casa sobre roca” La Palabra de Dios, por amor, se hizo carne y habitó entre nosotros. La Palabra de vida que recibimos gratuitamente nos impulsa a encarnarla en los signos de vida y amor pues “ya podría tener fe como para mover montañas y entregarme al fuego y dar todo el dinero a los pobres; si no tengo amor de nada me sirve. De la fe, la esperanza y el amor, la más grande es el amor que no pasará.

Érase una vez un hombre muy austero que no ingería alimentos ni bebida mientras el sol no se hiera ocultado. Un buen día ocurrió algo que le pareció ser un signo de que el cielo aprobaba sus austeridades: en lo alto de una montaña cercana, una estrella singularmente brillante se dejaba ver a plena luz del día aunque nadie sabía quién la había puesto allí.

El hombre decidió subir a la montaña y una niña de la aldea insistió en acompañarle .El día  era caluroso y no tardaron ambos en sentir sed. El animó a la niña a que bebiera pero ella le dijo que no lo haría si no bebía también él. El pobre hombre se vio en un dilema: aborrecía la idea de romper su ayuno, pero también detestaba ver a la niña padeciendo sed. Al fin se decidió a beber y la niña hizo lo mismo. Durante un buen rato no se atrevió a levantar la vista la cielo porque temía que la estrella hubiera desaparecido.-Imagínense su sorpresa cuando al decidirse por fin a mirar hacia arriba vio que había dos estrellas resplandecientes en lo alto de la montaña.

Sí, el amor con tantas tonalidades: amistad, afecto, deseo, atracción pero con un importante ingrediente que lo hace maduro: la decisión fiel. Amar es una decisión fiel que transciende el estado emocional del momento. No sólo cuando sentimos el impulso, el agrado, la simpatía,  sino también cuando no sentimos. “Si decido visitar a un amigo enfermo lo haré bien que haya salido el sol o bien que haga mal tiempo”.Eso es edificar en roca firme. De ahí que con el salmista confesemos: “Sed fuertes y valientes de corazón los que esperáis en el Señor”

Señor, haz que confesando tu nombre no sólo de palabra y con los labios sino con las obras y el corazón merezcamos entrar en el Reino de los cielos.