SOLEMNIDAD DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR

SOLEMNIDAD DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR

1ªLct.Is.60,1-6:La gloria del Señor amanece sobre ti.
Sal.71,2.7-8.10-11-12-13:Se postrarán ante ti los reyes de la tierra.
2Lct.:Ef.3,2-3ª.5-6:Ahora ha sido revelado que también los gentiles son coherederos
Evangelio. Mt.2,1-12:Venimos de Oriente para adorar al Rey.

DIOS QUIERE QUE TODOS LOS HOMBRES SE SALVEN

“Levántate, brilla Jerusalén, que llega tu luz: la gloria del Señor amanece sobre ti¡ Levanta la vista en torno ¡Entonces lo verás radiante de alegría ;tu corazón se asombrará, se ensanchará”…
Esta palabra de Dios ofrecida por el profeta Isaías propicia un vuelco en el corazón del creyente que prorrumpe el júbilo y anima e impulsa a vivir con sentido optimista. Se trata de un fruto del Espíritu Santo.
Pues el Señor está dispuesto ahora a realizar esta palabra en ti y en mi. Está en medio de nosotros, rodeándonos, caminando con nosotros, ejercitando su misericordia. Sí, con nosotros que ya hemos vivido bastante, que sabemos lo que dan las cosas, con sus luces y sus desencantos. También nosotros, vosotros que habéis realizado muchas cosas en vuestra profesión y en vuestra familia, hemos de dejar obrar a Dios en nosotros dejarnos llenar de su encanto, de su gloria, de su alegría.
A nosotros tan curtidos por la vida nos conviene renacer a la ingenuidad adulta del evangelio que es buena noticia y a veces fuerte noticia como la sal que sala y cura.
Estamos celebrando la Epifanía o la manifestación de Jesús a los pueblos extranjeros. En las figuras entrañables de los magos de Oriente apreciamos el corazón el anhelo, la búsqueda anhelante de la verdad, la luz, la felicidad. Y la estrella que les sale al paso, la corazonada, la intuición los guió a ellos es la fe que nos guía a nosotros a Jesucristo, el camino la verdad y la vida. Como a tantos científicos que antes de llegar a sus descubrimientos han hecho un ejercicio de fe científica mediante cálculos, barruntos, intuiciones hasta llegar al descubrimiento y la formulación concreta.
Cuando nos sintamos desencantados, desilusionados, secos, identifiquémonos con los personajes mágicos del nacimiento .Ante la revelación de Jesucristo depositemos el oro de las coronas que nos han deslumbrado y no pueden darnos más de lo que son, el incienso de nuestro deseo ilimitado de ser felices que se eleva hasta Dios y la mirra o perfume de los momentos en que somos delicados y cariñosos y ungimos los pies del necesitado y enjugamos las lágrimas de quienes sufren o alegramos la vida de los atribulados.
Postrados de rodillas como los magos suplicamos que “los que ya te conocemos por la fe podamos contemplar un día cara a cara la hermosura infinita de tu gloria” .El novelista rumano afincado en Paris C.V.Ghiorghiu ,en la famosa novela”Hora 25″, hay un momento en que uno de los protagonistas se da cuenta que el pope al salir del oficio divino de la iglesia orotodoxa donde ejerce su ministerio, muestra su cara iluminada,radiante, como llena de resplandor.Es la luz de la gloria de Dios.
Hoy, en los magos de oriente contemplamos a Dios rico en misericordia que “quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” “que ya no hay judíos y paganos sino que todos somos uno en Cristo que ha roto el muro que dividía a los pueblos” y por eso Jesús clamó. “cuando sea elevado de la tierra atraeré a todos hacia mi”
Esta manifestación de Cristo a los gentiles a los no judíos, esta llamada universal a la vocación cristiana es una llamada personal a redescubrir la dignidad y el honor de creer en Jesucristo de haber experimentado su presencia en nuestra vida, de sentirnos amados por El y de querer que los demás lo conozcan y lo amen.
Que humildemente podamos anunciarlo en el ámbito donde el Señor nos ha colocado y que nuestro argumento vital y testimonial lo expresemos como Pablo.”Sé de quien me he fiado”
Señor, que tu luz nos disponga y guíe siempre para que contemplemos con fe pura y vivaos con amor sincero el misterio del que hemos participado

SOLEMNIDAD DE LA MATERNIDAD DIVINA DE MARÍA

SOLEMNIDAD DE STA MARIA MADRE DE DIOS

1ªLct.:Números 6,22-27:Invocarán mi nombre y los bendeciré.
Sal.66,2-3.5.6 y 8:El Señor tenga piedad y nos bendiga.
2ªLct:Ga.4,4-:Dios envió a su Hijo nacido de mujer.
Evangelio: Lc.2,16-21:Encontraron a María, a José y al niño.

EL SEÑOR ILUMINA SU ROSTRO SOBRE NOSOTROS.

Se nos dice en la Historia de la Iglesia que al anochecer, enterada la comunidad cristiana de Efeso (a.431) ,con antorchas acudió al lugar donde los padres conciliares habían declarado solemnemente que al ser María, madre de la persona del Verbo, Dios y hombre, María era Madre de Dios-Teotokos.
Al confesar la maternidad divina de María confesamos la humanidad y divinidad de Jesús, el sublime consorcio de Dios con el hombre. Acampando entre nosotros, se reveló “que por nuestra salvación bajo del cielo”.
“Nacido de una mujer, nacido bajo la ley para rescatarnos a los que estábamos bajo la ley, para que pudiéramos ser hijos”, nos ha dicho San Pablo en la carta a los Gálatas. Dios, entrando en la corriente de la vida humana impregnada por la ley del pecado, en su Hijo Jesús, el Hijo de mujer ;quiebra el embrollo y confusión de la humanidad herida para elevarla a “la plenitud de los hijos de Dios” si creen en Ël, como se nos manifiesta en le prólogo al evangelio de San Juan.
Una vez más en la Maternidad divina de María celebramos el don lo que Dios hace por nosotros sin nuestra intervención. Dios viene a nosotros ,nos desconcierta con su amor, grandeza y entrega.
S. Agustín se expresa en estos términos ante el misterio de la maternidad divina de María.”Antes de dar a luz a su Hijo ya ha sido discípula de Jesús. Formémosle en nuestro corazón”(Serm.215,4)
María conservaba todas estas cosas meditándolas en su corazón. No es pura pasividad la suya sino asentimiento y reconocimiento de Dios en sus obras grandes.
María ,José, los pastores, dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído, son expresión del estupor, la admiración del impacto, la gloria que desprende el misterio de Dios, manifestado en Jesucristo.
Si no nos sentimos impactados y admirados ante el misterio ,quizá podamos tener obturada nuestra sensibilidad espiritual para lo que nos trasciende: la gracia, el don, la alegría. Si nuestra mirada humana se ilumina más ante una riqueza humana: dinero, poder, prestigio, placer, que ante un gesto de solidaridad, de perdón o compasión, algo falla en nuestra urdimbre humana y necesitemos el fuego del Espíritu para acrisolar nuestra alma. Porque nuestra vida está llamada a ser divinizada por el encanto de Dios hecho hombre.
Por eso hemos sido bendecidos por Dios bendito.Dios dice bien de nosotros,Está a nuestro favor:”El Señor te bendiga,te proteja,ilumine su rosto y te conceda su favor”.”Así invocarán mi nombre sobre los israelitas y yo los bendeciré”.
Qué bien recibimos las palabras amables,alentadoras,amistosas o agradecidas que sinceramente nos dan los personas.Son una bendición,son un bien decir que nos edifican y construyen¡Qué destructivas las palabras fuertes,maliciosas…son malditas y a veces hacen mucho daño¡Por eso, ante la gran noticia de que Dios se ha hecho hombre en el seno de María Virgen: “por nuestra salvación bajó del cielo y se encarnó en María Virgen”,  a Dios le podemos llamar con confianza filial:Abba Padre,expulsando todo temor y a María,Madre de Dios y Madre nuestra.Por eso, ¡nos unimos a la alabanza infinita,a la bendición, que se inicia aquí en la tierra con palabras que Dios nos regala:¡Que canten de alegría las naciones,que todos los pueblos te alaben,que Dios nos bendiga¡
Ayer en la oración después de la comunión, le pedíamos al Señor que sostenidos por el consuelo de las cosas temporales nos ayude a aspirar con confianza a los bienes eternos.Que no perdamos de vista que el desarrollo y uso de los bienes de la tierra ha de estar iluminados por el amor Absoluto de Dios Creador a fin de que no nos cieguen y deslumbren a nosotros criaturas y colaboradores de Dios.
Ahora también le pedimos al Señor nos conceda experimentar la intercesión de aquella de quien hemos recibido a tu Hijo Jesucristo el autor de la da, Príncipe de la paz.
Que así como nos llena de gozo el comienzo de la salvación,nos alegremos un día de alcanzar su plenitud.

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA: JESUS, MARIA Y JOSÉ

1ªLct.:Eclesiástico 3,3-7.14-17ª:El que teme al Señor honra a sus padres
Sal.127,1-2.3.4-5:Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos
Col.3,12-21:La vida de familia vivida en el Señor.
Evangelio :Lc.2,41-52:Lo encuentran en medio de los doctores.

CRECÍA EN SABIDURÍA Y GRACIA ANTE DIOS Y LOS
HOMBRES

La palabra de Dios que ha sido proclamada es como un foco de luz abundante sobre la familia de Nazareth : José, María y Jesús.El misterio de Dios en la vida de María y José ha dilatado su fe, su visión, su apertura de corazón para acoger la vida de Jesús.
Los sencillos y parcos relatos que los evangelios nos dan de la Encarnación y nacimiento del Hijo de Dios ponen de manifiesto cómo María y José elaboran en su interior con madurez y fe sincera todo lo que desborda sus cálculos humanos. Sus preguntas, preocupaciones y  temores son guiados por la luz del Espíritu que les ayuda a entregarse a los designios de Dios.
.-Hijo ¿cómo nos has tratado así? Mira que te hemos buscado angustiados .-¿No sabíais que he de preocuparme de las cosas de mi padre?
“Ellos no comprendieron lo que quería decir”.María y José han de realizar un camino progresivo en la fe:”su madre conservaba todo esto en su corazón”, han de fiarse de su hijo:” que bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad “”creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres” Contemplamos como un orden, sentido y pedagogía de Dios en relación a esta bendita familia de Nazaret. Dios que se revela como una comunidad en relación, en comunicación: Padre, Hijo y Espíritu Santo es la fuente de toda familia humana. Y la familia padre, madre, hijos… en comunión y en relación armónica es reflejo de la familia Trinitaria. Por eso en la oración colecta hemos pedido que “imitando sus virtudes domésticas y su unión en el amor, lleguemos a gozar de los premios eternos en el hogar del cielo”. ¡Qué mejor ejemplo o imagen para acercarnos a imaginar la felicidad eterna sino una familia bien avenida, reconciliada, festiva de todos sus miembros¡ Un cineasta italiano decía que no existía ni había felicidad alguna en ningún sitio,”salvo en la casa de mi madre”(Bertolucci).
Hoy dejamos que la luz del Señor ilumine nuestras familias. Con vosotros nos alegramos por tantos momentos de alegría y éxitos logrados y compartidos en familia. Nos unimos a vuestras dificultades, sufrimientos, incomprensiones, silencios de convivencia. Comprendemos el necesario y a veces dificultoso ejercicio de la autoridad.Nuestra cultura actual “parece haber dado muerte al padre” y sin figura paterna no puede desarrollarse una personalidad sana y equilibrada.El autoritarismo no se cura con una “actitud líquida!” en la que todo vale y no hay puntos de referencia y orientación. La experiencia pedagógica de la Summer Hill,escuela libertaria,con el correr de los tiempos hizo que algunos de sus antiguos alumnos militasen en partidos conservadores.
En medio de las convulsiones sociales que afectan a la institución familiar, los cristianos estamos llamados a testificar que la unión matrimonial hombre y mujer responsablemente abierto a la vida, elevado a la categoría de sacramento por Jesús, ha ayudado a humanizar el amor entre el hombre y la mujer, la elección y el afecto intersexual con el fruto de los hijos. Con la gracia sacramental de estado ha sido y continúa siendo un ámbito de salud, alegría cariño para los esposos y los hijos.
Ante la plaga de la poligamia en la periferia de Paris, un joven francés de origen africano, Kofi Jumeau comenta:”Yo estaría contra la poligamia incluso en África. He crecido entre cuarenta hermanos nacidos de las once mujeres de mi padre. Todos mis hermanos y yo hemos sido víctimas de la misma descomposición familiar
El cristiano sabe que la familia es un don de Dios que se despliega en el amor, el cuidado, la ternura, la comprensión ,el, sacrificio y se fortalece en torno al cuarto mandamiento: honrarás a tu padre y a tu madre. La sensibilidad cristiana con nuestros padres se expresa así:”sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones mientras viva; aunque flaquee su mente ten indulgencia, no lo abochornes mientras seas fuerte” Hay una indicación preciosa de la palabra de Dios:”la piedad para con tu padre no se olvidará, será atenida en cuenta para pagar tus pecados; el día del peligro se te recordará y se desharán tus pecados como escarcha bajo el sol” .El pecado de endurecimiento, peligro en nuestras almas, sólo puede ser quebrado por la piedad, la misericordia, la delicadeza y la ternura.Nuestros hermanos agustinos tanzanos nos recuerdan la veneración y estima que guardan hacia sus mayores.Un antiguo superior español,recién fallecido entre ellos, fue cuidado con estima y consideración “como un padre” “como un anciano” digno de respeto y cálida consideración.
Vuestra presencia vecinal, en tantas ocasiones, los grupos de cáritas que ayudan a las familias, los grupos de matrimonios que preparan a los novios o que se reúnen para compartir y comunicarse son iniciativas para que el mundo sea más humano y divino que se construye desde la familia.Frente al “divorcio expres”,algunos abogados y juristas de la familia han propuesto el importante papel de “mediadores” que evitaría separaciones precipitadas y bastante sufrimiento especialmente a los hijos.
Que el Señor nos bendiga y nos dé entrañas de misericordia, bondad, humildad, dulzura y comprensión. ”Concédenos, Señor que imitando las virtudes domésticas de la Sagrada Familia, lleguemos a gozar de los premios eternos en el hogar del cielo””Guarda a nuestras familias en tu gracia y tu paz” ”que después de las pruebas de esta vida podamos gozar en el cielo de su eterna compañía”

NATIVIDAD DE NTRO.SEÑOR JESUCRISTO

MISA DEL DÍA.NAVIDAD.2018

1ª Lct: Is.52,7-10:¡Qué hermosos los pies del mensajero que anuncia la paz¡
Sal.97…Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.
2ªLct.:Heb.1,1-6: Dios nos ha hablado por su Hijo.
Evangelio: Jun.1,1-18: La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.

Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado, ”Mensajero del designio divino”. Imaginad el momento en que os habéis sentido padres acogiendo la vida de vuestros hijos.Y este Hijo de Dios que ha nacido es el “Príncipe de la paz” Estamos yendo de la noche al día, del sufrimiento a la paz.Por eso ¡Qué hermosos son sobre los montes los montes los pies del mensajero que anuncia la paz¡ El Señor consuela a su pueblo, desnuda su santo brazo para salvar con poder a Jerusalén ante todos los pueblos…
Tus vigías gritan, cantan a coro porque ven cara cara a l Señor que vuelve a Sión(Jerusalén).Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios que es justicia y misericordia. Aclama al Señor, gritad, tocad,vitoread.
En el fragmento de la carta a los Hebreos se nos recuerda la historia de Dios con los hombres. Les ha hablado muchas veces y ahora nos habla por su Hijo, reflejo de su gloria, impronta de su ser.Nos ha purificado y ahora está sentado a la derecha de su Majestad.
S.Juan en su prólogo al evangelio escuchado, redunda en la gran noticia: Dios y su Palabra en el principio. Todo enraizado en el Logos, en la razón, en la inteligencia y en el amor. Todo con orden y sentido. Y en la Palabra y en Dios había vida, luz, amor. Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros y hemos contemplado su gloria…Aunque vino a los suyos y no lo reconocieron.
A los que lo reconocieron les dio el poder de ser hijos de Dios .”A Dios nadie lo ha visto jamás pero el Hijo sí y nos lo ha dado a conocer.
Jesús, la Palabra de Dios hecha carne, está llena de vida y hoy venimos a adorarlo y a contemplarlo, a dejarnos invadir por palabras llena de vida, constructivas, consoladoras, pletóricas de alabanza y admiración para sepultar aquellas que con odiosas,mentirosas, inmisericordes, condenatorias, resentidas, odiosas. ”La vida triunfó de la muerte, la cruz venció al infierno”.
De modo admirable has creado al hombre a tu imagen y semejanza y de modo más admirable restableciste su dignidad por Jesucristo…concédenos compartir la vida divina de Aquel que ser ha dignado compartir con el hombtre su condición humana.Acpeta esta ofrenda que nos reconcilia contigo de modo perfecto y que encierra la plenitud del culto que el hombre puede tributarte.Que el Salvador que ha nacido para comunicarnos la vida divina nos haga partícipes del don de la inmortalidad.

MISA DE LA AURORA 2018
1ªLct.: Isaiás 61,11-12: Mira a tu Salvador que llega.
Salmo.96,1.6.11-12:Hoy brilla una luz sobre nosotros porque nos ha nacido el Señor
2ªLct: Tito 3,4-7: Según su misericordia nos ha salvado
Lc.2,15-20: Los pastores encontraron a María, a José y al niño

A la primera explosión(big bang) que desencadena la creación como obra de la Palabra de Dios:” Hágase”, en el silencio sublime del primer momento, sucede una nueva creación en un pueblo insignificante mortificado por los pueblos circundantes .En la historia doliente del pueblo de Israel,un profeta ,Isaías, clama: ”Decidle a la hija de Sion, mira a tu Salvador que llega…” “Pueblo santo”, ”redimidos del Señor”. Y a ti: ”Buscada” Ciudad no abandonada”.
Amanece la luz par a el justo, la alegría para los rectos…Alegraos, celebrad su santo nombre
La palabra de Dios por Pablo a Tito redunda en la gran noticia: ”Ha aparecido la bondad de Dios y su amor al hombre” .”No por las obras de la justicia sino por su propia misericordia”.
Y esto lo realiza el Señor con el baño de un segundo nacimiento y con la renovación por el Espíritu Santo por Jesucristo y así somos en esperanza herederos de la vida eterna”
En concreto, unos pastores sorprendidos por la luz, impulsados por el Espíritu acuden al portal(como María visita a Isabel) y encontraron a María, José y el niño. Y además propagan la noticia: algo grande ha hecho el Señor…En su camino rutinario les ha iluminado y dan gloria a Dios por lo que han visto y oído. María meditaba todas aquellas cosas en su corazón.
A los que vivimos inmersos en la luz de tu Palabra hecha carne ,que resplandezca en nuestras obras la fe que haces brillar en nuestro espíritu….Así como tu Hijo hecho hombre se manifestó como Dios, así nuestras ofrendas de la tierra nos hagan partícipes de los dones del cielo.
Concédenos penetrar con fe profunda en este misterio y amarlo cada vez más con amor más entrañable.