CUARTO DOMINGO DE PASCUA

CUARTO DOMINGO DE PASCUA

1ªLct.:Hch.13,14.43-52:Nos dedicamos a los gentiles.

Sal.99,2.3.5.:Somos su pueblo y ovejas de su rebaño

2ªLct.Apoc.7,9.14b-17:El cordero será su pastor y los conducirá hacia fuentes de aguas vivas.

Ev.:Jn.10,27-30:Yo doy la vida eterna a mis ovejas

  SERÁ SU PASTOR Y LOS CONDUCIRÁ A FUENTES DE AGUA VIVA

A partir del capítulo 9 de los Hechos de los apóstoles va entrando en escena otro personaje relevante en los primeros momentos de la comunidad cristiana: Saulo de Tarso. El apóstol Pablo, furibundo perseguidor de los cristianos ,convertido a Jesucristo en el camino de Damasco pasa a ser “apóstol de los gentiles”.Pablo comienza a anunciar a Jesucristo acudiendo a las sinagogas, lugar de reunión de los judíos, ambiente propicio para conocer a este judío relevante a quien, crucificado por amor y perdón, Dios lo ha resucitado y lo ha constituido Señor y Mesías, el Elegido, el Hijo.  Pero de nuevo ,ante el rechazo de algunos de éstos, prueba anunciarlo entre los no judíos, los gentiles y recibe esta palabra del Señor : “Te haré luz de las naciones para que seas la salvación hasta el extremo de la tierra”. Pablo sufre en su corazón la cerrazón de su pueblo a la Palabra de Dios, incluso dirá en un exceso verbal y sentimental que “desea ser anatema(excluído) de Cristo(Rm9,3) para que se salve Israel”; y celebra “la difusión de la palabra del Señor por toda la región”. Constatan Pablo y Bernabé que “los gentiles oyéndolos se alegraron mucho y alabaron la palabra de Señor” y además ”los discípulos quedaron llenos de alegría y de Espíritu Santo”.

Se difunde la Palabra de Dios, la salvación con poder y con oposición. Jesús continúa siendo “signo de contradicción”. Y hoy también. El grado de bondad y perfección moral, un bien para el crecimiento de la humanidad encuentra resistencias.

El evangelio de Jesucristo, la salvación de Dios ya no se dirige a un pueblo elegido, Israel, sino que tiene que convocar a todas las gentes pues “Dios no tiene acepción de personas ”y “además quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” .Pero esta verdad de Dios es peligrosa, desata la oposición y la persecución”. Recientemente decía una religiosa católica de la India que cuando llega el evangelio de Jesucristo y promociona la fraternidad, el perdón y la elevación de las personas a una mayor dignidad y respeto, siempre solivianta los ánimos de aquellos que prefieren que todo siga igual.

Los testigos de Jesucristo,  ”una muchedumbre inmensa” están delante del trono y del cordero. Estos son los que “vienen de la gran tribulación” ,”han lavado y blanqueado sus mantos en la sangre del Cordero” que ahora es su pastor, enjugando las lágrimas de sus ojos y conduciéndolos hacia fuentes de agua viva” De nuevo Juan, en la isla de Patmos nos ofrece sus visiones excelsas y descorre el velo de la ciudad triunfante y maravillosa de Dios, la Ciudad de la eterna, Jerusalén con un espectáculo maravilloso de alegría y fiesta sin fin entorno al trono del Padre y al Cordero que “en adelante será su pastor y los conducirá hacia fuentes de aguas vivas”

Y así también en el Evangelio Juan nos ofrece la imagen de Jesús como buen pastor que conoce a sus ovejas y es conocido por ellas llevándolas a buenos pastos, dando la vida por ellas. Esta imagen, aplicada a Jesús, despierta en todos nosotros una simpatía y fortaleza para “sentirnos contentos de nuestras condición de cristianos, discípulos y seguidores de Jesucristo”

Sentirnos pastoreados por el Señor crucificado y glorioso nos impulsa a dar la vida y a convertirnos en pastores de nuestros hermanos. Recordad los momentos de vuestra dedicación a los hijos , los padres , los enfermos y a los vecinos .¡Qué hermoso pensar en el bien que ha brotado de vuestro corazón y a veces no agradecido e incluso incomprendido¡

¡En un mundo indiferente incrédulo o insensible a los valores de reino, pastorear es escuchar, dar palabras de vida, acoger, acompañar, señalar el más allá, resistir al mal, constancia, paciencia y compartir la fe en Jesucristo¡

Pero aún más, nuestras comunidades cristianas necesitan vocaciones de consagración especial, carismas o dones para la misma comunidad como son los sacerdotes y religiosos.

El Señor me ha dado conocer familias cristianas sanas y contentas, a seglares competentes y creyentes, a religiosos agustinos y de otras congregaciones estupendos   y entregados. Mis padres, mis catequistas, tantos agustinos a los que he conocido y con los que he convivido me han ayudado a ser sacerdote agustino para la causa del Reino de Dios.

No nos faltará la gracia de “experimentar el gozo inmenso de la resurrección de Jesucristo” ni la alegría eterna del reino de tus elegidos” a los que somos ”el débil rebaño de tu Hijo” que tiene parte en la admirable victoria de su Pastor”

Señor, que la celebración de estos misterios, actualización repetida de nuestra redención , sea para nosotros fuente de gozo incesante”.

Que cada uno de vosotros se convierta en intercesor ante el Padre para que envíe vocaciones a la vida consagrada y sacerdotal

 

 

 

 

 

TERCER DOMINGO DE PASCUA

TERCER DOMINGO DE PASCUA

 

1ºLct.: Hechos 5,27b-32: Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo.

Sal.29,2.4.5.6.11.12ª y 13b: Te ensalzaré, Señor, porque me has librado.

2ªLct.:Apocalipsis 5,11-14: Digno es el Cordero degollado de recibir el poder y la alabanza.

Evangelio: Jn.21,1-19: Jesús se acercó, tomo el pan y se lo dio; lo mismo el pescado

 

 

EXULTANTES DE GOZO Y ALEGRÍA EN LA RESURRECCIÓN DE   CRISTO

 

 

De nuevo en estos relatos de los Hechos de los Apóstoles se nos refiere la sustancia de la primera predicación o kerigma:”El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús a quien vosotros matasteis colgándolo de un madero””Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo que Dios da a los que le obedecen”.Este testimonio les complica la vida pues como Jesús fue signo de contradicción ahora la comunidad cristiana, la iglesia, la prolongación del Señor glorioso, experimenta la persecución.

La fortaleza que muestran los apóstoles en medio de la persecución por “enseñar en nombre de ése(Jesús) es percibido por ellos mismos como regalo de Dios pues “se sienten contentos de haber merecido aquel ultraje por el nombre de Jesús”.Es lo que hace poco confesaba un sacerdote católico hindú: doy gracias porque el Señor me ha encontrado digno de haber sufrido por El.

Con el salmista, con los apóstoles perseguidos, con lo que  anuncian a Jesucristo, con los perseguidos por la verdad y la justicia, con los que se sienten atribulados decimos:”Te ensalzaré ,Señor porque me has librado y cambiaste mi luto en danzas, te daré gracias por siempre “

Este mismo tono pascual y exultante es el que sostiene la visión del discípulo amado, Juan, en el Apocalipsis:”Digno es el Cordero degollado gloria y alabanza””Al que se sienta en el trono y al cordero la alabanza, el honor la gloria y el poder por los siglos””Y los ancianos se postraron ante el que vive por los siglos de los siglos”

También el evangelista S.Juan en el fragmento evangélico que hemos escuchado nos refiere otro encuentro con Jesús resucitado. Ocurre en el ejercicio de su tarea de pescadores en el lago de Tiberíades. Aparece Jesús y a sus ojos es un desconocido hasta que a Juan, el discípulo amado, le dilata la visión,le amplía e ilumina la mirada y asombrado le dice a Pedro: “Es el Señor”.¡Qué maravilloso balbuceo el de Juan para referirnos el encuentro con el resucitado y lleno de gloria, al que van reconociendo poco a poco entre la sorpresa y el estupor¡”Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quien era, porque sabían que era el Señor”.El amor de Jesús resucitado reaviva las brasas de la fe y amor de los discípulos amortiguados y ocultos bajo la ceniza de la tristeza por su muerte ignominiosa. Jesús resucitado se ha infiltrado por las rendijas de la vida ordinaria no agotada en la desesperación .Jesús se ha dejado ver por sus discípulos a quienes ha dilatado los “ojos de la fe”.Desde “no sabían que era Jesús” hasta “ninguno se atrevía a preguntarle quien era porque sabían bien que era el Señor” hay un recorrido de gracia y conocimiento en el que tiene la iniciativa Jesús.

Hace bastantes años un amigo y hermano en la fe cayó gravemente enfermo ,soportando varias operaciones y estando al borde de la muerte. Superó aquella situación y un día se presentó en mi despacho sonriente aunque pálido y demacrado por las secuelas de la reciente enfermedad. Nos quedamos sin palabras para expresar lo que sentíamos ahora y habíamos sentido con toda su familia durante el desarrollo de aquella grave enfermedad que amenazaba su vida. Ahora dábamos gracias a Dios por su restablecimiento pero hubiéramos agradecido al Señor lo que hasta ese momento le había concedido en la vida en el caso que se lo hubiese llevado con El.¡Sorpresa y estupor en nuestra vida ,a veces tan rutinaria y monótona¡   

En relato nos llama la atención el que Jesús haya preparado la comida:”Al saltar a tierra, ven unas  brasas con un pescado puesto encima y pan .Jesús les dice: traed de los peces que acabáis de coger”

Es Jesús glorificado , que en el signo de la pesca milagrosa, ofrece su cuerpo eucarístico como alimento abundante que sacia. a todo aquel que tenga hambre y sed, de vida plena..

Ahora Jesús, el Señor glorioso , prolongado  en la Iglesia, nos ofrece la celebración eucarística como actualización de su  vida, pasión, muerte y resurrección. Por la fuerza del Espíritu Santo nos encontramos con el resucitado que nos da a comer y a beber su cuerpo y sangre glorificados.

Nos sentimos contentos de ser miembros de la “Iglesia exultante de gozo pues en la resurrección de Cristo nos diste motivo de tanta alegría”.”Concédenos participar del gozo eterno””Que tu pueblo exulte siempre  al verse renovado y rejuvenecido en el espíritu y que la alegría de haber recobrado la adopción filial afiance su esperanza de resucitar gloriosamente”

 

 

SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA

               SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA

 

1ªLct.: Hch.5,12-16: Crecía el número de los creyentes.

Sal.117,2-4.22-24.24.25-27ª.:Dad gracias al Señor porque es bueno

Apocalipsis 1,9-11ª.12-13.17-19:Estaba muerto y ya ves vivo por los siglos de los siglos.

Evangelio: Juan 20,19-31: A los ocho días se les apareció Jesús.

 

 

  TOMÁS,NO SEAS INCRÉDULO SINO CREYENTE

 

Los discípulos de Jesús van renaciendo lentamente a una nueva vivencia que les regala el resucitado. Había sido tanto el sufrimiento y el desconcierto por la muerte ignominiosa del maestro…Ahora van confesando como comunidad de creyentes, como iglesia que han visto al Señor resucitado o mejor que Jesús resucitado se ha dejado ver y por eso confiesan que Jesús vive y es el Señor.

Las mujeres, Juan, Pedro, los de Emaús y otros muchos testifican que han visto al Señor refiriéndonos también que no lo han reconocido inmediatamente porque Jesús resucitado, lleno de gloria trasciende nuestra pálida, limitada y frágil realidad y nuestros ojos no están habituados para captar  tamaño  misterio.

Ahora ellos mismos ,los apóstoles, sus presencias, son como la prolongación de la sombra de Jesús y asisten asombrados, a los signos y prodigios que a su paso se producen.Y “la gente se hacía lenguas de ellos y crecían el número de los creyentes hombres y mujeres que se adherían al Señor.” Es el encanto sanador del Espíritu Santo que continúa la inauguración por Jesús del reino de Dios con los signos que indican su presencia hasta que vuelva de nuevo el Señor.

“La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho. Ha sido un milagro patente”. De tanto dolor por amor del Ungido brotó la vida abundante y feliz: “Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo¡

Y así se expresa el discípulo amado a quien se atribuye el libro del Apocalipsis la nueva dimensión en que vive Jesús glorificado. ”Vi una figura humana, vestida de larga túnica con un cinturón de oro a la altura del pecho que me dijo: No temas: Yo soy el primero y el último yo soy el que vive. Estaba muerto y ya vives vivo por los siglos de los siglos”

Pero  aquellos discípulos se sintieron  tentados como a nosotros por la incredulidad.          Tomás ante la noticia de sus amigos: Hemos visto al Señor, inmediatamente  apostilla:  si no lo veo no lo creo, si no lo toco con mis manos…no lo creo. Pero si ya la realidad de cada día que nos entra por los sentidos es tan compleja para comprenderla ¡qué será la realidad divina¡

La fe, el creer, el conocer, el amor supera a nuestro conocimiento humano y limitado y al mismo tiempo es amplia, grande nuestra capacidad de conocer y amar. El encuentro con Jesús resucitado, el mismo que habían crucificado ,sobrepasa nuestra visión y El con su delicada pedagogía muestra a Tomás las llagas gloriosas de sus manos y costado como signo o puente entre su cuerpo de dolor y su cuerpo glorioso. Nos ha dicho el evangelista que “entró estando las puertas cerradas”. Y ha apostillado con el saludo:¡Paz a vosotros, recibid el Espíritu Santo¡ pues el espíritu humano no puede captar las cosas de Dios ya ha de ser dilatado para acoger la feliz novedad de Jesús vivo.Él abre las puertas de nuestra alma encogida.

Ellos se llenaron de alegría. Al incrédulo Tomás no lo avasalla pero si le reprocha y le anima a ascender y a decidirse: “No seas incrédulo sino creyente”. Y la confiada y amistosa respuesta, toda una confesión de fe: ¡Señor mío, Dios mío¡

Pues esta vivencia singular y excepcional de los primeros testigos, los apóstoles es también para nosotros una gracia pues damos crédito a lo que ellos nos dicen: hemos visto al Señor. Nos encontramos con el resucitado en los sacramentos, signos visibles de la gracia invisible o encuentro con Jesucristo, en la Palabra que se proclama, en la comunidad reunida en torno a los pastores, en la caridad. Jesús. se deja ver en la fe, en la visión del amor no calculado o medido.

Señor, que comprendamos mejor la inestimable riqueza del bautismo que nos ha purificado, del Espíritu que nos ha hecho renacer y de la sangre que nos ha redimido

Que la fuerza del sacramento pascual que hemos recibido persevere siempre en nosotros Que renovados por la fe y el bautismo  consigamos la eterna bienaventuranza

 

 

DOMINGO DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

               DOMINGO DE PASCUA 2019

 

1ª Lct.: Hechos de los Apóstoles 10,14a.37-43: Lo mataron colgándolo de un madero pero Dios lo resucitó.

Sal117,1-2.16ab-17.22-23: :Este es el día en que actuó el Señor.

2ª Lct.:Co.3,1-4: Vuestra vida está con Cristo escondida en Dios.

Evangelio: Jn.20,1-9:El otro discípulo vio y creyó.

 

             EL DISCÍPULO AMADO,JUAN.VIO Y CREYÓ

 

La impresionante manifestación de duelo que supone la Procesión del Viernes Santo y la de cada cofradía en particular ,apuntan a un mar de sufrimiento e injusticia en que sumergieron a Jesús, el Hijo de Dios y con Él a tantos hombres y mujeres inocentes.

Además en nuestra limitada percepción tendemos a pensar que el mal es más fuerte que el bien. Como si una pesadísima losa cayera impidiendo cualquier otro remedio o solución: ”Lo arrancaron de la tierra de los vivos”. Los mismos discípulos de Jesús, lo negaron, traicionaron y abandonaron.

Pero ocurrió algo inesperado e inaudito. El apóstol Pedro lo refiere: a quien, ungido por el Espíritu, pasó haciendo el bien y curando enfermedades y dolencias, lo crucificaron colgándolo de un madero pero Dios lo resucitó y nos lo hizo ver, no a todo el pueblo, sino a los testigos, a nosotros .”Y aquí se desencadena una noticia insuperable que cambió y cambia la faz de la tierra, aunque nos parezca que el mundo no ha cambiado y sigue siendo cruel ,pues el testimonio es unánime :”los que creen en Él reciben por su nombre el perdón de los pecados y el Espíritu Santo.

Quien ha acogido a Jesucristo a pesar de su pasado confiesa que : Este es el día EN QUE ACTUÓ  EL SEÑOR,SEA NUESTRA ALEGRÍA Y NUESTRO GOZO”(Sal.117,2ss)

 Cuenta un sacerdote de Milán , párroco de una notable iglesia, que se acercó una mamá y su hijo de 5 años para contemplar los cuadros y esculturas del templo. En un momento determinado el niño ,señalando a un inmenso crucificado, preguntó y ¿Éste quién es? Por mi mente- refiere el sacerdote-pasaron muchas respuestas eruditas y aprendidas pero ¿qué responder a un niño de 5 años? Este-contestó el sacerdote- es Aquél que me ha hecho sentir muchas veces feliz. A mí  también y estoy seguro que a vosotros igualmente. Porque “nuestra vida está escondida con Cristo en Dios y cuando aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros apareceréis juntamente con Él en el gloria”.

A nosotros nos agradan los detalles sobre la Resurrección de Cristo, sobre las idas y venidas al sepulcro ante el que se sienten desconcertados: se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto. Buscan un cadáver, ven en orden los vendas y sudario y …”No busquéis entre los muertos al que vive. No está aquí .Ha resucitado

El que había llegado el primero vio y creyó pues hasta entonces no habían entendido las Escrituras: que Él había de resucitar de entre los muertos.El Espíritu los lleva a un plano más elevado para que en la visión de la fe gratuita vean la maravilla de Dios que ha resucitado a Jesús no para devolverle a ese espacio y tiempo sino a la gloria.

Nos ha abierto las puertas de la vida por medio de su Hijo, vencedor de la muerte. Que seamos renovados por tu Espíritu para resucitar en el reino de la luz y de la vida. Que renovados por los sacramentos pascuales lleguemos a la gloria de la resurrección. Rebosantes de gozo de gozo pascual, la Iglesia renace y se alimenta en los sacramentos.  

 

DOMINGO DE RAMOS

                                                          DOMINGO DE RAMOS

Evangelio: Lc.19,28-40:Bendito el que viene en el nombre del Señor

Hemos escuchado este delicioso relato de la entrada de Jesús en Jerusalén…Junto al monte de los olivos, ordena a sus discípulos que le traigan un borrico “porque el Señor lo necesita”. Quiere  realizar un  gesto simbólico, cargado de una profunda realidad:” El Mesías, el ungido de Dios, desde la humildad y la fiesta, se muestra como uno rey pacífico a quien la multitud reconoce los milagros y curaciones que ha hecho en su favor y por eso grita aclamándolo:¡Bendito el que viene como rey en el nombre del Señor…paz en el cielo¡

Los fariseos, ofuscados por el signo del maestro intervienen  y protestan. Jesús, elocuente y sabio como siempre, responde :”Si callan gritarán hasta las piedras”. Si los hombres callasen ante la grandeza de Dios, ante la injusticia perpetrada contra un inocente, condenado injustamente, hasta el mundo inanimado gritaría que el Inocente tiene  toda la razón.

Nosotros vamos  a realizar el mismo gesto creyente y festivo  porque Jesús que se manifestó como rey pacífico, también se manifiesta hoy y continuará manifestándose en la debilidad, sencillez y hondura de la carne ya glorificada.”El es el mismo hoy ayer y siempre”(Hb.13,8)

   VERDADERAMENTE ESTE ERA EL HIJO DE DIOS

1ªLct.Is.50,4-7:No oculté el rostro a insultos y sé que no quedaré avergonzado 

Salmo.21: Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?

Flp.2,6-11:Se rebajó a sí mismo y Dios lo levantó y le dio un Nombre

Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según S. Lucas:  Lc.22,14-23,56.

El siervo duramente castigado y golpeado se expresa con un lenguaje de iniciado y sublimado: ”cada mañana me espabila el oído para que escuche como los iniciados”, como los experimentados que trascienden la realidad y la comprenden más y mejor.” El Señor me ha abierto el oído” para que escuchando su espíritu, su sabio susurro,  interprete, descifre este actuar inhumano sobre un inocente. Por eso  ”no me he rebelado, ni me he echado para atrás”. “El Señor me ayudaba y por eso sufría con paciencia y calma ”sin quedar confundido”

Si el lamento de Jeremías perseguido(Jr.20,10-13,que escuchábamos el viernes de la 5ª semana), se desahogaba así :”que yo vea la venganza de ellos que tomas de ellos porque a ti encomendé mi causa”; ahora el Siervo doliente confiando en el Señor que le ayuda,  contará su fama a todos sus hermanos…y como el salmista:” Alabará al Señor  e invitará a glorificarlo. Esta superación y amplitud de miras  llega al colmo en las palabras jamás pronunciadas en la humanidad sino es por Jesús en la cruz:” Padre, perdónalos porque nos aben lo que hacen”.

Hemos escuchado el relato de S. Lucas. En varios cuadros: Cena de despedida e institución de la Eucaristía y servicio  fraterno y profecía sobre Pedro; Oración en Getsemaní y prendimiento; Juicio ante Sanedrín, Pilato y Herodes, con la suma confesión:¿Eres el Hijo de Dios vivo?-Vosotros lo decís:  yo lo soy; Flagelación , vía dolorosa y crucifixión .Y entre otras, dos  palabras :”Perdónales porque no saben lo que hacen” y la palabra del centurión: “Verdaderamente este hombre era un justo.” 

Al ver la película Jesucristo Superstar (1971),me han llamado la atención dos escenas. Después de la horrible flagelación(40 golpes) y contemplar el rostro de Jesús doliente y extenuado, la cámara comienza a dar una vuelta sobre la imagen de Jesús que parece ahora fulgurante, transfigurado, excelso sobre todo, resucitado. De la cruz a la luz, del dolor a la paz, de la crucifixión y muerte  a la resurrección. Al terminar la representación los actores ahora de calle vuelven pensativos, apesadumbrados por lo que han representado y en un autobús destartalado regresan a la vida.Ellos seguramente han quedado impresionados

Dos palabras vuelven a nuestra mente y meditación:” Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen… y  la del centurión, un pagano, un extranjero: “Verdaderamente este hombre era justo”

Jesús que llama amigos a los que guardan su palabra en este domingo de Ramos nos pide guardar estas dos palabras ,que nos dan vida :”murió por nosotros perdonándonos “era verdaderamente justo” como confesaba el centurión, y nosotros ampliando más la confesión de fe: porque era el Hijo de Dios. Y a Él a Jesús anonadado y obediente, le dio “el Nombre sobre todo Nombre” .Es “el Señor para gloria de Dios Padre”

En la oración colecta de la misa pedimos a Dios que nos conceda que las enseñanzas de su pasión nos sirvan de testimonio y que un día participemos en su gloriosa resurrección. Pues el Señor quiso que su Hijo nuestro Salvador, se hiciese hombre y muriese en la cruz para mostrar al género humano el ejemplo de una vida sumisa a su voluntad”