CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

CONMEMORACIÓN DE LOS FIELES DIFUNTOS

1ªLct.:Job 19,1.23-27ª:Ya sin carne veré a Dios.

Sal.26,1.4.7.8b.9ª.13-14:El Señor es mi luz y mi salvación.

2ªLct.:2ªTm.2,8-13: Si morimos con Él, viviremos con Él.

Evangelio: Mc.15,33-39;16,1-6:No está aquí, ha resucitado

Es conmovedor el homenaje que tantas personas dedican a sus seres queridos difuntos especialmente en estos días. Los cementerios se revisten de esplendor por las flores que adornan los lugares donde solo queda eso: Unos restos, unas reliquias.

Con inteligencia y amor y nuestro recuerdo nos impulsa a homenajear los mejor de nuestros seres queridos: su amor que nunca puede morir. Nos resistimos a pensar que la muerte tenga a la última palabra, que nuestro destino sea la nada. Por eso con el paciente Job zarandeado por circunstancias tan adversas, tentado, acrisolado al fin sostenido por la esperanza exclamamos:”Yo sé que está vivo mi Vengador y que al final se alzará sobre el polvo: después que me arranquen la piel, ya sin carne veré a Dios; yo mismo lo veré”.

Jesús ,el Ungido de Dios que pasó haciendo el bien que fue crucificado injustamente, ha perforado el muro de la muerte, difunde su luz sobre el enigma que  rodea al hombre pues “al tercer día resucitó de entre los muertos”.

Lo inaudito fue el que unas mujeres queriendo homenajear con amor y piedad el cadáver al llegar a la tumba descubrieron con asombro que el sepulcro estuviera vacío.¡Jesús vive ,ha resucitado¡,no está aquí ¡Por eso la tumba donde  Jesús fue sepultado no puede recibir el homenaje de las flores. Ha vencido definitivamente a la muerte.

¿Qué hemos de hacer ante la muerte?.Cuando lloramos la muerte de nuestros seres queridos, Jesús sollozante por la muerte de su amigo Lázaro sale a nuestro encuentro diciéndonos;: “Si crees verás la gloria de Dios”.

En el camino de la fe Jesús resucitado nos va mostrando su gloria y vivifica nuestra memoria y nuestra esperanza para el encuentro definitivo con Él y con nuestros seres queridos.

«Espero gozar de la dicha del Señor en el país de la vida».» Una cosa pido: gozar de la dulzura del Señor contemplando su templo.»

Como viático para la peregrinación: “Acuérdate de Jesucristo resucitado de entre los muertos, :si morimos con Él, viviremos con Él; si sufrimos con Él reinaremos con Él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − nueve =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies