VIERNES SANTO

VIERNES SANTO

1ªLct.:Is.52,13-53,12:él fue traspasado por nuestras rebeliones

Sal.30,2.6.12-13.15-16.17 y 25:Padre,a tus manos encomiendo mi espíritu

2ªLct.:Hb.4,14-16;5,7-9:El, a pesar de ser Hijo, aprendió sufriendo a obedecer.

Pasión de Ntr.Sr.Jesucristo según S.Juan.18,1-19,42.

Ya que Cristo padeció en la carne, armaos vosotros de ese mismo pensamiento: quien padece en la carne ha roto con el pecado.

Lo más profundo de la Pasión de Cristo es la pasión del alma. S.Pablo profundiza en la pasión de Cristo animándonos a bautizarnos en su muerte.

Diversos son los componentes de la pasión de Cristo. En primer lugar la soledad. Progresivamente Jesús se va sintiendo solo: de la multitud, de los discípulos.”Todos huyeron”. Y  siente el abandono del Padre.

Impresionante la soledad en Getsemaní. Se lee en el evangelio que Jesús comenzó a sentir tristeza y angustia. La palabra en griego es más dura: A- demonein(a:sin—demonein: pueblo).Se siente callado, solo, en un punto del universo sin apoyo, en el vacío.

Soledad suprema en el calvario:”Dios mío, Dios mío por qué me has abandonado?”No fue un grito de desesperación. De hecho el centurión al ver aquello dijo: Verdaderamente este es Hijo de Dios. No fue desesperación sino soledad inmensa.

Jesús en la cruz-dicen algunos espirituales- deviene ateo(a:sin, Dios)En modo activo ateo es quien rechaza o niega a Dios. En sentido pasivo es quien se siente rechazado por Dios. Es en este sentido en el que  Jesús se siente rechazado por Dios. Cuando los místicos nos acercan a su experiencia de “noches oscuras” nos ofrecen alguna pálida comprensión del momento de Jesús.

Otro acento de la Pasión de Cristo es la humillación, el desprecio. Aquel que en la vida ha sido humillado está preparado para entender esa dimensión: púrpura, corona de espinas…

El ”cáliz de la ira de Dios” contra el pecado de impiedad. Jesús se ha hecho pecado. Jesús que vivía en una relación de atracción infinita con el Padre se siente impedido por la cuña del pecado. Nuestro pecado estaba allí.

¿Cuál ha de ser nuestra respuesta? La Pasión de Cristo es una parte importantísima del evangelio. Se constata que la leemos solamente dos veces al año en la liturgia de la Palabra .Se necesitamos leerla y meditarla más

En las corales del evangelio según San Mateo de J.S.Bach conmueven las respuestas ¿Soy yo?¿Soy yo? A la aserción del maestro: Uno de vosotros me va a entregar.

Jesús murió y resucitó por nosotros, “pro me””por mí” y por ti. Hemos de entrar en ese “por mi” y hemos de bautizarnos en su mueRte y resurrección

Que “los que hemos llevado grabada, por exigencia de la naturaleza humana, la imagen de Adán, el hombre terreno, llevemos gravada en adelante por la acción santificadora de su gracia la imagen de Jesucristo el hombre celestial”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *