FRANCISCO PALAZÓN

Francisco Palazón

Nace en Madrid en 1935. Realiza sus estudios musicales de órgano con D. José Mª Mancha, armonía con D. Enrique Massó, contrapunto y fuga con D. Francisco Calés (obteniendo Premio fin de carrera), folklore con el Prof. García Matos y composición con D. Geranio Gombáu y D. Francisco Calés, obteniendo el Título Profesional y el de Profesor de Composición en el año 1971 en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Asimismo estudia canto Gregoriano con el Padre Manzárraga y polifonía clásica con Samuel Rubio en la Escuela Superior de Música Sacra de Madrid donde se diploma en Canto Gregoriano. Fue profesor y director de la «Schola Cantorum» en el Seminario Conciliar de Madrid.

De 1971 a 1977 reside en Alemania y en la Musikhochschule de Munich donde amplía los estudios de composición con los profesores Korn (discípulo de Strawinsky), Günter Bialas y principalmente con el Prof. Harald Genzmer (discípulo de Hindemith), y también dirección de orquesta con el Prof. Winkler. También inició los estudios de Musicología en la Universidad de Munich. Durante su estancia en Alemania, fue organista en la Parroquia de St. Alto, (Unterhaching), donde estrenó numerosas obras para coro y órgano, así como una Tetralogía para órgano moderno interpretada por Kart Maureen en la Herz-Jesu-Kirche de Munich. Paralelamente realiza estudios de Musicología con el profesor Göllner en la Universidad de dicha ciudad.

A su regreso a España en el año 1977 es nombrado director del Departamento de Música Sagrada.

Fundó una Escuela de Música Sagrada en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequética, de la que fue director y creó la Coral diocesana.

 

 

ACLAMAD JUSTOS AL SEÑOR

ALABAD SIERVOS DE DIOS

ALÉGRATE Y GOZA

ALREDEDOR DE TU MESA

AVE AMARÍA

BENDICE ALMA MIA AL SEÑOR

BENDITA TU ENTRE LAS MUJERES

BENDITO SEAS SEÑOR

CAMINARÉ

CANTARÉ ETERNAMENTE

CANTEMOS AL SEÑOR UN CANTO NUEVO

CRIATURAS DEL SEÑOR

EL ALZAR DE MIS MANOS

EL SEÑOR DE LOS EJERCITOS

EL SEÑOR ES MI LUZ

EL SEÑOR ES MI PASTOR

ES BUENO DAR GRACIAS AL SEÑOR

GUSTAD Y VED QUÉ BUENO

JUNTO A LOS CANALES DE BABILONIA

LLENA ESTÁ LA TIERRA

MADRE DE LOS CREYENTES

OH DIOS TU MERECES UN HIMNO

PUEBLOS TODOS

REINA DEL CIELO

REUNIDOS EN EL NOMBRE DEL SEÑOR

SEÑOR,DIOS NUESTRO

SEÑOR TÚ HAS SIDO NUESTRO REFUGIO

SI ME FALTA EL AMOR

TE OFRECEMOS SEÑOR


1- SEÑOR, DIOS NUESTRO (Ps 8)

Señor, Dios nuestro,

¡qué admirable es tu nombre

en toda la tierra! (bis)


1.      Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,

la luna y las estrellas que has creado,

¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él,

el ser humano, para darle poder? (bis)


2.      Lo hiciste poco inferior a los ángeles,

lo coronaste de gloria y dignidad;

le diste el mando sobre las obras de tus manos.

Todo lo sometiste bajo sus pies.


3.      Rebaños de ovejas y toros

y hasta las bestias del campo,

las aves del cielo, los peces del mar,

todo lo sometiste bajo sus pies.

2- EL SEÑOR ES MI PASTOR (Ps 22)

 

El Señor es mi pastor,

nada me habrá de faltar.

 

1.      El Señor es mi Pastor,

¿qué me puede faltar?

En las verdes praderas,

El me lleva a reposar.

Condúceme a las aguas del solaz

y mi alma reconforta.

 

2.      El me guía por sendas de justicia,

por amor de su nombre.

En oscura quebrada yo no temo,

porque estás junto a mí.

Tu cayado, la vara de tu diestra:

son ellos mi confianza.

 

3.      Para mí, tú dispones una mesa

frente a mis adversarios.

Has ungido con óleo mi cabeza,

y mi cáliz rebosa.

De bienes y de gracias gozaré,

en tu casa mientras viva.

 

4.      Demos gloria al Padre Poderoso;

a Jesús, el Señor;

al Espíritu que habita en nuestras almas,

nuestro Consolador:

Al Dios que es, que era y que vendrá,

por los siglos de los siglos.

 

 

3.- GUSTAD Y VED (Ps 33)

 

Gustad y ved

qué bueno es el Señor,

dichoso el que se acoge a él. (bis)

 

1.      Bendigo al Señor en todo momento,

su alabanza está siempre en mi boca.

Mi alma se gloría en el Señor,

que los humildes lo escuchen y se alegren.

 

2.      Proclamad conmigo la grandeza del Señor,

ensalcemos juntos su nombre.

Yo consulté al Señor y me respondió,

me libró de todas mis ansias.

 

3.      Contempladlo y quedaréis radiantes,

vuestro rostro no se avergonzará.

Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha

y salva de sus angustias.

 

4.      Todos sus santos, temed al Señor,

porque nada les falta a los que le temen.

Los ricos empobrecen y pasan hambre,

los que buscan al Señor no carecen de nada.

 

5.      Guarda tu lengua del mal

y tus labios de la falsedad;

apártate del mal y obra el bien,

busca la paz y corre tras ella.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *