SEGUNDO DOMINGO ORDINARIO

SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO-2

1ª Lct.Is.62,1-5:El marido se alegrará con su esposa

Sal.95,1-2ª.2b-3.7-8ª.9-10ª:Contad a todos los pueblos las maravillas del Señor

2ªLct.:1ªCo 122,4-11:El mismo Espíritu reparte a cada uno como a él le parece.

Ev.:Jn.2,1-12: En Caná de Galilea Jesús manifestó sus signos.

 

La fiesta del bautismo del Señor en el río Jordán por Juan el Bautista con la extraordinaria manifestación de la Divina Trinidad, la efusión del Espíritu Santo y la indicación del Padre: ¡Este es mi Hijo el amado, escuchadle¡ , ha dejado un perfume de unción y de gracia en nosotros que también hemos sido declarados hijos de adopción por ser bautizados en el nombre de Jesús.

Jesús presentado ante Israel como el Ungido, el Mesías fue  impulsado por el Espíritu, su amigo inseparable,a ir al desierto, donde tentado, resultó  vencedor y así  inició su pública misión evangelizadora.

Y he aquí hoy presente con su madre y sus discípulos en una boda de Caná, adelantando una de sus acciones evangelizadoras, un signo a instancias de su madre aunque “todavía no ha llegado mi hora”.

Jesús con este primer milagro o “signo “ en el decir de S.Juan, la conversión del agua en vino, se revela o manifiesta como como Enviado: ”Dios está aquí”, ”¿Qué es esto? ¿Con qué autoridad lo hace?.¿Por qué esta autoridad en sus palabras ?¿Quién éste?… 

Jesús realiza un signo poderoso, admirable y muestra la cercanía y misericordia de Dios en una situación difícil como la de una boda en la que falta el vino, ingrediente de toda fiesta. Y regala “un vino nuevo” de gozo y alegría y los novios y familia quedan en buen lugar.

¿Qué sería de aquellos novios y aquellos invitados? De los discípulos se nos dice que «creció la fe de sus discípulos en Él».

Los milagros a los que Juan designa signos son hechos maravillosos, admirables que llaman la atención ,nos dan una lección, una enseñanza: “Dios está aquí”. ¿Estamos nosotros listos para que el Señor actúe y realice signos o milagros o creemos que son asuntos de otros tiempos o meros adornos en el evangelio?.

En el milagro toda la realidad natural  es reparada o restaura o ampliada . Abre las puertas de un mundo nuevo como anticipo de la vida plena más allá  de la muerte cuando todo sea restaurado en Cristo  y quedará sometida la muerte.

Se le atribuye a S.Juan de Macías de Ribera de Fresno(Badajos) el milagro del arroz de Olivenza, que se produjo el 23 de enero de 1949 en la población extremeña de Olivenza cuando la cocinera de la Institución Hogar de Nazaret, Leandra Rebollo, natural del pueblo de San Juan Macías, nombró al entonces beato cuando faltaba el cereal para los pobres, y el arroz de pronto comenzó a aumentar desmesuradamente en la olla siendo requeridas varias más para completar la comida. Este hecho fue reconocido como milagro oficial por la Iglesia Católica en 1974.

¡Milagro¡¡Milagro¿ Un signo de cercanía y misericordia.

¿Y el milagro del matrimonio? Hoy pedimos a Jesús para que se presente en nuestros hogares , en nuestra comundiades religiosas y renueve, cure, sane a tantas familias.

Pilar, una mujer creyente escuchó en una catequesis de adultos que un catequista les había hablado de Jesús como alguien presente en nuestra vida y en nuestra casa y como un simil o comparación “en nuestra mesa y comida” y ella ni corta ni perezosa, durante un tiempo cuando ponía la mesa colocaba  incluso un plato para Jesús. ¡No sé cómo se lo tomarían mi marido y mis hijos¡-comentaba con gracia-pero lo que es a mí “Creció mi fe en Él”. Lo dice el evangelio. Ante este signo “creció la fe de sus discípulos en Él.

Un hombre paralítico a punto de divorciarse acudió a una peregrinación a Nuestra Sra.de Lourdes y en la gran iglesia subterránea vio como a su lado otro paralítico se levantó para asombro de todos y de él mismo. A Él no le habían curado. Al volver a casa recibe una acogida calurosa por parte de su mujer y sus hijos. Esta fue su espléndida curación de su magtrimonio y familia ,de sentirse apoyado, querido por los suyos.

Jesús ,es el mismo hoy ,ayer y siembre, nos ha ungido con su Espíritu y para que continuemos anunciando el evangelio, nosotros que somos su iglesias ,nos regala ministerios, dones y carismas. A unos hablar con sabiduría, otros hablar con inteligencia, otros con el don de la fe ardiente y  potente, a otros curar(curación por camino natural-la medicina- o a veces por camino sobrenatural, hacer milagros, profetizar(anunciar con convicción profunda en nombre de Dios; distinguir buenos y malos espíritus, orar en lenguaje arcano( orar en lenguas extrañas…); a otros interpretarlos. Todo para el bien común aunque el carisma mayor es el amor.

«Por amor de Sión y de Jerusalén y de la ciudad de Dios, y del encuentro de Dios con su pueblo no callaré». La alegría que encuentra el marido con su esposa la encontrará tu Dios contigo.¡Qué brote la alegría al celebar el amor de Dios manifestado en Jesucristo¡

“Cada vez que se celebramos este memorial del sacrificio de Cristo, se realiza la obra de nuestra Redención.” ”Que los días de nuestra vida se fundamenten en la paz.” “Derrama tu espíritu de caridad para que permanezcamos en el mismo amor” 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince + nueve =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies