CUARTO DOMINGO DE CUARESMA

DOMINGO IV DE CUARESMA

 

1ªLec.2º Crónicas 36,14-16:La ira y la misericordia de Dios

Salmo.136,1-2.3.4.5.6.:Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti.

2ªLect. Efesios.2,4-10:por pura gracia salvados.

Evangelio: Juan 3,14-21:Dios mandó a su Hijo para que el mundo se salve por él

 

MANDÓ A SU HIJO NO PARA CONDENAR SINO PARA 

                                   SALVAR

 

El autor sagrado del libro de las Crónicas interpreta la situación de exilio en que vive los judíos en Babilonia. Habían manchado la casa de Dios, habían despreciado  a los profetas y se habían burlado.

Esta situación de ruina, exilio y desolación, viviendo lejos de Jerusalén , eran fruto del pecado y en ella se manifestaba la ira de Dios, es decir,su santidad detestando y aborreciendo la maldad del pueblo de su elección.

Pero la llegada de Ciro ,rey de los persas, es también la ocasión providencial para la manifestación de la misericordia y ternura de Dios siempre dispuesto a la misericordia y al perdón. Le inspira :”El Señor, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra. El me ha encargado que le edifique una casa en Jerusalén, en Judá.” Y le impulsa el decreto del regreso de los judíos a su tierra y el reconocimiento por parte de un rey extranjero que lleva implícita la superioridad de Dios sobre todos los pueblos».

¡Que inspiración y belleza la del salmo que hemos proclamado¡ Por una parte el llanto y la nostalgia de Sión; y por otra, el desprecio, la burla de los que les deportaron: «¡Cantadnos un cantar de Sión¡ .Así que en el desconsuelo: el abandono de las cítaras con las que tantas veces habían cantado la alegría de Dios.

Pero la nostalgia, el sentimiento triste por alguna ausencia trae a la memoria la importancia de la persona ausente y entonces: «Si me olvido de ti Jerusalén, que se me pegue la lengua al paladar, que se me paralice  la mano derecha. Porque en Jerusalén, en el Dios ofendido, está la cumbre de mis alegrías.

San Pablo sintetiza también la historia de Dios y el hombre: ”Estando muertos por los pecados nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado con El .Así muestra en todos los tiempos la inmensa riqueza de su gracia”. Dios se venga de nuestros pecados y miserias ejercitando su gran misericordia. «Por gracia, no por nuestras obras nos salva y lo que nos pide es la fe, creer, confiar en Él, apropiarnos del regalo y luego dedicarnos a las buenas obras. Así es el tono de la carta a los Romanos y a los Gálatas: el evangelio de la gracia, del don de Dios que nos salva y nosotros lo podemos acoger con la fe, apropiarnos de esta iniciativa gratuita y preciosa de Dios.  

San Juan en el evangelio reafirma la voluntad salvífica de Dios: ”Entregó a su Hijo para que no perezca ninguno de los que creen en El.” De manera plástica lo expresa: El Hijo del hombre-como la serpiente en el desierto de Israel- será elevado para que todo el que cree en él tenga vida eterna.

Este tiempo que aparece frío, incrédulo, autosuficiente, pagado de sí mismo ,hostil a los valores del evangelio hemos de acentuar  más el anuncio de la gracia de Jesucristo, la locura de la cruz que salva.

Bajo la capa de esplendor, seducción, belleza de nuestro mundo abundante, con los logros positivos que hemos de reconocer se esconde sufrimiento, amargura, desesperanza. Y hemos de anunciar a Jesucristo con esperanza: El no ha venido al mundo para condenar al mundo sino para que el mundo se salve. Cada uno de vosotros, hoy, mañana es llamado a ser humilde testigo del Señor

Me ha encantado y entusiasmado el testimonio de una mujer africana Margarita Kerentitse a quien en la guerra  entre HuTus y Tutsis perdió a 57 familiares y ahora se dedica al cuidado de niños hutus y tutsis para lograr en Ruanda y Burundi la reconciliación de ambos pueblos.

Señor, que reconcilias contigo a los hombres por tu Palabra hecha carne haz que el pueblo cristiano se apresure con fe viva y entrega generosa a celebrar las próximas fiestas pascuales. Ilumina nuestro espíritu con la claridad de tu gracia y aprendamos a amarte de todo corazón».

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *