SOLEMNIDAD DE SANTIAGO APÓSTOL

SOLEMNIDAD DE SANTIAGO APÓSTOL

 

1ªLct.: Hch.4,33.5.12.27b-33;12,1b: Hizo decapitar a Santiago

Sal.66,2-3.5.7-8: Oh Dios que te alaben los pueblos

2ªLct.:2ªCo.4,7-15: Llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús

Evangelio: Mt.20,20-28: Mi cáliz lo beberéis.

 

Celebramos hoy a Santiago, patrono de España ,patrono de la villa de Bilbao,quien según la tradición, a raíz de la invasión musulmana, fue considerado como protector de la fe cristiana y de los Reinos de España. Según la misma tradición, su sepulcro en Santiago de Compostela, ha ejercido y ejerce una atracción para peregrinar hasta él así como lo ejercen Jerusalén y Roma.

Ateniéndonos a la Palabra de Dios en el Nuevo Testamento, descubrimos que Santiago hermano de Juan, Hijos del Zebedeo, fue de los íntimos del Señor, testigo de la Transfiguración en el monte Tabor, en Getsemaní y luego ,uno de los primeros mártires  ejecutado por Herodes.

La simpática escena del evangelio en donde vemos a su madre interceder ante Jesús para que los coloque bien en su nuevo Reino, sirve a Jesús para mostrar pedagógicamente que es lo que pretende realizar y el precio que va a pagar: que pasará por “beber un cáliz”(expresión del dolor, del sufrimiento) y así lo mismo quienes quieran anunciar el mismo Reino de Dios. Y de nuevo el conato de rebelión entre los amigos que quieren estar bien situados junto a Jesús. Por eso Él con paciencia y maestría les amonesta: No como ,los del mundo que tiranizan a la gente…vosotros servid y dad la vida como el Hijo del Hombre.

Por eso, después de resucitado, los apóstoles dan testimonio con valor y realizan los signos de Jesús y sufren persecución  por causa del “Nombre de ése”. Y he aquí la entraña de su predicación, el Kérigma o la predicación vibrante: El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús a quien vosotros colgasteis de un madero” ,”la diestra a Dios lo exaltó haciéndolo jefe y salvador para la conversión con el perdón de los pecados”. Y el rey Herodes hizo decapitar a Santiago hermano de Juan.

Santiago como su hermano Juan o Pedro o Pablo, ha descubierto, conocido  y amado a Jesús “como un tesoro que llevamos envasijas de barro para que se vea que una fuerza así de extraordinaria es de Dios y no de nosotros”…pero ahora sufren con sentido y amor por Jesús, por nosotros y por la iglesia con la convicción íntima que quien resucitó a Jesús nos resucitará con Él.

Al celebrar esta solemnidad de Santiago, tan débil como los otros apóstoles, como nosotros, pero ahora transfigurado por Jesús crucificado y glorioso nos conmovemos al ver que “ha bebido el cáliz del Señor” como expresión del seguimiento cristiano.Se ha manifestado testigo, mártir por causa de Jesús, el Señor.Nosotros aquí y ahora, sabedores que llevamos este tesoro de nuestra fe en vasijas de barro, volvemos a confesar que solamente Jesús resucitado que ha vencido a la muerte, puede colmar nuestro anhelo de infinitud y de gracia.

Por eso hoy nos unimos a la oración del salmista:¡Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben ¡Que el Señor ilumine su rostro sobre nosotros, que todos los pueblos conozcan tu salvación.

Señor, consagraste los primeros trabajos de los apóstoles con la sangre de Santiago, que por su martirio sea fortalecida tu iglesia y –España se mantenga fiel a Cristo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *