CUARTO DOMINGO ORDINARIO

CUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ª Lct.: Jermías 1,4-5.17-19:Te nombré profeta de los gentiles
Sal.70,1-2.3-4ª.5-6ab.15ab y 17:Mi boca anunciará tu salvación
2ªLct.:1ªCo 12.31-13.13:Quedan la fe ,la esperanza y el amor.
Evangelio Lc.4,21-30:Ningún profeta es bien mirado en su tierra.

  SEÑOR, TÚ ERES MI REFUGIO Y ALCÁZAR

El profeta Jeremías nos narra la historia de su vocación como profeta, aquel que profiere y habla en nombre de Dios: ”Te escogí y te consagré desde el seno materno” .Es como si nos dijera: yo ya nací profeta, lo soy desde siempre, no tengo más remedio que ser porque además Dios mismo es quien así lo quiere. Jeremías lo vive como connatural .En alguna ocasión dirá: Me sedujiste, Señor, me sedujiste…eras más fuerte que yo y me venciste”(Jr.20,7).Porque además el papelón que le ha caído en suerte, el tiempo que le espera es como para temblar. Tiene que denunciar, enfrentarse a reyes, príncipes, sacerdotes y a la gente del campo” .Se le escapa alguna queja como.” ¡Ay de mí, madre mía, porqué me diste a luz varón discutido y debatido por todo el país¡”(Jr.15,10) Menos mal que de vez en cuando recibe alguna palabra consoladora del Señor: “Se presentaban tus palabras y yo las devoraba; era tu palabra para mí un gozo y alegría de corazón porque se me llamaba por tu Nombre”(Jr.15,16).
Un misionero llegó a una aldea a predicar el evangelio pero nadie le hacía caso pero él volvía una y otra vez a predicar hasta que algún joven le dijo:¿Por qué continúa usted predicando si nadie le hace caso ni se convierte?. Pues sencillamente lo hago para que no me convirtáis vosotros a mi. La fe crece en la medida en que la confesamos y la decimos.
El destino de Jeremías fue la persecución y la muerte. Su única defensa era el Señor y en su tiempo la revelación no había llegado a mostrar que más allá hay una vida y una esperanza eterna. En algún momento su deshago llega hasta exclamar: “Que yo vea, Señor la venganza de mis enemigos(Jr.20,12) muy diferentes de las palabras de Jesús, Esteban o Pablo: “Perdónalos porque no saben lo que hacen!
Pero ante el amor y la elección de Dios y frente a la persecución o contradicción decimos con el salmista :Sé, Tú, Señor mi refugio, mi alcázar…Tú, Dios mío, fuiste mi esperanza y mi confianza…
Hoy también hay profetas que en el nombre del Señor o ante su conciencia, proclaman la verdad con riesgo de su vida por una humanidad reconciliada y denuncian las injusticias y no devuelven mal por mal y sueñan con un mundo justo y fraterno.
Jerome Lejeune, recientemente fallecido, el que descubrió la trisomía 21,causa del síndrome Down o mongolismo fue reconocido mundialmente .Recibió el premio Kennedy así como el William Allmen Award de la sociedad americana de genetismo. En la entrega del premio en S. Francisco tuvo que dar una conferencia y en ella expresar con audacia y arrojo que el aborto no podía ser el medio para eliminar la enfermedad Down.
La frialdad y la ausencia de aplausos con que recibieron aquella conferencia le impulsó a escribir inmediatamente a su esposa e hijos: Hoy he perdido mi Nobel de medicina pero me siento en paz.
La verdad, la luz encuentra rechazos en un mundo regido y convulsionado por una mentalidad relativista que pide tolerancia y se muestra impositivo con un rancio laicismo que se muestra altanero y totalitario. Vuelve a actualizarse la respuesta de Jesús a quienes se preguntan o temen a la verdad. “La verdad os hará libres”.
A Jesús volvemos a sorprenderlo en la sinagoga manifestando su identidad, su misión,. su vocación: “Hoy se cumple esta escritura que acabáis de oír”. Ha confesado que se identifica con el Siervo de Isaías que hace brotar una esperanza en Israel pues de Jesús emana una autoridad grande que realiza signos en Cafarnaúm, signos de poder y misericordia curando a los enfermos y atacados por el mal.. Y se lamenta de la incredulidad de sus paisanos por lo que no puede realizar curaciones .Ensalza las fe de los extraños, paganos: viuda de Sarepta y Naamán el sirio.
“No pudo hace milagros por su falta de fe”(Mt.13,58).Es más, furiosos lo empujaron hasta un barranco pero Él se abrió paso entre ellos. ¡Qué dignidad¡ Como cuando lo apresaron en el monte de los olivos y ante la respuesta Soy yo, todos cayeron. No había llegado su hora. Sólo cuando llegó, se entregó hasta la muerte de cruz. Tal era la dignidad del obispo de Munster Mons.Von Gallen que al salir a la puerta del palacio para recibir a unos gendarmes de las SS nazis, estos retrocedieron y marcharon inmediatamente.
Hoy para ti y para mi ¿qué nos dice la Palabra de Dios?¿No es verdad que hemos sido elegidos, llamados personalmente a la vida, a la fe ,a la vida en Cristo? Nadie nos ha pedido permiso para venir a la vida pero un amor grande nos ha llamado y nos ha sostenido?¿Quieres volver a decir sí a Dios y a Jesucristo? Como no somos héroes le pedimos al Señor que nos sostenga con su palabra. Ante lo que nos pueda sobrevenir en la vida tenemos una palabra poderosa de Jesús: “perdónales porque no saben lo que hacen”. Es digno de seguir este ideal de la madurez en Cristo que nos ofrece Pablo vapuleado, maltratado, perseguido pero que exclama: “el amor no pasa nunca…todo lo aguanta, lo perdona, lo comprende…El amor es lo más grande. “Concédenos, Señor amarte de todo corazón a ti y a todos los hombres.” “Que esta ofrendas se conviertan en sacramento de vida. Que el pan de la vida eterna nos haga crecer en la fe verdadera”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *