SOLEMNIDAD DE CRISTO REY DEL UNIVERSO

SOLEMNIDAD DE CRISTO REY DEL UNIVERSO

 

1ªLct.:Daniel 7,13-14:Su poder es eterno, no cesará

Salmo 92,1ab.1c-2.5.:El Señor reina vestido de majestad

2ªLct.:Ap.1,5-8:A Jesucristo, a El la gloria y el poder por los siglos

Evangelio: Juan 18,33-37:Tu lo dices: soy rey.

Con la Solemnidad de Jesucristo Rey del universo, concluimos el Año litúrgico que en los distintos tiempos-Adviento-Navidad, Cuaresma, Pascua y Pentecostés- se han desplegado los misterios de Jesucristo, muerto y Resucitado, Señor y Rey del Universo.

Recientemente hemos celebrado también la Solemnidad de Todos los Santos y la Conmemoración de todos los fieles difuntos. La humanidad salvada por Jesucristo espera un cielo nuevo y una tierra donde brille la justicia, la verdad, el amor y la paz, ingredientes del Reino de Dios consumado.

La fiesta de hoy, pues, nos acerca a este Reinado universal de Jesús y que la Palabra de Dios nos ayuda a interpretar.

El profeta Daniel nos ofrece una visión en la que la figura del “hijo como de hombre” se acerca al anciano y recibe todo poder real y dominio sin fin.

Jesús a lo largo de los evangelios se apropia del término Hijo del hombre para desvincularse de todo aquello asociado a un Mesías terreno o rey poderoso y guerrero.

Por eso ,en el diálogo sostenido con el ofuscado Procurador Pilato afirmará ser rey y testigo de la verdad. «Y todo el que es de la verdad escucha mi voz».

Así se manifiesta el SER REY DE JESÚS, que sin guarniciones de ángeles o ejércitos que lo defiendan, entrega su vida cual rey pacífico.

Les había dicho a sus discípulos:» los jefes de las naciones  tiranizan a los pueblos pero no ha de ser así entre vosotros. El que quiera ser el primero, sea vuestro servidor.»

En el funeral por el rey Balduino el cardenal Daneels dijo: Hay algunos reyes que además son pastores de su pueblo.

Este es  el Rey, Jesucristo, el testigo fiel, el que nos ha librado de nuestros pecados por su sangre y nos ha convertido en un reino y nos ha hecho sacerdotes de Dios.A él la gloria y el poder.

Esta es la manifestación gloriosa de Cristo Rey, Alfa y Omega, Principio y Fin, el que era y viene. El que vendrá con poder al final de los tiempos y someterá la muerte.

Pero hoy Jesús vuelve a acercarse a nosotros, a ti y a mí y como a sus discípulos nos pregunta: Y vosotros ¿quién decís que soy yo?,¿quién dices tú que soy Yo?

Sabemos muchas cosas de Jesús ¡claro¡ Por eso estamos aquí como discípulos que aprenden. Pero no es lo mismo conocer a un personaje-Julio César, Alejandro Magno, Felipe II-que a su persona. Nosotros podemos conocer y saber muchas cosas de la persona de Jesús- y eso es maravilloso y necesario- pero no conocer a Jesús en persona.

San Pablo expresa así : “todo lo estimo pérdida con tal de conocerle a Él”( Flp.3,8).En este Él, en este pronombre se concentra toda la fuerza de la confesión de dos mil siglos de la persona de Jesús(Dios y hombre). “Conocerle a Él”. Conocer a Jesús en persona  .Por eso también se expresó S.Pablo así: “Me amó y se entregó por mí” (Gal.2,20).

Estas frases pueden ser los mantras o jaculatorias que hemos de repetirnos: “Conocerle a Él”, ”me amó y se entregó por mí”.

CONOCERLO A ÉL”. Cómo?. Ora  con la estrofa de la secuencia tan expresiva y elocuente  del Veni Creator Spíritus…”Per te sciamus da Padrem, noscamus atque Filium, te utriusque Spiritu creadus omni tempore”. Por ti, danos a conocer al Padre, conozcamos al Hijo y también al mismo Espíritu que procede de ambos ”. Con el Espíritu Santo. Invocamos : » Ven Espíritu Santo» …ininterrumpidamente. Amén  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − cuatro =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies