SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO
1ª Lect: Bar.5,1-9:Dios mostrará su esplendor sobre ti.
Sal.125,1-2ª.2cd-3,4-5.6:El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres
2ªLct: Flp 1,4-6.8-11.Manteneos limpios e irreprochables para el día de Cristo
EV.Lc.3,1-6:Tooos verán la salvación de Dios.

En la liturgia o acción de culto de la Iglesia vivimios este tiempo de Adviento,de esperanza en el Señor que llega o que viene, y nos sentimos acompañados por la Palabra de Dios en los Profetas(especialmente Isaías) y en el Evangelio de Jesucristo según S.Lucas.El horizonte de la Palabra que nos orienta es la esperanza como posesión de los bienes de la salvación y como virtud activa que mueve e impulsa nuestra vida de creyentes.
En el fragmento del evangelio de S.Lucas que hemos escuchado apreciamos cómo la historia salvífica de Dios se sitúa en la historia humana:”en Tiempos del emperador romano Tiberio,de Poncio Pilato,gobernador de Judea y de los sumos sacerdotes Anás y Caifás” Y ocurre algo significativo,solemne:”La Palabra de Dios vino sobre Juan ,hijo de Zacarías en el desierto”.
¿Qué hacía en el desierto Juan Bautista,precursor del Señor”,alabado por Jesús como “de entre los nacidos de mujer nadie mayor que Juanp el Bautista”?Predica un bautismo de conversión para el perdón de los pecados .
El bautismo o ser bautizado alude a sumergirse en el agua,bañarse,purificarse.Alude a limpieza,vida,a renacimiento,regeneración .Alude a Conversión(metanoia)a un cambio muy especial de la existencia humana entera…Implica una situación de iniquidad,de pecado,de desvarío.En los profetas la conversión significa volver a la Alianza,a la amsitad con Dios que se expresa en los mandamientos.Se trata de entrar en el desierto como ámbito espiritual de soledad,de nada,de desconcierto y desarmonía ,allanando colinas,elevando valles que aluden a los pecados,vicios,desvíos de la personalidad humana.Se trata de un proceso de arrepentimiento,de penitencia,de poda, de DOMA(que no eliminación o represión”) de nuestras tendencias más vivas:ser,tener,placer,para un control humanizante.Todo ello en clima de gracia y de don de Dios “porque sin mi no podésis hacer nada”.S.Agustín nos dirá que nuestra vida es como un recipiente,a veces lleno de hiel,y necesita ser vaciado,pulido,saneado para llenarlo de miel”.Es un proceso a veces doloroso por el apego de nuestras desordenadas pasiones y apetitos.
El gran poeta y diplomático francés Paul Claudel a quien le visitó la gracia de Dios en unas vísperas de Nochebuena en Notre Dame de Paris(en una de las columnas de la catedral hay un epitafio que recuerda este suceso) ,narra, en su testimonio de conversión ,que durante algún tiempo,por un lado inundado por la gracia e interiormente sentirse como una casa destartalada,como unas placas tectónicas descoyuntadas y desajustadas,necesitado de un orden y equilibrio por la historia personal de costumbres desordenas,de vicios y pecados.Se sentía necesitado de renacimiento y regeneración.
Nosotros,viatores,caminantes a quienes nos ha visitado la gracia y la esperanza y nos sentimos pecadores,llenos de defectos,necesitados de conversión,la vida de cada día es un a oportunidad de penitencia y de doma de nuestros impulsos.El trabajo,la profesión,la convivencia, a veces, son ocasiones de sufrimientos,de paciencia para crecer y madurar.No sólo en sentido negativo(“No hacer esto o lo otro”)sino en sentido constructivo:de escuchar,comprender sonreir.. Tan dados como somos a la murmuración ,a la crítica y al resentimiento la conversión al Señor puede pasar por ahí en esta semana,hermanos.
Y como telón de fondo en este tiempo acoger el canto de esperanza que nos regala el Señor por medio del profeta Isaías:”Envuélvete en el manto de la justicia y ponte en la cabeza la diadema de la gloria perpetua” “Porque Dios guiará a Israel entre fiestas,a la luz de su gloria,con su justicia y su misericordia” Así es:”manto de justicia”,”manto de gracia”,”manto de misericorida”.¿Os dais cuenta del regalo que el Señor nos entrega,sí,hoy,aquí a cada uno de nosotros?¡Pongámonos este manto de justicia¡¡Gocemos de este momento de gracia¡
Imaginaos que en la Gran Vía de Bilbao encontramos tiendas de alta costura,de vestidos elegantes y costosos.Una dama se acercva y oberva un elegantísimo vestido.¡Que bien me sentaría¡,piensa,pero …¡qué precio¡.Un dependiente,el dueño de la atienda. se fija en la escena,se acerca y le dice:señora,es suyo,prúebelo y llévelo¡.¡Oh ,no,no puedo,es muy costoso,responde ella. ¡Es suyo¡ insiste el dueño ,el precio:la alegría de verla a ud.tan agraciada y contenta.Dios se alegra por nuestro manto de justicia que es misericordia y gracia y nos ayuda en la respuesta a su gracia de allanar,pulir,renovar,ornamenar con árboles fragantes nuestro camino a veces tortuoso y deficiente.”Necesitamos crecer más y más en penetración y sensibildiad de los valroes para llegar al día de Cristo limpios e irreprochables,”cargados de frutos de justicia”.
“Señor,rico en misericordia…que los afanes de este mundo no impidan salir animosos al encuentro de Cristo…danos sabiduría…acude compasivo en nuestra ayuda y por la comunión de este sacramento danos sabiduría para sopesar los bienes de la tierra amando intensamente los del cielo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *