CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

IV DOMINGO DE ADVIENTO
¿ERES TU QUIEN ME VA A CONSTUIR UNA CASA PARA QUE HABITE EN ELLA?
1ªLct Samuel.7,1-5.8B-11.16:El reino de Dios durará por siempre
Salmo.88,2-3.4-5.27 y 29:Cantaré eternamente las misericordias del Señor
2ªLect.:Romanos.16,25-27:Revelación del misterio mantenido en secreto durante siglos
Evangelio:Lucas 1,26-38:Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo

En la primera lectura del segundo libro de Samuel que hemos escuchado ,se nos refiere cómo el rey David y el profeta Natán están de acuerdo en dedicar un lugar más digno y honorable al arca del Señor que ahora vive en una tienda.
En una segunda apreciación el profeta recibe un aviso del Señor para que comunique a David que en la historia de su pueblo Israel, es el Señor quien lleva la iniciativa. Su actual situación esplendorosa, en paz, libre de los enemigos es fruto de la acción de Dios. Por tanto,”¿Eres tú quien me va a construir una casa para que habite en ella?”
S.Pablo en la carta a los Romanos exalta la manifestación de Jesucristo-misterio secreto durante siglos-para la salvación de la humanidad. Por eso:”Al que puede fortalecernos, al Dios eterno, la gloria por los siglos”¡
Efectivamente, en el evangelio de S.Lucas que hemos escuchado se acentúa también la singular intervención de Dios en la historia de los hombres y en la elección de una mujer, María que se siente turbada al ser requerida como madre de Jesús, por obra del Espíritu Santo sin intervención de varón
El misterio de la Encarnación del Hijo de Dios en el seno de María sin la acción del varón no minusvalora el matrimonio como institución maravillosa del amor y la procreación responsable y al mismo tiempo realza la virginidad como disposición total y fecunda para Dios. Se pone de manifiesto que Jesús tiene un solo Padre, Dios  y El es el Unigénito del Padre y María es madre de Jesús y por tanto madre de Dios. El misterio de la Encarnación del Hijo de Dios es misterio de gracia. En él se expresa lo que Dios hace por el hombre y que el hombre no puede hacer por sí mismo. Dios viene gratuitamente al hombre, se acerca al hombre. Esto es algo inaudito en las demás religiones
Sobre la misión de María en el misterio de la Encarnación  de Jesús así se expresa S.Agustín: María es más notable por acoger en la fe a su Hijo, por ser discípula de su Hijo que por haberle dado a luz.
En nuestra cultura actual científica y técnica, con aportaciones tan estupendas y maravillosas, se detectan también sombras. El hombre con la ciencia y la técnica, con el saber y el hacer adquiere conciencia de un inmenso poder de intervención. Toca las fuentes de la vida. Puede servir a la vida. Llamado a ser Administrador y servidor corre el riesgo, la tentación de decidir por sí  mismo: TODO LO QUE TECNICA Y CIENTÍFICAMENTE PUEDE HACERSE, DEBE HACERSE .,SIN COACCIÓN DE NINGUN TIPO. Con un bisturí podemos salvar vidas pero también quitarlas. La ciencia y la técnica sin ética deshumaniza.
La Iglesia no está contra la ciencia y la técnica. Ha sido  la filosofía cristiana la que ha propiciado el despliegue investigador del hombre “llamado a prolongar la creación de Dios con su inteligencia y su amor”.La Iglesia se opone a la orientación ideológica y confusa que siguen algunos científicos que pretenden erigirse en árbitros en el origen y en el final de la vida. El hombre no es Dios y ha de adivinar los caminos de Dios .EL HOMBRE NO PUEDE PRETENDER HACER LA CASA A DIOS.
En Agosto 1914 de Alexander Soljenitsin, literato, profeta ruso de nuestros tiempos, describe una escena en que dos estudiantes rusos, entusiastas de las ideas revolucionarias entablan un diálogo con un extraño sabio al que designan el Astrólogo. Este pretende alejarles de la vana ilusión de un orden científicamente elaborado. El Astrólogo se pregunta:¿Quién se atreverá a pensar que es capaz de inventar las instituciones ideales? La petulancia es síntoma de poco desarrollo. El desarrollado profundamente se hace humilde .Un estudiante pregunta:¿No es la justicia suficiente principio para la construcción de la sociedad?-Sí-responde el Astrólogo-pero tampoco la justicia nuestra para hacer un paraíso terrestre, sino la justicia cuyo espíritu existió antes que nosotros, sin nosotros ,por sí mismo y vosotros tenéis que adivinarlo.
La tarea definitiva del hombre no es INVENTAR SINO ADIVINAR, prestar oído a la justicia creadora, a la verdad misma del creador. Sólo así se segura aquel inviolable respeto del hombre al hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *