TERCER DOMINGO DE PASCUA

TERCER DOMINGO DE PASCUA

 

1ªLect.: Hech.3,13-15.17-19:Matasteis al autor de la vida pero Dios lo resucitó

 Sal.4,2.4.7.9:Haz brillar sobre nosotros el resplandor de tu rostro

 2ªLect.: IJn.2,1-5ª:El es víctima de propiciación por nuestros pecados

  Evangelio: Lc.24,35-48: Les abrió el entendimiento ara comprender las Escrituras.

 

      ENTONCES COMPRENDIERON LAS ESCRITURAS

 

Llenos de Espíritu Santo, mostraban su valor predicando la gran noticia: ”Rechazasteis al Santo, al justo, pedisteis el indulto de un asesino , matasteis al autor de la vida pero Dios lo resucitó de entre los muertos y nosotros somos testigos.

Explican los apóstoles la  intervención poderosa de Dios afirmando que El Dios de Abraham, de Isaac, de Jacob, de nuestros padres, de Jesús y de este paralítico ahora curado es el Dios de la vida que perfora la enfermedad, la muerte, la injusticia dejándose tocar por la maldad pero venciéndola y superándola.

Más aún, los apóstoles, recuperados de sus miedos y cobardías por Jesús resucitado, dirigiéndose al pueblo judío muestran su comprensión:” Lo hicisteis por ignorancia…” ”Arrepentíos, convertíos y se os perdonarán vuestros pecados” Porque  la situación más desesperada y pecadora en que se encuentra cualquier persona es oportunidad y gracia para la manifestación de Jesús, víctima de propiciación para todos. Es abogado ante el Padre.Así son las palabras consoladoras del fragmento de la primera carta de S.Juan.

Algo ha ocurrido en la vida de aquellos hombres y mujeres que dicen ser Testigos de la resurrección de Jesús. Nos manifiestan como dos planos que se entrecruzan y se interfieren: un plano terreno, visual ,táctil, sensible de Jesús que afirma que no es un fantasma, que come con ellos y otro plano espiritual, trascendente: ”Se presenta en medio de sus discípulos” ,”no acaban de creer por la alegría”, seguían atónitos, como restregándose los ojos, llenos de miedo, de sorpresa, alarmados, dudando. No es un fantasma, algo que crea su imaginación. No, es Jesús resucitado que se deja ver. Desde una presencia táctil :mis «manos y pies» y come trozo de pescado» les va elevando hacia su «condición gloriosa» que aparece y desaparece. 

En su paciente pedagogía Jesús resucitado “les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras: el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día”.

Hoy nosotros ,al cabo de 2000 años nos encontramos con el testimonio actualizado de aquellos discípulos dignos de fe y confianza, en la corriente de vida eclesial impulsada por el Espíritu Santo de Jesús que hace nueva y eterna esta gran noticia de salvación. También nosotros, reunidos en el nombre de Jesús somos sorprendidos gozosamente por el Espíritu Santo de Jesús resucitado que abre y renueva nuestro entendimiento al leer las Escrituras y profesar la fe católica: ”padeció ,fue crucificado y resucitó al tercer día”.Pues también en nosotros se ha cumplido la “predicación de la conversión y el perdón de los pecados” en su nombre.

Que el pueblo cristiano “exulte sierpe al verse renovado y rejuvenecido en el espíritu. Y que se afiance la esperanza de resucitar gloriosamente”

El anuncio de Jesucristo crucificado y resucitado hace que la Iglesia exulte de gozo y se vea movida por tanta alegría al anhelar la participación en el gozo eterno.        

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *