FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR

BAUTISMO DEL SEÑOR

1ªLct.:Isa.42,1-4.6-7:Mirad a mi siervo  a quien prefiero

Sal.28,1ª.2.3ac-4.3b y 9b-10:El Señor bendice a su pueblo con la paz.

2ªLct.:Hechos10,34-38:Dios ungió a Jesús con la fuerza del Espíritu Santo

Evangelio: Mt.3,13-17:Apenas se bautizó Jesús, vio que el Espíritu de Dios bajaba sobre él..

El días 6 de enero celebramos la Epifanía o Manifestación del Señor a los pueblos gentiles, no judíos, en las personas de unos magos de Oriente que guiados por una estrella llegaron a Belén a adorar a Jesús. En la oración colecta de ese día le pedíamos al Señor que los que le conocemos por la fe lleguemos un día a contemplar cara a cara la hermosura infinita de su gloria.

Hoy Jesús, el Señor se manifiesta al pueblo judío como el Mesías, el ungido, el esperado. Y esto acontece en el Jordán donde Juan Bautista predica un bautismo de penitencia y perdón de los pecados.

Acompañados por el evangelista S.Marcos seguimos a Jesús para presenciar la escena. Se acerca Jesús desde Nazareth a Galilea para que lo bautice Juan y apenas salió del agua vio rasgarse el cielo y al Espíritu Santo bajar sobre él como una paloma. Y se oyó una voz del cielo: Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto.

Jesús que no tenía pecado se puso a la fila de los pecadores para cargar con los pecados del mundo, para ser bautizado en la iniquidad y devolver a los hombres la santidad.Los Santos Padres se expresan diciendo :”bautizado Jesús, la aguas del Jordán quedaron perfumadas para dar vida” .

“Vio rasgarse el cielo para que descendiera el Espíritu Santo “.Se convertirá en el amigo inseparable en su misión evangelizadora. Jesús ha recibido una unción o efusión del Espíritu Santo en la eternidad. El amor del Padre y el Hijo es el Espíritu Santo. Recibe una segunda unción en el tiempo al ser concebido por obra y gracia del Espíritu Santo en el seno de María. Y ahora, en el Jordán, como solemne manifestación al pueblo de Israel: Éste al que no merezco ni agacharme para desatarle las correas de las sandalias”, ”os bautizará con Espíritu Santo”

“Y este es mi Hijo, mi amado, mi preferido”. Jesús es el Hijo de Dios, aquél que lo invocaba :Abba¡¡ palabra talismán, palabra que transformó y conmovió a los apóstoles y a los primeros cristianos que la han conservado en su original arameo: Abba, papaíto¡¡

Y Jesús así, impulsado por el Espíritu Santo fue el Jordán, y ahora al desierto para iniciar un trayecto evangelizador que tan bien nos describe el apóstol Pedro después de haber experimentado Pentecostés: “Jesús ungido por el espíritu santo, pasó haciendo el b ien, curando a los oprimidos por el mal porque Dios estaba con Él.

Pedro retoma la descripción que hace Isaías del Siervo de Dios, el preferido, que establecerá el derecho; dulce, paciente y “no apagará el pábilo vacilante…será alianza de un pueblo, luz de las naciones, ..abrirá los ojos los ciegos, liberará cautivos…

Por eso el cristiano, el ungido con el Espíritu Santo ,retorna a su bautismo y recuerda que ha sido bautizado en agua y Espíritu Santo. ¿Cuál es la esperanza del hombre, del judío, de nosotros, incapaces de mantener la alianza, sumergidos en el pecado? Es la promesa del Señor: “infundiré en vosotros un corazón de carne, un espíritu nuevo que se realizará: ”seréis bautizados en agua con Espíritu Santo”.

Hermanos, hoy somos convocados a una renovación en el Espíritu Santo, a  dejarnos llevar por su acción, a recrearnos en el Espíritu Santo que nos ama, aconseja, consuela, fortalece, instruye y que nos da el sabor de las cosas de Dios.

En la oración colecta hemos suplicado:”…en el bautismo de Cristo en el Jodan ,quisiste revelar solemnemente que Él era el Hijo amado, enviándole tu Espíritu santo…concede a tus hijos de adopción, renacidos del agua y el Espíritu Santo perseverar en tu benevolencia”.

. ”Que escuchemos con fe la Palabra de tu Hijo para que podamos llamarnos y ser en verdad hijos tuyos”

  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *