FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

 

1ªLct.Mal.3,´-4: Entrará en el santuario el Señor a quien vosotros buscáis

Sal.23: El señor Dios de los ejércitos, es el rey de la gloria.

Heb.2,14-18: Tenía que parecerse en todo a sus hermanos

Lc.2,22-40: Mis ojos han visto a tu Salvador.

 

He aquí la fiesta de la Presentación del Señor ya se celebraba en el s.V en Jerusalén y en Roma desde el siglo VII. Hemos escuchado el relato según S.Lucas: María se presenta para su purificación en el templo después de haber dado a luz y presentan a Jesús como primogénito que ha de ser consagrado al Señor. Como ofrenda un par de tórtolas o dos pichones. Los padres de Jesús forman parte de la  en la corriente de fe y devoción del pueblo de Israel: “Jesús participó de nuestra carne y sangre” ,”tenía que parecerse en todo a sus hermanos para ser compasivo y pontífice” como nos ha dicho la carta a los Hebreos. 

Pero atentos a la Palabra de Dios proclamada por el profeta Malaquías en su vibrante fragmento  nos sentimos conmovidos por la iluminación y explicación  de este acontecimiento de la presentación de Jesús en el templo, normal como una familia humilde de Israel pero que supone al mismo tiempo la irrupción poderosa del Dios de la alianza: “Será un fuego de fundidor, una lejía de lavandero y como a la plata y al oro refinarán a los hijos de Leví”, ”presentarán la ofrenda del Señor como es debido”.

Todas las profecías del Antiguo Testamento se orientan al gran Acontecimiento de la manifestación del Hijo de Dios en la carne :”tenía que parecerse en todo a sus hermanos”.

La carta a los Hebreos nos instruye sobre esa poderosa intervención en Dios en la historia:” de la misma carne y sangre”, fue bautizado en la muerte para “liberar a todos los que por miedo a la muerte pasaban la vida entera como esclavos” Así es como “el compasivo…pasando por la prueba del dolor puede auxiliar a los que ahora pasan por ella”

Fijémonos en la comitiva procesional: María, José y Jesús que contemplados desde la luz del Espíritu Santo por  Simeón anciano lo toma en  brazos al niño y exclama: Ahora, Señor, según tu promesa , puedes dejar a tu siervo irse en paz”, ”porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has prestado ante todas los pueblos, luz para alumbrar a las naciones, gloria de tu pueblo Israel” .Y después de esta sublime oración exclamación, una profecía: “Mira, Éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten…Y una espada te atravesará el alma. María, la nueva Eva, la Hija de Sión, la Iglesia recibe esta doliente y compasiva profecía.  O la anciana Ana que después de larga vida ,da gracias por el encuentro con el autor de la vida y “hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Israel”.

Poco a poco vamos creciendo en nuestra vida de fe y vamos entendiendo la acción de Dios en favor de nuestra salvación. Actúa en lo oculto, en lo pequeño, en lo insignificante, en la entrega de su Hijo por amor en la cruz y deja caer como bienaventuranza o felicidad a aquellos “pobres de espíritu” con un corazón limpio y abierto para Dios que en medio de las luchas, tribulaciones, persecuciones, reciben un halo de alegría y esperanza.

Por eso desde el fondo del corazón nos asociamos al salmista. PORTONES, ALZAD LOS DINTELES, VA A ENTRAR EL REY DE LA GLORIA.

Hoy damos gracias al Señor en la «Jornada de la Vida Consagrada» , por tantos hombres y mujeres que han seguido y siguen a Jesucristo con los consejos de pobreza, castidad y obediencia en vida de comunidad ,y han enriquecido y enriquecen la vida de la iglesia.  

“Señor, te rogamos que así como tu Hijo revestido de nuestra humanidad ha sido presentado en el templo concédenos la gracia de ser prestados delante de ti con alma limpia..” ”Has querido que tu Hijo unigénito se inmolara como cordero inocente por la            salvación del mundo”…”Llénanos de tu gracia que has colmado de esperanza a Simeón, no le dejaste morir sin haber tenido en sus brazos a Cristo, concédenos a nosotros que caminamos al encuentro del Señor, merecer el premio de la vida eterna”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *