DECIMOTERCER DOMINGO

 

DOMINGO XIII DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct:Re.4,8-11.14-16ª:Ese hombre un santo;se quedará aquí
Sal.88,2-3.16-17.18-19:Cantaré eternamente las misericordias de Dios
2ªLct:Rm.6,3-4.8-11:Por el bautismo fuimos sepultados con Él en la muerte
Evangelio: Mt.10,37-42:El que no toma su cruz no es digno de mi

 

Al proclamar este fragmento del Evangelio de San Mateo, adivinamos la figura de Jesús con la conciencia vivísima de su grandeza que habla con autoridad y reclama atención, seguimiento y adhesión incondicional a quien desee ser su discípulo.
Es serio y radical el ámbito de la familia que nos constituye y afirma en nuestras raíces vitales. Nuestros padres y hermanos o nuestros amigos son el suelo nutricio de nuestro yo. De ahí el mandamiento: “Honrarás a tu padre y a tu madre”.»Quien duda que hay que venerar a los dioses y amar a los padres no merece argumentos sino una reprimenda»dice el filósofo Aristóteles.Algo que es obvio parece que,a veces, en nuestra cultura no lo es.
Pues Jesús pide a su discípulo anteponerle a Él .Así como resuena la palabra de Dios sobre el  maatrimonio :»abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne” .Si la familia es tan vital a nuestro desarrollo, el seguimiento de Jesús lo es más.
Jesús atrae a sus discípulos al centro y esencia de la vida. ¿Qué es ser cristiano?¿Quién es un cristiano? ¿Un héroe, un dechado de virtudes y perfecciones.? Un discípulo de Jesús es alguien que se adhiere a Jesús porque en su interior a experimentado un susurro de llamada:¡Ven¡¡Sígueme ¡¡Vosotros sois mis amigos¡ Es alguien que vive y aprende de Jesús. Recibe la vida de Él y la entrega por Él
Lo que distingue al creyente cristiano es la persona de Jesús,. Su amor, su seguimiento, su actitud de conocerle y amarle…estar siempre aprendiendo con Jesús y «en su nombre pasar haciendo el bien».Así podemos apreciar y entender a S.Pablo: ”Todo lo estimo pérdida con tal d e conocer a Jesús que me amor y se entregó pro mi…””Mi vivir es Cristo” ”ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mi”»nada ni nadie puede separarme del amor de Cristo»
Seguir a Jesucristo es asimilarnos al bautismo: ”incorporados a su muerte”, ”viviremos con Él,despertado de entre los muertos por la gloria del Padre”.No se trata de ser supercristianos o una élite de soberbios sino gente que agradece al Señor su elección:»Dichoso el pueblo que sabe aclamarte, tu nombre es su gozo cada día»
El Señor es más generoso y abundante que nosotros.Aquella sunamita le había dicho a su marido:Este hombre(Eliseo)me consta que es un santo,preparémosle una habitación.Si,aquella mujer y su marido que sufrían su esterilidad reciben una gracia:El año que viene,abrazarás a un hijo».Así son las cosas de Dios y de Jesús:»el que dé de beber,aunque no sea más que un vaso de agua fresca a uno de stos pobrecillos sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga,os los aseguro». El Señor es abundante y misericordioso.Hoy también me asocio al salmista:Cantaré eternamente las misericordias del Señor,anuciaré tu fidelidad por todas las edades».
«Señor, que nos has hecho hijos de la luz, concédenos vivir fuera de las tinieblas del error y permanecer siempre en el esplendor de la verdad».Tú que obras con poder en tus sacramentos,que nuestro servicio sea digno de estos dones sagrados». «La víctima que hemos ofrecido y recibido nos purifique «.»Unidos a ti en caridad perpetua,demos futos que siempre permanezcan» .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *