carne

*Sólo tiene sabor de su carne el que no ha gustado la carne de Dios (In Ioa. Evang.11, 5).

*Si el hombre vive según la carne, es semejante a las bestias; si vive según el espíritu, es semejante a los ángeles. (In Ion. Evang. 18, 7).

*Da, pues, leche a los párvulos para dar comida de sabiduría a los mayores. El párvulo no puede con la comida que hay en la mesa; y ¿qué hace la madre? Encarna la comida y la convierte en lecho. Hace lo que podamos tomar. Así, el Verbo se hizo carne para que nos alimentásemos de leche los que no podíamos, por ser infantes, con la comida. (Serm. 117, 16)

*La carne del Señor, tomada de María, murió para borrar los pecados. Con este cilicio se vistió el Señor, y no fue reconocida porque iba oculto bajo el cilicio (Enr. in ps. 34)