Palabras Frases
    Necesidad

    * Cuando la codicia cobra vigor y nos arrastra, alegremente la llamamos necesidad. (In ps. 30)

    * La necesidad es la madre de todas las acciones humanas (Enr. in ps. 83, 8)

    * Debemos reflexionar más sobre lo que nos falta que sobre lo que tenemos (Serm. 354, 5).

    Murmuración

    * Hace más daño la lengua del adulador que la mano del verdugo. (In ps. 69)

    Muerte

    * Muera yo para que no muera y así pueda ver yo tu rostro (Conf. 1, 5, 5).

    * Temías a la muerte, pero Él resucitó. Desesperabas de la resurrección, mas Él resucitó (En. in ps. 70, 10).

    * Si tienes miedo a la muerte, ama la vida. Tu vida es Dios, tu vida es Cristo, tu vida es el Espíritu Santo. Le desagradas obrando mal. No habita Él en el templo ruinoso, no entra en templo sucio (Serm. 161, 7).

    Monasterio

    * El convento es la casa santa de los hombres que viven en la tierra la vida angélica. Pero nunca deben considerarse seguros mientras caminen en esta vida de luchas y miserias; el hombre es un misterio. El monasterio es un puerto, pero se comunica con el mar y pueden entrar naves colisión. (De sant. virg. 53, 54).

    * No vivimos en el monasterio sino para imitar aquellos santos de los cuales se dice en los Hechos de los Apóstoles: "no tenían nada propio, sino que todo era común" (Serm. 355, 12).

    Moderación

    La moderación es la madre del orden. (De Ord. 2, 19)

    Misericordia

    * Amando a Dios nos endiosamos; amando al mundo, nos hacemos mundo y nos llamamos mundo (Serm. 121, 1).

    * No temas si se permite hacer algo al tentador; tú tienes un misericordioso Salvador (En. in. Ps. 51, 20)

    * Veo que eres bueno, veo que eres justo; amo al bueno, temo al justo. El amor y el temor me llevan porque tu misericordia y tu verdad, Señor, siempre me abrazaron (En. in ps.39, 20)

    Mentira

    * Decir la verdad no es difícil. Disimular la mentira no es fácil. (In ps. 139)

    * Las verdades a medias son mentiras enteras. (Serm.148)

    * Procuremos, hermanos, no sólo vivir bien, sino también observar una conducta ejemplar ante los hombres; no sólo tener buena conciencia, sino también, según nos permita nuestra fragilidad, no dar motivo de escándalo al hermano que es flaco, no sea que, comiendo nosotros hierbas limpias y bebiendo agua pura, pisoteemos los prados de Dios, y las ovejas flacas tengan que comer hierbas pisoteadas y beber agua turbia. Y ¡ay de los que tal hacen, por este que dijo: 'yo juzgo entre oveja y oveja! (Serm. 47, 14).

    Mal

    Si es malo ser malo, peor es no querer dejar de serlo. (De correp. et gratia, 5)

    Porque, ¿hay cosa más miserable que el que un mísero no tenga misericordia de sí mismo y no llore por su propia suerte por no amarte a ti, ¡oh Dios!, luz de mi corazón, pan interior de mi alma, virtud fecundante de mi mente y seno amoroso de mi pensamiento? (Conf. 1, 13, 21)

    El mal no es más que privación del bien hasta llegar a la misma nada. (Conf. 3, 7, 12).

    Te agrada el camino de los malos, porque es ancho y muchos andan por él; ves su anchura, pero no ves a dónde lleva. Pues su fin es el precipicio; su término es una profundidad infernal; los que pasean alegres por él acaban hundiéndose en ella. Pero tú no puedes aguzar tu vista y ver este paradero. Cree al que ve. Y, ¿quién es el hombre que ve? Seguramente, ningún hombre; pero el Señor vino a ti para que creyeras a Dios. (Enr. in ps. 145, 19).

    El primer vicio del alma racional es la voluntad de hacer lo que prohíbe la suprema e íntima verdad. (De vera relig. 38)

    Dame un amor ocioso y que nada haga... Perezosos, muertos, detestables, infelices seréis si no amáis nada (Enr. in ps. 31, S. 2, 5).

    Lucha interior

    * Todos los días hay combates en nuestro corazón. Cada hombre, en su corazón, lucha con un ejército. Los enigmas son la avaricia, la gula, la popularidad; todos le hacen guerra. A todos presenta batalla y aborrece, pero es difícil que alguno no le cause alguna herida (Enr. Iin ps. 99, 11).

    * Si el hombre vive según la carne, es semejante a las bestias; si vive según el espíritu, es semejante a los ángeles. (In Ion. Evang. 18, 7).

    Libertad

    * La verdadera libertad no consiste en hacer lo que nos da la gana, sino en hacer lo que tenemos que hacer porque nos da la gana. (Serm. 344)

    * No es libre el que obra por miedo al castigo, sino el que obra por amor a la justicia. (In ps. 67)

    * El que no puedas hacer todo lo que quieres, no es razón para que dejes de hacer todo lo que puedes. (Epist. 166).

    * Sólo puedo en verdad hacer lo que quiero, cuando dejo de querer hacer lo que no puedo. (Carta 10, 1)

    * Nadie que obra contra su voluntad obra bien, aún siendo bueno lo que hace. (Conf. 1, 12, 19).

    * Eres al mismo tiempo siervo y libre; siervo, porque fuiste hecho; libre, porque eres amado de Aquel que te hizo, y también porque amas a tu hacedor (Enr. in ps. 99. 7).

    Justicia

    * La verdadera justicia no consiste en dar a todos lo mismo, sino a cada uno según sus necesidades. (De Ver. Rel. 48)

    * Una justicia exagerada es una injusticia camuflada. (In Ioan. 95)

    * Sin duda ninguna, cuando hayas contemplado en las Sagradas Escrituras el ideal de la justicia, por mucho que hayas adelantado, te sentirás pecador (Enr. in ps. 140, 18)

    Iglesia

    * Todo fiel instruido en la santa Iglesia debe saber de dónde somos ciudadanos y conocer el lugar en que peregrinamos, y que la causa de nuestra peregrinación es el pecado, y la recompensa de nuestro retorno es el perdón y la justificación de la gracia de Dios. También habéis oído y sabéis que entre tanto dos ciudades, mezcladas corporalmente y separadas en el espíritu, corren, parejas a la lo largo de los siglos hasta el fin, la una, cuyo fin es la paz eterna, se llama Jerusalén; la otra, que pone su felicidad en la paz temporal, se llama Babilonia. Jerusalén significa "visión de paz"; Babilonia, "confusión" (Enr. in ps. 136, 1)

    * Nuestro primer nacimiento fue de varón y de hembra; el segundo es de Dios y de la Iglesia (Serm. 121, 4)

    * Si guardas la caridad no padecerás escándalo ni en Cristo ni en la Iglesia. Pues quien abandona la Iglesia, ¿cómo está en Cristo no estando en los miembros de Cristo? Y ¿cómo está en Cristo quien no está en el cuerpo de Cristo? Luego padecen escándalo los que dejan a Cristo o a su Iglesia (In Io. Epist. Tract. 1, 12)

    * La Madre Iglesia es también made de tu madre. Esta os concibió de Cristo; ella os parió con la sangre de los mártires; ella os alimentó y alimenta con la leche de la fe y os prepara manjares más fuertes (En. in ps. 142, 8)

    * Tiene, hermanos, y florecen en el vergel del Señor, no sólo rosas de martirio, sino también lirios de virginidad, la hiedra del matrimonio y las violetas de la viudez. No hay género de vida, amadísimos míos, no hay estado entre los hombres que deba desesperar de su vocación; por todos sufrió Cristo, de quien dice la Escritura: "quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad (Serm. 304, 2)

    * Todo justo que vive en la Iglesia ruega por los que están fuera de ella (Morin, 13, 1).

    * Todos estamos embarcados; unos trabajan en la nave, otros son conducidos, pero en la tempestad todos igualmente peligran y en el puerto todos están a salvo (Enr. in ps. 106, 12).

    * No podemos negar que hay muchos malos, y tantos que entre ellos no se ven los buenos, como los granos no se dejan ver en la era. El que mira la era puede creer que todo es paja. Imagínate un hombre inexperto, y piensa que allí los bueyes no hacen nada, ni los que sudan bajo el calor del estío para trillar el bálago; pero allí está la masa de grano que se ha de limpiar. Entonces aparecerá la abundancia de trigo oculto bajo la abundancia de las pajas. ¿Quieres tú ahora encontrar buenos? Sé u no de ellos y los encontrarás.

    * La Iglesia de Dios tiene almas fuertes, tiene almas flacas; no pueden faltar en ella los fuertes ni los débiles (Serm. 76, 3).

    * Vosotros debéis, en el seno de la santa madre Iglesia de Cristo, alimentaros y destetaros, y aspirar a platos más fuertes; espirituales, no corporales. Aprended a discernir la diferencia que hay entre una luz que ilumina y otra que recibe su luz (In Io. evang. trac. 35, 3).

    *¿Qué es la ciudad de Dios sino la santa Iglesia? Pues los hombres, amándose a sí mismos y a Dios, que en ellos habita, forman la ciudad para Dios. Porque la ciudad está gobernada por cierta ley; la ley de éstos es la caridad, y la caridad es Dios, como claramente se afirma: 'Dios es caridad'. Quien está lleno de caridad, está lleno de Dios; y muchos llenos de caridad forman la ciudad de Dios. Esta ciudad se llama Sión; ella es la Iglesia (Enr. in ps. 98, 4).

    Humildad

    * Es mejor ser la uña de un dedo en el cuerpo que un ojo arrancado del cuerpo. (In Ioan. 13)

    * ¿Quieres levantar el edificio de tu perfección? Comienza con excavar los cimientos de la humildad. (Serm. 69)

    * Es mejor ser un cojo en el camino que un buen corredor fuera de él. (Ser, 169)

    * Considerad al árbol: primero baja hacia abajo para elevar al cielo su copa. ¿No nace su empeño de la humildad? En cambio, tú, sin tener caridad, quieres comprender las cosas sublimes. ¿Sin raíz quieres subir al aire? Eso es ruina, no elevación. (Serm. 117, 17).

    * No se te dice que seas humilde para que no te instruyas; 'sé humilde', pero para evitar la soberbia; 'sé alto' por la sabiduría (Enr. Iin ps. 130, 12).

    * No hay camino más sublime que el de la caridad, y por él sólo andan los humildes (Enr. in ps. 141, 7)

    * Humildes son aquellos que reconocen que la verdad es común a todos Enr. in ps. 77, 17).

    Humanismo

    * Nada prueba mejor la calidad de un hombre que el trato que da al fallo ajeno. (In epist. ad Gal. 56)

    * Al hombre se le conoce en lo cotidiano, no en las grandes ocasiones. (Serm. Dennos, 17)

    * Un hombre es capaz de domar un león y, sin embargo, no es capaz de domarse a sí mismo. (De nat. et grati. 15)

    * El hombre puede liberarse de todo menos de su conciencia. (In ps. 30)

    * La caída de los grandes no debe ser disculpa, sino aviso, para los pequeños. (In ps. 50)

    * Si eres oro, la tribulación te purifica de la escoria; si eres paja, la tribulación te reduce a cenizas. (In ps. 30)

    * La mayor tontería que puede hacer un hombre es la de tratar en vano de engañarse a sí mismo. (In ps. 57)

    * Rechazar las costumbres ajenas por ser distintas de las nuestras es una señal de inmadurez. (Epist. 54)

    * Hombre soy, entre hombres vivo y nada de lo humano me es ajeno.

    * Nada está perdido mientras haya ilusión por encontrarlo. (De música, 6, 23).

    * Nada está perdido mientras haya ilusión por encontrarlo. (De música, 6, 23).

    * Los seres humanos son curiosos para averiguar vidas ajenas y perezosos para corregir la propia. (Conf. 10, 3)

    * Porque, ¿hay cosa más miserable que el que un mísero no tenga misericordia de sí mismo y no llore por su propia suerte por no amarte a ti, ¡oh Dios!, luz de mi corazón, pan interior de mi alma, virtud fecundante de mi mente y seno amoroso de mi pensamiento? (Conf. 1, 13, 21)

    * ¿Quién soy yo?: hombre soy, uno de tantos (Serm.233,2)

    * En este siglo, los hombres siempre andan con esperanzas, y apenas alcanzan lo que desearon; luego baja de precio lo conseguido. Y surgen nuevos deseos y nuevas esperanzas de cosas queridas; y también éstas, al poseerse, pierden sus encantos, porque son pasajeras. Porque a ti, ¡oh alma!, no te llena sino tu Creador. (Enr in. Ps. 125, 11)

    * Así como el edificio de la iglesia visible-material está hecho para que nosotros nos reunamos corporalmente, así el edificio que somos nosotros mismos se va construyendo para que Dios habite espiritualmente en nosotros ((Serm. 337, 3).

    Hombre

    * El que vive del pasado, vive en el pasado. Y a fuerza de mirar hacia atrás acaba siendo una estatua. (Serm. 105)

    * Es mejor ser un cojo en el camino que un buen corredor fuera de él. (Serm. 169)

    * Todo lo que quieres y deseas es bueno. No quieres tener una bestia mala, un siervo malo, un vestido malo, una finca mala, una casa mala, una mujer mala, unos hijos malos. Todo lo quieres bueno; pues sé también bueno tú que todo lo quieres bueno. ¿Dónde has tropezado para que, entre todas las cosas buenas que quieres, tú solo quieras ser malo? (Serm. 297, 8).

    * El entendimiento hace progresos para entender lo que cree y la fe avanza para creer lo que ha de entender; y para penetrar más y más en estas cosas, la mente desenvuelve las luces del entendimiento; pero esto no se logra con las propias fuerzas naturales, sino con la ayuda y don de Dios; al modo que el ojo dañado no recupera su vista por la propia naturaleza, sino con el remedio de la medicina (Enr. in ps. 118, S. 18, 3).

    * No en vano la lengua se halla bañada en saliva. Por eso resbala tan fácilmente. (In ps. 28)

    * Decir la verdad no es difícil. Disimular la mentira no es fácil. (In ps. 139)

    * Hombre soy. Entre hombres vivo. Y nada de lo humano me es ajeno. (Epist. 78)

    * Hay muchos que, a fuerza de alardear de inteligencia, lo único que consigues es poner en claro su estupidez. (In Ioan, 14)

    * La mayor tontería que puede hacer un hombre es la de tratar en vano de engañarse a sí mismo. (In ps. 57)

    * De nada sirve estar en la luz al que tiene los ojos cerrados (In ps. 25)

    * El hombre no se mueve por sus pies, sino por sus afectos (In ps. 9)

    * Si eres un cabezota, ten cuidado; puedes acabar en el precipicio. Una cabeza hinchada desequilibra todo el cuerpo. (Serm. 266)

    * Hombres hallarás que andan bien, pero fuera del Camino. Preferible es, sin duda, ir por el camino, aún cojeando, a ir bravamente fuera de camino. (Serm. 141, 4).

    * El hombre es un ser medio entre las bestias y los ángeles ( De Civ. Dei. 9, 13, 3).

    * No fue creado el hombre como los animales irracionales, que están encorvados hacia la tierra, sino vertical en su forma, que le amonesta buscar las cosas de arriba. (De Civ. Dei, 22, 24, 4).