Palabras Frases
    Cantar

    *El coro es la concordia de los cantos. Si cantamos en el coro, hagámoslo al unísono. En el coro de los cantores, una voz disonante ofende al oído y estropea el coro. Pues si una voz desentonada rompe la armonía, ¿cómo la herejía no desconcertará el concierto de los que alaban a Dios? (Enr. in ps. 149, 7).

    *Cantar es ocupación de enamorados. Y la voz de este cantar es el fervor del santo amor (Serm. 336, 1).

    Caprichos

    * Nada es suficiente para quien no pone límite a sus caprichos. (In ps. 42)

    * Eres un niño necio y caprichoso si amas a tus padre cuando te acaricia y le odias cuando te castiga. (In ps. 32)

    Caridad

    *Lo más opuesto a la esperanza es vivir de espaldas al futuro. (Serm. 105)

    *La caridad es la margarita preciosa que da valor a todo cuanto tienes y con ella sola te basta (In Io. Evang. Tract. 5,7)

    *Hay que amar la criatura; pero si este amor se refiere al Creador, no será ya codicia, sino caridad (De Trin. 9, 6).

    *Llamo caridad al movimiento del alma que tiende a gozar de Dios por sí mismo y de si mismo, y del prójimo por Dios (De doctr. chr. 3, 16)

    *La caridad que nace de un corazón puro, y de una conciencia recta, y de una fe sincera es la verdadera grande virtud, porque ella es el fin de los mandamientos (Epist. 177,11)

    *Si guardas la caridad no padecerás escándalo ni en Cristo ni en la Iglesia. Pues quien abandona la Iglesia, ¿cómo está en Cristo no estando en los miembros de Cristo? Y ¿cómo está en Cristo quien no está en el cuerpo de Cristo? Luego padecen escándalo los que dejan a Cristo o a su Iglesia (In Io. Epist. Tract. 1, 12)

    *No hay camino más sublime que el de la caridad, y por él sólo andan los humildes (Enr. in ps. 141, 7)

    *Los que no tienen caridad son carga para sí; los que la tienen, se llevan a sí mismos (Enr. in ps. 129, 4).

    *No te falten los dos pies, no quieras ser cojo. ¿Cuáles son los dos *pies? Los dos preceptos de la caridad: el amor a Dios y al prójimo (Enr. Iin ps. 33, S.2,10).

    *El temor es siervo; la caridad es libre (Ser. 156,13).

    *El templo del Rey tiene unidad; el templo del Rey no está arruinado, ni agrietado, ni dividido. El cemento de las piedras vivas es la caridad (Enr. in ps. 44, 31)

    *Como a todos se debe la misma caridad, no a todos se debe propinar la misma medicina; por eso, la caridad da salud a unos, se hace delicada con otros; quiere edificar a éstos y tiembla de ofender a aquéllos; frente a unos se inclina, frente a otros levanta la cabeza; para unos es blanda; para otros, severa; a nadie aborrece, es madre de todos (De cath. rud. 15, 23).

    *La caridad quita la aspereza de los preceptos (Serm. 96, 1).

    *¿Qué es la ciudad de Dios sino la santa Iglesia? Pues los hombres, amándose a sí mismos y a Dios, que en ellos habita, forman la ciudad para Dios. Porque la ciudad está gobernada por cierta ley; la ley de éstos es la caridad, y la caridad es Dios, como claramente se afirma: 'Dios es caridad'. Quien está lleno de caridad, está lleno de Dios; y muchos llenos de caridad forman la ciudad de Dios. Esta ciudad se llama Sión; ella es la Iglesia (Enr. in ps. 98, 4).

    *Donde está la caridad, ¿qué puede faltar? Y donde ella no esté, ¿qué puede aprovechar?

    *La caridad, para que llegue a su perfección, nace; se le alimenta después de nacer; con el alimento se robustece; una vez robustecida, logra su perfección. Y ¿qué dice, entonces, al llegar a ella?: 'para mí, vivir es Cristo, y la muerte una ganancia' (In Io.Epist.Tract, 5,4)

    Carne

    *Sólo tiene sabor de su carne el que no ha gustado la carne de Dios (In Ioa. Evang.11, 5).

    *Si el hombre vive según la carne, es semejante a las bestias; si vive según el espíritu, es semejante a los ángeles. (In Ion. Evang. 18, 7).

    *Da, pues, leche a los párvulos para dar comida de sabiduría a los mayores. El párvulo no puede con la comida que hay en la mesa; y ¿qué hace la madre? Encarna la comida y la convierte en lecho. Hace lo que podamos tomar. Así, el Verbo se hizo carne para que nos alimentásemos de leche los que no podíamos, por ser infantes, con la comida. (Serm. 117, 16)

    *La carne del Señor, tomada de María, murió para borrar los pecados. Con este cilicio se vistió el Señor, y no fue reconocida porque iba oculto bajo el cilicio (Enr. in ps. 34)

    Castigo

    *Tú has ordenado, y así es, que todo ánimo desordenado sea castigo de sí mismo. (Conf. 1, 12, 19).

    Codicia

    * Cuando la codicia cobra vigor y nos arrastra, alegremente la llamamos necesidad. (In ps. 30)

    Comunidad

    *No podemos negar que hay muchos malos, y tantos que entre ellos no se ven los buenos, como los granos no se dejan ver en la era. El que mira la era puede creer que todo es paja. Imagínate un hombre inexperto, y piensa que allí los bueyes no hacen nada, ni los que sudan bajo el calor del estío para trillar el bálago; pero allí está la masa de grano que se ha de limpiar. Entonces aparecerá la abundancia de trigo oculto bajo la abundancia de las pajas. ¿Quieres tú ahora encontrar buenos? Sé u no de ellos y los encontrarás.

    *La Iglesia de Dios tiene almas fuertes, tiene almas flacas; no pueden faltar en ella los fuertes ni los débiles (Serm. 76, 3).

    *Todos estamos embarcados; unos trabajan en la nave, otros son conducidos, pero en la tempestad todos igualmente peligran y en el puerto todos están a salvo (Enr. in ps. 106, 12).

    *Estamos en camino hacia la unidad teniendo como punto de partida la diversidad. (Serm. 284)

    *En Adán todos somos prójimos. En Cristo todos somos hermanos. (Serm. 149)

    *En la escuela del Señor, todos somos condiscípulos. (Serm. 242)

    *Todo ser humano es prójimo de sus semejantes. Donde la naturaleza es común, las diferencias son siempre accidentales. (Comentario a los Salmos, 118, 8. 2)

    Conciencia

    *Tu conciencia está ante Dios; pero tu conducta, también está ante tu hermano. (Serm. 47, 11).

    *Todo hombre malvado lo es pasa consigo mismo, siendo su propio verdugo. El mismo es su castigo, porque le atormenta su conciencia. (En. in ps. 36, S. 2, 10).

    *Mirando a nosotros, nos basta la conciencia; mirando a vosotros, nuestra fama no debe ser denigrada, sino tener crédito ante vosotros. Entended lo que digo y distinguid: dos cosas son la conciencia y la fama; la conciencia es para ti; la fama para el prójimo. El que fiándose de su conciencia no cuida su fama, es cruel (Serm. 355, 1).

    *La confesión de las obras malas es principio de las obras buenas (In Io evang. Tract. 12, 13).

    Concupiscencia
    *Tu conciencia está ante Dios; pero tu conducta, también está ante tu hermano. (Serm. 47, 11).
    *Todo hombre malvado lo es pasa consigo mismo, siendo su propio verdugo. El mismo es su castigo, porque le atormenta su conciencia. (En. in ps. 36, S. 2, 10).
    *Mirando a nosotros, nos basta la conciencia; mirando a vosotros, nuestra fama no debe ser denigrada, sino tener crédito ante vosotros. Entended lo que digo y distinguid: dos cosas son la conciencia y la fama; la conciencia es para ti; la fama para el prójimo. El que fiándose de su conciencia no cuida su fama, es cruel (Serm. 355, 1).
    *La confesión de las obras malas es principio de las obras buenas (In Io evang. Tract. 12, 13).
    Conducta

    *Tu conciencia está ante Dios; pero tu conducta, también está ante tu hermano. (Serm. 47, 11).

    *En este siglo, los hombres siempre andan con esperanzas, y apenas alcanzan lo que desearon; luego baja de precio lo conseguido. Y surgen nuevos deseos y nuevas esperanzas de cosas queridas; y también éstas, al poseerse, pierden sus encantos, porque son pasajeras. Porque a ti, ¡oh alma!, no te llena sino tu Creador. (Enr in. Ps. 125, 11)

    *Procuremos, hermanos, no sólo vivir bien, sino también observar una conducta ejemplar ante los hombres; no sólo tener buena conciencia, sino también, según nos permita nuestra fragilidad, no dar motivo de escándalo al hermano que es flaco, no sea que, comiendo nosotros hierbas limpias y bebiendo agua pura, pisoteemos los prados de Dios, y las ovejas flacas tengan que comer hierbas pisoteadas y beber agua turbia. Y ¡ay de los que tal hacen, por este que dijo: 'yo juzgo entre oveja y oveja! (Serm. 47, 14).

    Conocimiento de Dios

    * Desdichado el hombre que, creyendo saberlo todo, te ignora a Ti, Señor. Feliz, en cambio, quien te conoce a Ti, aunque ignore todo lo demás. (Conf. 5, 4).

    Correción

    Si eres capaz de aceptar la alabanza sin vanidad, lo serás también de aceptar la corrección sin ofensa. (Epist.112)

    Cristianismo

    * Cuando al hombre le va bien, se olvida de que es cristiano. (In ps. 21)

    Cristo

    *Nosotros somos los vasos. Cristo es la fuente. (Serm. 289)

    *Cristo te conduce a Él mismo. No andes buscando por dónde ir a Él fuera de Él. Si Él no hubiera tenido voluntad de ser camino, extraviados andaríamos siempre. Hízose, pues, camino por donde ir. No te diré, por ende: "busca el camino". El camino mismo es quien viene a ti. ¡Levántate anda!. Anda con la conducta, no con los pies. (Serm. 141, 4)

    *Si a Cristo le tienes sólo como Dios, niegas la medicina que te ha sanado; si lo tienes por hombre sólo, niegas el poder que te ha creado. Guarda, pues, ambas cosas, alma fiel y corazón católico; cree ambas cosas, confiésalas fielmente. Dios es Cristo, hombre es Cristo. (In Ion. evang. 36, 2)

    *Nuestro fin debe ser nuestra perfección, y nuestra perfección es Cristo. En el nos perfeccionamos porque somos miembros de la misma cabeza. (Enr. in ps. 52, 6).

    *Nuestro manjar lácteo es Cristo humilde, nuestra comida es el mismo Cristo, igual al Padre. Mama la leche para que te dé pan, porque ponerse en contacto espiritual con Jesús, es conocer su igualdad con el Padre. (In Io. Evang. 3, 1).

    *Nuestra Cabeza, en la derecha del Padre, intercede por nosotros. Recibe a unos miembros, castiga a otros; purifica a unos, consuela a otros; incorpora a unos, llama a otros; revoca a unos, corrige a otros y restablece a otros. (Enr. in ps. 85, 5).

    *Cristo es fuente de vida; acércate, bebe y vive; es luz; acércate, ilumínate y ve. Sin su influencia estarás árido. (Serm. 284, 1).

    *Nosotros somos los vasos; Cristo es la fuente. (Serm. 289, 5)

    *La fuente vence al que bebe ( Serm. 159, 9)

    *Cristo trabaja en ti, tiene sed de ti, tiene hambre de ti y padece tribulación en ti. Y aun él muere en ti, y tú ya resucitaste en El. (En. in. Ps. 100, 3)

    *La fealdad de Cristo te hermosea. Porque, si Él no hubiera querido ser deforme, tú no hubieras recobrado la forma que perdiste. Pendía Cristo en la cruz desfigurado, pero su desfigura era nuestra hermosura (Serm. 27, 6)

    *Nosotros somos los vasos. Cristo es la fuente (Serm. 289, 5).

    Cristo camino

    *Cristo te conduce a Él mismo. No andes buscando por dónde ir a Él fuera de Él. Si Él no hubiera tenido voluntad de ser camino, extraviados andaríamos siempre. Hízose, pues, camino por donde ir. No te diré, por ende: "busca el camino". El camino mismo es quien viene a ti. ¡Levántate anda!. Anda con la conducta, no con los pies. (Serm. 141, 4)

    *Nuestro Camino quiere caminantes. A tres clases de hombres aborrece: al que está quieto, al que retrocede, al que anda fuera de Él. Guarde y defienda el Señor nuestros pasos de estos tres malos géneros de hombres (De cantico nove, 4)

    *La patria es maravillosa. El camino que conduce a ella es duro. Nuestra patria es la vida con Cristo. El camino es la muerte de Cristo. Nuestra morada es la casa de Cristo. El camino, los sufrimientos de Cristo. Si no te pones en camino, ¿cómo vas a llegar a la patria? (In Joan. 28, 7).

    *Buscaba yo un camino para conseguir la fortaleza que me hiciese idóneo para gozar de ti, Señor. Y no lo encontré hasta agrazarme con el Mediador entre Dios y los hombres, el Hombre Cristo-Jesús... Él nos llama y nos dice: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Él combina la comida con su carne... porque tu Palabra se hizo carne, para que tu sabiduría, por la que creaste todas las cosas, se convierte en leche de nuestra infancia (Conf. 7, 18, 24).

    *Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Todo hombre desea la verdad y la vida, pero no todos saben el camino hacia ellas... Por eso Cristo, que era la Verdad y la Vida, se hizo también Camino.

    *Camina, pues, por el hombre y llegarás a Dios. Yendo por él, llegas a él... Camina con las costumbres, no con los pies, que incluso con pies sanos puedes extraviarte... Es mejor ser un cojo en el camino que un buen corredor fuera de él (Serm. 141, 4, 4).

    *Si el Señor te hubiera dicho únicamente: 'Yo soy la Verdad y la Vida', podría replicarle: "grandes cosas ofreces, pero ¿por dónde se va?" ¿Preguntas por dónde se va? También dijo: 'Yo soy el Camino'. Permaneciendo en el Padre, él es la Verdad la Vida. Encarnándose en la madre se hizo camino. El Camino vino a ti. ¿Quieres andar y te duelen los pies? El curó a los cojos. ¿Intentas caminar y no ves el camino? Él dio vista a los ciegos (In Joan. 139, 7).