Cristo camino

*Cristo te conduce a Él mismo. No andes buscando por dónde ir a Él fuera de Él. Si Él no hubiera tenido voluntad de ser camino, extraviados andaríamos siempre. Hízose, pues, camino por donde ir. No te diré, por ende: "busca el camino". El camino mismo es quien viene a ti. ¡Levántate anda!. Anda con la conducta, no con los pies. (Serm. 141, 4)

*Nuestro Camino quiere caminantes. A tres clases de hombres aborrece: al que está quieto, al que retrocede, al que anda fuera de Él. Guarde y defienda el Señor nuestros pasos de estos tres malos géneros de hombres (De cantico nove, 4)

*La patria es maravillosa. El camino que conduce a ella es duro. Nuestra patria es la vida con Cristo. El camino es la muerte de Cristo. Nuestra morada es la casa de Cristo. El camino, los sufrimientos de Cristo. Si no te pones en camino, ¿cómo vas a llegar a la patria? (In Joan. 28, 7).

*Buscaba yo un camino para conseguir la fortaleza que me hiciese idóneo para gozar de ti, Señor. Y no lo encontré hasta agrazarme con el Mediador entre Dios y los hombres, el Hombre Cristo-Jesús... Él nos llama y nos dice: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Él combina la comida con su carne... porque tu Palabra se hizo carne, para que tu sabiduría, por la que creaste todas las cosas, se convierte en leche de nuestra infancia (Conf. 7, 18, 24).

*Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Todo hombre desea la verdad y la vida, pero no todos saben el camino hacia ellas... Por eso Cristo, que era la Verdad y la Vida, se hizo también Camino.

*Camina, pues, por el hombre y llegarás a Dios. Yendo por él, llegas a él... Camina con las costumbres, no con los pies, que incluso con pies sanos puedes extraviarte... Es mejor ser un cojo en el camino que un buen corredor fuera de él (Serm. 141, 4, 4).

*Si el Señor te hubiera dicho únicamente: 'Yo soy la Verdad y la Vida', podría replicarle: "grandes cosas ofreces, pero ¿por dónde se va?" ¿Preguntas por dónde se va? También dijo: 'Yo soy el Camino'. Permaneciendo en el Padre, él es la Verdad la Vida. Encarnándose en la madre se hizo camino. El Camino vino a ti. ¿Quieres andar y te duelen los pies? El curó a los cojos. ¿Intentas caminar y no ves el camino? Él dio vista a los ciegos (In Joan. 139, 7).