Cristo

*Nosotros somos los vasos. Cristo es la fuente. (Serm. 289)

*Cristo te conduce a Él mismo. No andes buscando por dónde ir a Él fuera de Él. Si Él no hubiera tenido voluntad de ser camino, extraviados andaríamos siempre. Hízose, pues, camino por donde ir. No te diré, por ende: "busca el camino". El camino mismo es quien viene a ti. ¡Levántate anda!. Anda con la conducta, no con los pies. (Serm. 141, 4)

*Si a Cristo le tienes sólo como Dios, niegas la medicina que te ha sanado; si lo tienes por hombre sólo, niegas el poder que te ha creado. Guarda, pues, ambas cosas, alma fiel y corazón católico; cree ambas cosas, confiésalas fielmente. Dios es Cristo, hombre es Cristo. (In Ion. evang. 36, 2)

*Nuestro fin debe ser nuestra perfección, y nuestra perfección es Cristo. En el nos perfeccionamos porque somos miembros de la misma cabeza. (Enr. in ps. 52, 6).

*Nuestro manjar lácteo es Cristo humilde, nuestra comida es el mismo Cristo, igual al Padre. Mama la leche para que te dé pan, porque ponerse en contacto espiritual con Jesús, es conocer su igualdad con el Padre. (In Io. Evang. 3, 1).

*Nuestra Cabeza, en la derecha del Padre, intercede por nosotros. Recibe a unos miembros, castiga a otros; purifica a unos, consuela a otros; incorpora a unos, llama a otros; revoca a unos, corrige a otros y restablece a otros. (Enr. in ps. 85, 5).

*Cristo es fuente de vida; acércate, bebe y vive; es luz; acércate, ilumínate y ve. Sin su influencia estarás árido. (Serm. 284, 1).

*Nosotros somos los vasos; Cristo es la fuente. (Serm. 289, 5)

*La fuente vence al que bebe ( Serm. 159, 9)

*Cristo trabaja en ti, tiene sed de ti, tiene hambre de ti y padece tribulación en ti. Y aun él muere en ti, y tú ya resucitaste en El. (En. in. Ps. 100, 3)

*La fealdad de Cristo te hermosea. Porque, si Él no hubiera querido ser deforme, tú no hubieras recobrado la forma que perdiste. Pendía Cristo en la cruz desfigurado, pero su desfigura era nuestra hermosura (Serm. 27, 6)

*Nosotros somos los vasos. Cristo es la fuente (Serm. 289, 5).