Corrección

Si eres capaz de aceptar la alabanza sin vanidad, lo serás también de aceptar la corrección sin ofensa. (Epist.112)