DECIMOCUARTO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO XIV DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct:Isa.66,10-14:Yo haré derivar hacia ella como uno río la paz.

Sal.65,1-3ª.4-5.6-7ª.16 y 20:Aclamad al Señor tierra entera.

2ªLct.:Ga.6,14-18:Yo llevo en mi cuerpo las marcas de Cristo.

Evangelio: Lucas,10,1-12.17-20:Vuestra paz descansará sobre ellos.

 

DEJAOS RECONCILIAR POR DIOS EN NUESTRO SEÑOR     

                              JESUCRISTO

El profeta Isaías invita al pueblo judío a la alegría y regocijo por Jerusalén, ciudad de la paz: ”yo haré derivar hacia ella como un río la paz; como un torrente en crecida las riquezas de las naciones” Ir a Jerusalén una vez en la vida es un sueño para todo judío como para el musulmán peregrinar a la Meca, A pesar del talante belicoso de nuestra alma humana, de nuestro ego altanero, el anhelo profundo es la paz.

Pero qué difícil y compleja la vivencia de la paz en  alma, en la familia ,en los pueblos, en  las naciones. Se ha creado el premio Nobel de la paz, se ha creado a la ONU organización mundial de las naciones para velar por la paz mundial y ¡cuanta orgía sangrienta ¡¿Acaso el hombre no es capaz de vivir en paz? Porque se trata de una paz justa. El relato que el libro del Génesis nos ofrece sobre los dos hermanos: Caín y Abel ,detecta en el corazón humano una herida que lo lleva a enemistarse  por cualquier motivo: la soberbia, la envidia, la altanería

Por eso en esta mañana del domingo quiere del Señor que nos dejemos invadir por el río de la paz y del consuelo de Dios

No nos queda otra promesa ante la fragilidad y violencia del hombre que la paz como don de  Jesucristo  por su muerte  y resurrección . Así nos ha exhortado S.Pablo en la carta a los Gálatas:” la paz y la misericordia de Dios vengan sobre todos los que se ajustan a esta norma”: “la cruz de nuestro Señor Jesucristo” y “yo llevo en mi cuerpo las marcas de Jesús”.  Porque Cristo es nuestra paz: él ha unido a los dos pueblos en uno solo, derribando el muro de enemistad que los separaba, y aboliendo en su propia carne la Ley con sus mandamientos y prescripciones.(Colosenses 2, 14). Así creó con los dos pueblos un solo Hombre nuevo en su propia persona, restableciendo la paz”. Por eso: “Dejaos reconciliar por Dios en Nuestro Señor Jesucristo”(2ªCo.5,20)

“Que tu iglesia Señor sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de  justicia y de paz para que todos encuentren en ella uno motivo para seguir esperando”(Plegaria V/b)

Con este trasfondo de gracia, alegría, misericordia y paz, sustancia del evangelio del Reino de Dios ,continúa Jesús instruyéndonos sobre el impulso y coraje apostólico(de enviados)que en este caso, da a 72 discípulos y también a nosotros que no tenemos una encomienda especial. Les advierte de un primer frente opositor: “como corderos en medio de lobos”:Marguerite ,premio Mundo negro, mujer africana con decisión y coraje dedica su vida a rescatar niños soldados…”Con valentía, en algunas ocasiones ,has se ha encarado  a grupos armados con niños solados para llevárselos con ella.

Jesús recomienda a estos  discípulos especiales :Id ligeros de equipaje” y centrados en el  empeño              misionero : ”ni talega, ni alforja, ni sandalias…sin saludar a nadie…

Luego,el saludo: La paz a esta casa…Y también dejaos obsequiar…permaneced en la casa donde os acojan y poned el práctica el poder del evangelio. El P.Tardif ,un hombre de Dios ,a quien le acompañaba en su anuncio del evangelio un fuerte carisma  la sanación, en una gran asamblea eucarística de oración por los enfermos, una mamá con su hijo enfermo se acercó a él .Lo bendijo ,lo besó en la frente  y el Señor  lo  curó. Al día siguiente toda una fila de madres con sus hijos…se acercaban para que los fuese besando y .¡Así es también el humor del Señor¡  “Sabed que está cerca el reino de Dios. El Señor acompaña a los discípulos con signos de poder: curaciones , conversiones…  También nosotros hemos de hacer un ejercicio de fe en el poder del evangelio que Dios nos da a sus discípulos, también a los de cada día. 

Jesús envía a sus discípulos a anunciar el evangelio del reino con poder: “curad enfermos” y con un signo precioso: la paz.

Los setenta y dos volvieron contentos por los signos que realizaron y Jesús les dice: Estad contentos porque vuestros nombres están inscritos en el cielo , es decir, pertenecéis al Dios de la vida y de la plenitud.

Señor, por medio de la humillación de tu Hijo levantaste a la humanidad caída, haz que perseveremos siempre cantando tu alabanza.

¡Qué hermoso terminar con la oración de S.Fracisco

Hazme un instrumento de tu paz ,donde haya odio lleve yo tu amor,
donde haya injuria tu perdón ,Señor, donde haya duda fe en ti

Maestro ayúdame a nunca buscar, el ser consolado sino consolar,
ser comprendido sino comprender, ser amado sino  amar

Hazme un instrumento de tu paz, que lleve tu esperanza por doquier
donde haya oscuridad lleve tu luz, donde haya pena tu gozo, Señor

DECIMOTERCER DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO DECIMOTERCERO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct.:1º re.19,16b.19-21: Eliseo se levantó y marchó con Elías.

Sal.15: El señor es mi lote y heredad.

Ga.4,31b-5.1.13-18: Vuestra vocación es la libertad.

Ev.:Lc.9,51-62: Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Te seguiré a donde vayas.

 

A lo largo del año litúrgico hemos ido recordando y celebrando los misterios centrales de nuestra salvación: pasión, muerte, resurrección de Jesucristo. Por la acción del Espíritu Santo  la Proclamación de la Palabra de Dios nos renueva en la fe:” Si tus labios confiesan que Jesús es el Señor y tu corazón cree que Dios lo resucitó te salvarás.”(rm.10,9).

Ahora en este tiempo litúrgico ordinario también bajo la acción del Espíritu Santo, recibimos el impulso misionero de Jesús: ”Id por todo el mundo a anunciar el evangelio…Id y haced discípulos…”Y en este contexto situamos la Palabra de este domingo. Jesús que sube a Jerusalén para cumplir la voluntad del Padre nos manifiesta el asunto de sus apóstoles y discípulos. El apóstol(enviado)reservado a 12 y el discípulo(aquél que aprende junto al maestro).El texto apunta a aquellos que van a tener una vocación especial para anunciar el reino de Dios. Jesús en el evangelio de hoy comienza por señalar lo que nunca debe hacer un apóstol o discípulo ante aquellos que se resistencia a acoger la buena noticia: ”Señor, quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos”. En días pasados esto fue lo que hizo Elías con los sacerdotes de Baal: los mató.Hoy vemos a su discípulo Eliseo abandonándolo todo por seguir a Elías,hombre de fuego y de Dios. A los discípulos le señala unas condiciones: “el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza “,”deja que los muertos entierren a sus muertos: tu vete a anunciar el Reino. Es radical, primordial, fundamental: ”El que mira atrás no vale para el reino de Dios”. Este es el sentido de un apostolado y discipulado para la expansión del Reino de Dios, de Jesucristo, de la iglesia. Este es el sentido de las órdenes religiosas(benedictinos que evangelizaron Europa, luego las órdenes mendicantes y congregaciones, bajo la protección del Papa. En toda su historia hay vocaciones de dedicación especial al anuncio del evangelio (sacerdotes, religiosos, seglares, hoy familias, 14.000 españoles en todo el mundo).Nos sentimos orgullosos y colaboramos con medios. Domund,  I.Diocesana, Misiones, Campaña contra el hambre, Santos lugares, Seminario…Ellos y nosotros vivimos de este sentido.

Pero hay también un apostolado o discipulado al interior de nuestras comunidades cristianas. Cada día es una oportunidad de anunciar la fe la esperanza y el amor de Jesús. Alguien necesita de mi y de ti para vivir con sentido y hondura. Alguien necesita que tu y yo le demos razones de nuestra fe. Un monje muy avanzado le decía a su maestro que cumplía con todos los deberes religiosos ¿qué más tengo que hacer?-“Conviértete en fuego” ,le contestó su director espiritual. Si así nosotros convirtámonos en fuego del Espíritu Santo para alabar, bendecir, celebrar “el amor de Dios derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado “.Hay en una residencia de capuchinas misioneras el trabajo un cuadro de S.Francisco de Asís y con unos trazos sencillos da la impresión que S.Francisco se muestra como ardiendo en llamas.

Hoy en distintas partes del mundo ser discípulo de Jesús es peligroso, es perseguido. En estos días un periodista español ayudado por un pakistaní recoge distintos testimonios de cristianos perseguidos y él mismo ha tenido que abandonar el país. ¿Por qué se persigue a los cristianos. Por anunciar que Cristo nos ha liberado, nos ha hecho libres no para el egoísmo sino para el amor y a algunos ésto les incomoda: ”andad según el Espíritu y no realicéis lo deseos de la carne”.

Vamos a pedir al Señor: Nos has hecho hijos de la luz, concédenos vivir fueras de las tinieblas del error y permanecer siempre en el esplendor de la verdad         

SOLEMNIDAD DEL SANTÍSIMO CUERPO Y SANGRE DE JESUCRISTO

SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

 

1.Lct.:Gn.14,18-20: Melquisedec ofreció pan y vino.

Sal.109,1.2.3.4.:Tú eres sacerdote eterno según el rito de Melquisedec.

2ªLct.:1ª Co.11,23-26:Cada ve que coméis y bebéis, proclamáis la muerte del Señor

Evangel.:Lc.9,11b-17:Comieron todos y se saciaron.

 

Todos de una u otra manera nos hemos sentido contagiados con el esplendor de las procesiones con el Corpus Christi en nuestros pueblos y ciudades. El tiempo primaveral, las flores, los cantos, el fervor de los creyentes, el entusiasmo de los niños de primera comunión. Todos nos hemos emocionado  cantando “al amor de  los amores”, donde el compositor Ignacio Busca Sagastizábal y el poeta y literato P.Restituto del Valle, agustino, lograron un himno tan inspirado para el XXII Congreso Eucarístico Internacional de Madrid(1911)

El Espíritu Santo de Pentecostés reciente, el impulso de Jesús resucitado nos mueve a adorarlo en su Cuerpo y sangre eucarístícos.”Dios está aquí, venid adoradores, adoremos a Cristo Redentor…

Con actitud adoradora de honor y alabanza nos sentimos orientados al momento de la institución del sacramento de la Eucaristía en el día de Jueves Santo en que Jesús grave, solemne y al mismo tiempo humilde tomando el pan y la copa les dijo a sus discípulos: ”TOMAD Y COMED ESTO ES MI CUERPO; TOMAD Y BEBED ESE EL  CÁLIZ DE MI SANGRE”.

Jesús con emoción contenida, adelanta en este gesto su posterior entrega de la vida en la cruz por nosotros. De modo que nos invita a “hacer esto en memoria mía”. Actualizar la consagración y comunión de su cuerpo y sangre y la entrega de la vida propia como El. Pues” cada vez que coméis este pan y bebéis de este cáliz a proclamáis la muerte del Señor hasta que vuelva”. Hasta que vuelva y someta todo al Padre, Jesús en sus discípulos, en su Iglesia actualiza su presencia eucarística como alimento y fortaleza para los creyentes impulsados a ser ellos mismos alimento de vida para los demás.

No en vano, Jesús realizó también en la última cena el gesto de lavar los pies a sus discípulos como señal de entrega y servicio.

El fragmento del  Evangelio de San Juan  que nos narra la multiplicación de los panes y peces  solapa dos intenciones del evangelista: preocupado Jesús por la necesidad natural de alimentarse insta a sus discípulos una acción grande e inconmensurable: ”dadle vosotros de comer”. Reconocen que esa acción los desborda. Jesús parece disponer para el milagro: multiplicar la comida y alentar el compartir con los demás. Y al fondo la Institución de la Eucaristía: ”tomo los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos , los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente”. Dios ofrece los bienes de este mundo para que todos puedan comer e insta a una actitud profunda en el hombre para compartir con justicia y caridad. Cuando los hombres actúan con los criterios de Dios y del evangelio es posible realizar la utopía: ”comieron todos y se saciaron y cogieron las sobras: doce cestos”. Hay muchos hombres y mujeres que con cariño y entrega alimentan a sus familias y les falta tiempo para compartir con los necesitados .En este día de la  Caridad con una colecta especial ,anhelamos realizar la palabra de Jesús” dadles vosotros de comer” porque participando en la Eucaristía, memorial de la entrega de su Hijo” notamos la generosidad y abundancia de Dios que multiplica su palabra llena de vida para que todos nos alimentemos y  su cuerpo eucarístico, recordando “que no sólo de pan vive el hombre sin de toda palabra que sale de la boca de Dios”

¿Cómo puede suceder esto?¿Cómo puede el Hijo del Hombre darnos a comer su carne?

Dice Jesús:”Yo vivo por mi Padre, del mismo modo quien me come vivirá por mí”.

Sacramento, sacrificio, banquete, comunión y fuerza para amar compartiendo. “Y yo haré derivar hacia Jerusalén como un río la paz.” Concede a tu iglesia el don de la paz y la unidad, significado en las ofrendas  sacramentales que te presentamos”.

La participación en el banquete de la Eucaristía es anticipo del Banquete eterno, del cielo, de la unidad  consumada. ”La comunión de tu cuerpo y tu de tu sangre, signo del banquete del reino que hemos gustado en nuestras vida mortal nos llene del gozo eterno de la divinidad.  

 

 

 

 

SOLEMNIDAD DE LA SMA.TRINIDAD

  SOLEMNIDAD DE LA SMA. TRINIDAD

 

1ªLct.:Prov.8,22-31:Antes de comenzar la tierra, la Sabiduría ya había sido engendrada

Sal.9,4-5.6-7.8-9:Señor, dueño nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra.

2ªLct.:Rom.5,1-5-El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado.

Evangelio: Jn.16,12-15:Todo lo que tiene el Padre es mío; el Espíritu recibirá de lo mío y os lo anunciará

 

El fragmento del libro de los Proverbios nos refiere algunos aspectos del atributo de Dios llamado Sabiduría. Insinúa que  el Señor la estableció al comienzo de sus obras, como una compañía al crear los abismos, los manantiales, las montañas: ”cuando trazaba la bóveda sobre la faz del abismo ,cuando ponía límite al mar…yo esta allí como aprendiz”; ”yo era su encanto cotidiano”, ”jugaba con la bola de la tierra, gozaba con los hijos de los hombres”

Como si la Sabiduría fuese una compañía entrañable de Dios que nos previniese de pensar en un Dios solitario y distante, aséptico y sin sentimientos. De ahí que también el corazón del salmista ante la belleza de la obra de Dios no pueda por menos de prorrumpir en una feliz exclamación :¡Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra ¡Se felicita por la creación entera y  el poder dado al hombre, coronado de gloria y dignidad”

La fe del pueblo de Israel en un solo Dios, el eterno ,nos revela no sólo su poder y salvación, sino también su misericordia y su amor. Ha elegido a un pueblo humilde como interlocutor y vive con él en alianza y amistad.

Con Jesús, el Verbo de Dios, la Palabra hecha carne, Dios revela su intimidad a los hombres manifestándoles que es una familia, una comunidad de amor. Así, hoy en el evangelio advertimos la familiaridad con la que Jesús nos habla del Padre y del Espíritu de la Verdad que “nos guiará a la verdad plena”

La gran revelación en Jesucristo: Dios es uno pero no solitario, es solidario, como en el S.VII declaró el VI Concilio de Toledo. Tres personas en unidad de naturaleza divina. Dios es una comunidad de personas que se relacionan entre sí: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Un diálogo de amor eterno desbordado en el tiempo y en el que el hombre “creado a imagen y semejanza de Dios” se desborda siendo “alabanza de la gloria de Dios “ pues en el hombre “el amor de Dios ha sido derramado en su corazón con el Espíritu Santo que le ha sido dado” Por eso se siente inhabitado por la divina Trinidad

Los Santos Padres, aquellos obispos santos y sabios de los primeros siglos del cristianismo ;y tantos teólogos a lo largo de la historia,  han derrochado talento, arte ,inteligencia y amor para acercar ese misterio a nuestra comprensión: ”para profesar la fe verdadera, conocer la gloria de la eterna Trinidad y adorar su unidad todopoderosa” como hemos suplicado en la oración colecta.

Se cuenta que hallándose S. Agustín reflexionando para su gran libro”De Trinitate”,a la orilla del mar, observaba como un niño echaba agua en un hoyo construido en la arena. Al preguntarle qué intentaba hacer y responderle el niño que deseaba meter todo el agua del mar en aquel recipiente, S.Agustín le contestó que eso sería muy difícil. El niño replicó:”más difícil es el que tu comprendas el misterio de la Trinidad sobre el que estás meditando”.

Se en cuenta que el Hno. Reinaldo, secretario de Sto.Tomás de Aquino le apremiaba para que escribiese más y más a lo que él contestó:”desde que he experimentado, desde que he gustado, me parece nada lo que he escrito”.Y ¡cuántas y geniales obras no nos legó este santo ilustre filósofo y teólogo¡

El misterio de la Sma. Trinidad no es un ámbito para elucubraciones y lucimientos intelectuales sino para la meditación serena y nutricia de nuestra vida interior ,para el agradecimiento pues “dichosa es la nación cuyo Dios es el Señor”.

Frente al ateísmo que amenaza al hombre a su soledad y frustración, el cristiano da testimonio en su debilidad, confiesa con fe que Dios uno y trino es eterno, todopoderoso, misericordioso y es una comunidad relacional de tres personas. Es una familia bien avenida reflejada en la familia humana integrada y feliz: padre, madre e hijo. Es decir ,el hombre encuentra su felicidad dando y recibiendo amando y siendo amado y abierto al Dios de la vida que le llevará a la plenitud.

La Santísima Trinidad, la comunidad eterna de amor es nuestro cielo y participamos ya de este cielo cuando intentamos vivir la comunidad el altruismo y la confianza en Aquel que ha derramado el Espíritu Santo y su amor en nuestros corazones.

“Concédenos, Señor, al confesar nuestra fe en la Trinidad santa y eterna en su unidad indivisible encontrar la salud del alma y cuerpo en el sacramento que hemos recibido”.

Hoy es  la jornada “Pro orantibus”,”La Vida contemplativa”, la vida consagrada de monjes y monjas que oran, trabajan, alaban e interceden en el corazón de la iglesia . Nos unimos a su intercesión el mundo y la iglesia.  

 

 

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS

                                 PENTECOSTÉS

 

1ª Lc.:Hch.2,1-11: Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar.

Sal.103,1ab.24ac.29bc-30.31 y 34: Envía tu Espíritu Señor y repuebla la faz de la tierra.

2ªLct.:1Co.12,3b-7.12-13: Bautizados en un mismo –espíritu y hemos venido de un solo espíritu.

Evangelio: Juan 20,19-23: Como el Padre me ha enviado, así también o envío yo .Reci bid el Espíritu Santo.

 

                             RECIBID EL ESPÍRITU SANTO

 

  A Jerusalén, ciudad de la paz, ciudad de Dios, han acudido creyentes judíos de la diáspora, de distintas partes del mundo conocido. Han acudido para visitar y expresar su fe en el templo de Jerusalén, una de las grandes instituciones de la religión judía. Aun siendo todos judíos hablaban diferentes idiomas.

De pronto irrumpe, como uno viento recio, el Espíritu Santo de Jesús resucitado en un humilde cenáculo, sobre una comunidad de discípulos, asombrados ante lo que ven y oyen.” Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras cada uno en la lengua que el espíritu le sugería”

La primera efusión del Espíritu Santo , como nos refiere hoy el evangelio, tiene lugar en la visita a los discípulos de Jesús resucitado en un clima de desconcierto ,recelo, tristeza: ”con las puertas cerradas por miedo a los judíos”. Allí  los va elevando de la postración y tristeza al perdón , la paz y la alegría:” los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor” .Ahora esta efusión del Espíritu Santo irrumpe de tal forma que los apóstoles reunidos en oración con María” prorrumpen con expresiones inefables:” empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería” .Colmados de Espíritu Santo, ebrios de amor de Dios, como el balbuceo de un niño que se entrena en el primerizo hablar con su madre, dicen lo indecible con sonidos extraños que el Espíritu de Dios entiende. Y aquel intenso rumor también desborda al cenáculo y a sus moradores y cuantos están orientados al templo de Jerusalén, sentido de su alegría, se vuelven al espectáculo radiante de los apóstoles que antes temerosos y reservados, ahora dicen y profieren las maravillas de Dios y todo el mundo los entiende. Aquellos judíos extranjeros milagrosamente pudieron entender las expresiones de los apóstoles o los apóstoles milagrosamente hablaron la lengua de sus oyentes. El testimonio unánime: ”cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua”

La Jerusalén que se congrega en torno a los apóstoles, es el reverso de Babel, ciudad de la confusión de lenguas, intereses y voluntades como castigo a sus pretensiones de ser más que Dios y vivir el margen de Dios y del amor.

El Espíritu Santo derramado sobre los apóstoles , la iglesia, inaugura un nuevo tiempo. Mueve a confesar que Jesús es el Señor, que Dios lo ha resucitado, le ha dado la razón, le ha hecho justicia. En su nombre se va a anunciar la salvación en el mundo para que todo el que crea se salve. Derramará dones en su iglesia, el cuerpo místico de Cristo, derramará su amor para la unidad como signo testimonial.

Este acontecimiento vuelve a actualizarse sacramentalmente. ”Todos hemos sido bautizados en un mismo Espíritu” ”Todos hemos bebido de un solo Espíritu”. Cuantos  hemos acudido a la celebración litúrgica, aunque débiles , frágiles y pecadores hemos sido impulsados por el Espíritu de amor a venir a este lugar de Dios pues “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado”. Aunque interesados y perezosos hemos venido a Jesucristo movidos por su Espíritu pues “nadie puede decir que Jesús es el Señor” si no es por el poder del Espíritu Santo.

Al celebrar la Eucaristía vuelve a actualizarse la efusión del Espíritu sobre los dones que serán consagrados en el cuerpo y sangre de Jesús y después de la consagración sobre la comunidad. “Bebamos todos de un solo Espíritu”.

Hemos venido de nuestras casas. Pertenecemos a una determinada familia, tenemos una profesión. Estamos inmersos en el mundo con sus luces y contradicciones y sufrimientos y venimos a la Eucaristía para ser “inhabitados por el Espíritu Santo” que nos da fuerza y amor para volver a nuestra vida de cada día y ser “sal de la tierra y luz del mundo” y en la confusión de lenguas e intereses hablar y expresarnos en el maravilloso lenguaje del amor y de la unidad. Y esto por el poder del Espíritu Santo que se nos ha dado.  

Señor, no dejes de realizar hoy en el corazón de tus iglesia aquellas mismas maravillas que obraste en los comienzos de la predicación evangélica” ”Que el Espíritu nos haga comprender la realización misteriosa de este sacrificio y nos lleve al conocimiento pleno de toda verdad revelada” ”Que el Espíritu Santo sea siempre nuestra fuerza y la eucaristía acreciente en nosotros  la salvación”