6.TEXTOS AGUSTINIANOS

ORACIÓN-DESEO

Situémonos en la mansión de esta vida como peregrinos de paso, no como propietarios que han de permanecer. en cambio, lo bienes eternos son, ante todo, la misma vida eterna, la incorrupción y la inmortalidad de la carne y del alma, la compañía de los ángeles, la ciudad celeste, la dignidad indefectible, el Padre y la patria .El sin muerte, se ella sin enemigos. Deseemos estos bienes con todo el candor, pidámoslos con toda perseverancia, no con palabras largas, sino con el gemido como testigo. El deseo ora siempre, aunque calle la lengua. Si siempre deseas, siempre oras.¿Cuándo se adormece la oración? Cuando se enfría el deseo. Pidamos, por tanto, con toda avidez aquellos bienes eternos, busquémoslos con toda atención, pidámoslos confiados. A quien los tiene, aquellos bienes le son de provecho, no pueden dañarle (Serm.80,7-8,P.Pío,II,p.862)

PERDÓN

Judas corrió más fácilmente por la desesperación  a la horca que por la humildad a pedir perdón. Por eso es preciso saber a qué clase de penitencia otorga Dios el perdón. Pues muchos confiesan rápidamente su pecado y de tal modo se irritan contra sí mismos que parece desearían ardientemente no haber pecado, pero no se  deciden a humillarse, compungir el corazón  y pedir perdón. Se ha de juzgar que esta disposición de ánimo es el resultado de la condenación que merece la enormidad de sus  pecados

(El sermón del Señor en la montaña I,22,73-74,P.Pío,I,p.227


REVELACIÓN

Viene a mi aquél a quien lo atrae el Padre, dice el Señor. ¿Qué significa a quien atrae el Padre, si Cristo mismo atrae?¿Por qué quiso decir a quien atrae el Padre? Si hemos de ser atraídos, seámoslo por aquel a Quien dijo una mujer enamorada: corremos tras el olor de tus perfumes (Cant.4,1) El Padre atrae al Hijo a aquellos que creen en el Hijo precisamente porque piensan que tiene a Dios por Padre. Dios Padre engendró un Hijo que es igual a él;y al que piensa y vive y reflexiona en su fe que aquel en quien cree es igual al Padre, a ese lo leva el Padre al Hijo. Simón, porque no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos(Mt.16,16-17)Esta misma revelación es en sí una atracción. Muestras un ramo verde a una oveja y la atraes ,mues-

tras nueces a un niño y lo atraes; se le atrae al lugar a donde corre; se le atrae mediante lo que ama, se le atrae sin violencia corporal alguna; se le atrae con la cuerda del amor. Ahora bien, si estas cosas que pertenecen a las delicias y placeres terrenos ejercen tal atracción sobre quienes las aman nada más mostrárselas, dado que cada uno es atraído por su placer ¿Que atracción será la de Cristo revelado por el Padre? ¿Ama el alma algo con más ardor que la verdad?¿De qué deberá ser ávido el hombre, con qué finalidad ha de desear tener sano el paladar interior con que juzgar la verdad, sino para comer y beber la sabiduría, la justicia, la verdad ,la eternidad?

Todo el que oye al Padre y aprende de él viene a mi(Jn.6,45) mirad qué modo de atraer tiene el Padre: el atractivo de su enseñanza, llena deleite, sin imposición violenta alguna ; ese es el modo de atracción.

(Comen.al evangelio de s.juan 26,4-7, P.Pío,I,pp.506-509.


SALVACIÓN CON LOS DEMÁS


Si me callo, me encontraré no solo en un gran peligro, sino hasta en la perdición irreparable. Pero una vez que os hablo y cumplo con mi deber atended vosotros mismos a vuestro peligro.¿Qué pretendo, qué anhelo, porqué hablo, por que me siento aquí, por qué vivo.

Hago todo esto con la única  intención de que vivamos juntos en Cristo. Esta es toda mi ambición, mi gozo, mi honor, toda mi herencia y toda mi gloria si yo sigo hablando y no me oís, yo salvaré mi alma pero no quiero salvarme sin vosotros.

(Sermón 17,1-2, P.Pío,I,p.538)


SANTÍSIMA TRINIDAD

Busca en ti mismo; posiblemente la imagen de la Trinidad hay dejado algún vestigio de la Trinidad misma ¿qué imagen? Una imagen creada que dista mucho del modelo: una semejanza y una imagen que dista mucho del original que es lo mismo que el PADRE Una cosa es la imagen que se reproduce en una espejo y otra la que se reproduce en un hijo .Mucho dista la una de la otra. En tu hijo, tú mismo eres tu imagen. tu hijo es lo mismo que tú en cuanto a la naturaleza Es de tu misma sustancia,.No es imagen como el HIJO, aunque es una persona diferente. El hombre no es, por tanto, una imagen como lo es el Hijo Unigénito, sino que fue hecho a cierta imagen y cierta semejanza. Busque dentro de sí algo, por si puede encontrar un conjunto de tres cosas que se pronuncien separadamente y actúen de forma inseparable. Yo buscaré; buscad conmigo. No yo en vosotros o vosotros en en mí sino vosotros dentro de vosotros mismos y yo dentro de mi busquemos conjuntamente y exploremos nuestra común naturaleza y sustancia. Vuelve, pues, la mirada a tu hombre interior. Es allí sobre todo donde se ha de buscar la semejanza  de tres cosas que manifiesten separadamente y que obren de forma inseparable.¿Qué tiene tu mente?  Si me pongo a buscar, tal vez encuentre muchas cosas, pero hay algo que salta a la vista y que se comprende fácilmente ¿Qué tiene tu alma? “Me acuerdo”.Considéralo. No pido que se me crea lo que voy a decir;

no lo aceptes si no lo encuentras en ti .Centra tu mirada pues, pero antes consideremos lo que se nos había pasado, a saber, si el  hombre es imagen solamente del HIJO O DEL padre y del hijo y también como consecuencia del Espíritu Santo.

Dice el génesis: hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza(Gen.,1,26)

En la criatura, ínfima y mudable, encontramos tres cosas que se manifiestan separadamente y obran inseparablemente. ¡Oh pensamiento carnal, oh conciencia pertinaz e infiel.¿Por qué dudas de que exista en aquella Majestad inefable lo que has podido encontrar en ti mismo. Digo, pregunto: Hombre, ¿tienes memoria? Si no la tienes ¿cómo pudiste retener lo que dije? Quizá ya olvidaste lo que dije poco ha, pero esto mismo que acabo de decir, a saber, dije estas dos sílabas no las retendrías sino por la memoria ¿Cómo sabrías que son dos si al pronunciar la segunda hubieras olvidado la primera? Mas ¿para qué detenerme más tiempo?¿Por qué me afano y esfuerzo

por convenceros? Es evidente que tienes memoria. Pregunto más ¿Tienes entendimiento? Lo tengo, contestas si no tuvieras memoria no retendrías lo que acabo de decir; si no tuvieras entendimiento, no comprenderías lo retenido. también tienes, pues, entendimiento. Lo aplicas a lo que tientes dentro y lo es y viéndolo te das forma y te conviertes en esciente. Busco una tercera realidad. Tienes memoria por la que

retienes lo que se dice; tienes entendimiento por el que comprendes lo que se retienes; respecto a estas dos cosas, te pregunto:¿Las hiciste queriendo? Ciertamente, respondes. Tienes pues voluntad. Estas son las tres cosas que había prometido que iba a decir para vuestros oídos y mentes. en ti se hallaba las tres; puedes enumerarlas y te es posible separarlas .estas tres realidades pues: entendimiento memoria y voluntad. Advierte, te digo que estas tres cosas se pronuncian separadamente y obran de forma inseparable .El Señor me ayudará. Ya veo que lo que está haciendo. Por el hecho de haber comprendido vosotros, advierto qué está presente. Vuestras voces me certifican que habéis entendido. Estoy seguro de que me ayudará todavía para entendáis todo

(Sermón,52,17-20,P.Pío,I,pp.656-58)


UNCIÓN  DEL  ESPÍRITU

La unción espiritual es el mismo Espíritu Santo, cuyo sacramento consiste en la unción visible. Juan afirma que todos los que tienen la unción de Cristo conocen a los malos y a los buenos, y no tienen necesidad de ser enseñados, porque la misma unción les enseña.

(Comentario a la 1ª Carta de S.Juan 3,1,3-5, P.Pío I,p.170)

VIDA FUTURA

Contempla la vida futura con los ojos de la fe por la que creíste y por la que fuiste marcado  con la señal de aquel que vivió esta vida para mostrarte hasta qué punto ha de ser despreciada la que amas tu y ha de esperarse aquella en que no creías. Luego, si despiertas la fe y diriges tus ojos a las realidades últimas, al siglo futuro en el que gozaremos después de la segunda venida  del Señor, una vez concluido el juicio y entregado el reino de los cielos a los santos; si piensas en aquella vida y en la actividad tranquila que allí habrá y sobre la que os he hablado muchas veces, amadísimos , no fluctuará nuestra actividad, la actividad serena llena de dulzura sin molestia alguna, sin cansancio ni fatiga, sin nube que la perturbe.¿Cuál será nuestra actividad? Alabar a Dios; amarlo y alabarlo ;alabarlo con amor y amarlo entre alabanzas. Dichosos los que viven tu casa: TE ALABARAN POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS (Salm83,5  )¿Por qué, sino porque te verán en los siglos de los siglos? Y este ver a Dios , hermanos  míos,¡qué espectáculo será¡ (Comen.salm.147,.pío,II,p.816)


VIRGINIDAD-DON

Tal vez dirá alguno: Esto ya no es escribir de la virginidad, sino  de la humildad. como si nos hubiéramos propuesto hablar de cualquier virginidad y no precisamente de aquella que es según Dios. Cuanto mayor veo que es este don, tanto más temo que lo haga perecer el ladrón de la soberbia. Nadie podrá custodiar este bien de la virginidad sino es el mismo Dios que lo ha otorgado. y Dios es caridad(I Jn 4,8)Luego el guardián de la virginidad es la caridad y la morada de la caridad es la humildad. Allí habita quien dijo que sobre el humilde, pacífico y temeroso de su palabras descansaba su espíritu(Isa.66,2)¿He hecho ,pues, algo fuera de razón ,si queriendo custodiar con más seguridad el bien que he elogiado, me he preocupado también de preparar la morada para su guardián. Lo digo confiadamente, y no temo que se me quejen aquellos quienes amonesto con solicitud, para que teman conmigo por sí  mismos. Seguirán al Cordero con más facilidad, sino dondequiera que vaya, si al menos hasta donde puedan, las casadas humildes que las vírgenes soberbias.¿cómo van a seguir a aquel a quien no quieren acercarse.? Y como se van a acercar  aquel  a quien no quieren aprender la enseñanza. que soy mando y  humilde de corazón El cordero guía adondequiera que va a. los que le siguen  y  en quienes encontró antes donde reclinar su cabeza…Confiadle la guarda de su dones y guardad para él vuestra fortaleza..El mal que no cometéis porque él os guarda, estimadlo como si os lo hubiera perdonado. Así no juzgaréis que os ha perdonado poco para amarle poco ,ni despreciaréis con ruidosa jactancia a los publicanos que golpean sus pechos Desconfiad de vuestras probadas fuerzas para no envaneceros porque habéis podido soportar algo. Y orar por las que no habéis experimentado, no sea que seáis tentados por encima de lo que podéis soportar. Pensad que algunos son ocultamente superiores a vosotras, aunque exteriormente les seas superiores  (La santa virginidad 51,52-52,53, P.Pío II,p1017-8).