TERCER DOMINGO DE CUARESMA

III DOMIGO DE CUARESMA

NO CONVIRTÁIS LA CASA DE MI PADRE EN UN                                                MERCADO

 

1ªLct.:Ex.20,1-17:La ley fue dada por Moisés

Sal.18,8.9.10.11:Señor, tú tienes palabras de vida eterna.

2ªLct.:1ªCo.1,22-25:Predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los judíos, necedad para los griegos pero para los llamados a Cristo: fuerza y sabiduría de Dios.

Evangelio: Jn.2,13-25:Destruid este templo y en tres días lo levantaré.

La entrega del Decálogo o los diez mandamientos al pueblo de Israel es un ejercicio de la revelación o comunicación de Dios y “su voluntad” que se inicia con uno aserto fundamental y celoso: “Yo soy el Señor tu Dios que te saqué de la esclavitud. No tendrás otros dioses frente a mi” que excluye la idolatría y el uso del nombre de Dios en falso así como el descanso del sábado” Una segunda sección de mandatos referidos al prójimo en sentido negativo pone también de relieve cómo también el Señor se siente afectado cuando es herido en la injusticia y maldad contra el prójimo. El sábado como día dedicado al Señor, al culto ,incluye el descanso de toda la creación y el silencio de toda maldad e injusticia. Por eso con el salmista: “La ley del Señor es perfecta y descanso del alma, el precepto del Señor instruye al ignorante””la norma del Señor da luz a los ojos”

La actividad pública de Jesús predicando con autoridad el Reino de Dios y realizando signos de curación sorprende y cautiva a cuantos le escuchan. Acuden de muchas partes  con los enfermos para que los cure y a estas acciones de poder el evangelista S. Juan las denomina SIGNOS.

Junto a esta corriente de simpatía en torno a la persona de Jesús que además “puede perdonar los pecados , curar en sábado y corregir la ley de Moisés”,suscita una animadversión hacia él en las autoridades religiosas .El mismo se convierte en SIGNO de contradicción

Los relatos evangélicos que nos muestran la cercanía, misericordia, la compasión y la paz  de Jesús hoy en este fragmento del evangelio de S. Juan lo contemplamos airado, como fuera de sí, usando de la violencia con los que  mercadean en el templo.

Los cambistas  proporcionaban a los peregrinos monedas y victimas requeridas para las ofrendas. Este era uso legítimo pero daba lugar a abusos.

Con este Signo llamativo Jesús denuncia una grave actitud en la vida de los hombres: NO CONVIRTÁIS EN UN MERCADO LA CASA DE MI PADRE.

El templo de Jerusalén era una de las grandes instituciones sagradas del pueblo judío. Ahora Jesús proyecta sobre sí mismo la imagen del templo de Dios. El es el Hijo de Dios. El es el templo de Dios que las autoridades destruirán pero que el Padre al tercer día reconstruirá “resucitándolo de entre los muertos”

Nuestro mundo, la sociedad humana es como un mercado, un tejido de relaciones en que los hombres para vivir se interrelacionan, comercian, intercambian bienes y objetos de consumo. Realizan una actividad  ordinaria y necesaria para vivir .En sí misma es legítima.

Si embargo nuestras relaciones humanas, a veces están atravesadas por la injusticia, la mentira, la trampa, el abuso y se pone de manifiesto  que  los derechos de Dios y de los hombres son maltratados provocando en el corazón del creyente una ira justa.

La denuncia de Jesús va directamente al corazón del hombre, templo de Dios de donde surge también todo desorden y pecado .Esta confrontación con las autoridades religiosas  ,en este caso por razón del templo, va conduciendo a Jesús hacia su fin:”El Hijo del hombre ha de subir a Jerusalén, ser juzgado y condenado, morir y al tercer día resucitar”

También encontraremos resistencia, oposición y hasta persecución en la vivencia y en la oferta de los valores cristianos expresados en los “mandatos del Señor que son rectos y alegran el corazón”. También hoy podemos constatar que Jesucristo continúa siendo “escándalo y necedad” pero fuerza y sabiduría de Dios para cuantos creen en El.

Que cada uno de nosotros como a los apóstoles   “nos acordemos de lo que había dicho Jesús y demos fe a la Escritura y a su palabra”.

Mientras el Señor acepta nuestras penitencias como remedio a nuestros pecados y nos restaura con su misericordia, le pedimos que se haga realidad en nuestra vida lo que recibimos en este sacramento, pan del cielo y prenda de salvación”

En este domingo de Caritas volvemos a pensar en los hermanos que necesitan ayuda. El lado penitencial de nuestro camino cuaresmal se llama hoy limosna

 

 

 

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA

                  SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA-

1ªLct.:Génesis 22,1-2.9ª.15-18:Sacrificio de nuestro patriarca Abraham

Salmo 115,10.15.16-17.18-19:Caminare en presencia del Señor, en el país de la vida.

2ªLct.:Rm.8,31-34:Dios no perdonó a su propio Hijo.

Evangelio Mc.9,1-9:Este es mi Hijo amado

 

         MI HIJO AMADO

Se estrecha nuestro corazón cuando escuchamos este relato en el que Dios pide a Abraham el sacrificio de su hijo Isaac .La cultura de aquellos pueblos que ofrecían y ofrecen sacrificios humanos para aplacar la ira de los dioses nos parece inhumana como nos parece inhumana la cadena de abortos en nuestra sociedad que se denomina avanzada .Se pervierte el lenguaje para restar  gravedad a lo que en sí mismo es un gravísimo desorden.

Abraham que sintió el impulso a sacrificar a su propio hijo recibido en su ancianidad, percibió también la orden de no hacerlo y esto también agradó al Señor.Uno de los comentarios más bellos sobre este pasaje lo ha escrito Sören Kierkegaard en un pequeño libro Temor y temblor. Cuando Isaac, el hijo amado pregunta al padre:”He aquí el fuego y la leña pero ¿dónde está el cordero para el holocausto? y Abraham responde de una forma lapidaria: Hijo mío, Dios mismo proveerá el cordero para el holocausto”,Kierkegaard pone en la mente de Abrahán una oración secreta:”Señor del cielo, es preferible que mi hijo crea que soy un monstruo antes que pierda la fe en ti”.Abraham comprendió que si le dijese a Isaac que Dios quiere que le sacrifique el muchacho no podría ya creer en Dios. Por eso prefiere que su hijo piense que es un monstruo antes de que pierda la fe en el Altísimo .Abraham ama a Dios de tal manera que no sólo está dispuesto a sacrificarle al amado de su corazón sino que se halla dispuesto también a que su hijo juzgue a su padre un monstruo antes que  ese mismo hijo pierda la fe.Nuestra lectura creyente desde la novedad de Jesucristo nos lleva a interpretar este episodio de Abraham:  Dios Padre  amó tanto al mundo que le entregó a su propio Hijo para que  tenga vida eterna. En un arrebato apostólico de Pablo así lo expresa:”El que no perdonó a su propio Hijo ¿cómo no nos dará todo con él?”

Dice S. Bernardo que un padre nunca puede querer el sufrimiento de su propio hijo.  Dios no se complació en el sufrimiento de su Hijo sino en que su Hijo obedeció, confió en el Padre muriendo por amor, por la salvación del mundo

Con el salmo hemos orado: Mucho le cuesta al Señor la muerte de sus fieles. Te ofreceré un sacrificio de alabanza invocando tu nombre.

El camino penitencial que estamos recorriendo con actitudes de ayuno, limosna y oración es la respuesta a la gracia transformante que el Señor nos ofrece pues reconocemos la debilidad de nuestra carne y la necesidad de ser transformados. Y esto nos resulta difícil y fatigoso.

El pasaje evangélico que nos narra la transfiguración de Jesús ante sus íntimos es un signo de esperanza y consuelo .Estamos ante un espectáculo de luz, de amor de Dios, de felicidad, de dicha.”Qué bien se está aquí¡ Hagamos tres tiendas¡ Eternicemos esta felicidad. Y una palabra solemne ilumina aún más aquel acontecimiento :”ESTE ES MI HIJO, EL AMADO. ESCUCHADLE.”

Jesús que con sano realismo ha corregido a Pedro incapaz de entender que el Maestro va a sufrir en Jerusalén, ahora con sabia pedagogía le muestra la rendija por donde pasa a este mundo la gloria del futuro. Y les advierte:”no contéis a nadie lo que habéis visto hasta que el Hijo del Hombre no resucite de entre los muertos.”Jesús les muestra el camino del dolor y el sufrimiento iluminado por el amor y el sentido.

Esto se les quedó grabado y discutían “Qué quería decir aquello de resucitar de entre los muertos “.Así nos sucede a nosotros cuando muere un ser querido o cercano

De pronto no vieron allí a nadie más que a Jesús solo. ¡Ojalá que en los momentos más dolorosos y en los momentos más gozosos vemos a Jesús, nos sintamos sostenidos y confortados por El para entregar la vida como El. 

Concluimos :Tú que nos has mandado escuchar a tu Hijo, el predilecto, alimenta nuestro espíritu con tu palabra; así con mirada limpia contemplaremos gozosos la gloria de tu rostro. S. Agustín decía que “la obra mayor de nuestra vida consiste en limpiar los ojos del corazón para ver a Dios”.Gracias, Señor, porque “en este sacramento nos das el cuerpo glorioso de tu Hijo y nos haces ya partícipes en este mundo de los bienes eternos de tu reino”

 

 

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA

                                      I er DOMINGO DE CUARESMA

 

1ªLct.:Génesis 9,8-15:Pactó Dios con Noé, liberado de las aguas del diluvio.

Salmo 24,4bc-5ab.6-7bc.8-9:TUS SENDAS SON MIERICORDIA Y LEALTAD                                                        

    2ªLct.; 1 ªPedro.3,18-22:Aquello fue un símbolo del bautismo que actualmente os salva

  Evangelio: Marcos.1,12-15::Era tentado por Satanás y los ángeles le servían

En la primera lectura del libro del Génesis que hemos escuchado ,se nos refiere un acontecimiento trágico para la humanidad: un diluvio .Ya en sus albores, los pecados de los hombres hicieron que Dios se arrepintiese de su obra creadora y decidiese aniquilarla .El diluvio universal fue un gesto de Dios para poner fin a aquella situación de pecado. Pero en el último momento controlando  su enojo decidió salvar a Noé y su familia junto con una serie de parejas de animales que soportaron aquella catástrofe dentro de un arca. Y al terminar aquel diluvio Dios estableció un pacto de amistad con Noé significado por el arco iris.

El salmista medita cómo es Dios:” Recuerda, Señor que tu ternura y tu misericordia son eternas. Acuérdate de mí con misericordia por tu bondad.

Al continuo quebranto de la alianza, Dios envía mensajeros y profetas que denuncian la situación de pecado hasta enviar a Jesús, su propio Hijo.

El fragmento del evangelio de Marcos, breve y conciso, nos narra la situación de Jesús que impulsado por el Espíritu durante cuarenta días permanece en el desierto a semejanza de Moisés. Elías o el pueblo de Israel durante cuarenta años peregrina por el desierto. Vivía entre alimañas y “dejándose tentar por Satanás”. Lucas y Mateo nos narran las tres tentaciones a la que el maligno somete a Jesús: pan, tener, poder. En definitiva apartarse del camino de cumplir la voluntad de Dios.

Jesús, después de sufrir la tentación  y de vencerla, irrumpe en la vida de los hombres anunciando el evangelio, la buena noticia de la gracia: ”Convertíos y creed en el evangelio

S.Agustín en el comentario al salmo 60 nos alecciona sobre el sentido de la tentación en Cristo. El Señor  se halla presente en todos los pueblos y hombres del orbe con graves tentaciones.Él se dejó tentar por ´Satanás y en Él estábamos nosotros tentados. Reconócete tentado en él pero también vencedor en Él. Podría haber evitado al diablo pero si no hubiese sido tenado, no te había aleccionado para la victoria cuando tú fueras tentado»(S.Agustín,salmo 60,2-)

Jesús vivió un bautismo de fuego y de sangre, de humillación e  inauguró el mundo nuevo. ”Como era hombre lo mataron pero como poseía el Espíritu fue devuelto a la vida”.

Nuestro camino cuaresmal tiende a una renovación del bautismo, de sumergirnos en Cristo  para limpiar no una suciedad sino para impetrar(pedir con vehemencia) una conciencia pura por la resurrección de Cristo. Y las tres actitudes que se desprenden del evangelio de Jesús : ayuno, oración, limosna ,son fuerza para combatir al maligno que nos seduce con el placer, tener y ser autosuficiente; tres tendencias  que absolutizadas y desbocadas desequilibran la personalidad humana. El ayuno, limosna y oración   y son signo de la agilidad, libertad y entusiasmo de nuestro espíritu sorprendido por la abundancia y plenitud de la vida divina. Hoy la actitud de oración es de acción de gracias por la misericordia y paciencia de Dios y es también de súplica vehemente: “Concédenos avanzar en la inteligencia el misterio de Cristo y vivirlo en plenitud.” ”Señor, haznos sentir hambre de Cristo, pan vivo y verdadero y vivir de toda Palabra que sale de la boca de Dios.

 

 

 

SEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

DOMINGO SEXTO DEL TIEMPO ORDINARIO

                   QUIERO, QUEDA LIMPIO

 

1ª Lct. :Levítico 13,1-2.44-46:El leproso vivirá solo

Salmo 32,1-2.5-11:Tú eres mi refugio

2ªLct.: 1ªCo.10,31-11,1.:Seguid mi ejemplo como yo sigo el de Cristo

Evangelio :Mc.1,40-45:Le desapareció la lepra y quedó limpio.

 

He aquí el doloroso destino que le esperaba a aquel que había contraído la lepra: vivir en soledad y fuera del campamento para evitar todo contagio. Tendría que declarar gritando que era IMPURO, INTOCABLE. Y además ,como le sucedió a Job, sufriría  la sospecha de sus conocidos:¡.Quizá ha cometido algún pecado y la lepra es el castigo ¡Una mentalidad primitiva tiende a asociar a una enfermedad un castigo por un orden infringido¡

El fragmento del evangelio según San Marcos que hemos escuchado pone el dedo en la herida de esta maldita enfermedad en todas las culturas y sus secuelas y al mismo tiempo manifiesta el grandioso  ser y actuar de Jesús que se encuentra con un leproso. Sintiendo lástima ante aquel intocable y excluido que suplicaba, le tendió la mano y le tocó y con palabras poderosas le curó:” quiero, queda limpio”. Jesús rompió el círculo infernal en que se hallaba aquel pobre hombre .

La palabra y la acción de Jesús declaran una gran noticia: la desesperación, la soledad, la enfermedad no tienen la última palabra y además “no son castigo de Dios”.

Desde el admirable testimonio del P. Damián, ya declarado santo, en la isla de Molocai donde consumió su vida para estar al lado de los leprosos o desde la apasionante dedicación a luchar contra la lepra de Raoul Follerau y su esposa en pleno siglo XX,¡cuántas batallas se han ganado a esta enfermedad maldita. Cuántos discípulos de Jesucristo con su testimonio han ayudado a las conciencias a superar tanta repugnancia y así aliviar a muchos enfermos. En España el Hospital de Fontilles es todavía un signo actual de la lucha que se ha realizado contra esta enfermedad  tan temida.

Porque sabemos que hoy también  existen otros tipo de lepras o enfermedades o situaciones humanas dolorosas: ancianos, enfermos de Alzeimer, drogadictos, sida, alcoholicos,  expresidiarios….esta cruel pandemia del Covid 19…

También hoy Jesús  actúa .A veces, con poder maravilloso  sana a los enfermos. Y en todo momento nos envía a  sus discípulos a dar una buena noticia a los que sufren .Con nuestra presencia dispuesta a ayudar somos evangelio, somos Jesús actuando .

Estamos celebrando la campaña contra el hambre de Manos Unidas con el lema. CONTAGIA SOLIDARIDAD contra el hambre.. Unos pocos hacen un mucho. Nos motiva sinceramente en esta campaña anual que realizan las mujeres de Acción Católica de España.. Cada tres meses  Caritas pide nuestra aportación para las necesidades de cada día.

Jesús que realiza un gesto de poder multiplicando los panes y los peces para dar de comer a una muchedumbre hambrienta también les dice a sus apóstoles, a sus discípulos :”Dadles de comer”. Impulsa su solidaridad y su creatividad caritativa para salir a ayudar al necesitado. Ante nuestras rutinas y cansancios y escepticismo y nuestra fe aletargada y dormida , hoy con el leproso le decimos : Señor, si quieres puedes limpiarme” “aumenta mi fe”. ”Una palabra tuya basta para sanarme

”Señor, haz que alimentados con el manjar del cielo busquemos la fuente de donde brota la vida .

 

QUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

V DOMINGO ORDINARIO

 

  AL ANOCHECER LE LLEVARON TODOS LOS ENFERMOS Y POSEÍDOS

 1ªLct. Job.7,1-4-6-7.ME HARTO DE DAR VUELTAS HASTA EL ALBA

Sal.146,1-2-3-4-.5-6.ALABAD AL SEÑOR QUE SANA LOS CORAZONES QUEBRANTADOS

2ªLct.:1ªCo 9,16-19.22-23:¡AY DE MI SI NO ANUNCIO EL EVANGELIO

EVANGELIO :Marcos 1,29-39: CURÓ A MUCHOS ENFERMOS DE DIVERSOS MALES

 

Cuando a los días de prosperidad y abundancia les suceden la enfermedad y la muerte al justo y desconcertado Job le asaltan muchas preguntas que llevan a la crucial. ¿MERECE LA PENA VIVIR ASÍ? Así se lamenta: el hombre un servidor, un jornalero que espera su salario, un esclavo que suspira por la sombra a quien le esperan noches de fatiga, hartándose de dar vueltas hasta el alba. Su vida es un soplo y “mis ojos no verán más la dicha”. Esta es la tentación a la que se ve sometido Job y a la que podemos sentirnos también nosotros. 

Recordamos que Job, hombre bueno y justo, agraciado por la fortuna y con una familia feliz recibe la visita de la desgracia : pérdida de los bienes y muerte de sus hijos. Y, para colmo de infortunio ,s u propia mujer le insta a renegar de Dios y sus amigos le tientan con aseveraciones capciosas :¡ALGÚN MAL HABRÁS HECHO PARA QUE ASÍ TE TRATE DIOS¡

El libro de Job-¡tantos Job podemos hallar en la vida¡-plantea una pregunta de siempre. ¿POR QUÉ SUFRE EL JUSTO? ¿CUÁL ES EL SENTIDO DE LA VIDA Y DE LA MUERTE? .El hombre engreído que exige  respuestas rápidas no las halla.  Job que  en este fragmento se nos muestra escéptico, insípido, desafecto y que expresa lo que en algún momento de la vida podemos experimentar y sentir  las personas ante las vicisitudes y contrariedades de la vida,  recibió después de tanto sufrimiento y tentación, la respuesta cuando se apoyó en Dios como su salvador.

Después de este lamento de Job sobre la su existencia que inclina la vida hacia un tono depresivo, de la vida ,el salmista como un resorte que se suelta desencadena una inyección de fortaleza liberadora:¡ALABAD AL SEÑOR QUE SANA LOS CORAZONES QUEBRANTADOS¡ La alabanza como antídoto al pesimismo y desesperanza y camino de libertad interior y júbilo sano y transparente

También San Pablo, furibundo perseguidor de los cristianos, una vez transformado por Jesucristo el Señor, en el camino de Damasco, irrumpe en la vida de la primitiva comunidad cristiana como un ardiente evangelizador que siente en su interior el impulso de anunciar la buena noticia:.¡AY DE MÍ SI NO ANUNCIO EL EVANGELIO¡ A pesar de las difíciles pruebas en su apostolado confiesa que “su recompensa está en dar a conocer a Jesucristo ”y “participar yo también de sus bienes”

Jesús anuncia y hace presente  el Evangelio del reino. Lo hace visible en su persona a quienes acuden para escucharle y para que cure a los enfermos. Cura a la suegra de Pedro y a tantos enfermos que acuden a El. Los milagros y las curaciones son signos, indicios de que Dios está aquí, está con el hombre en los momentos más difíciles como la enfermedad y la muerte. Este mundo trastornado por la pobreza, el hambre, el sufrimiento, la enfermedad y la muerte, en Jesucristo es llamado a ser sanado y transformado por el amor. Con el salmista:  ”sana los corazones destrozados, venda sus heridas ,reconstruye a Jerusalén, reúne a los deportados” ”Alabad al Señor que la música es buena”

Agraciados con el bautismo de Jesucristo ,en realidad ¿qué ha hecho Dios, Jesús, en mi vida? ¿Me ama Jesús? ¿Amo yo a Jesús?. ¿Cómo actualizo yo  la buena noticia del evangelio?¿Cómo siento yo que el evangelio es poder de salvación para  el  que cree?¿Dónde está mi debilidad para aceptar esta gran noticia?¿Qué me falta para sentir y qué me falta para anunciar a Cristo? Dice S. Pablo: ”Nadie puede decir Jesús es el Señor si no es movido por el Espíritu Santo”. ”El Espíritu del Señor viene en ayuda de nuestra debilidad. Con todos los sufrimientos del mundo: hambre, enfermedad, ignorancia, ”sin sentido” nos acercamos a Jesús para tocarlo y le decimos. SEÑOR, AUNQUE NO SOMOS DIGNOS , UNA PALABRA TUYA BASTA PARA SANARNOS .Abramos nuestro corazón a la presencia de Jesús que continúa realizando signos de curación 

“Vela sobre tu familia que ha puesto en ti su esperanza” “que este pan y este vino para reparar nuestras fuerzas sean para nosotros sacramento de vida eterna”, “concédenos vivir tan unidos en Cristo que fructifiquemos con gozo para la salvación del mundo”