FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

FIESTA DE LA SAGRADA  FAMILIA

 

1ªLct.:Eclesiástico 3,3-7.14-17ª:El que teme al Señor honra a sus padres

Sal.127,1-2.3.4-5:Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos

Col.3,12-21:La vida de familia vivida en el Señor.

Evangelio :Lc.2,22-40:Presentación en el templo

 

La palabra de Dios que ha sido proclamada es como un foco de luz abundante sobre la familia de Nazareth : José, María y Jesús.

El misterio de Dios en la vida de María y José ha dilatado su fe, su visión, su apertura de corazón para acoger la vida de Jesús.

Los sencillos y parcos relatos  que los evangelios nos dan de la Encarnación y nacimiento del Hijo de Dios ponen de manifiesto cómo María y José elaboran en su interior con madurez y fe sincera todo lo que desborda sus cálculos humanos. Sus preguntas, preocupaciones, su temores son guiados por la luz del Espíritu que les ayuda a entregarse a los designios de Dios.

Hoy dos personas santas y justas, Simeón y Ana, con su visión creyente, guiados por el Espíritu Santo, profieren palabras de esperanza y salvación. Simeón a quien el Espíritu Santo le había revelado que no moriría sin haber visto al Mesías, prorrumpe lleno de plenitud:” Ahora, Señor, según tu promesa puedes dejar a tu siervo irse en paz porque mis ojos han visto a tu Salvador” .Y dirige a la madre una profecía atravesada de dolor porque él, Jesús, será signo de contradicción, bandera discutida para los que caigan y se levanten. Igualmente la anciana Ana, llena de Espíritu Santo se siente encantada de ver aquel niño de quien hablará a todos. María y José van recibiendo palabras para madurar, asistiendo a la vida de su hijo Jesús  que va ”creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres” Confortados por el Espíritu Santo contemplamos como  un orden, sentido y pedagogía de Dios en relación a esta bendita familia de Nazaret

Hoy dejamos que la luz del Señor ilumine nuestras familias. Con vosotros nos alegramos por tantos momentos de alegría y éxitos logrados y compartidos en familia. Nos unimos a vuestras dificultades, sufrimientos, incomprensiones, silencios de convivencia. Comprendemos el necesario y a veces dificultoso ejercicio de la autoridad.

En medio de  las convulsiones sociales que afectan a la institución familiar los cristianos estamos a testificar que la unión matrimonial hombre y mujer responsablemente a la vida, elevado a la categoría de sacramento por Jesús ha ayudado a humanizar el amor, la elección y el afecto intersexual con el fruto de los hijos. Con la gracia sacramental de estado ha sido y continúa siendo un ámbito de salud, alegría cariño para los esposos y los hijos.

Ante la plaga de la poligamia en la periferia de Paris, un joven francés de origen africano, Kofi Jumeau comenta:”Yo estaría contra la poligamia incluso en África. He crecido entre cuarenta hermanos nacidos de las once mujeres de mi padre. Todos mis hermanos y yo hemos sido víctimas de la misma descomposición familiar

El cristiano sabe que la familia es un don de Dios que se despliega en el amor, el cuidado, la ternura, la comprensión ,el, sacrificio y se fortalece  en torno al cuarto mandamiento: honrarás a tu padre y a tu madre. La sensibilidad cristiana con nuestros padres se expresa así:”sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones mientras viva; aunque flaquee su mente ten indulgencia, no lo abochornes mientras seas fuerte”

Vuestra presencia vecinal, en tantas ocasiones, los grupos de cáritas que ayudan a las familias, los grupos de matrimonios que preparan a los novios o que se reúnen para compartir  y comunicarse  son iniciativas para que el  mundo sea más humano y divino que se construye desde la familia.

Que el Señor nos bendiga y nos dé entrañas de misericordia, bondad, humildad, dulzura y comprensión. ”Concédenos, Señor que imitando las virtudes domésticas de la Sagrada Familia, lleguemos a gozar de los premios eternos en el hogar del cielo” ”Guarda a nuestras familias en tu gracia y tu paz” Nos unimos a la gran jornada familiar .

 

 

 

SOLEMNIDAD DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR

NAVIDAD 2020

1ªLct.:Isa.52,7-10:Los confines de la tierra verán la victoria de nuestro Dios

Sal,97,1.2.-3ab.3cd-4.5.-6:Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.

2ªLct.:Hebreos 1,1-6:Dios nos ha hablado pro su Hijo.

Evangelio: Juan 1,1-18: La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.

 

EL VERBO SE HIZO CARNE

En el principio del mundo Dios con su palabra creó esta realidad maravillosa donde vivimos. Dijo Dios:”Hágase la luz, el mar, la tierra, el sol, los animales E hizo al hombre a su imagen  y semejanza. Dios con su palabra, con su espíritu ordenó el Caos y lo transformó en Cosmos, lleno de sentido y de orden.

Pero las palabras tan llenas de posibilidades para crear, pueden ser torcidas, manipuladas, mentirosas, malignas y pueden trastornar el orden,  el sentido, pueden matar a la vida.

Las palabras destilan vida, amor, encanto, entusiasmo, orden ,sentido. Algunas generan odio, violencia, resentimiento.

En medio de esta ambigüedad de las palabras vuelve a sentirse presente la Palabra de Dios que desde la humildad del profeta anuncia la paz:¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz.¡El Señor consuela a su pueblo.

En la humildad de un niño en Belén” reflejo de su gloria e impronta de su ser”,Dios con su palabra poderosa sostiene el universo”.

La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros y hemos contemplado su gloria. Y en la palabra había vida y la vida era luz de los hombres.

Vino a los suyos y no la recibieron .A los que la recibieron les da poder para ser hijos de Dios. Somos hijos de Dios, hemos sido creados, recreados para la vida, la verdad ,la plenitud. Y en este mundo frágil ,fragmentado, Jesús, la Palabra de Dios hecha carne que curó consoló ,perdonó, murió y resucitó nos dijo que El es “el Camino ,la verdad y la vida”,”quien cree en El tiene vida eterna”

Somos llamados por la Palabra de Dios a ser palabra de comunión , construcción del amor, del bien, de la dignidad de todos los hombres. En «Un hombre para la eternidad» sobre el testimonio de Tomás Moro hay un vibrante diálogo sostenido entre su hija Meg y Tomás Moro. Su hija le presiona para que jure aceptar el nuevo marimonio de Enrique VIII. Y le dice así:-Dios mira más los sentimientos del corazón que las palabras», me has dicho en ocasiones. Di las palabras del juramento y piensa en otra cosa.

Y replica Tomás Moro:-¿Y qué es un juramento sino palabras que decimos a Dios». Cuando un hombre presta juramento tiene a su propia persona en sus manos como si fuera agua y si se arriesga a abrir los dedos renuncia a la esperanza de volver a encontrarse. Hay hombres que son capaces de hacerlo pero sería horrible que tu padre fuera uno de ellos. Cuando la injusticia, la maldad están tan presentes en la humanidad más que la verdad y la caridad es preciso rebelarse aún a riesgo de ser héroe.”

Esta palabra de vida que hoy llama a nuestro corazón nos llama a realizar un gesto, una palabra visible de solidaridad y caridad con los necesitados a través  de tantos gestos. Hoy renovamos nuestro propósito de acudir al banquete de la Palabra de Dios. Dice S. Agustín sobre el milagro de la Palabra:

“Hablamos hoy del Verbo de Dios. ¿Cómo podía este Verbo, que creó las cosas y gobierna el universo coartarse y encogerse en las entrañas de la virgen ?¿Cómo podía dejar el mundo y abandonar a los ángeles y para encerrarse en el seno de una mujer ?No sabéis aún meditar en las osas de Dios. El Verbo de Dios- te hablo, ¡oh hombre ¡,de la omnipotencia del Verbo divino- todo lo podía, porque es omnipotente ;podía quedarse con el Padre y venir a nosotros; podía presentarse corporalmente entre nosotros, y estar latente en sí mismo…¿De qué te maravillas? Te estoy hablando de Dios. El mismo verbo humano puede ayudarnos en este aprieto; aunque muy disímil y no admite por su distancia comparación con Aquél, no obstante eso, nos insinúa una semejanza.

Mirad : esta  palabra, este verbo que es os estoy comunicando, ha estado guardado en mi pecho hasta ahora; y en este momento sale de mí para ir a vosotros, pero sin alejarse de mí. Ya comenzáis a participar de los que hasta ahora os faltaba; mas cuando procedió de mí, ofreciéndose a vosotros, no   abandonó el seno de mi espíritu. Mi palabra ha resonado en vuestros oídos sin apartarse de mi corazón .Mi verbo estaba dentro de mí y se encarnó en la voz :el Verbo de Dios estaba en el Padre y se hizo carne”(Serm.119,6,6)

Mi verbo quiere salir a vosotros y no halla un vehículo digno .el vehículo  del Verbo es el sonido de la voz. Lo que pienso dentro de mi, quiero comunicaros y me fallan las palabras. Pues pretendo hablar del Verbo de Dios. He aquí que estoy distribuyendo mi palabra que a todos llega .Mas ¿se divide acaso para esto? Si, en vez de refocilar vuestro espíritu con mi palabra, os repartiese panes, tendríais que dividirlos para que pudiesen llegar a todos. Y he aquí que reparto mi palabra y nadie queda privado de ellas; toda entera llega a todos .Cada uno la recibe entera y todos juntos reciben lo mismo¡ Oh maravillas de mi palabra ¡¿Qué será pues la palabra de Dios? Oíd otra cosa: He hablado y todo lo que os he comunicado a vosotros lo conservo dentro de mi .Ha llegado todo íntegro a nosotros, sin perder yo ni una migaja .Antes de hablar , todo lo tenía yo y vosotros carecíais de ello; he comenzado a hablaros y vosotros a participar de mi palabra sin yo perderla ¿Oh milagro de mi palabra ¡¿Qué es pues la palabra de Dios? De todas las cosas pequeñas conjeturad las grandes(Serm.120,3)

Que el Señor bendiga vuestros hogares, os colme de abundante bendición y ilumine  y unja vuestra palabra para ser constructores de la paz.Señor, concédenos compartir la vida divina de aquel que hoy se ha dignado compartir con el hombre la condición humana.»

 

 

CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

                                IV DOMINGO DE ADVIENTO

 

1ªLct Samuel.7,1-5.8B-11.16:El reino de Dios durará por siempre

Salmo.88,2-3.4-5.27 y 29:Cantaré eternamente las misericordias del Señor

2ªLect.:Romanos.16,25-27:Revelación del misterio mantenido en secreto durante siglos

Evangelio:Lucas 1,26-38:Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo

¿ERES TÚ QUIEN ME VA A CONSTRUIR UNA CASA PARA QUE HABITE EN ELLA?

En la primera lectura del segundo libro de Samuel que hemos escuchado ,se nos refiere cómo el rey David y el profeta Natán están de acuerdo en dedicar un lugar más digno y honorable al arca del Señor que ahora vive en una tienda.

En una segunda apreciación el profeta recibe un aviso del Señor para que comunique a David que en la historia de su pueblo Israel, es el Señor quien lleva la iniciativa. Su actual situación esplendorosa, en paz, libre de los enemigos es fruto de la acción de Dios. Por tanto,”¿Eres tú quien me va a construir una casa para que habite en ella?”

S.Pablo en la carta a los Romanos exalta la manifestación de Jesucristo-misterio secreto durante siglos-para la salvación de la humanidad. Por eso:”Al que puede fortalecernos, al Dios eterno, la gloria por los siglos”¡

Efectivamente, en el evangelio de S.Lucas que hemos escuchado se acentúa también la singular intervención de Dios en la historia de los hombres y en la elección de una mujer, María que se siente turbada al ser requerida como madre de Jesús, por obra del Espíritu Santo sin intervención de varón

El misterio de la Encarnación del Hijo de Dios en el seno de María sin la acción del varón no minusvalora el matrimonio como institución maravillosa del amor y la procreación responsable y al mismo tiempo realza la virginidad como disposición total y fecunda para Dios. Se pone de manifiesto que Jesús tiene un solo Padre, Dios , y El es el Unigénito del Padre y María es madre de Jesús y por tanto madre de Dios. El misterio de la Encarnación del Hijo de Dios es misterio de gracia. En él se expresa lo que Dios hace por el hombre y que el hombre no puede hacer por sí mismo. Dios viene gratuitamente al hombre, se acerca al hombre. Esto es algo inaudito en las demás religiones

Sobre la misión de María en el misterio de la Encarnación  de Jesús así se expresa S.Agustín: María es más notable por acoger en la fe a su Hijo, por ser discípula de su Hijo que por haberle dado a luz.

En nuestra cultura actual científica y técnica, con aportaciones tan estupendas y maravillosas, se detectan también sombras. El hombre con la ciencia y la técnica, con el saber y el hacer adquiere conciencia de un inmenso poder de intervención. Toca las fuentes de la vida. Puede servir a la vida. Llamado a ser Administrador y servidor corre el riesgo, la tentación de decidir por sí  mismo: TODO LO QUE TÉCNICA Y CIENTÍFICAMENTE PUEDE HACERSE, DEBE HACERSE .,SIN COACCIÓN DE NINGÚN TIPO. ¡He aquí el seductor y encantador abismo que atrae al hombre con tan poderosas herramientas¡ Con un bisturí podemos salvar vidas pero también quitarlas. La ciencia y la técnica sin ética deshumanizan. Se quieren solucionar las grandes preguntas del hombre disparando cañones contra insectos, legalizando sobre la eutanasia y otros… por lo tanto deshumanizando y sin prestar atención a lo que los profesionales de la salud orientan como el  recurso a los «cuidados  paliativos». Querer ser «como Dios», pero autónomos, potentes, arbitrarios dictadores del bien y del mal. 

La Iglesia no está contra la ciencia y la técnica. Ha sido  la filosofía cristiana la que ha propiciado el despliegue investigador del hombre “llamado a prolongar la creación de Dios con su inteligencia y su amor”. La Iglesia se opone a la orientación ideológica y confusa que siguen algunos científicos que pretenden erigirse en árbitros en el origen y en el final de la vida. El hombre no es Dios y ha de adivinar los caminos de Dios .EL HOMBRE NO PUEDE PRETENDER HACER LA CASA A DIOS.

En «Agosto 1914» de Alexander Soljenitsin, literato, profeta ruso de nuestros tiempos, describe una escena en que dos estudiantes rusos, entusiastas de las ideas revolucionarias entablan un diálogo con un extraño sabio al que designan el Astrólogo. Éste pretende alejarles de la vana ilusión de un orden científicamente elaborado. El Astrólogo se pregunta:¿Quién se atreverá a pensar que es capaz de inventar las instituciones ideales? La petulancia es síntoma de poco desarrollo. El desarrollado profundamente se hace humilde .Un estudiante pregunta:¿No es la justicia suficiente principio para la construcción de la sociedad?-Sí-responde el Astrólogo-pero tampoco la justicia nuestra para hacer un paraíso terrestre, sino la justicia cuyo espíritu existió antes que nosotros, sin nosotros ,por sí mismo y vosotros tenéis que adivinarlo.

La tarea definitiva del hombre no es INVENTAR SINO ADIVINAR, prestar oído a la justicia creadora, a la verdad misma del creador. Sólo así se segura aquel inviolable respeto del hombre al hombre.

“Derrama, Señor, tu gracia en nuestras almas para que los que por el anuncio del ángel hemos conocido la Encarnación de tu Hijo, por su pasión y su cruz seamos llevados a la gloria de la resurrección.” ”Que el mismo Espíritu que cubrió con su sombra y fecundó con su poder las entrañas de María, la Virgen madre, santifique , Señor estos dones que hemos colocado sobre tu altar.””Este pueblo que acaba de recibir la prenda de la salvación se prepare con mayor fervor a celebrar el misterio del Nacimiento de tu Hijo cuanto más se acerca la fiesta dela Navidad.”

 

 

TERCER DOMINGO DE ADVIENTO

 III DOMINGO DE ADVIENTO

ME HA ENVIADO PARA DAR LA BUENA NOTICIA

1ªLect.:Is.61,1-2a.10-11:Desbordo de gozo con el Señor

Sal.Lc.1,46-48.49-50.53-54:Se alegra mi Espíritu en Dios mi Salvador

2ªLect.:1ªTs.5,16-24:Estad siempre alegres.

Evangelio:Jn.1,6-8.19-28:En medio de vosotros hay uno que no conocéis

En este tiempo litúrgico de Adviento, la Palabra de Dios ,ofrecida por nuestra Madre la Iglesia, nos advierte a los creyentes que nuestra vida ,orientada hacia el futuro, ha de estar atenta y vigilante porque viene el Señor. Con la Palabra de Dios recordamos su venida en el tiempo ”encarnándose y naciendo de María Virgen” y su venida al final de los tiempos ”para juzgar a los vivos y a los muertos”

Nuestra esperanza en la venida del Señor, el Mesías, el Cristo, el Ungido, se une a la esperanza del pueblo judío que después de tantas vicisitudes y sufrimientos persiste en esperar un Mesías, un Liberador, un Ungido.

¿Qué Mesías, ungido, Cristo, esperaban los judíos? Distintas sensibilidades acentuaban uno u otro carácter diferenciador. Tendría que ser Mesías político o guerrero para liberarlos definitivamente de la opresión de los pueblos extranjeros. Pero el fragmento del profeta Isaías que se ha proclamado el Mesías o Cristo aparecerá bajo la condición de Siervo de Yahvé, ”enviado para dar la buena noticia a los pobres, a los que sufren”, consolando, liberando, curando hasta desbordar los corazones con el gozo y la exultación jubilosa porque “El Señor hará brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos”.

En tiempos de Juan Bautista, en el pueblo judío, continuaban las mismas expectativas ante la venida de un Mesías prometido y el mismo Juan predicando y bautizando con la coherencia de una vida sobria y exigente y a contracorriente despertaba inquietudes e interrogantes sobre su identidad. ¿No serás tú el Mesías?. Yo no soy ni Elías, ni El Mesías .Así de rotunda y veraz era su respuesta. Mi vocación, mi misión es predicar: ”Allanad el camino del Señor”

Y continuaba diciendo” En medio de vosotros hay uno que no conocéis, existía antes que yo y no soy digno de desatar la correa de su sandalia

¿Cómo nos imaginamos al Mesías, al Cristo, la Ungido, a Jesús a quien recordamos nacido de María de Nazareth y viniendo en la etapa final de la historia?

Cuentan que una aldea fue ocupada por el ejército invasor y se la halló culpable de un delito que nadie reconocía haber cometido .Los jefes militares llamaron al alcalde y al sacerdote de aquella aldea para comunicarles que alguien tenía que pagar por aquel delito. Recientemente también había legado a aquella aldea un hombre bueno y honrado .Durante toda una noche el alcalde y el sacerdote estuvieron dilucidando y sopesando el asunto hasta que decidieron que aquel hombre recién llegado tendría que pagar por todos. Le pidieron perdón y disculpas y aquel  hombre aceptó aquella peligrosa elección. En la noche siguiente todo el pueblo oyó los gritos de dolor de aquel hombre torturado.

Varios años después pasó otro hombre por aquella aldea y dirigiéndose al alcalde y al sacerdote les reprochó aquella trágica elección. Ellos se defendieron diciendo que habían estado toda la noche consultando las sagradas escrituras y al final encontraron la frase:”conviene que alguien muera por el pueblo”

Sí-  respondió el anónimo personaje-mirastéis en las escrituras pero no mirastéis a sus ojos.

Mirar al Mesías, al que viene, mirar a Jesucristo, conocer a Jesucristo “que está en medio de vosotros y lo desconocéis”.

De este mirar, esperar, conocer e intimar con Jesucristo, con constante oración, con acción de gracias, ”guardándonos de toda maldad”, brotará como fruto el gozo, la alegría, el júbilo de quien se siente colmado por en su espíritu por el don de Dios”.

En el camino creyente en este adviento de 2008 voy a decidir acercarme más a Jesucristo, mirarle a los ojos, escuchar su Palabra y pedir con la Iglesia: Concédenos llegar a la Navidad-fiesta de gozo y salvación-y poder celebrarla con alegría desbordante

 

 

 

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

                        ALÉGRATE,MARÍA,LLENA DE GRACIA

 

1ªLect.:Gn.3,9-15.20:Establezco hostilidades entre ti y la mujer

Salmo97,1.2.-3ba.3bc-4:Cantad al Señor un cántico nuevo

Ef.1.3-6.11.12:Dios nos elIgió oen la persona de Cristo

Evangelio:Lc.1,26-38:El Señor está contigo

 

La confesión de Jesús muerto y resucitado por nuestra salvación difunde luz desbordante sobre el misterio de la humanidad redimida. Y en esta humanidad adquiere singular relieve la persona de María, «Madre de Jesús», «comienzo e imagen de la Iglesia», «esposa de Cristo», «llena de juventud y de limpia hermosura»,  que en su adolescencia recibió una especial visita del ángel Gabriel. Fue saludada en el gozo del Señor: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».

Decir Inmaculada, sin mancha, sin pecado es decir llena de gracia, llena de Dios, agraciada con la simpatía de Dios”, Abogada de gracia” ,”ejemplo de santidad”. Y sorprendida por esta abundante bendición que la conturba, María ,con fe y confianza exclama: HAGASE EN MI SEGUN TU PALABRA

Ninguna reserva, ningún egoísmo cabe entre Dios y aquella joven mujer. Por don, por gracia, María se halló íntegra, sin pecado, sin doblez, sin egoísmo. Toda entregada a Dios coopera para que lo “imposible para los hombres sea posible para Dios: redimir al hombre empecatado, autosuficiente, curvado sobre sí.

El misterio de la Concepción Inmaculada de María por los méritos de su Hijo Jesucristo apunta al misterio de iniquidad y pecado de los hombres  y a su salvación.

El fragmento del libro del Génesis que ha sido proclamado nos descubre a Adán (primer hombre) y a la primera mujer Eva, involucrados en la tragedia del pecado. Prescindiendo, desobedeciendo, fascinados por la fruta del conocimiento prohibido ,deciden su propio vivir y al caer en la cuenta de su mal paso, al sentirse culpables, desplazan su culpa también a la serpiente, al tentador. Arraigados en su egoísmo y complacencia han perdido el horizonte de Dios de la vida. Creyeron que “ser como Dios” les permitía una autonomía y un desparpajo vitalista , exuberante de lujo y de exaltación infinita” y desconocieron que Dios es comunión, comunidad, relación, diálogo ,amor”. Así reflexiona bellísimamente el autor espiritual francés Louis Evely

Pero el mismo Señor que al crear todo lo hizo bien, que creó al hombre y a la mujer a su “imagen y semejanza”, no se arrepintió de su creación y pensó en una estirpe nueva, una mujer nueva, María madre de Jesucristo, Nueva Eva. “Ella te herirá en la cabeza cuando tú la hieras en el talón”.” Ella será digna morada de su Hijo” -como declaramos en la oración colecta”-  en quien ”nos eligió-antes de crear al mundo-para que fuésemos santos e irreprochables ante El por el amor”(Ef.1,3ss.) .

María, la llena de gracia, sin pecado, hermosa ,Nueva Eva, con su Sí a Dios ha cooperado para que en Jesús volvamos a vivir la condición de Hijos de Dios.

Celebrando la Inmaculada Concepción de María, exaltamos su presencia, nos unimos a la corriente de generaciones que desde su prima Isabel la han llamado dichosa, bienaventurada, ”porque ha creído en el Señor”. Y junto a ella reconocemos que su Hijo Jesucristo redunda en alabanza de Dios y nosotros mismos “seremos alabanza de su gloria”

Concédenos, Señor, por intercesión de María llegar a ti limpios de nuestras culpas. Recibe complacido el sacrificio que te ofrecemos en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción y guárdanos limpios de todo pecado. Repara en nosotros los efectos de aquel primer pecado del que preservaste a la Virgen María