CONMEMORACIÓN DE LOS FIELES DIFUNTOS

CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

 

1ªLct.:Isa.25,6ª.7-9:El Señor enjugará las lágrimas de todos los ojos.

Sal.26,1.4.7.8b.9ª.13-14:El Señor es mi luz y mi salvación.

Ev,Mt.11,25-30:Has escondido estas cosas a los sabios y se la has revelado a la gente sencilla.

1ª Misa:

1.Lament.3,17-26: Es bueno esperar en silencio la salvación

Rm.6,3-9: La vida nueva

Sal.129:Desde lo hondo a ti grito,Señor

Jn.14,1-6:En la casa de mi Padre hay muchas estancias

2ª Misa:

1.Rm.8,31-35.37-38: ¿Quién nos separará del amor de Cristo?

Sal.114: Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida

Jn.17,24-26:Que donde esté yo estéis también vosotros

 

3ª Misa:

Rm.14,7-9:Ya vivamos,ya muramos,somos del Señor

Sal102: Bendice,alma mía al Señor

Mt.25,31-46:Juicio final.Venid,benditos de mi Padre.

Cuando visitamos las sepulturas de nuestros seres queridos y las adornamos con flores y oraciones ,reconocemos que allí yacen sus restos, que  pertenecen a un nombre y apellidos con una historia a la que está unida nuestra vida personal. Por eso el amor y la fe nos lleva a imaginar que están vivos en el ámbito del Dios de la vida y del amor.

Ellos son “como una bóveda invisible de amor” que nos acompaña hasta que lleguemos a su misma región.Así se expresaba el filósofo de la existencia y de la esperanza,Gabriel Marcel.

Anhelamos que la Palabra poderosa de Dios actualice la que  el ángel dirigió  a María Magdalena junto al sepulcro de Jesús :”No busquéis entre los muertos a la vida”,”No está aquí, ha resucitado”.Porque si Cristo no ha resucitado nosotros tampoco resucitaremos y seríamos unos mentirososos pero no,confiesa S.Pablo:» Cristo ha resucitado,primicia de los que resucitarán».Esta es la gran noticia que nos confirma y consuela y nos impulsa a homenajear a nuestros difuntos.Ellos ,seres queridos, forman parte de nuestras raíces; nosotros ,somos porción de su heredad y nuestro amor pugna por sobreponerse a la muerte que como enemigo  está siempre al acecho.La nada,el vacío,el sinsentido son como un vértigo que nos tienta y oscurece.

“Aunque la certeza de morir nos entristece, nos consuela la promesa de la futura inmortalidad pues la vida de los que en ti creemos no termina, se transforma” reza el prefacio de la misa de difuntos que nos impulsa a elevarnos más allá de nuestras percepciones inmediatas.

Necesitamos abrirnos al mundo de lo invisible con los ojos de fe. S. Agustín respondía a un joven catecúmeno, Cecilio, que tenía dificultades en la fe:”seguramente has soñado muchas veces y luego narras con precisión que en sueños has visto …¿Con qué ojos has visto tales sucesos  si los tenías cerrados durante el sueño? .Así también hay una realidad más amplia ,trascendente,sobrenatural,que la que pueden captar nuestros sentidos.

La visión de la fe y del amor que hemos recibido como regalo de Dios ha sido al precio “de la sangre del cordero” que “muriendo destruyó nuestra muerte y resucitando restauró nuestra vida”.

El enjugará las lágrimas de nuestros ojos porque “al contemplarte como tú eres, Dios nuestro ,seremos para siempre semejantes  a ti”.Así oramos en la plegaria eucarística III cuando recordamos a los difuntos. Nuestra madre la Iglesia ha recogido el sentimiento humano que expresan las lágrimas por una la persona fallecida   para sublimarlo en el amor consolador de Dios que al contemplarlo nos curará

¡Qué hermoso recordar el destino de nuestros difuntos y el propio:”Nuestra vida está escondida con Cristo en Dios”.

Celebrar el memorial de la muerte y resurrección de Jesucristo , banquete comunitario de su Cuerpo y Sangre es participar anticipadamente del Banquete eterno al que somos llamados.

Jesús, lleno de la alegría en el Espíritu Santo, da gracias al Padre por todos los que con sencillez de corazón acogen esta revelación.

Intercedamos para que nadie se cierre a la gran revelación de Dios que “quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad»

Hay algo que traigo a la memoria y me da esperanza:que la misericordia del Señor no termina y no se acaba su compasión»»Es bueno esperar en silencio la salvación del Señor»(Lm1,17-26)»Creemos que Jesús ha muerto y ha resucitado,del mismo modo a los que han muerto,Dios por medio de Jesús los llevará con él»(Iª Ts 4,14).»Salvame,Señor y tocaremos nuestras arpas todos nuestros días en la casa del Señor»(Is.38,10-14;17-20)»Mi alma aguarda al Señor porque en Él está la salvación»(Sal.129)

«Os llevaré conmigo para que donde estoy yo estéis también vosotros»(Jn.14,1-6).Este es el cielo,estar con Jesús y con todos los que nos han querido y hemos querido y con los que el Señor ha asociado a nuestra vida.

Que al confesar la resurrección de Cristo,tu Hijo, se afiance nuestra esperanza de que todos tus hijos resucitarán…Que nuesstros hrmanos difuntos puedan llegar a la mansión de la luz y de la paz.

 

 

 

 

 

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

 

1ªLct.:Apoc.7,2-4.9-14Unas muchedumbre inmensa que nadie podría contar

Sal.23,1-2,3-4ab.5-6:Estos son los que buscan a al Señor

2ªLct.:Jn.3,1-3:Veremos a Dios tal cual es.

Evangelio: Mt.5,1-12ª: Estad alegres y contentos porque vuestra recompensa será grande en el cielo.

 

La Solemnidad de Todos los Santos y la Conmemoración de todos lo fieles difuntos el 1 y 2 de noviembre tienen una gran resonancia en la vida de los creyentes cristianos que se movilizan por ciudades y pueblos para rendir un homenaje cordial a los familiares y amigos difuntos.

Ambas celebraciones gozan de una gran preeminencia en el ordenamiento litúrgico de las celebraciones de la Iglesia.

La expresión “Todos los santos” la asociamos a lo que entendemos por uno santo o una santa ,a  aquellos a los que la Iglesia después de un importante proceso , son considerados dignos de un reconocimiento y veneración públicos. Leyendo la historia de sus vidas vemos el estilo y el tono de un comportamiento acorde con el evangelio de Jesús.

 Pero además nuestra Madre la Iglesia, al declarar la fiesta de Todos los Santos, está diciéndonos que hay muchas personas anónimas, no declaradas santas oficialmente, que verdaderamente han llevado una vida con coherencia y virtud. Su vida ha sido lograda, plena porque han amado a Dios y al prójimo con toda la mente y el corazón.

Y así Jesús en el evangelio nos muestra esa correine de santos y bienaventurados que han  sido pobres, misericordiosos, pacíficos, limpios de corazón, perseguidos por su  

Honradez, por seguir a Jesús.

Y estos están comprendidos entre niños, jóvenes, solteros, casados, viudos, sacerdotes, consagrados que han seguido “las huellas del Cordero”.

Así que entonces, el Señor nuestro Dios abre las cortinas del cielo para que aparezca el cortejo celestial de las “bodas del Cordero” en donde miríadas de bienaventurados no cesan de alabar, bendecir y adorar la Cordero: “Digno es el cordero degollado de recibir el honor, la gloria y la alabanza…Santo, Santo es el Señor.

El Señor nos ofrece signos del futuro que nos espera: la alabanza, la gloria el, gozo eterno de la alabanza…S.Agustín apostilla en las Confesiones que el corazón encuentra el gozo en la alabanza porque nos hiciste, Señor para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”.

S.Agustín recibe la confidencia del joven converso Cecilio que tenía sus dudas sobre la vida eterna.Una noche durmiendo Cecilio dice tenr un sueño en que uno ángel le acompañaba a un prado donde se escuchaba  una música preciosa ,armónica, pletórica. Eso le convenció de la vida eterna…¿Dónde estabas?…habitación durmiendo…¿Cómo tenías los ojos?…cerrados…

Y oíste y viste ¿Cómo? …Con los sentidos  interiores que nos permiten captar la realidad transcendente que nos desborda.

Una llamada a la esperanza de la vida eterna gloriosa que nos  rompe nuestros escepti cismo y nuestra acidia.

Mirad qué amor nos ha tenido el Padre…Aún no se ha manifestado lo que seremos, cuando se manifieste, seremos semejantes a Él porque lo veremos tal cual es.

Queremos estar con todos los bienaventurados y con Jesús resucitado como de forma tan sapiencial se expresa S.Bernardo en su sermón sobre la fiesta..

TRIGSIMOPRIMER DOMINGO ORDINARIO

  TRIGESIMOPRIMER DOMINGO ORDINARIO.

 

1ªLct.:Deuteronomio 6,2-6:Escucha ,Israel. Amarás al Señor tu Dios con todo el corazón.

Sal.17,2-3ª.3b-4.47 y 5.51ab.:Yo te amo, Señor, Tú eres mi fortaleza.

2ªLct.:Hebreos 7,23-28:Como permanece para siempre tiene el sacerdocio que no pasa.

Evangelio: Marcos,12,28-34:Este es el primer mandamiento. El segundo le es semejante.

 

El contexto en que se desarrolla este discurso de Moisés al pueblo lo situamos en la entrega que Dios hace a Moisés en el monte Horeb del decálogo o tablas de la ley.

Fruto de la elección como pueblo de su amor ,Yahvé establece una alianza, un pacto para que “seas feliz tú y tus hijos”.

“Escucha, Israel, el Señor es nuestro Dios, es solamente uno. Amarás al Señor tu Dios con todas las fuerzas. Guarda esto en tu memoria.» Todo ello ha dado lugar a la oración diaria Shema de la liturgia judía.

El amor de Dios no es algo que quede a libre elección, es un mandamiento que responde al amor que Dios tiene a su pueblo que incluye el temor de Dios, la obligación de servirlo y la observancia de sus mandamientos. El amor es compatible con el temor filial que excluye el servil -1ª Jn.4,18:en el amor no hay temor”

La realidad del amor de Dios llena los libros proféticos sobre todo Oseas y Jeremías, los salmos y el evangelio de Jesús que en este domingo en el Evangelio de Marcos 12,28-34, se refiere al libro del Deuteronomio 6,2-6.

El amor de Dios es la posibilidad más increíble y maravillosa del corazón humano. Poder amar a Dios con todo el corazón con toda el alma y con todas las fuerzas o lo que es lo mismo poder creer ,esperar y amar sin límites.

¿Qué le sucedió al pueblo de Dios, a Israel en su Éxodo a la tierra prometida y en su discurrir por la historia? Que se sintió tentado de vivir a su aire, tentado por la idolatría, por los ídolos con nombre: placer, ser y tener ,esos deseos incolmables que pretendemos saciar con cualquier alimento. Lo mismo nos sucede a nosotros que podríamos preguntamos desde la voz de la Palabra de Dios. ¿Quién o qué cosas mandan en mi corazón y son mis señores? A veces hasta a pequeñas cosas les podemos ,dar el corazón y negárselo al Señor…Y el Señor en su paciencia y misericordia susurrarnos :»Escucha ,Israel..Uno es el Señor.

Para Jesús también el amor a Dios es el principal mandamiento. Llama y ha llamado siempre la atención que añada algo por lo que no le habían preguntado: el segundo mandamiento es semejante al primero: amarás a tu prójimo como a ti mismo. El evangelista S.Lucas prolonga el diálogo con la parábola del buen samaritano.

La sublimidad del primer mandamiento a algunos les parece una cómoda inverificabilidad. Por eso Jesús secunda el mandamiento del amor de Dios con el amor al prójimo. No los llama iguales sino semejantes.

Comenta S.Agustín. “El que te impuso los dos preceptos no podía mandarte que amases primero al prójimo y después a Dios sino primero a Dios y luego al prójimo. Pero como no te es posible ver a Dios, amando al prójimo purifica tus ojos para ver a Dios, como lo enseña S.Juan: si no amas a tu hermano a quien ves ¿cómo amarás a Dios a quien nov es?(1ªJn.4,20)(In,Io 17,8)

Todo esto nos lleva a no olvidar que el amor al prójimo(4º al 10º mandamientos) reaviva la pregunta sobre la necesidad de Dios para el existir humano pues no son simples normas de convivencia sino cláusulas de la alianza, del pacto y por eso van precedidas de un recuerdo fundamental: Yo soy tu Dios que te sacó de Egipto, guarda mis mandamientos pegándote a mi pues en ello te va la vida

La relación interhumana  vive a la sombra de la relación con Dios que la engloba o impulsa opuesto a ahogarla o depauperarla. Al prójimo, siempre amenazado de que la codicia, el poder o la violencia de sus semejantes le roben la vida, la mujer o el mando,  la fama o los bienes, Dios mismo quien le respalda.

Recientemente en algún medio un periodista ha escrito un artículo sugerente y provocador:¿Dónde está Dios?¿Por qué algunos creen y otros no?¿Por qué no evita el sufrimiento? Concluye que “Dios juega a los dados” dándoles a unos fe y a otros no. Lamenta el escándalo del mal y el sufrimiento y que él, educado en la fe católica en un momento la perdió. Pues también en estos días en un foro de un importante movimiento cristiano de nuestros días al que habían invitado a susodicho periodista un importante profesor, antropólogo para quien también había quedado a uno lado el sentido religioso, al encontrarse con tantas familias que sin alharacas y con el testimonio del amor ha abordado a nuestro periodista y le ha confesado su encuentro con Jesucristo. 

A esta peripecia humana de su relación con Dios le acompaña lo que hemos orado con el salmista: «Yo te amo, Señor, Tú eres mi fortaleza» y las palabras de la carta a los Hebreos: » Jesús, permanece para siempre, tiene el sacerdocio que no pasa, intercede a favor de los que se acercan a Dios: santo, inocente, si mancha, Ël se ofrece de una vez para siempre».

En este día del Señor os exhorto a interiorizar como anhelado talismán: “Escucha, Israel, el Señor es nuestro Dios, uno es el Señor»

Un obispo italiano decía que cada día él se sentía un pobre ateo dispuesto a ser y a aprender a ser un humilde creyente cristiano. Por eso hoy también nosotros como S.Agustín recomendaba a los catecúmenos aprender de memoria y recordar el símbolo de la fe, el credo; con la fuerza del Espíritu Santo recordamos y renovamos nuestra fe en el único Dios y Señor para amarlo con toda el alma y  corazón y al prójimo como a nosotros mismos. Y todo lo demás por añadidura. Recordando el amor fuerte el Cantar de los cantares lo llevaré ,lo llevaremos como «un sello en el corazón, como tatuaje en el brazo» «El amor es fuerte como la muerte, las aguas no lo apagarán»

Señor, concédenos caminar sin tropiezos hacia los bienes que nos prometes;

Que este sacrificio  sea para nosotros una generosa efusión de tu misericordia: que alimentados con estos sacramentos tus gracia nos disponga a recibir las promesas con que los enriqueces..  

 

 

 

TRIGÉSIMO DOMINGO ORDINARIO

TRIGÉSIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

1ªLct.Jeremías 31,7-9:Congregaré a ciegos y cojos

Sal.125,1-2ab.2cd-3.4.-5.6:El Señor ha estado grande con nosotros ye estamos alegres.

2ªLct.:Hebreos 5,1-6:Tú eres sacerdote eterno según el rito de Melquisedec

Evangelio: Mc.10,46-52:Maestro que pueda ver.

 

El domingo pasado contemplábamos el rostro de Jesús, Siervo doliente que ha venido a servir y no para que le sirvan, inaugurando una corriente de discípulos y servidores de un mundo nuevo y reconciliado que transciende el mundo sometido por los grandes de la tierra.

Vuelve hoy la Palabra de Dios en la Carta a los Hebreos a prolongar la revelación del rostro de Jesús que como Sumo y eterno sacerdote, lleno de debilidades, excepto del pecado, y por ello compresivo y compasivo, que se ofrece a Dios por la humanidad doliente. Lo que los sacerdotes de la antigua alianza hacían muchas veces: ofrecer sacrificios por el pueblo, Jesús, siendo sacerdote y víctima al mismo tiempo, lo ofrece de una vez para siempre(«ephafax»). El sacramento del sacerdocio ministerial pone de relieve que este hombre ordenado actúa en la persona de Jesucristo para celebrar los misterios de Dios y es llamado a configurarse con el estilo y vida de Jesús. El sacerdocio común de todos los cristianos diferente del sacerdocio ministerial es también llamado a participar activamente en el culto al Dios vivo de Jesucristo en el Espíritu  Y es  justamente aquí en la entraña  del servicio y la donación ,del cumplimiento de la voluntad del Padre  donde se encuentra la contenida la energía salvífica que como una onda expansiva irradia, luz, vida liberación, salud y plenitud.

El cristiano no busca el sufrimiento por el sufrimiento sino que en Jesús crucificado por amor, lo transciende en la vida gloriosa del Resucitado. Y así se une al alborozo del profeta: ”Gritad de alegría, regocijaos con el resto que se siente salvado y curado”. El Señor conduce a su pueblo entre consuelos :”ciegos y cojos, preñadas y paridas…una gran multitud…se marcharon llorando, los guiaré entre consuelos”. Dios nos consuela, está con el solo, con  nosotros. Así que alguna vez hemos podido decir con el salmista:» Cuando el Señor cambió la suerte de Sión nos parecía soñar. La boca se nos llenaba de risas y la lengua de cantares .El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres». El profeta Jeremías como los demás profetas que han lamentado el desvarío, el pecado del pueblo, celebra y anima al pequeño resto de Israel y ahora a nosotros a gritar, alabar y regocijarse porque el deseo de Dios es la salvación de los hombres.

Esta historia de Dios con nosotros se hace como más visible en Jesús encontrándose con el ciego Bartimeo. Todos nos podemos imaginar la situación limitada y pobre de aquel hombre y  la esperanza que anida en su corazón cuando le dicen que está pasando Jesús. Seguramente ha oído  que Jesús de Nazareth ha curado a otros enfermos y se ha dicho así mismo:¿por qué no me va a poder curar a mi. Pensad en la fe que ponemos en la fama de algunos médicos y a lo que estamos dispuestos a hacer por la curación de un ser querido. Los Doctores Barraquer, Castroviejo,en el campo de la oftalmología y tantos otros¡cuanta admiración y agradecimento han despertado¡.  Pues él sacando fuerza y coraje de su corazón comienza a gritar:¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mi¡ Como si todo su ser se concentrase en un punto y emitiese un dardo, «jacula», una saeta disparado al corazón de Jesús. Algunos anacoretas del desierto cifran su oración en esta  jaculatoria o corta y penetrante frase. Un impacto ardiente, confiado.

¿Qué quieres que haga por ti? Jesús realizó y continúa realizando un signo poderoso que le devuelve la vista rompiendo aquella situación triste como la de tantos enfermos. Este mundo a veces tan doliente es quebrado y abierto a otro santo libre, amoroso ,reconciliado. Un mundo abierto al Dios de la vida y de la alegría. Este el sentido profundo de los milagros y curaciones: abrirnos a un mundo restaurado, reconciliado salvado. Naturalmente que la medicina es el camino para restaurar a la naturaleza enferma pero a veces el Señor actúa como gracia para reparar nuestro cuerpo enfermo.

Bartimeo ha recibido una curación física una apertura de sus ojos al mundo exterior rico y fascinante, lleno de luz; ha visto a Jesús de quien había oído cosas admirables, ha sido tocado en sus ojos interiores por la grandeza de Jesús que aparece compasivo, misericordioso, atento a los que sufren. A él y a cuántos presencian el signo les suscita una honda pregunta y les regala respuesta grandiosa:¿Quién es éste?¡Magnífico quien da vista a los ciegos¡ Y luego el evangelio nos dice que Bartimeo le seguía por el camino, por un camino nuevo de fe, visión y salvación. Los milagros, las curaciones de Jesús mueven a la fe, al seguimiento, a la salvación integral.

Brota no solo la admiración ante el signo sino la luz de la amistad y el seguimiento de aquel que se manifiesta con tanto poder y tanto amor: ¡Jesús de Nazareth¡.

Aquí, ahora, hoy, nos reconocemos creyentes cansados, indiferentes, resignados. Jesús que es el mismo hoy, ayer y siempre, presente ahora aquí está pasando entre nosotros Por gracia hemos recibido la fe, una nueva luz, una amplitud de visión que nos impulsa al coraje y la audacia para vivir con esperanza y optimismo .Y nos dice: Pablo, Ainoa, Carmen, Joseba, Carlos … ¿qué quieres que haga por ti? Respóndele libre y profundo. Manda al corazón de Jesús un  deseo ardiente y audaz: Jesús Hijo de David, ten compasión de mí, que vea, que crea, que ame, que espere, que me cures..

Recientemente se expresaba un no creyente diciendo que encontraba pocos creyentes hablando de Dios. Conviene hablar de Dios, conviene recordar el desafío del gran escritor ruso Dostotoieski: Si Dios no existe, todo está permitido que otro creyente vierte en: Si Dios existe, todo es diferente. Y no para convertirlo en retórica o discusión de inteligentes sino para afirmar el sentido y la profundidad de la vida, del amor, del sufrimiento y de la muerte. La fe no es una carencia de conocimiento que un día la ciencia pudiera conseguir. Ella se mueve en un ámbito trascendente diferente al ámbito del conocimiento científico que tiene sus leyes y estrategias.

El gran dramaturgo español Antonio Buero Vallejo se sirve de personajes ciegos para describir la realidad trágica de la existencia y en algún momento llega a decir que la imagen con que mejor  definiría a Dios sería la luz. La fe como “nuevo ojos para ver”  

Tanto creyentes como no creyentes necesitamos una luz, una esperanza :pase lo que pase Dios está en la cruz y en la luz ,en la muerte y en la resurrección.

Vamos todos a la obra de la fe en el Dios vivo Padre de Ntro Señor Jesucristo que ha derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo. Que nos dediquemos, como dice San Agustín ,a la obra mayor de nuestra vida: “curar los ojos del corazón para ver a Dios”.

Señor aumenta nuestra fe, esperanza y caridad y para conseguir tus promesas concédenos amar tus preceptos.¡Que nuestra celebración sea para tu gloria y tu alabanza. Que un día poseamos plenamente cuanto celebramos ahora en estos ritos sagrados.

Un recuerdo muy especial para tantos misioneros que anuncian el evangelio en  en el mundo. Esta Jornada preciosa del DOMUND  nos anima a agradecer el conocimiento de Jesucristo y el impulso que su espíritu nos da para anunciar al mundo la salvación gratuita y amorosa de Dios.

    

 

 

DOMINGO VIGESIMONONO DEL TIEMPO ORDINARIO

VIGÉSIMONONO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

1ªLct.: Is.53,10-11:Cuando entregue su vida como expiación

Sal 32:Que tu misericordia venga sobre nosotros

2ªLct.:Hb.4,14-16:Se compadeció de nuestras debilidades

Evangelio: Mc.10,35-45:El Hijo del Hombre ha venido para dar su vida en rescate por todos.

El profeta Isaías,en el capítulo 53,describiéndonos la figura de un personaje misterioso a quien designa como «Siervo de Yahvé», nos acerca y nos ayuda a atravesar la frontera escandalosa del dolor y del sufrimiento para encontrarle sentido, ya que “El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento pues con lo aprendido ,mi Siervo justificará a muchos, cargando con sus crímenes”

Tantos crímenes, violaciones, sufrimiento de inocentes, tantos holocaustos antiguos y modernos llevan a tantas preguntas:¿Qué hace Dios?¿Por qué guarda silencio?¿Por qué actúan así los hombres?

Podemos mirar hacia otro lado, cerrar las puertas, negar la realidad, desasosegarnos y desesperarnos o fijando nuestros ojos en Jesús, el Siervo doliente de Dios, ”mantengamos la confesión de la fe ya que tenemos un sumo sacerdote, un pontífice( puente) que se compadece   y ha sido probado en todo menos en el pecado”(Hb.4,15) pues como ha dicho Isaías: ”cuando entregue su vida como expiación(borrar las culpas con un sacrificio), verá su descendencia, prolongará sus años”

Cierto médico, algunos años después de la segunda guerra mundial ,examinaba a una mujer judía que llevaba una pulsera hecha de nueve dientes de oro.”Bonita pulsera ”observó el médico.”Sí-respondió la mujer”…Este dientecillo es de Miriam y este otro de Esther y este otro de Samuel…”Y así siguió mencionando el nombre de sus hijos e hijas ”Nueve hijos y todos fueron llevados a la cámara de gas”. A la pregunta de cómo podía vivir con semejante destino ella respondió que actualmente dirigía un orfelinato en Israel”). El sufrimiento ha encontrado su sentido, su orientación, es fecundo, prolonga el amor, la misericordia, la justicia.» Cuando se tiene un porqué,se puede soportar el cómo».

Jesús causaba admiración  por la autoridad de sus palabras y por resistirse a las modas y pareceres de su tiempo La lógica del mundo ,reflejado en el corazón  los hijos de Zebedeo, pide estar al lado de quien  puede tener influencia: ”concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda”

Jesús comprende el deseo primario y desordenado de quienes lo admiran pero a continuación les abre su corazón y les da a conocer otra faceta de su persona que desconocen:¿Acaso sois capaces de beber el cáliz que voy a beber?

«Beber el cáliz» es signo del sufrimiento .Un rasgo decididamente histórico de la vida de Jesús es la conciencia vivísima que tiene de su destino: su muerte, su entrega al Padre por nosotros y nuestra salvación:”el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan sino para servir y dar su vida en rescate por todos” Aquí radica la diferencia del cristianismo con otras religiones. Ellas pretenden ponerse en contaco con Dios a través de oraciones y sacrificios, buscan a Dios, presentan méritos para granjearse el beneplácito de Dios. Suben a Dios. En  el cristianismo, Dios gratuitamente viene al encuentro del hombre para salvarlo.

Y añade,”los grandes de la tierra los oprimen y tiranizan”.Entre vosotros, el que quiera ser el primero sea vuestro servidor. ¿Quién de nosotros, en nuestra propia profesión, no puede adoptar una actitud de servicio y misericordia? La profesión, el trabajo con dedicación e inteligencia es una forma de amor social.¡ Cuantas ocasiones de nuestra vida pueden tener motivos de amor y misericordia ¡Una de las palabras claves que aparecen en los textos del Concilio Vaticiano II es la DIAKONIA(servicio)aplicado tanto a la Jerarquía(los pastores) como a los fieles

El discípulo de Jesús, despojado de sus apegos, liberado de sus demasías, se acerca con seguridad al trono de la gracia que nos auxilia oportunamente.

Los misioneros viven este servicio anunciando el evangelio en situaciones a veces de auténtica persecución. Que Jesús Crucificado, el Justo los fortaleza y consuele:” Jesús, el Hijo de Dios es compasivo con nuestras debilidades ”porque ha sido probado en todo exactamente como nosotros menos en el pecado” Pensando en ellos y compartiendo nuestro bienes por medio de un donativo ayudamos a realizar el deseo de Jesús: Id por todo el mundo anunciando la buena noticia de la salvación.

“Señor, concédenos un corazón libre”, “que tu gracia nos purifique ”que participando frecuentemente en la Eucaristía disfrutemos de tus beneficios en la tierra y crezca nuestro conocimiento de los bienes del cielo”.