DOMINGO SÉPTIMO ORDINARIO

SÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct.:Lev.19,1-1.17-18:Amarás a tu prójimo como a ti mismo
Sal.102,1-1.3-4.8 y 10,12-13:El Señor es compasivo y misericordioso.
2ªLct.:1ªCo.3,16-23:Todo es vuestro, vosotros de Cristo y Cristo de Dios.
Evangelio: Mt.5,38-48:Amad a vuestros enemigos.

El fragmento del evangelio de Jesús según San Mateo que ha sido proclamado es prolongación del sermón del monte. Jesús ”que no ha venido a abolir la ley sino a darle plenitud” eleva a una categoría sublime e inimaginable el mandamiento del amor: ”amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os persiguen”.
Conociendo nuestra urdimbre humana y sus reacciones viscerales y primarias de inmediato surgen en nuestro corazón bastantes interrogantes:
¿Se podrá llevar a cabo tal propuesta?¿No se tratará de un deseo utópico pero irrealizable?¿Acaso no es legítimo defendernos y luchar contra el mal? Jesús mismo a quien le abofeteó en el tribunal le dijo: Si he hablado mal ¿dime en qué? Si no ¿por qué me pegas?
Es seguro este tono en el hablar de Jesús sobre la exigencia del amor. De hecho el destino, asumido por propia voluntad, de la vida de Jesús fue la muerte, dar la vida “por nosotros y por nuestra salvación” hasta exclamar: ”Perdónalos porque no saben lo que hacen”. En días pasados, en el evangelio de S. Marcos, Jesús increpa a Pedro que le quiere apartar del camino de la cruz: ”Apártate de mi ,Satanás, tú piensas como los hombres no como Dios”
“ Cuanto más nos identificamos con la misión que se nos ha confiado como ha hecho el Hijo eterno, más íntimamente nos haremos hijos e hijas del Padre celeste: de ello da testimonio todo el sermón del monte” (Hans Urs von Balthasar:”si no os hacéis como este niño …p.54)Este es el motivo y razón de fondo del amor a los enemigos :“Así seréis hijos de vuestro Padre que hace salir el sol sobre malos y buenos” ”Si no os hacéis como niños no entraréis en el reino de los cielos”
En el ámbito de la gracia, del Reino de Dios, de la ciudad de Dios, presente ya aquí, el creyente y la comunidad cristiana ensayan esa nueva dimensión del amor total. Quien perdona como Dios nos perdona y como Jesús en la cruz vive la conciencia de ser hijo:”Sed santos como yo soy santo”, ”Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”.
En nuestra vida de cada día, en nuestra convivencia ordinaria vivimos roces, fricciones que nos hieren y van dejando sus secuelas, sus heridas que nos impiden vivir en paz y reconciliados. Podemos sentirnos con odio, resentimiento, rabias, antipatías y a veces solapadas. ¡Cuántos corazones lastimados incluso con estupenda actitud creyente¡ ”Juan José Cortes el papa de Mariluz asesinada, se expresaba diciendo el temor de que en el juicio contra los asesinos de su hija se despertase el rencor y la rabia que tanto daño hace por añadirse al dolor ya soportado.
Siendo joven sacerdote llegaba todos los meses a mi parroquia una señora para que celebrásemos una misa por el eterno descanso de su hermano al que habían asesinado. Siempre me decía “pero yo no perdono a Dios lo que ha sucedido a mi hermano”. Nunca había oído semejante expresión” Poco a poco iba comprendiendo aquella dolorosa situación y la expresión: ”No odiarás de corazón a tu hermano, ni te vengarás, ni guardarás rencor sino que amarás a tu prójimo”…Es decir, que tu corazón se sienta libre de cualquier resentimiento de tal modo que al sufrimiento por una injusticia recibida no se añada este sufrimiento” ”Dejaos reconciliar por Dios en nuestro Señor Jesucristo”. ”Antes de depositar la ofrenda si tiene tu hermano algo contra ti ve y reconcíliate con él”
Un samurai visitó a un viejo sabio para plantearle una duda que le atormentaba:¿existen el infierno y el paraíso?
-¿Quién pregunta eso?.-Un guerrero samurai
-¿Con esa cara de idiota? Y ¿además tan estúpido y cobarde?
El guerrero airado desenvainó el sable.
El viejo sabio exclamó: ¡Ahora se abren las puertas del infierno¡
El guerrero comprendió la sabiduría del viejo y guardó el sable avergonzado .El sabio exclamó de nuevo: ¡Ahora se abren las puertas del cielo¡
Está aquí Jesús en medio de nosotros y ve todo nuestro interior, los repliegues de nuestra sicología, nuestros sufrimientos y rencores, nuestras fobias. Vamos a hacer un ejercicio de fe en Jesús que “es el mismo hoy, ayer y siempre”. Vamos a pedirle que hoy nos sane de raíz, nos libere de toda resistencia a la paz y al perdón .Que cure a las personas que nos han hecho sufrir y nos cure por haber hecho sufrir a los demás.
Las iglesias, los templos, los santuarios son ámbitos de paz. A veces como que la tocamos físicamente. Muchos nobles deseos y súplicas humildes han dejado un ambiente de calma. Y además está garantizada por Jesús, l a Sama. Virgen o el Santo de devoción. En la plegaria Eucarístíca Vb decimos: “que tu Iglesia sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz, para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando” No sólo a nivel personal sino también eclesial donde hemos de vivir la utopía del perdón y del amor a los enemigos.
Nos impulsa el Espíritu a ser sal que sala que quema que purifica y que da sabor hasta llevar al extremo el amor incluso al enemigo.
“La meditación asidua de tu doctrina nos enseñe a cumplir de palabra y de obra lo que te complace”.
“Concédenos loa salvación eterna cuyas primicias nos has entregado en este sacramento”.

SEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

SEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct.:Eclesiástico 15,16-21:No mandó pecar al hombre
Sal.118,1-2.4-5.17-18.33-34:Dichosos los que caminan en la voluntad del Señor
2ªLct.:Dios predestinó la sabiduría antes de los siglos para nuestra gloria
Evangelio: Mt.5,17-37:Se dijo a los antiguos…pero yo os digo

El fragmento del Eclesiástico que acabamos de escuchar pone de relieve la condición moral de la persona. Está impulsada a elegir un comportamiento: bueno, malo, indiferente…”Ante ti están puestos fuego y agua, muerte y vida”
“Si quieres, guardarás sus mandamientos””…le darán lo que él escoja”.No se trata de un impulso instintivo:””…no mandó pecar al hombre.”,y además incluye responsabilidad:”…no deja impunes a los mentirosos”
El motivo:…es prudencia cumplir su voluntad” “es inmensa la Sabiduría del Señor…conoce las obras del hombre”.
En el Deuteronomio Israel recibe las tablas de la alianza:”para que seas feliz tú y tus hijos”.”Los pueblos dirán qué gran Dios el de Israel que le ha regalado unos mandamientos”.
La confesión de Dios como Padre todopoderoso cambia el modo de vivir. Recordamos a San Pablo que al dirigirse a los maridos cristianos les hace caer en la cuenta de que su trato a la mujer no puede ser igual al de antes de creer.
El tono moral del comportamiento creyente hunde sus raíces en la expresión del salmista:”Dichosos los que caminan en la voluntad del Señor””Muéstrame el camino de tus leyes y lo seguiré puntualmente, enséñame a cumplir tu voluntad y a guardarla de todo corazón” .
San Pablo en la carta a los Corintios ahonda aún más en la Sabiduría divina de “los perfectos”.Es misteriosa ,escondida que el hombre no puede alcanzar pues es regalo de Dios:”no hubieran crucificado al señor de la gloria si la hubiesen conocido”.
Y así nos adentramos en el fragmento del evangelio de S.Mateo que prolonga el discurso del monte, que explica las bienaventuranzas y que eleva a un tono mayor el modo de comportarse del discípulo de Jesús.
La conciencia de grandeza que tiene Jesús de sí mismo implícitamente se advierte en su modo de hablar: “No he venido a abolir la ley o los profetas sino a dar plenitud””Ved que en otro tiempo se os dijo…pero yo os digo”.Jesús se atreve a corregir a una autoridad tan eminente en el pueblo judío como fue Moisés.
La concreción del obrar del discípulo se presenta exigente y extrema: No sólo “ no matarás” sino “ve a reconciliarte con tu hermano si tiene algo contra ti, antes de la ofrenda”
No sólo “no adulterarás” sino que “Ti corazón esté libre del deseo de la mujer del otro”.
“No juréis por Dios”…sino decir “Sí o no”.
Si ya dijimos que las bienaventuranzas no eran unos mandamientos añadidos a los dados sino una actitudes y disposiciones profundas del discípulo de Jesús, lo mismo cabe decir de este extremo de mandatos que da Jesús. Por eso la clave de la comprensión de tal seguimiento radical nos la ofrece el mismo Jesús: “El Reino de Dios está en medio de vosotros”“He venido a dar plenitud a la ley”. La ley por si misma da muerte si falta el corazón que es el amor. San Agustín y Santo Tomás nos dicen que hasta el evangelio sin la gracia nos mata. Por eso Jesús da la gracia, su Santo Espíritu para traducir la vida en amor hasta el extremo.”Cuando os envía fuerza de lo alto seréis mis testigos””El os enseñará la verdad”
Pensemos en una mujer embarazada que lleva en sus entrañas a su hijo y además es primeriza. Recibe órdenes y prohibiciones, sugerencias, consejos. Como ama a su hijo está dispuesta a hacerlo todo por él. Sin amor, sin ese motivo fuerte se moriría.
Por eso “cuanto más nos identificamos con la misión que se nos ha confiado como ha hecho el Hijo eterno, más íntimamente nos haremos hijos e hijas del Padre celeste: de ello da testimonio todo el sermón del monte” (Hans Urs von Balthasar:”si no os hacéis como este niño …p.54)
Un hombre mató a la madre de un amigo sacerdote. Después de un tiempo aquel sacerdote visitó en la cárcel al asesino de su madre, como Juan Pablo II a su agresor.
Hace pocos años celebré la Eucaristía con motivo de los 50 años de matrimonio de los padres de un amigo, cuyas bodas habían sido omo  un  funeral porque los padres de él no le dejan casar con ella. Al final la madre que había querido impedir la boda de su hijo, pasó los últimos años de su vida atendida por el el hijo y la nuera. Y tantos casos en que vemos cómo el evangelio se vive en radicalidad no como estrategia fría, estoica o heroica. Es el evangelio de la gracia, del amor, del don del Espíritu Santo.

Hoy,la Campaña contra el hambre de Manos unidas,con el lema:»El mundo no necesita más comida sino gente más comprometida», es otra ocasión magnífica para expresar nuestra solidaridad y cercanía con el mundo que sufre hambre ,canalizando nuestra cooperación caritativa a taravés de esta estupenda ONG de la Iglesia española

“Concédenos vivir por tu gracia de tal manera que merezcamos tenerte siempre con nosotros””Que esta oblación sea causa de eterna recompensa para los que cumplen tu voluntad””que busquemos siempre las fuentes de donde brota la vida verdadera”

QUINTO DOMINGO ORDINARIO

QUINTO DOMINGO ORDINARIO

1ªLct.:Isaías 58,7-10:Entonces nacerá tu luz como la aurora
Sal.:Sal.111,4-5.6-7.8ª y 9:El justo brilla en las tinieblas como una luz
2ªLct.:1ªCo.2,1-5:Os he anunciado a Cristo crucificado.
Evangelio:Mat.5,13-16: Vosotros sois la luz del mundo.
El profeta habla en nombre de Dios. Habitado por el Espíritu que le impulsa hablar emite un mensaje, en este caso exigente y prometedor. Exigente por dirigirse a la persona siempre ávida de poseer, tener y gozar a costa incluso de los demás. El ego humano ,llevado por un deseo incolmable de dicha, nunca se siente satisfecho. Por eso la Palabra que denuncia y sala escociendo, resuena así: “destierra lo opresión, el gesto amenazador y la maledicencia”. Domina tus impulsos de superioridad  y altanería, frena tu lengua lista para la mentira y el engaño y asciende por la senda del amor que comparte su pan con el necesitado, hospeda al sin techo y viste al que va desnudo y “no te cierres a tu propia carne”.Es bueno que vivas y convivas.
Este mensaje que denuncia y corrige es prometedor porque, abierta la carne, la «casa sola» del ego insaciable ,se abre a la luz que entra y sale a raudales: “tu oscuridad se volverá mediodía ”y “el justo brilla como una luz”
De este modo el hombre justo refleja la gloria de Dios. Es el hombre benevolente y benefactor. Es el hombre que desde Jesús, encarna las bienaventuranzas y se parece a Dios y a Jesús ,porque le impulsa a ser y a obrar el Espíritu Santo. que lo habita:”romperá tu luz como la aurora, en seguida te brotará la carne sana”.La Palabra de Dios se hace carne, la palabra del hombre se hace amor porque sólo el amor es creíble, es digno de fe .Es la hora del hombre de la beneficencia, es el benefactor
San Pablo después de su aparente fracaso en el areópago, predicando al Dios desconocido y escuchando el expresiones de cierto desprecio: “otro día te escucharemos”; comprende donde reside el poder de la palabra y del evangelio. No es en la elocuencia, ni en la oratoria. Reconocemos a los excelente profesionales de la comunicación que cautivan con su retórica. Pablo se presenta débil y temeroso :” para que vuestra fe no se apoye en la sabiduría de los hombres “sino en la manifestación y poder del Espíritu Santo” Es el hombre de la bendición, es el hombre que dice bien, es bendito.
Pepe un hermano salesiano luego ordenado sacerdote había acudido a unos ejercicios espirituales para 60 sacerdotes tanto del clero religioso como del diocesano .En la primera Eucaristía ,él ,uno más de los que concelebran y todavía desconocido en el grupo,advierte que abramos las puertas a Cristo .Le llamaron al orden y el obedeció. Al tercer día tenía una fila larga de sacerdotes esperando confesarse con él.
Al cuarto día los mismos que dirigían los ejercicios le pidieron que hablase y durante hora y media escuchamos como “embobados” su testimonio de Dios y Jesús. Hablaba movido por la sabiduría de Dios.
He aquí como se anuncia y se hace presente el evangelio, la buena noticia anunciada por Jesús. A través de sus discípulos, conforme al servicio a realizar en su vida. Son llamados a ser sal y luz del mundo.
Cuando el discípulo de Jesús vive en el mundo con coherencia entre lo que dice y hace ,se parece a la sal que da sabor,que quema y pone en evidencia la incoherencia e insensatez de quien no actúa movido por el bien y la justicia .Es como la sal que preserva a los alimentos de la putrefacción y los conserva sanos y comestibles. Son conmovedoras las palabras de Toni Cantó cuando una de sus hijas sufrió un accidente mortal por la imprudencia de un kamikaze del volante:”Al hombre que le quitó la vida le deseo una pronta recuperación y animo y fuerza para soportar la carga que llevará de por vida”
El discípulo de Jesús se convierte en luz que orienta, ilumina, consuela y en ocasiones denuncia y amonesta hasta doler porque es verdadera .
A veces a los cristianos en el vecindario se les califica como “quienes van a la parroquia”.En circunstancias graves se les insta a servir de enlace con el sacerdote para requerir un servicio religioso que nunca habían necesitado. Son luces que impulsan a la esperanza en circunstancias difíciles
Los artistas nos enseñan a mirar la luz de sus cuadros. Una religiosa cisterciense, Isabel Guerra, pintora reconocida, nos ofrece cuadros de la vida ordinaria transfigurados por la luz y la paz de sus rostros. El gran dramaturgo del pasado sighlo XX Antonio Buero Vallejo, se sirve del mundo de los ciegos para expresar las alegrías y tragedias de la humandiad. Y dice que mejor definición de Dios sería la  luz. Jesús es la luz del mundo. El primer día de la creación  Dios hizo la luz.
En una entrevista al Premio Nóbel de Física,Theodor W.Hansch, un sabio del láser, le pregunta el periodista si el progreso hace mejor al hombre. A veces más conocimiento supone hacer más daño con eficacia. Debemos trabajar desde otro ámbito para que no suceda así. Buscando la luz se ve la esperanza? Tratamos de saber para vivir mejor. Nuestra esperanza es comprender más al mundo y las reglas que lo rigen.¿Se puede llegar a ver Dios? No, pero sí un mundo maravilloso y su evolución.
Al hacernos partícipes de un mismo pan y de un mismo cáliz, concédenos vivir tan unidos a Cristo que fructifiquemos con gozo para la salvación del mundo ”porque vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo.

CUARTO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO CUARTO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct. Sofonìas 2,3;3,12-13:Dejaré en medio de ti un pueblo pobre y humilde
Sal.145,7.8-9ª.9bc-10:Dichosos los pobres en el espíritu porque ellos es el Reino de los cielos.
2ªLct.:1ªCo.1,26-31:Dios ha escogido lo débil del mundo.
Evangelio: Mt.5,1-12ª:Dichosos los pobres de espíritu.

El fragmento del evangelio según S. Mateo que ha sido proclamado y denominamos de las BIENAVENTURANZAS, nos da un perfil de Jesús, de su identidad: actitudes y sentimientos y de su proyecto. El mismo diseña para los discípulos LA CARTA MAGNA así como para todos aquellos que se deciden por el Reino de Dios.
Nos imaginamos la majestuosidad de Jesús desde el monte emitiendo este discurso:”Bienaventurados los pobres, los misericordiosos, los limpios de corazón…” que a todos nos emociona y al mismo tiempo nos interroga.
El destino final de Jesús, “que no tenía donde reclinar la cabeza”,asumido como cumplimiento de la voluntad del Padre: dar la vida por amor hasta morir en la cruz;va surcado por la pobreza, la misericordia, la sinceridad, la justicia, la fortaleza de ánimo en la persecución…
Jesús personaliza y colma el “anhelo de los pobres de Yahvé”,ese grupo de fieles creyentes y justos del pueblo judío del que nos ha hablado el profeta Sofonías ”que han puesto su confianza en el Señor”,que han guardado los mandatos del Señor con fidelidad. Es la imagen del Siervo de Yahvé de la que habla Isaías que “salvará a su pueblo por el sufrimiento.”
Las bienaventuranzas no son una serie de mandamientos añadidos, más elevados y exigentes sino el estilo de vida de Jesús y sus discípulos siempre dispuestos a acoger las insinuaciones del Señor de la vida.
Los sufridos y golpeados por la vida, siempre dispuestos a ayudar, disculpar o perdonar, los misericordiosos, los limpios y sinceros, de los que anhelan ver la justicia y la equidad realizadas, los perseguidos por causa de Dios y de Jesús son los humildes que se ponen a flor de humus, tierra, atentos a la verdad. Los humildes como las madres que se han puesto al nivel de la tierra como Jesús para servir lavando los pies de sus hijos.
“Estad alegres y contentos porque vuestra recompensa será grande en el reino de los cielos” La recompensa será sentir que Dios les da la razón por su vida donada.
La expansión del Evangelio de Jesús por el mundo greco-romano comienza por las capas más humildes y pobres de la sociedad donde Jesucristo se presentaba como Salvador de todos, especialmente de los que no tienen grandes cosas que esperar. Así nos describe S.Pablo su apostolado en el puerto de Corinto:”no hay en vuestra asamblea muchos sabios en lo humano, ni poderosos, ni aristócratas”
Sabemos que esa sabiduría de la humildad y de la entrega de Jesucristo es captada e interiorizada por ricos, sabios, filósofos que convirtiéndose a Jesús ordenan su riqueza o sabiduría por la causa de Jesús, del Reino que predica.
Apologetas, teólogos, pastores, matronas romanas, los padres de la iglesia encarnando las bienaventuranzas jalonan la historia del cristianismo vivo.
Un joven turco, estudiante de Económicas, recientemente ha dado testimonio de su conversión al cristianismo después de ser un inquieto creyente musulmán.
Siempre buscador de la verdad, entra una mañana en una iglesia católica de Ancara done se celebraba la Eucaristía en turco. Las palabras de la consagración: tomad y comed, esto es mi cuerpo le conmocionaron. Dios misterio viene a nosotros. La mirada al crucifijo y la acogida dispensada por aquella comunidad cristiana le ponen en el camino de Jesucristo..Experimenta la incomprensión de su familia pero su fe en Jesucristo le llevará incluso a pedir que en su carnet de identidad aparezca su nuevo nombre y su religión cristiana. Un ejercicio de libertad religiosa no sin dificultades .
Señor, reanimados por los dones de la salvación que el pan de la vida eterna nos haga crecer continuamente en la fe verdadera.
Que estas ofrendas, signo de nuestra servidumbre, al ser aceptadas por ti se conviertan para tu pueblo en sacramento de vida y redención.

TERCER DOMINGO ORDINARIO

1ªLct.:Isaías 9,1-4:En la Galilea de los gentiles, el pueblo vio una luz grande
Sal.26,1.4.13-14:El señor es mi luz y mi salvación.
2ª Lct.:1ªCo.1.10-13.17:Poneos de acuerdo y no andéis divididos.
Evangelio: Mt.4,12-23:Vino a Cafarnaúm para que se cumpliese lo que había dicho el profeta Isaías.

TU LUZ,SEÑOR,NOS HACE VER LA LUZ

El profeta Isaías proyecta sobre la triste realidad de las tribus de Zabulón y Neptalí humilladas por el Señor un rayo de esperanza:”el pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande”.La imagen de la luz y del color despierta en nosotros un sentimiento de seguridad y de alegría en contraste con la oscuridad que nos impide ver y vivir .Y así también para el creyente:”El Señor es mi luz y mi salvación”.Un compañero de estudios que atravesaba un momento de crisis existencial me confió que viviendo en una pensión en compañía de un ciego, éste le confesó: vivo como si viese .Tal era el grado de aceptación de ese ciego.”No puedes irte, tú eres nuestra luz”, le decían unos jóvenes rebeldes e insoportables de un colegio de los barrios de Miami, a una profesora a quien costó sudor y lágrimas hasta ser aceptada. La película “Mentes peligrosas” nos relata las tribulaciones de una joven profesora que desde un golpe de efecto: enseñó algunas tácticas de kárate a sus alumnos que comenzaron a ver en ella una maestra ejemplar.
Todo que con fe y esperanza anunciaron los profetas del Antiguo Testamento-como Isaías en el fragmento que acabamos de escuchar-Jesús, el Ungido de Dios lo realiza en su persona, sus palabras y obras. El es la luz que brilla en la tiniebla. También con el salmista podemos decir:”Una cosa pido al Señor, eso buscaré, habitar en la casa del Señor, gozar de la dulzura del Señor contemplando su templo”.
Los profetas en el Antiguo Testamento ante el pecado y la infidelidad del pueblo a la alianza llamaban a la conversión “para que se os perdonen los pecados”.Lo mismo predicaba Juan: convertíos, bautizaos para que se os perdonen vuestros pecados. Pues bien, Jesús también llama a la conversión con un toque especial : Convertíos y creed porque está cerca el Reino de Dios, porque el Reino de Dios está en medio de vosotros”. Cambiad, tomad, recibid, apropiaos el Reino de Dios, la salvación de Dios
Jesús mismo es el Reino de Dios, la bondad y cercanía de Dios que predica con autoridad curando enfermedades y dolencias .Es el Reino de Dios realizándose.
Convertirse, volverse ,a mirar a Jesús, apropiarse la gracia de la salvación es el tono que Jesús imprime a la Conversión.Luego derivarán los frutos del amor:un corazón nuevo que producirá «frutos de caridad».
Paradójicamente en nuestra sociedad notamos una presencia y ausencia de Jesús hasta negarlo o maltratarlo o perseguirlo en sus amigos. Hay libros sobre Jesús que se convierten en bestsellers o películas pero que ignoran la mejor investigación tanto de los escrituristas protestantes como de los católicos.
El conocimiento de Jesús mediante los evangelios, el testimonio de la iglesia y de los santos requiere el ejercicio de la fe para confesarlo como el Señor y Mesías resucitado con la ayuda de su Espíritu pues “Nadie puede decir Jesús es el Señor si no es con la fuerza del Espíritu Santo”.Llama la atención que en el Evangelio los demonios reconocen en Jesús al Hijo de Dios, al Ungido pero no lo confiesan como Señor porque supondría cambiar de actitud, aceptarlo como Señor, Dueño.
Como creyentes, como Iglesia esta es nuestra misión: Conocido y amado Jesús, anunciar que el Reino de Dios, la gracia de la salvación está en medio de nosotros, está aquí. Y hemos de anunciarlo desde la unidad.¡Qué logro dedicar un octavario de oración por la unidad de los cristianos¡
La Iglesia, las órdenes y congregaciones religiosas, los nuevos movimientos, los grupos parroquiales no estamos para decir cuántos somos, qué cosas hacemos sino para anunciar a Jesucristo.
No con estrategias ,planificaciones complejas-que aunque necesarias siempre son medios. “No con sabiduría de palabras para no hacer ineficaz la cruz de Cristo”.
Este ha de ser el anhelo de los creyentes:”Una cosa pido al Señor, eso buscaré, habitar en la casa del Señor, gozar de la dulzura del Señor contemplando su templo” y atraer a otros al Reino.
Unas palabras consoladoras de la Encíclica de Benedicto XVI, Spe Salvi:”La fe no es solamente un tender de la persona hacia lo que ha de venir y que está totalmente ausente. La fe nos da algo. Nos da ya ahora algo de la realidad esperada y esta realidad constituye para nosotros.
Que los dones al consagrarlos con el poder del Espíritu se conviertan en dones de salvación.Recibida esta gracia vivificadora nos alegremos siempre de este don admirable Que podamos dar frutos de buenas obras en nombre de tu Hijo.