SOLEMNIDAD DE NTRA SRA DE LA CONSOLACIÓN

SOLEMNIDAD DE NUESTRA SRA.DE LA CONSOLACIÓN

 

Is.49,8-11.13-15:El señor se conmueve como una madre

Sal.29,2-9.11-13: La misericordia del señor por siempre

2ª Co 1,3-7: Padre de la misericordia  y del consuelo

Jn.19,25-27: He ahí a tu madre¡¡He ahí a tu hijo¡

Jn.2,1-11: Haced lo que Él os diga

Lc.1,39-47:¿De dónde a mí la madre de mi Señor?

 

Atravesando la cancela o armazón de madera que hay a la entrada de la iglesia de los PP.Agustinos de Valladolid, Filipinos,7,en el techo hay una pintura en la que aparecen Ntra.Sra. de la Consolación y San Agustín y  santa Mónica  recibiendo un cinturón o ceñidor de color negro(la correa) que les entrega la Virgen.

Nuestra Sra. De la Consolación es la patrona titular de la orden agustiniana cuya Solemnidad hoy celebramos. La Consolación(cum  solus…con el solo) es aliviar la pena o aflicción de una persona nos sugiere la presteza con la que la Madre de Dios acuda compasiva ante la soledad de Santa Mónica que llora la vida errante, la falta de fe  de su hijo. San Ambrosio será también confidente de Santa Mónica quien la alentará a esperar la “conversión de un hijo de tantas lágrimas”

La Palabra de dios por medio del profeta Isaías nos abre el corazón de Dios. Él es el que restaura a su pueblo, lo pastorea, lo conduce el compasivo. El Señor consuela a sus hijos porque es como “un madre que se conmueve por el hijo de sus entrañas”

Cambiaste mi luto en danzas, me has vestido de fiesta….La cóleras de Dios dura un día…su bondad de por vida”(sal.29)

En la 2ª carta a los Corintios 1,3-7,S.Pablo bendice a Dios y Padre de Nuestro  señor Jesucristo. El es Consolador-Paráclito, abogado-que se pone al lado del necesitado. Consolamos recibiendo y dando consuelo.

María junto a la cruz con Juan consuelan a Jesús y comparten el consuelo de madre e Hijo: “He ahí a tu madre¡(y la recibió en su casa)¡He ahí a tu Hijo¡El discípulo desde aquella hora de Jesús” la recibió en su casa. No la dejó sola sino que le ofreció compañía y cuidado.

María arrebató adelantando la hora de Jesús, le arrebató un signo para no privar de la alegría a una boda en Caná de Galilea.

Isabel recibió la visita , el consuelo de María quien exultante por la alegría del Espíritu Santo y confiando ,conmovió con su alegría a Isabel y a Juan en su vientre.

Recibamos esta hermosa llamada del Señor :“Compartiendo el mismo ánimo que recibimos de Dios”. El apóstol Pablo después de antas venturas y desventuras por causa del evangelio, tiene la gracia y el valor de compartir el consuelo que él recibe de Dios, Padre d nuestro Señor Jesucristo , Padre de la misericordia y del consuelo con que nos conforta para confortar a nuestros hermanos.

Que recibamos tus consolaciones y las compartamos. Nuestra incorporación al misterio de Cristo es fuente de consuelo temporal. Que seamos mensajeros creíbles de la Resurrección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 + dieciocho =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies