DECIMOQUINTO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO XV DEL TIEMPO ORDINARIO

 

1ªLct:Dt.30,10-14:El mandamiento está muy cerca de ti, cúmplelo.

Sal.68,14.17.30-31.33-34.36ab.:Buscad al Señor y vivirá vuestro corazón.

2ªLct:Col.1,15-20:Todo fue creado por Él y para Él

Evangelio: Lc.10,25-37:¿Quién es mi prójimo?

 

Al escuchar este fragmento del Deuteronomio podríamos decir que  este es el precepto de la ley natural impreso en todo corazón humano: «no hagas a otro lo que no quieres que  te hagan a ti», «haz el bien y evita el mal». Sin embargo cuando Moisés se dirige al pueblo para recordarle este precepto natural introduce un acento especial. «Escucha la voz del Señor tu Dios», «conviértete con todo el corazón y con toda el alma». Hace alusión a la fuente de donde brota este agua viva, la gracia y la fuerza para vivir: el Señor y la responsabilidad del hombre inclinado al mal: «este precepto no te excede ni es inalcanzable, no está en el cielo ni más allá del mar. «El mandamiento está muy cerca de ti: en tu corazón y en tu boca. Cúmplelo. Por eso el fiel israelita ha de orientarse hacia Dios y hacia su corazón: «Dios mío que me escuche tu gran bondad, por tu gran compasión vuélvete hacia mi», «yo soy un pobre malherido». Así que el creyente recibe este motivo: «buscad al Señor y vivirá vuestro corazón».

Jesús «que vino no a abolir la ley sino a darla plenitud» responde a quien le quiere poner a prueba si es un maestro auténtico o una excepción extravagante dentro del pueblo de Dios, formulándole una pregunta radical, vital de todo existir :»Maestro qué he de hacer para heredar la vida eterna?»¿Qué he de hacer para ser feliz?¿Cuál ha de ser mi máxima aspiración para ser dichoso?. Jesús le devuelve a su propia vida: «Amarás a tu Dios con todo tu corazón ,con toda tu alma y tus fuerzas, con todo tu ser y al prójimo.» -Y ¿quién es mi prójimo?». Jesús por medio de una parábola le dice como se realiza este mandamiento principal y quién es el prójimo(próximo, cercano, el que está a mi lado, quien me necesita). Contemplamos una humanidad herida y descarriada :»unos bandidos dejan medio muerto a un hombre». Pasan dos representantes del culto y de la ley(sacerdote y levita) que afirman amar a Dios y lo niegan dando un rodeo para no querer saber nada de aquel suceso desagradable, mientras que un samaritano, «un pagano», «un extraño», «enemigo de los judíos» lo cura, se encarga de él y lo lleva a una posada. Una explícita denuncia a cuanto de egoísta e interesada pueda ser mi religión o mi fe, nuestra vivencia de la fe.

Jesús de una manera tan sencilla y comprensible reafirma el mandamiento de siempre y al mismo tiempo denuncia una religiosidad sin corazón. S.Agustín se expresa así:en el orden de jerarquía el primer mandamiento es el amor a Dios; en el orden de ejecución lo primero es amar al prójimo pues nadie puede decir_ alusión a San Juan- que ama a Dios a quien no ve si no ama al hermano a quien ve. «Ama al prójimo para limpiar los ojos de la fe  que te permitirá ver a Dios. Camina con tu prójimo a quien ves para poder llegar a Aquel con quien deseas estar. S.Vicente Paul dirá que deja a Dios a quien está contemplando para estar con Dios en el necesitado.

Notamos la genuidad y autenticidad del samaritano (extranjero, pagano, no judío que hace todo por aquel pobre necesitado y Jesús como aquel que le ha preguntado nos dice: Anda y haz tú lo mismo. Claro que también al hacer el bien y ser solidarios hemos de estar atentos a ver si lo hacemos con desprendimiento y gracia o nos queremos afirmar a nosotros mismos.Por eso S.Pablo nos advierte que “ya podría entregar todo a los pobres…si me falta el amor no soy nada”.

En todo el Señor nos insta a hacer lo mismo que el samaritano: Anda y haz lo mismo.Ponlo a prueba. Unos sacerdotes en un descanso se unos ejercicios espirituales salieron al patio y vieron como uno niño sentado en el suelo estaba chupando el dedo y un sacerdote le dijo cariñoso¿ a qué sabe eso? El niño admirado se le quedó mirando y no sabiendo qué responder volvíó a ser preguntado ¿a qué sabe eso? Y entonces contesto ofreciéndole el dedo :pruébalo .

Una muñeca de sal había oído hablar del mar y recorrió miles de kilómetros hasta llegar a la orilla y preguntar al mar¿ quién eres tú? El amar le contesto: Anda, entra y  pruébalo. Entró en el mar y antes disolverse exclamó. Ahora sé quién soy yo¡

Jesús a quien le vemos tan cercano y humano, tan misericordioso se abre al misterio de su persona que como El apóstol Pablo en la carta a los Colosenses nos acerca al misterio de la persona  de Jesús glorioso :»imagen de Dios invisible»,” primogénito(primer engendrado) de toda criatura», «todo fue creado por él y para él».»El es la cabeza del cuerpo :de la Iglesia». «Él es el primogénito de entre los muertos». Jesús el Hijo de Dios hecho hombre , probó el sufrimiento de la humanidad, cargo sus pecados, bajo al sheol, lugar de los muertos, probó la soledad ,el abandono y la lejanía de Dios. Por la sangre de su cruz «quiso reconciliar consigo todos los seres, los del cielo y los de la tierra». Restauró, reconcilió la creación entera. Y en Él, en el crucificado y resucitado «quiso Dios que residiera toda la plenitud».

“Señor, que muestras la luz de tu verdad a los que andan extraviados para que puedan volver al buen camino”,  «Concede a los cristianos rechazar lo que es indigno de este nombre y cumplir cuanto en él se significa», «que los que van a recibir estos dones crezcan continuamente en santidad»,» que cuantas veces celebramos este sacramente se acreciente en nosotros el fruto de la salvación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos + nueve =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies