SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO

             SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO

1ª Lect: Bar.5,1-9:Dios mostrará su esplendor sobre ti.

Sal.125,1-2ª.2cd-3,4-5.6:El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres

2ªLct: Flp 1,4-6.8-11.Manteneos limpios e irreprochables para el día de Cristo

EV.Lc.3,1-6:Toodos verán la salvación de Dios.

Durante este tiempo de adviento, nos acompaña la virtud de la esperanza del pueblo de Israel, del profeta Isaías y de Juan el bautista al que hoy hace alusión el fragmento del Evangelio de S.Lucas. Nos decía el poeta que la esperanza, la hermana menor, es la que anima a la fe y a la caridad. Por la esperanza, esperamos al señor y los bienes que él nos trae.

Pues bien, hoy aparece Juan el Bautista, hijo de Zacarías, en tiempo del Emperador Tiberio y del procurador de Judea ,Poncio Pilato, en un tiempo concreto de la historia. Y por toda la comarca del Jordán Juan predicaba un bautismo de conversión de los pecados.

Bautismo hace alusión a sumergirse en el agua, a purificarse, renacer y alude a una palabra clave, conversión, -metanoia-, un cambio muy especial en la existencia humana. Implica volver a la Alianza, a la amistad con Dios y conlleva entrar en el desierto de nuestra persona, de nuestra casa destartalada, desconcertada en desarmonía. Paul Claudel daba testimonio que después de su conversión, durante un tiempo su casa interior estaba destartalada, desorganizada. ”Allanad los montes y colinas, vicios y desvíos de la personalidad…”

Se trata del arrepentimiento, de la penitencia, de la poda, de la Doma(que no eliminación ) de nuestras tendencias más vivas: ser , tener, placer) para un control humanizante. Dice S.Agustín que nuestra vida es como un recipiente a veces lleno de hiel que necesita ser vaciado y pulido para llenarlo de miel. Es un proceso doloroso por el apego desordenado de nuestras pasiones y apetitos.

Pero a este proceso de conversión le acompaña una noticia consoladora, esperanzadora que tiene el matiz de la gracia que nos acompaña  y ..”verán la salvación  de Dios”.

Así el canto de esperanza y de alegría del profeta Baruc :”Jerusalén, quítate el velo de tristeza y de luto y envuélvete en el manto de justicia, de amor y misericordia.

¿Nos damos cuenta del regalo que el Señor nos hace en esta mañana actualizando su palabra por el profeta Baruc?

Imaginaos en la gran Vía de Bilbao con tiendas de alta costura, vestidos elegantes y costosos. Una señora se acerca a un escaparate y observa un elegante vestido ¡Qué bien me sentaría¡ pero.. ¡qué precio¡ Un dependiente, quizá el dueño ,observa la escena, se acerca y le dice: ¡Señora, ese vestido es suyo, pruébelo y llévelo¡. No, no puedo, es muy costoso… ¡Es suyo, Señora,¡.¡Su precio: la alegría de verla a usted tan agraciada y contenta.

Dios se alegra por nuestro manto de justicia que es misericordia y gracia y nos ayuda a allanar, pulir, renovar, ornamentar el camino del Señor. ”Necesitamos crecer más y más en los valores para llegar al día de Cristo limpios e irreprensibles, cargados de frutos de justicia”

Señor de mise4ricordia, que los afanes de este mundo no impidan salir animosos al encuentro de Cristo…Danos sabiduría para sospesar los bienes de la tierra amando intensamente los del cielo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 3 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies