VIGÉSIMO SÉPTIMO DOMINGO

VIGÉSIMO SÉPTIMO DOMINGO ORDINARIO

 

1ªLct.:Is.5,1-7:La viña del señor de los ejércitos es la casa de Israel.

Sal.79,9.12.13-4.15-16.19-20:La viña del Señor es la casa de Israel.

2ªLct.:Flp.4,6-9:El Dios de la paz estará con vosotros.

Evangelio. Mt.21,33-43:Arrendará la viña a otros labradores.

 

LA PIEDRA QUE DESECHARON LOS ARQUITECTOS ES AHORA LA PIEDRA ANGULAR

 

Por medio de una alegoría, la viña es la casa de Israel, el profeta Isaías muestra la ternura de Dios con su pueblo elegido y el corazón airado ante la ingratitud e infecundidad maligna:” esperó derecho y ahí tenéis :asesinatos”. El pueblo de Israel ha sido el pueblo de elección de Dios lo que no implica la exclusión de los demás pueblos pues “Dios quiere que todos los pueblos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” y los profetas avisan de que “vendrán de todos los pueblos a Jerusalén a celebra el nombre del Señor. Israel es pueblo de elección. Pero la alianza de Dios con su pueblo se ve quebrantada una y  otra vez. El cariño, el amor, la ternura de Dios hacia Israel se ve amenazada por  el celo y la ira ante la maldad. S.Pablo lamentará esta situación del pueblo de Dios que no ha recibido al Mesías y prefiere ser anatema, excluido, condenado, con tal que su pueblo regrese al Señor.

Por eso, allá en el fondo del pueblo tantas veces idólatra, resuena el lamento y súplica de los justos: ”Ven a visitar tu viña, no nos alejaremos de ti, danos vida para que invoquemos tu nombre. Restáuranos, que brille tu rostro y nos salve.”

Si la palabra del profeta Ezequiel en el domingo anterior resaltaba la libertad y responsabilidad de la persona en su comportamiento moral sin poder escabullirse y perderse en la colectividad, hoy la palabra señala que el afecto de Dios se dirige a un pueblo a una comunidad como ámbito de salvación.

En las jornadas de la Juventud hemos oído al papa decir: “A Cristo lo encontramos en la Iglesia” ,”necesitamos de la comunidad”. Algunos testimonios de jóvenes que viven su profesión en la frontera, en medio de la indiferencia, a veces, de la  oposición y el ridículo encuentran su apoyo en el “musitar un avemaría” y en la “adoración la Presencia de Jesús” o en “una comunidad cristiana de referencia”.

Jesús en el evangelio, vuelve a tomar la hermosa alegoría de la vid para trazar el camino que le trae y le devuelve al Padre: ”vino a los suyos y los suyos no lo recibieron, pero a los que le recibieron les dio el poder de ser Hijos de Dios.”. Y el destino final de Jesús: la condena a morir en una cruz.

También en el fondo de la parábola como en Isaías, la infidelidad del pueblo amado y elegido, Israel, que rechaza a Dios y a Jesucristo o de ti o de mi o de cualquier pueblo grupo o persona que se cierra al amor de Dios.

Tanto el profeta Isaías como Jesús en el evangelio auguran un destino fatal para la viña: ”la dejaré arrasada”, ”hará morir de mala muerte a esos malvados” ”se os quitará a vosotros el Reino de los cielos y se dará a un pueblo que produzca sus frutos”. ¿Ese será el destino final del hombre injusto?. Una cosa es cierta: la injusticia, la mentira, el crimen, el hacer sufrir a los demás…es de una gravedad tan subida como para no tomar en serio  la Palabra de Dios. Ya decía S.Agustín que el mismo pecador lleva el castigo en su propio pecado. Que el encuentro final con el Dios amado será un encuentro dolorosísimo pues el hombre al encontrarse finalmente con la luz el amor y la verdad de Dios se sentirá avergonzado, abochornado, deslumbrado con el sol y volverá a ser invitado a optar por el amor de Dios o a rechazarlo.

En días pasados al leer el fragmento de S.Lucas 9,51-56 observamos que a Jesús camino de Jerusalén no lo recibieron en una aldea de Samaria no lo recibieron lo que enfadó a sus discípulos que preguntaron al maestro” ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo y acabe con ellos? El les contesta :no sabéis de qué espíritu sois. Porque el Hijo del hombre no ha venido a perder a los hombres sino a salvarlos”

También al fondo de la parábola late una presencia poderosa, fecunda y esperanzadora: ”la piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular”, ”quien siendo de condición  divina se anonadó…”(Flp.2,6-11).Los profetas auguraron un Siervo doliente, un resto de fieles ”anawin”, como portadores de salvación.. Jesús prolonga su presencia con el poder del Espíritu Santo con una pequeña comunidad de discípulos ,”pusillus rex”(pequeño rebaño), que va por el mundo anunciando y haciendo presente el Reino de Dios en medio de alegrías y persecuciones-“230 millones de cristianos en estado de persecución”-

La Iglesia de Jesucristo es hostigada en medio del mundo. En nuestro mundo occidental.

Una joven, Ana,” a la que por cada embarazo que ha tenido le han despedido de la empresa pero ella dice:”esta es misión en la vida, el trabajo solo es un medio y yo confío en Dios”. O Isabel que reconoce la dificultad de defender la fe en ambiente contrario a los valores del cristianismo. Tiene cuatro hijos y está embarazada del quinto:”Yo sé que Dios me va cuidando y es Él quien me ha quien me ha mantenido el puesto de trabajo. Humanamente me habrían despedido y no lo han hecho”

El profesor Rocco Botiglione, intelectual y político italianos por decir que su pensamiento sobre el matrimonio y la familia estaba condensado en el catecismo de la iglesia católica no pudo acceder a ser presidente el Parlamento Europeo.

Y eso que las Comunidades Económica Europeas fueron animadas   o instituidas por cristianos católicos como Schumann, De Gasperi, Adenauer quienes hoy no podrían ser Presidentes del Parlamento europeo ¡que desgracia y desagradecimiento¡

Recientemente propuesta  la Fiscal general de EE.UU.,una católica, toda una sarta de calificativos de parte de los “políticamente correcto» de nuestra sociedad….

Mas Jesús vuelve a recordar a su Iglesia que la fuerza se manifiesta en la debilidad, que somos servidores del Reino. Mientras caminamos en este mundo somos sarmientos que son podados para dar más fruto” Y somos intercesores como lo fue Pablo del pueblo judío  a fin de que todos “ se salven y lleguen al conocimiento de la verdad”.

En toda ocasión presentad vuestras súplicas, vuestras acciones de gracias y la paz habitará en vuestros corazones. Todo lo noble, justo, honrado tomadlo e imitadme a mi, Pablo seguidor de Jesucristo.

Parece que el Señor nos impulsa a tomar en serio su evangelio, su ser sus discípulos a que con madurez llamamos a las cosas por su nombre: al bien, bien y al mal, mal. Se nos dice que  “el evangelio se propone no se impone”. En estos días últimos a Jesús se le acercan algunos que quieren ser sus discípulos y el les dice: “no tengo donde reclinar la cabeza…vosotros veréis…Déjame ir a mi familia…Tú sígueme. ¡Cuantas veces he escuchado a personas de distintas situaciones sociales: ”Desde que he conocido y seguido al Señor todo ha cambiado y qué feliz me siento…¡

“Señor, tú que desbordas los méritos y deseos de los que te suplican .Derrama tu misericordia  y concédenos aquello que no nos atrevemos a pedir.” Sacia nuestra hambre y nuestra sed y transfórmanos en lo que hemos recibido”. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *