VIERNES SANTO

VIERNES SANTO

 

   CELEBRACIÓN DE LA PASIÓN DEL SEÑOR

 

1ªLct.:Isaías 52,13-53,12:El fue traspasado por neutras rebeliones

Sal.30,2.6.12-13.15-16.17 y 25:Padre ,a tus manos encomiendo mi espíritu.

2ªLct.:Hebreos 4,14-16;5,7-9:Aprendió sufriendo a obedecer.

Pasión de Ntro ,Sr. Jesucristo según San Juan

 

La figura del Siervo de Yahvé ofrecida por el relato del profeta Isaías es el resultado de toda la  maldad cargada sobre un inocente y además “murió con los malvados”.Como si al final de su vida valiese  lo mismo su muerte que la de los malvados.

Luego el profeta  Isaías eleva su mirada para trascender el horror ante el final del Siervo y anuncia:”El quiso triturarlo con el sufrimiento y justificará a muchos”.

Nos ha dicho la carta a los Hebreos que “Jesús, a pesar de ser Hijo aprendió sufriendo a obedecer”

 Este es un momento intenso para contemplar a Jesús “quien se anonadó haciéndose obediente hasta la muerte de cruz “,para acoger al crucificado “escándalo para los judíos, necedad para los griegos pero poder de salvación para el que cree en El”

Abril de 1867,un matrimonio recién casado visita las salas del museo de Basilea.El hombre flaco y rubio de pequeños ojos se ha detenido ante el Cristo en el sepulcro de Holbein..Los ojos aparecen magnetizados por el terrible muerto. Es-escribirá más tarde-el cadáver de un hombre lacerado por los golpes, demacrado, hinchado, con unos verdugones tremendos sanguinolentos y entumecidos,,las pupilas sesgadas; los ojos grandes, abiertos, dilatados brillan con destellos vidriosos. Es un cuerpo sin belleza.Su mujer percibe que su rostro está dominado por el pánico. Teme que le dé un ataque y el hombres musita:  Un cuadro así puede hacer perder la fe”.Luego en el hotel tuvo uno de los más dramáticos ataques epilépticos de su vida. Se llamaba Fedor Mikailovich Dostoieuski .Estos descubrimientos le llevaron hacerse dos preguntas :Si los que iban a ser sus apóstoles  futuros, si las mujeres que lo seguían y estuvieron al pie de la cruz vieron su cadáver así ¿cómo pudieron creer a la vista de tal cadáver ;que aquel despojo iba a resucitar? Y una segunda :si aquel mismo maestro hubiera podido ver la víspera de su suplicio esa imagen de muerto ¿se habría atrevido a subir a la cruz?

Mas en Jesús crucificado ,maltratado, deshecho de los hombres, varón de dolores ante quien se vuelve el rostro apreciamos que la muerte no tiene la última palabra ,sino la vida de Jesucristo.

Como el apóstol Pablo al final de su carrera tan accidentada podemos decir:”¿Quién podrá separarnos del amor de Cristo? Ni la angustia, ni la muerte ni la espada, ni peligro alguno podrá separarnos de Cristo. En todo vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado”(Rm9,35) .

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *