SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

 

  •                     Smo.Nombre de Jesús de Filipinas.

 

1ªLct.:Isaías 49,3.5-6:Te hago luz de las naciones para que seas mi salvación.

Sal.39,2.4ab.7-8ª.8b-9.10:Aquí estoy ,Señor, para hacer tu voluntad.

2ªLct.:1ªCo.1,1-3:Gracia y paz os dé Dios ,nuestro Padre y Jesucristo, nuestro Señor.

Evangelio: Juan 1,29-34: Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

 

La Palabra de Dios en este segundo domingo del tiempo ordinario prolonga el acontecimiento del Bautismo de Jesús que celebramos el domingo pasado.

La predilección de Dios por su Siervo  a quien encarga restablecer y convertir a las tribus de Jacob y de Israel se ensancha al  hacerlo  luz de las naciones hasta el confín de la tierra”. Y el diálogo amoroso entre Dios y su Siervo es espléndido como nos indica el salmo responsorial pues frente a los sacrificios y ofrendas siempre exteriores de los creyentes Él se muestra dispuesto a ofrecerse a sí mismo :”Aquí estoy Señor, para hacer tu voluntad”. Y el camino y el destino del Siervo que encarnará Jesús será el de la cruz, la muerte por amor: ”no hay amor más grande que dar la vida por los amigos”. San Bernardo se expresará así sobre el destino de Jesús y su muerte en la cruz ante la mirada del Padre : “Dios no podía alegrarse por el sufrimiento de su Hijo pero sí se alegró en la disposición interior a cumplir su voluntad…a continuar confían do en Él.”.

Sí ,como Juan atestigua en el Evangelio, Jesús es “el cordero de Dios que quita el Pecado del mundo” , es el Ungido, el Consagrado, el Hijo de Dios  sobre quien desciende el Espíritu Santo, que bautizará con Espíritu Santo, esto es como fuego abrasador y cauterizador, con poder.

Por ello puede exclamar S.Pablo, convencido de su pertenencia a Jesucristo pues es su Apóstol ,su enviado, que quienes acogen a Jesucristo e invocan su Nombre , son un pueblo consagrado, ungido, inundado por el Espíritu Santo: la gracia y la paz de parte de Dios sean con vosotros”.

Hoy somos también convocados para realizar un gran acto de fe en Jesucristo en esta celebración Eucarística. Desde un libro encantador del P. Hans Urs von Balthasar podemos acoger, meditar y personalizar: “¿Conozco yo a Jesús? ¿Me conoce a mi

Jesús …¿Estoy listo para el asombro, el estupor, la admiración, el amor de Jesús y la efusión del Espíritu Santo que se derrama en cada Eucaristía?(Recordamos dos efusiones: sobre el pan y el vino en la consagración y sobre la iglesia después de la consagración).

En ese marco de la celebración litúrgica, La Provincia del Smo. Nombre de Jesús de Filipinas a la que nuestra comunidad de agustinos pertenece, hoy en proceso de unión con otras tres provincias agustinas españolas,  celebra a su patrono ,el Sto, Niño de Jesús de Cebú.

En el siglo 16 un ilustre marino, luego sacerdote agustino, Andrés de Urdaneta, nacido en Villafranca de Ordicia(Guipúzcoa)  acompañó a Legazpi en la colonización y evangelización de Filipinas donde nació la Provincia agustiniana del mismo nombre. La evangelización de Filipinas es una de las grandes obras misioneras en la que participaron todas las grandes órdenes de España, entre ellas la de S.Agustín.

Reconociendo debilidades y pecados de aquellos hombres, la gran gesta  no fue sólo que Colón descubriese América o Legazpi y Urdaneta llegasen a las Islas Filipinas sino que América y Filipinas descubriesen a Jesucristo. Y eso sí que es un gran acontecimiento: El Hijo muy amado es el  Cordero de Dios que quita el pecado del mundo hasta poder exclamar en un exceso con S.Agustín, recogido en el pregón Pascual: ¡Oh feliz culpa que mereció tal Redentor¡

Pertenecemos, dentro de la Orden Agustiniana, a la provincia de Filipinas presente en 10 naciones. Vivimos con vosotros la experiencia de Iglesia local de la Diócesis de Bilbao unida a la iglesia universal con los hermanos agustinos de Filipinas, China, India, Tanzania, Perú, Amazonía Peruana, Colombia, Honduras, El Salvador, Venezuela, y España. Esta es una gran riqueza. Vosotros con vuestra generosidad habéis apoyado nuestros  proyectos pastorales .

Señor, escuchas paternalmente , haz que los días de nuestra vida se fundamenten en tu paz. ”Cada vez que celebramos el memorial del sacrificio de Cristo se realiza la obra de la redención” ”Derrama tu Espíritu de caridad para que el alimentados  con el mismo pan del cielo permanezcamos unidos en el mismo amor”   

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *