FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

DOMINGO FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

 

1ª Lectura: Eclesiástico 3,3-7.14-17 a .:El que teme al Señor honra a sus padres.

Sal.127,1-2.3,43-5:Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.

2ªLect.:Col.3,12-21:La vida de familia vivida en el Señor.

Evangelio: Coge al niño y a su madre y huye a Egipto.

La Palabra de Dios que ha sido proclamada es como un foco de luz abundante sobre la familia de Nazaret: Jesús, María y José.El misterio de Dios en la vida de María y José ha dilatado su fe, su visión ,su apertura de corazón para acoger la vida de Jesús

Los sencillos y parcos relatos que los evangelios nos dan de la Encarnación y Nacimiento del Hijo de Dios ponen de manifiesto cómo María y José elaboran en su interior con madurez y fe sincera todo lo que desbordaba sus cálculos humanos. Sus preguntas, preocupaciones, sus temores son guiados por la luz del Espíritu que les ayuda a entregarse a los designios de Dios.

El fragmento evangélico nos narra otra dificultad en la vida de la familia de Nazareth: Han de salir hacia Egipto porque Herodes quiere matarlo. Luego regresaron a Nazareth.Una cristiana egipcia se lamentaba de que en la Biblia los egipcios no quedaban bien tratados pero otro cristiano le replicó: pero dimos acogida a Jesús cuando lo perseguían

Hoy dejamos que la luz del Señor ilumine nuestras familias: “Se constante en honrar a  tu padre, aunque flaquee su mente, ten indulgencia, no lo abochornes mientras seas fuerte” ”el que respeta a su madre acumula tesoros” ”Maridos ,amad a vuestras mujeres “”Hijos, obedeced a vuestros padres”

Con vosotros nos alegramos por tantos momentos de alegría y éxitos logrados y compartido en familia. Nos unimos a vuestras dificultades y sufrimientos, incomprensiones, silencios de convivencia y a veces  en el difícil ejercicio de la autoridad.

En medio de las convulsiones sociales que afectan a la institución familiar, los cristianos estamos llamados a testificar que la unión matrimonial hombre mujer, responsablemente abierto a la vida, elevado a la categoría de sacramento por Jesús, ha ayudado a humanizar el amor, la elección y el afecto intersexual con el fruto de los hijos. Con la gracia sacramental de estado ,la familia ha sido y continúa siendo un ámbito de salud, alegría y cariño para los esposos y los hijos.

El cristiano sabe que la familia es un don de Dios que se despliega en amor, cuidado, la ternura, la comprensión, el sacrificio y se fortalece en torno al cuarto mandamiento: «honrarás a tu padre y a tu madre»

Vuestra presencia vecinal y profesional, en tantos encuentros de cada día, grupos de catequistas, los grupos de caritas que atienden a familias, los grupos de matrimonios que preparan a los novios o los que se reúnen para profundizar en su vida familiar y espiritual …las asociaciones de padres en los colegios,son iniciativas para un mundo más humano y divino que se constituye desde la familia. 

Que imitando sus virtudes domésticas y su unión en el amor, lleguemos a gozar de los premios eternos en el hogar del cielo. Que por intercesión de la Virgen, Madre de Dios y de san José, guardes nuestras familias en tu gracia y  en tu paz verdadera. Que después de las pruebas de esta vida podamos gozar en el cielo de su eterna compañía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *