CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

IV DOMINGO DE ADVIENTO

 

1ªLct.:Isaías 7,10-14:La viren  concebirá y dará a luz un hijo:Emmanuel.

Sal.23,1-2-3-4ab.5-6:Va a entrar el Señor. El es el Rey de la gloria.

2ªLct.:Rom.1,1-7:Jesucristo, de la estirpe de David, Hijo de Dios.

Evangelio:Mt.1,18-24:Jesús nacerá de Maria,desposada com José.

 

La palabra de Dios de este domingo cuarto de adviento nos señala a María como amable y creyente compañía en la espera del Señor.

La profecía de Isaías anuncia una intervención de Dios a favor del Rey: el nacimiento de un hijo a quien se le pondrá por nombre Emmanuel (Dios con nosotros).La solemnidad del anuncio pone de relieve la acción de Dios a favor de su pueblo con la promesa de un Ungido, un Mesías que los evangelistas ven realizado en Jesús, hijo de María virgen.

Nos hallamos en la plenitud de los tiempos en los que se manifiesta la gracia, el don de Dios para los hombres. El apóstol Pablo que se ha encontrado con Jesucristo en el camino de Damasco, pletórico de luz y amor predica con poder el evangelio de Dios, anuncia a Jesucristo, nacido de la estirpe de David, constituido , según el Espíritu Santo Hijo de Dios  para que también los gentiles respondan a la fe para gloria de su nombre. Y también vosotros, llamados por Cristo Jesús”.

En el evangelio según San Mateo, se nos narra la preparación del nacimiento de Jesús. Su Encarnación por obra del Espíritu Santo en el seno de María manifiesta la obra de Dios, la gracia de Dios sin violentar la humildad de una doncella que acoge la invitación: Hágase en mí según tu palabra..

La Encarnación del Hijo de Dios que solo podía tener a Dios como Padre ,tiene a María como Madre poniendo de relieve la gracia de Dios, lo que Dios hace por el hombre sin su intervención. La concepción virginal de María sin intervención de varón sino por obra del Espíritu Santo, en modo alguno infravalora la generación humana normal con el concurso del hombre y la mujer en el matrimonio .¡Qué hermoso es  que seamos fruto del amor de nuestros padres¡ 

Por eso tanto María como José tuvieron que hacer un recorrido de fe en oscuridad hasta que la luz del Espíritu Santo les convenció de que todo era gracia, gratuidad de Dios, abundancia de su amor.

Cada uno de nosotros podría contar tantas vivencias oscuras, dolorosas que después de un tiempo se iluminan y nos sentimos convencidos de que el Señor está con nosotros.

Este tiempo de adviento ,de espera ardiente y de recuerdo del nacimiento de Jesús, es un tiempo de gracia y bendición.

Quienes han realizado el camino de Santiago, habrán encontrado la ermita de S.Juan Ortega a 25 Km de Burgos. La cabecera de la Iglesia está formada por tres ábsides. Dentro de la iglesia hay un triple capitel en que se reproduce el ciclo de la Navidad. Los días  21 de marzo y 21 de septiembre hacia las 5 de la tarde un rayo de sol penetra por una de las ventanas del monasterio e ilumina justamente las imágenes del capitel románico que representa la Anunciación. El Ángel y María no se miran mutuamente sino que ambas miradas se dirigen a la luz componiendo una cálida imagen de contenido religioso y simbólico.

Un año más necesitamos tender nuestra mente y voluntad, nuestros sentidos al sol de la justicia y gracia de Dios que es misericordia para sentirnos asombrados y maravillados. La verdad, la belleza, la bondad de Dios, la fe pura y sencilla de María y José otorgan a nuestra humanidad el gozo de saber que Dios está con nosotros.

Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros que por el anuncio del ángel hemos conocido la Encarnación de tu Hijo para que lleguemos por su pasión y cruz a la gloria de la resurrección.

“El mismo Espíritu que fecundó con poder las entrañas de María , la virgen santifique estos dones que hemos colocado sobre el altar”

En cada Eucaristía hay dos epíclesis u oraciones de  efusión del Espíritu Santo:sobre los dones del pan y del vino antes de la consagración y después de la consagración sobre la Iglesia. Vamos a tomar una renovada conciencia de la efusión del Espíritu Santo  que tantas veces hemos oído en la Eucaristía.El Espíritu del Señor se derrama sobre nosotros

Que ese pueblo que acaba de recibir la prenda de la salvación se prepare con tanto mayor fervor a celebrar el misterio del nacimiento de tu Hijo”

Es desde aquí desde donde brota toda la fuerza y generosidad de la Campaña de la Navidad a favor de los más necesitados pues lo que hemos recibido gratis lo compartimos gratis. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *