DOMINGO VIGÉSIMO QUINTO

VIGÉSIMO QUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

1ªLct.:Amós 8,4-7: Contra los que compran por dinero al pobre

Sal.112,1-2.4-6.7-8:Alabad al Señor que ensalza al pobre.

1ªTm.2,1-8:Dios quiere que todos los hombres se salven

Lc.16,1-13:No podéis servir a Dios y al dinero.

 

UN HOMBRE PARA LA ETERNIDAD

 

El profeta Amós describe el bajo y perverso mundo del hombre injusto cuyo afán desmedido de aumentar su riqueza le lleva a la trampa y al engaño para despojar al pobre de sus escasos bienes. Tal es su avaricia y mezquindad que “vende hasta el salvado del trigo” es decir, la cáscara del grano desmenuzado por la molienda.

Pero el profeta denuncia categórico:”Jura el Señor por la gloria de Jacob, que no olvidará jamás vuestras acciones”

Esta perversidad del corazón humano y  escarnio de “la víctima inocente”, este pecado que clama al cielo por despojar al pobre de lo poco que tiene y que podría pasar desapercibido hasta por los más próximos, tiene un testigo de excepción: El Señor que “se eleva sobre todos los pueblos”.Así exclama el salmista:¿Quién como el Señor que se eleva en su trono y se abaja  mirar el cielo y la tierra?”.

Abominable y condenable la conducta del hombre injusto pero lamentable y angustioso pensar que nadie sea testigo de esta perversión y maldad y que triunfase la mentira y la crueldad del hombre sobre el hombre. De modo que el salmista conjura esta situación:”Levanta del polvo al desvalido y alza de la basura al pobre”.Es decir, Dios da la razón al hombre justo.

Saludable es airarse contra la injusticia y el desorden y resistir pacíficamente al injusto y al violentos pero el apóstol S. Pablo acrisola y atempera nuestras reacciones apasionadas y ,en ocasiones, resentidas:”haced oraciones por todos, por los reyes, por los que tienen autoridad para que “podamos llevar una vida tranquila y apacible”. Y esta oración lleva un matiz especial:”alzando las manos limpias de ira y divisiones”.El apóstol nos da una razón espléndida:”Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento  de la verdad” y “Jesús se entregó en rescate por todos”.»Dios es uno y uno solo es el medidador entre Dios y los hombres,el hombre,Cristo Jesús».

Me ha emocionado mucho el testimonio de un misionero ortodoxo en los campos de concentración y castigo de Siberia. Se encuentra este sacerdote con hombres que habían cometido execrables crímenes y delitos y cómo al predicar “con poder” a Jesucristo recogía conversiones y sinceros arrepentimientos y una nueva vida.Los medios de comunicación nos informan de crímenes,corrupción política y económica.La cultura de la apariencia y del «glamour»,de los triunfadores ,ocultan lo que se esconde en la conciencia y en el interior de las personas,donde nadie puede esconderse de la verdad,la justicia y el bien.Ese va a ser nuestro juicio.Por eso oremos por el mundo para que se convierta a la verdad y a amor,al Dios vivo de Jesucristo

En el Evangelio de hoy también Jesús pone de relieve la seriedad y gravedad de la Buena Noticia del Reino de Dios “que sufre violencia” y  requiere todo el corazón del hombre. Alaba Jesús la sagacidad y astucia de un mal administrador que sintiéndose acorralado ,para salvar su cabeza ,aparenta ser generoso para granjearse el favor de sus clientes,no cobra los intereses a los que tenía derecho, y poder recibir ayuda en caso de necesidad.

Jesús pide a sus discípulos en los asuntos del evangelio “cierto desparpajo e inteligencia para negociar la inmensa riqueza del Reino de Dios que una vez acogido y vivido como el gran don del Señor. Este requiere ser tratado como el valor perenne de  nuestra vida. No se puede  vivir al mismo tiempo aliados con el bien y el mal, con Dios y el dinero. Y así como quien elige el dinero como valor absoluto se dedica en cuerpo y alma a él, así el discípulo de Jesús ha de “Buscar primero el reino de Dios y su justicia y luego todo lo demás como añadidura”.

Cuando Tomás Moro por desacuerdo con el divorcio de Enrique VIII dejó de ser Canciller del Reino y mantuvo un silencio sobre la nueva situación ,como estrategia prudente y luego su hija Margarita le pedía que jurase aceptar la nueva  situación sin que su corazón renegase de su fe, Tomás Moro le contestó :mujer, no es posible porque en las mismas palabras que pronunciamos depositamos toda nuestra vida, alma y corazón. Buscamos inteligentemente salidas de situaciones complejas y difíciles como ésta pero una vez que le pidieron explícitamente que declarase su actitud no dudó en confesar su fe en la Iglesia Católica y en la autoridad del Papa ”último eslabón que nos une a Jesucristo”.Todos sabemos de su martirio final pero ha quedado como UN HOMBRE PARA LA ETERNIDAD. No se puede servir a la mentira y a la verdad al mismo tiempo.

A los  neoconversos se les suele tachar de “fanáticos” ,como “atrapados por el fanum, lo sagrado” y hasta es probable que en ocasiones puedan extremarse. Los creyentes-que lo somos por gracia- y a quienes tantas veces se nos saluda: EL SEÑOR ESTE CON VOSOTROS”, no terminamos de dar crédito al acontecimiento de que Jesús camina con nosotros en su Iglesia. Se nos olvida acoger los impulsos del Espíritu para recibir el asombro ,el estupor, la admiración, la unción del Espíritu. No estamos listos para la alegría y la fiesta de ser hijos  y discípulos de su amado Hijo Jesús.

Señor,”concédenos cumplir tus mandamientos para llegar a la vida eterna”,” que alcancemos en el sacramento eucarístico los bienes en los que creemos por la fe”,”para que por los sacramentos en nuestra propia vida recibamos los frutos de la redención”.

  

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *